TEOLOGÍA DEL DESCANSO PARA PASTORES

tomar-sol-psoriasis

“Seis días trabajarás y el séptimo descansarás” (Éxodo 23:12; 34:21)

Para Dialogar un Poco:

  1. ¿Qué es descansar?
  2. ¿Sabes lo que significa Shabatt?
  3. Describe un día de descanso perfecto para ti

Uno de los graves pecados que la inmensa mayoría de pastores cometen en el ejercicio de su ministerio es no descansar lo suficiente. Trabajar, trabajar y trabajar se ha vuelto la consigna de los “súper ministros” que creen que descansar es para los flojos, los mediocres o los débiles, ¡nada más lejos de la verdad! (algunos se sienten culpables cuando descansan o simplemente no saben descansar).

Sin embargo el descanso es parte de la naturaleza humana, necesario para la buena salud y la productividad, ¿por qué entonces resulta tan difícil para el colegio pastoral tomarse en serio esto del descanso? Les diré porque: se nos ha enseñado que el oficio de pastor es un trabajo “24/7”, es decir, estar disponible todo el tiempo. Pero, ¿qué tan sano será pensar así? Y peor aún, ¿cuantos ministros parecen vivir en un tren lleno de actividades tipo expreso ––sin paradas–– a tal punto que solo un “patatús” los detendrá? ¡Muchos!

Hoy veremos cómo el descanso es parte del oficio pastoril, necesario para la Obra y urgente para la vida personal del ministro. Rick Warren afirmó: “Irte a dormir temprano puede ser lo más espiritual que hagas durante el día”.

TEOLOGÍA DEL DESCANSO – Por Alejandro Ortega Trillo (Lic. Teología, P.)

1. El descanso de Dios.

Según la Biblia, Dios fue el primero en descansar. Al concluir la creación, en el séptimo día, Dios cesó de trabajar (cf. Gn. 2, 2 – 3). Es obvio que Dios no necesita descansar, porque en realidad Él mismo es un descanso eterno. Él no necesita “moverse” para hacer las cosas. Su vida íntima es reposo absoluto, equilibrio perfecto, quietud total. Por eso, cuando Dios se enoja contra el pueblo de Israel por su falta de fe, dice: «he jurado en mi cólera que no entrarán en mi descanso» (Sal. 95, 11). Entonces, ¿por qué descansó si no lo necesitaba?

2. El valor divino del descanso.

Cuando la Biblia dice que Dios descansó, está utilizando un antropomorfismo ––es decir, una realidad humana aplicada, por analogía, a Dios––. Su objetivo es pedagógico. Dios nos enseña a descansar. Porque el hombre sí necesita descansar. Al ser parte de este mundo, comparte el ritmo binario de toda la creación, un vaivén entre el reposo y la actividad. Jesús ––escuchamos en el evangelio de hoy–– invita a sus apóstoles, recién llegados de una misión, a descansar en un lugar apartado (Marcos 6:31). Ahora bien, este descanso no es sólo una condescendencia a su fatiga; es también una participación en la intimidad de Jesús; es un entrar en su descanso. Descansar con sentido cristiano es anticipar la meta última de nuestra existencia: el descanso en Dios. En términos absolutos, el descanso será por mucho la “actividad” más relevante, intensa y gratificante de toda nuestra vida; nada más y nada menos que por toda la eternidad.

Ahora bien, descansar, al menos en el cielo, no es pasividad. De hecho, es todo lo contrario: es amar intensamente, porque el amor es el verdadero punto de reposo de lo humano. Pero no debemos esperar llegar al cielo para descansar, aquí en la Tierra también debemos hacerlo.

