ACARREA LA BENDICIÓN Y NO LA MALDICIÓN

35077759_10216768492222317_890943480396775424_n

Estudio bíblico para varones de Cristo en Casa – Miércoles 06 de junio del 2018. Por Gabriel Gil, Pastor

Pasaje de Estudio en Josué 7:19-26

Contexto Histórico (Josué 7:1-18)

Israel había conquistado Jericó de manera milagrosa (Josué 6), y ahora se aprestaban para conquistar Hai, una ciudad fortificada ubicada en la región montañosa del noroeste de Canaán mucho más pequeña que Jericó. Y por ser más chica los guerreros de Josué se sintieron confiados así que dijeron “con unos dos mil o tres mil soldados es suficiente, no es necesario que canses a todo el ejército” (7:3). Sin embargo la derrota que sufrieron por parte de los “haianos” fue devastadora (7:4).

Josué y los ancianos de Israel atribulados por la situación acudieron a Dios para preguntarle el porqué de la derrota (7:5-9). La respuesta de Dios no se hizo esperar: «Pero el Señor le dijo a Josué: —¡Levántate! ¿Por qué estás ahí con tu rostro en tierra? ¡Israel ha pecado y ha roto mi pacto! Robaron de lo que les ordené que apartaran para mí. Y no solo robaron sino que además mintieron y escondieron los objetos robados entre sus pertenencias. Por esa razón, los israelitas huyen derrotados de sus enemigos. Ahora Israel mismo será apartado para destrucción. No seguiré más con ustedes a menos que destruyan esas cosas que guardaron y que estaban destinadas para ser destruidas» (7:10-12).

Es en este contexto donde aparece ACÁN, pues fue él quien no obedeció la orden de Jehová: «No se queden con ninguna cosa que esté destinada para ser destruida, pues, de lo contrario, ustedes mismos serán destruidos por completo y traerán desgracia al campamento de Israel. Todo lo que esté hecho de plata, de oro, de bronce o de hierro pertenece al Señor y por eso es sagrado, así que colóquenlo en el tesoro del Señor» (6:18-19).

Significado del nombre Acán: En hebreo aµk_ar “Acarreador de dificultades”. También significa “el que es una molestia”, “el que perturba”, “torcido y perturbador”.

¿QUÉ FUE LO QUE HIZO ACÁN?:

“Y Acán respondió a Josué diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel, y así y así he hecho. Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello” (7:20-21).

Nótese las tres acciones en el pecado de Acán:

  • 1º Ví
  • 2º Codicié
  • 3º Tomé

ESTUDIEMOS LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO DE ACÁN

1. Causó la derrota de todo un país

2. Perjudicó su propia vida

3. Trajo mal a su familia

Es decir, TU PECADO SIEMPRE AFECTARÁ A QUIENES TE RODEAN, NO SOLO A TI. El pecado puede tomar mil formas: Una mala decisión, falta de liderazgo en el hogar, mala administración financiera, hábitos destructivos, vicios enraizados, infidelidad conyugal, falta de proactividad, pereza mental-física-espiritual, carencia de aspiraciones sanas, falta de disciplina, otros.

A MODO DE CONCLUSIÓN: ¿QUÉ APRENDO DE LA HISTORIA DE ACÁN?  “LA PRÁCTICA DEL PECADO ME AFECTA A MÍ Y A MI FAMILIA,

PERO MI VIRTUD TAMBIÉN”.

Leyendo el otro día mi Biblia me encontré con un pasaje que ya antes había leído, pero que ahora cobraba más sentido que nunca, ¿te ha pasado? es decir, lees cientos de veces un pasaje y de pronto un día…, ¡bam! parece que ese versículo tan conocido estalla en tu corazón; es un «rhema» de Dios viniendo a ti.

El PASAJE

(6) Si pecas, eso no afecta a Dios;

por muchos pecados que cometas, no le haces nada.

(7) Y si actúas bien, nada le das;

no le haces ningún beneficio.

(8) Es a los hombres como tú a quienes afecta tu pecado

y a quienes benefician tus buenas acciones.

Job 35

LECCIÓN

Aprendí que mi conducta ––buena o mala–– no produce ningún mal o beneficio al Creador, es más bien a mí mismo y a mis semejantes a quienes afecta. ¡Así es! la raza humana es como un juego de dominó, si una pieza cae todas las demás caerán…, “estamos conectados los unos con los otros” a pesar de nuestras diferencias de credo, raza, color de piel, idioma y estatus socio-económico, “somos harina de un mismo saco”. Por tanto, debo esforzarme para que mi accionar aquí en la Tierra sea de bendición para muchos, al hacerlo de alguna manera u otra me beneficiaré a mi mismo porque la cadena de la especie humana está ligada a mí. Lo dice la Biblia, “lo que siembras cosechas” (Salmos 126:5; Proverbios 11:18; Proverbios 22:8; Gálatas 6:7-8; 2ª Corintios 9:6; Lucas 19:20-21; Mateo 13:24).

Ahora imagínense si aplicásemos esto directamente a nuestras familias…, ¡la bendición del Todopoderoso siempre estaría de nuestro lado! Lo que trato de decirles es sencillo: Así como el pecado afecta nuestra vida y a nuestros seres queridos, la práctica de virtudes también. Es preferible conducirnos correctamente para que la bendición fluya como una cascada de oportunidades cayendo sobre nuestras vidas y salpicando a los que están cerca nuestro.

¡Sé un acarreador de bendiciones, no de maldiciones!

by Gabriel Gil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s