LODEBAR NO ES PARA VIVIR

1193212730_f¿Has sentido alguna vez que por más que te esfuerzas no llegas a ninguna parte? Pareciera que tu trabajo no rinde fruto, tu negocio no da las utilidades necesarias, tus estudios se vuelven pesados hasta más no poder, la relación con tu cónyuge empeora cada vez más, y tu vida se torna gris como si estuviera envuelta en un otoño interminable, el sin-sentido se apodera de ti. Sí, todos hemos tenido episodios así, a veces son épocas extensas, en otras son cortas y pasan rápido, pero sea lo uno o lo otro estos períodos son tristes, desgastantes y parecen que nos asfixian llevándonos incluso a la tumba.

Lodebar, la Tierra Maldita

Estas épocas de mi vida me recuerdan a una tierra bíblica cuya historia -cargada con algo de mitos-, hicieron de ella un lugar terrible para vivir, me refiero a LODEBAR, una pequeña aldea ubicada en el sector de Galaad, a 13 kilómetros del Mar de Galilea; también es conocida como DEBIR. Algunas referencias a este mítico lugar las encontramos en 2ª Samuel 9:4-5; 17:27; Josué 13:26. Su nombre tiene un significado siniestro, nada atractivo para plantar allí una vivienda y mucho menos soñar con un futuro prometedor; etimológicamente Lodebar significa “no palabra” (Lo = No / Debar = Palabra), un lugar donde según se creía la Palabra de Dios no llegaba, por lo tanto sus habitantes estaban incomunicados del resto de Israel y del Señor (una tierra marcada por la soledad). Pero Lodebar tiene otros significados como éstos: “Sin pastos”, “tierra seca”, “sin frutos”. En esa tierra  la aridez era severa, no crecía hierba para los animales y la sequedad del suelo era tal que ni sembrar se podía. Según se creía era un lugar inhóspito donde se refugiaban los endeudados, los despojados, los perseguidos, los abusados, los golpeados por la vida…, ¡una aldea para los malditos de la sociedad!

Mefiboset, el Avergonzado

Lodebar fue la tierra precisa para recibir a Mefiboset pues su vida corría peligro. En aquellos tiempos cuando un rey era remplazado por otro que no era de su linaje se acostumbraba asesinar a todos los hijos varones sobrevivientes para evitar así una futura sublevación, tal fue el caso de los descendientes de Saúl (abuelo de Mefiboset). Su nombre original era Merib-baal en honor al dios Baal, pero fue cambiado al quedar lisiado de sus pies cuando su nodriza huía y lo dejó caer por accidente (el niño tenía 5 años cuando ocurrió esto, 2ª Samuel 9:3-4). Su nombre posterior, Mefiboset, significa “el avergonzado” o, “el que esparce vergüenza”, también puede significar “el que produce vergüenza”; y fue cambiado quizá porque el accidente sucedido era motivo de vergüenza, o porque era bochornoso ser descendiente de un rey tan malvado como Saúl. En fin, sea como sea su nombre era horrible y si a eso le sumamos que perdió a su abuelo, a su padre Jonatán y a sus tíos -todos ellos asesinados-, (1ª Samuel 31:6); las comodidades de un príncipe le fueron quitadas, las propiedades confiscadas y el no poder caminar, ¡uf!, una vida muy triste le tocó vivir desde chiquito. Y a todo esto añádele que debió sufrir el exilio en una tierra desamparada, sin ley, sin rey, sin Dios…, ¡sin futuro ni esperanza!

¿Vives en Lodebar en este momento?image003

Así las cosas, Lodebar recibió con los brazos abiertos a este niño rey, reino que jamás podría disfrutar porque se lo habían quitado de un zarpazo. Ahora debía llorar su suerte en las faldas de su nana, una mujer amorosa sin lugar a dudas pero que a fin de cuentas no era su madre, mujer que “le había estropeado el futuro en un intento por asegurarle uno”, que irónica puede ser la vida. La existencia era amarga para este niño que comenzó a crecer entre bandidos, forajidos y perseguidos que, al igual que él, veían que la vida se les iba como agua entre los dedos con el transcurrir de los días. Los pensamientos de abandono, de poca valía y de muerte rondaban en las calles polvorientas de la siniestra Lodebar, ¡eran el pan diario!, y el infante rey lo veía con sus ojos y creyó que merecía estar allí, decidió creerle a los fantasmas de la vergüenza que le decían ¡eres un lisiado maldito! Y el niño se hizo hombre creyendo cada una de esas palabras pues sus vecinos las vivían a diario y él ya se había hecho la idea de ser uno más de esa ciudad infernal (qué manera más cruel de alcanzar la madurez, creyendo que eres un don nadie).