3. Tipos de descanso.

Esto es descansar: encontrar el punto de reposo en todas nuestras dimensiones: cuerpo, mente, corazón y espíritu. Sin duda, el descanso mental y corporal es indispensable para recuperar energías y seguir viviendo. Pero no debemos olvidar el descanso del corazón y del espíritu. ¿Dónde o cómo encontrar el punto de reposo del corazón y del espíritu? En el reencuentro pacificador con Dios, con los demás y con nosotros mismos. Ciertos aborígenes australianos siguen cazando “a pie”. Hacen largas carreras tras sus presas hasta consumar la cacería. De cuando en cuando, el líder del grupo ordena una pausa de descanso mientras dice: “Hay que esperar que nos alcancen nuestras almas”. También nosotros a veces vamos tan aprisa por la vida que dejamos nuestra propia alma atrás ––y, de paso, a Dios y a los demás––. Necesitamos pausas para “reencontrarnos” y sentir de nuevo nuestro punto de reposo. No obstante, muchas veces los enemigos del descanso nos vencen.

4. Enemigos del descanso.

Por paradójico que parezca, descansar hoy puede ser una de las “tareas” más difíciles de cumplir. El descanso tiene muchos enemigos. Señalo sólo tres: el activismo, el “preocupismo” y el hedonismo.

4.1. Activismo.

El activismo es una afición desordenada al trabajo. No equivale a productividad. De hecho, sería más productivo “no trabajar tanto”. Porque no se puede trabajar impunemente sin descanso. Trabajar indefinidamente ––según muchos estudios––  termina por “ciclar” a la persona, y puede provocar depresión por agotamiento nervioso. El nuevo paradigma de la productividad, según Jim Loehr y Tony Schwartz, no es la buena administración del tiempo sino la buena administración de la energía física, mental, emocional y espiritual; y eso requiere descanso, recuperación, punto de reposo.

4.2. “Preocupismo”.

No está en el diccionario, pero es muy real. Consiste en angustiarse de más por las exigencias y obligaciones ordinarias de la vida. El “preocupismo” le pega, sobre todo, a nuestro descanso mental y emocional. En el fondo, al “preocupón” le suele faltar fe y confianza en Dios; ese sano sentido de la providencia divina, de la que habla Jesús cuando dice: «No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos? Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso» (Mt. 6, 31 – 32). Contra el “preocupismo”, además de la fe y la confianza en Dios, hay un hábito importantísimo: aprender a no “pre-ocuparse” sino “ocuparse”. Todo en su momento.

4.3. Hedonismo.

Un tercer enemigo del descanso es el hedonismo. Es un falso descanso. La búsqueda desordenada del placer puede ser una fuga; un refugio para situaciones no resueltas. Lo cierto es que el hedonismo desasosiega, roba la paz. Quien se entrega al placer desenfrenado no encontrará nunca punto de reposo. En cambio, quien disfruta de los goces honestos y legítimos de la vida ––como pueden ser contemplar la naturaleza, meditar, practicar deporte, gustar la comida, convivir, tomar una buena siesta–– no siente necesidad de otras “salidas”.

En Síntesis…

Dios no sólo nos permite descansar; nos lo manda. Es el sentido de los días feriados y festivos, y especialmente del Domingo, Día del Señor, día de reposo y oración. Quiere que probemos un anticipo del cielo, donde entraremos en su descanso. Y que alcancemos nuestro punto de reposo en el reencuentro pacificador con Él, con los demás, con nosotros mismos y con la naturaleza. Por eso dice el Maestro: “Vengan a mí los trabajados y cansados que yo les haré descansar” (Mateo 11:28). Aprender a descansar física, mental y emocionalmente es posible con la ayuda de Dios, de hecho, sólo Él puede darnos descanso verdadero.

PARA PENSAR

  1. Nótese la creación de Adán: Fue creado el 6º día, y al día siguiente ––el séptimo en la creación–– en vez de ponerse a trabajar descansó. ¿Qué nos quiso enseñar Dios con esto?
  2. Hoy hablamos acerca de la teología del descanso, entonces el antónimo del descanso es el cansancio: ¿Cuales serán los efectos del cansancio en la vida personal, familiar y ministerial del pastor? Nómbrelos según su propia experiencia.
  3. ¿Por qué Elías se derrumbó ante la amenaza de muerte de Jezabel? ¿Qué estaba ocurriendo en la vida del profeta?

Recursos para el Ministro


Artículo elaborado por Gabriel Gil, para el taller de “Cuidado Pastoral” a celebrarse el 05 de mayo del 2018 en Limache, Chile; bajo el auspicio de la oficina de CUIDADO PASTORAL PARA PASTORES de la IDD.

Anuncios

MANTÉNTE FIRME EN LA PRUEBA

ece361ea24e58119ed89e62cfc943cce

Quiero comenzar el sermón de hoy con un versículo apasionante, es un consejo que nos arenga a permanecer de pie en medio de la adversidad: “Estén firmes en el día malo, para que resistan hasta el final” (Efesios 6:13).

En mi carrera pastoral me he encontrado con muchas personas que se dan por vencidas demasiado rápido sobre todo cuando las cosas no salen como ellas querían que salieran. Este tipo de personas cuando enfrentan adversidad se molestan y al poco tiempo se desaniman, andan con el rostro amargado y se convierten en “quejones consumados”…, ¡siempre están llorando, siempre lamentándose, siempre deprimidos, siempre haciéndose las víctimas! Este tipo de personas cansan a los demás, son “ladrones de energía” y sin darse cuenta comienzan a quedarse solas pues su círculo las repele.

Ahora bien, deprimirse porque las cosas no están resultando es normal sobre todo cuando se ha estado luchando demasiado tiempo en una o varias pruebas, pero si deseamos vivir la vida que Dios tiene para cada uno debemos ser más determinados, más firmes, más luchadores y no alzar la bandera blanca de rendición tan rápido.

Hoy quiero darte 4 consejos que te ayudarán a mantener firme cuando estés en la prueba, consejos que ya has escuchado en ocasiones anteriores de mis propios labios pero que es bueno recordar.

Primer Consejo: LEVÁNTATE POR DENTRO.

La vida suele ser dura, constantemente quiere tumbarnos por medio de dificultades, enfermedades, crisis matrimoniales, problemas financieros y toda clase de pruebas. Y muchas veces logra su cometido, nos tira al piso y allí nos deja por largo tiempo. Así que no es raro que a veces nuestro cuerpo refleje las cicatrices de la vida, no obstante debemos aprender a renovarnos en nuestro interior a pesar de que el exterior se caiga a pedazos. En la Biblia encontramos cuatro versículos que nos animan a “levantarnos por dentro”.

  • «Que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos» (2ª Cor. 4:8-9).
  • «Por tanto, no desmayamos; antes aunque éste nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día» (2ª Cor. 4:16).
  • «Y David estaba muy angustiado porque la gente hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba amargado, cada uno a causa de sus hijos y de sus hijas. Mas David se fortaleció en el Señor su Dios» (1ª Samuel 30:6).
  • «No importa cuántas veces caiga el justo, siempre se levantará. En cambio, el malvado cae y no vuelve a levantarse» (Proverbios 24:16).

Segundo Consejo: ACEPTA QUE EN DIOS TODO TIENE SU TIEMPO.

Una cosa es cierta, “a todos nos vienen buenos y malos momentos”; esto lo dice Salomón en Eclesiastés 7:14. ¿Qué nos quiso enseñar? La vida es así, con altos y bajos, con pruebas y victorias, con abundancia y escasez, con alegrías y tristezas. El problema es que cuando estamos en épocas de tribulaciones pareciera que éstas son más largas que las épocas felices; la verdad no es así. Resulta que cuando estamos en pruebas tendemos a olvidar los buenos momentos del ayer, ¿por qué? Porque estamos orientados a lo negativo, nos gusta recordar las cosas malas y tendemos a olvidar con rapidez que también hemos tenido buenos momentos. ¿Qué debemos hacer? Confiar que en el Universo de Dios todo tiene su tiempo y aunque la prueba parece durar más de la cuenta confiemos que tarde o temprano saldremos de ella porque el reloj de Dios es diferente al nuestro. Además nos haría muy bien recordar las bendiciones pasadas, al hacerlo nuestro espíritu recobraría el ánimo.