miedoLodebar es mucho más que una aldea allá en el Israel del Antiguo Testamento, es un lugar que existe hoy tanto en la mente, emociones y realidades de muchos. ¡Así es! Yo mismo he transitado sus sendas más de alguna vez y en otras -debo confesar-, me he instalado a vivir en sus dependencias. Es que Lodebar es una ciudad que te llama, te seduce, te embauca con palabras que saben a muerte, y cuando uno atraviesa el valle del dolor tiende a querer quedarse en las llanuras de esta tierra desértica. ¿Pero saben? Lodebar no es un lugar para vivir, es sólo de paso, eso lo entendí en mis caminatas con el Padre eterno, Él me dijo: “Ahora estás en Lodebar y sé que es triste, pero ten confianza, no estarás aquí para siempre”. Y yo le creí pues era lo único que podía salvarme, ¿qué más podía hacer un lisiado como yo?

Lodebar no es para Vivir

Quizá estés viviendo en Lodebar por estos días -o meses-, pero ten presente esto: Ese lugar no es para instalarse a vivir allí. El dolor, la tristeza, el cansancio del alma si bien son parte de la vida, no son para siempre. En algún momento Dios te mandará a llamar, tal como lo hizo David con Mefiboset (2ª Samuel 9:3-11). Él te sacará de ese tormento, te dará la salida, el oportuno socorro vendrá a ti de la manera menos esperada, ¿qué debes hacer mientras esperas que eso ocurra? Por mucho que esto tarde y mientras vivas en Lodebar no pienses como uno de sus ciudadanos, no actúes como ellos, mantén en tu mente y corazón la esperanza que ese dolor no será para siempre, que en cualquier momento tu rey te sacará de allí y volverás a vivir como un príncipe en el palacio de tu Padre…, ¡sí, mantén la esperanza que Lodebar ya va a pasar!


Entrevista para televisión local en el seminario "Cómo lograr el éxito auténtico", para empresarios en Machala, Ecuador.
Entrevista para televisión local en el seminario “Cómo lograr el éxito auténtico”, para empresarios en Machala, Ecuador.

Gabriel Gil es Coach integral sistémico y mentor de vidas, de profesión teólogo. Su Propósito en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”. Es fundador y director de Menthor, Consultora en Desarrollo Humano. A Través de esta consultora ha impartido Seminarios presenciales, Talleres y Charlas desde México a Chile; y Seminarios virtuales (webinarios) a muchas personas en diferentes Continentes. Muchos Líderes han logrado subir su nivel de eficiencia personal y organizacional con los programas de entrenamiento que Gabriel ha creado.

Anuncios

4 thoughts on “LODEBAR NO ES PARA VIVIR

  1. Cristóbal Ruiz Araujo 30 julio, 2017 / 09:39

    Dios les bendiga. Fue de mucha bendición, al leer esto. Gracias

    Le gusta a 1 persona

  2. Timoty Ramirez 11 junio, 2017 / 22:58

    Es un articulo que fomentar esperanza, que promueve reacción mental, emocional y cambio de actitudes rompiendo paradigmas mentales, culturales y estructurales que de una u otra manera sea consiente o inconscientemente a la persona se ha hecho creer y a establecido en la psique, que el dolor, el sufrimiento, la escacés, la crisis, la injusticia, etc., es el ser y el hacer de la vida misma lo que es una idea equivocada para la vida plena que Cristo Jesús prometió y el desafió es buscar formas de sobresalir haca una mejor calidad de vida. Excelente art. Gabriel G.

    Me gusta

  3. Henry Prudencio 23 noviembre, 2015 / 23:11

    Poderosa palabra de aliento, amigo Gabriel.

    Me gusta

    • Rumery Rodriguez Guarnizo 21 septiembre, 2017 / 11:53

      Muchas gracias por la interpretación y aplicacion a nuestras vidas de este pasaje bíblico.Esta bn estructurado.
      Sera que tiene una pagina dond se pueda ingresar y ser edificado?

      Bendiciones😃

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s