  • «Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora» (Eclesiastés 3:1)
  • «Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios» (Salmos 103:2).
  • «Cuando te vengan buenos tiempos, disfrútalos; pero cuando te lleguen los malos, piensa que unos y otros son obra de Dios, y que el hombre nunca sabe con qué habrá de encontrarse después» (Eclesiastés 7:14).

Tercer Consejo: ENTIENDE QUE LAS PRUEBAS TIENEN UN PROPÓSITO.

En ocasiones me he preguntado, ¿por qué Dios en su soberanía no me alivia la vida? ¿qué le cuesta “hacérmela” más fácil? ¿en qué le afectaría hacer algunos movimientos para que las cosas se dieran a mi favor? La verdad es que Dios es el primero en estar interesado que nos vaya bien, Él no un juez injusto, verdugo o fiscal perseguidor, Él quiere que triunfemos y que la vida nos sonría, pero también sabe que no todo es fácil, las pruebas son parte de la existencia humana y son usadas por Él para muchas cosas:

  • Para forjar nuestro carácter
  • Para enseñarnos disciplina
  • Para darnos una lección
  • Para fomentar nuestra fe
  • Para limpiarnos del pecado
  • Para generar humildad
  • Para que aprendamos a depender de Él

La Biblia dice respecto a las pruebas:

  • «Por eso, aun cuando por algún tiempo tengan que pasar por muchos problemas y dificultades, ¡alégrense! La confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro: así como la calidad del oro se pone a prueba con el fuego, la confianza que ustedes tienen en Dios se pone a prueba con los problemas. Si ustedes pasan la prueba, su confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir. Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que ustedes tienen en Dios, porque una confianza que ha pasado por tantas pruebas merece ser alabada» (1ª Pedro 1:6-7).
  • «Hermanos en Cristo, ustedes deben sentirse muy felices cuando pasen por toda clase de dificultades. Así, cuando su confianza en Dios sea puesta a prueba, ustedes aprenderán a soportar con más fuerza las dificultades. Por lo tanto, deben resistir la prueba hasta el final, para que sean mejores y puedan obedecer lo que se les ordene». (Santiago 1:2-4).
  • «Al que soporta las dificultades, Dios lo bendice y, cuando las supera, le da el premio y el honor más grande que puede recibir: la vida eterna, que ha prometido a quienes lo aman» (Santiago 1:12).
  • «Y dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar» (1ª Corintios 10:13).

Cuarto Consejo: CONFÍA EN DIOS CUANDO LA VIDA NO TENGA SENTIDO

En algunas ocasiones me ha parecido que la vida no tiene sentido, ¿también a usted? Le digo a Dios: “Soy cristiano desde hace más de 25 años, soy pastor de una iglesia que te ama, enseño tus verdades a muchas personas en diferentes países, pastoreo a pastores, Obispos y teólogos, soy fiel con mis diezmos y ofrendas, soy una persona buena (o al menos intento serla), hago las cosas bien, pero ¿por qué mi esposa está enferma hace tantos meses? ¿por qué tuvo que perder su cabello, por qué los médicos no encuentran la cura? ¿por qué no hay salida para su enfermedad a pesar que yo he sido fiel? ¿por qué tengo que verla toser en las noches hasta casi perder el aire? ¿por qué mis hijas tienen que ver a su madre caer casi desmayada por falta de fuerzas? ¿por qué nuestros enemigos han de pensar que ganaron contra nosotros? La verdad Señor es que esto no tiene sentido”. Y entonces el Espíritu susurra a mi oído: “Es verdad, muchas cosas en la vida no tienen sentido, pero confía, Dios está en control. Ya no trates de entender ni buscar los porqué, simplemente confía”.

La Biblia me consuela al afirmar:

  • «SEÑOR, a ti entrego mi alma. Dios mío, en ti confío» (Salmos 25:1-2)
  • «El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré» (Salmos 91:1-2).
  • «Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová» (Isaías 54:17).

CONCLUSIÓN.

Mantengámonos firmes ante las pruebas, no aflojemos tan rápido, la bendición está a la vuelta de la esquina. Así que:

  • Aprenda a levantarse por dentro,
  • Acepte que en Dios todo tiene su tiempo,
  • Entienda que las pruebas tienen un propósito y
  • Confíe en Dios cuando la vida no tenga sentido

Si QUIERE ESCUCHAR este sermón haga click en el siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/mantente-firme-en-la-prueba/


by Gabriel Gil. Pastor de Cristo en Casa Chile. Sermón del domingo 15 de julio del 2018. Esta prédica es la 5ª de la serie “Vive la vida que Dios tiene para Ti”.

SERIE DE SERMONES:
“Vive la Vida que Dios tiene para Ti”
SERMÓN 1: Expande tu visión (predicado el 17/06/2018)
– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/19/expande-tu-vision/
– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/expande-tu-vision/

SERMÓN 2: Desarrolla una auto-imagen sana (predicado el 24/06/2018)
– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/25/desarolla-una-autoimagen-sana-predica/
– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/desarrolla-una-autoimagen-sana/

SERMÓN 3: El poder de tus Pensamientos y Palabras (predicado el 01/07/2018)
– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/07/02/predica-el-poder-de-tus-pensamientos-y-palabras/
– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/el-poder-de-tus-pensamientos-y-palabras/

SERMÓN 4: Deja tu Pasado Atrás (predicado el 08/07/2018)
– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/deja-tu-pasado-atras/
– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/07/08/deja-tu-pasado-atras/

Prédica: DEJA TU PASADO ATRÁS

Espejo-retrovisor-electrocromico-definición-1200x600_c

El pasado es parte de nuestras vidas, negarlo es como “pretender ocultar el sol con un dedo”, es sencillamente imposible. Por eso, en vez de mortificarte con el ayer, ¿no te gustaría dejarlo y avanzar hacia la felicidad? ¿no sería fantástico despertarse un día y focalizarte en lo que tienes por delante en vez de estar mirando siempre para atrás? En este sencillo sermón te daré cinco consejos prácticos que te ayudarán a abandonar la prisión de la amargura, a salir del sótano del miedo, a romper las cadenas de las dudas, dejar las excusas del ayer, ¡basta de oxidarte en remordimientos del pasado y comienza a disfrutar de la vida que el Arquitecto divino diseñó para ti! El pasado, si no lo sueltas puede convertirse en tu ancla de por vida.

Sin más palabrerías ––que a veces cansa–– vamos a lo que nos convoca, aquí van los consejos que he escrito de manera sistemática para ti (estos consejos han sido ordenados de lo más básico a lo más complejo).

1º ACEPTA QUE EL AYER EXISTIÓ. Partamos de lo más básico, el pasado en tu vida fue una realidad, nada puedes hacer para negarlo (ignorarlo y olvidarlo es una misión condenada al fracaso, te lo digo por experiencia); tampoco puedes hacer nada para cambiarlo, lo que pasó pasó, acéptalo y sigue avanzando. Deja el pasado donde está, en el ayer, hacerlo te ayudará a encaminarte hacia el éxito. Esto parece algo sencillo de hacer pero no lo es, en realidad es el primer paso hacia tu liberación y es críticamente importante para tu desarrollo personal. Lo que trato de decirte es simple, ¡da vuelta la página! Mira lo que el sabio Salomón nos dice al respecto: «Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó» (Eclesiastés 3:15).

2. PERDÓNALOS Y PERDÓNATE. Si tu pasado contiene situaciones que te hicieron daño o donde tú lo provocaste, lo que debes hacer es algo que tal vez no te gustará escuchar, algo que sabes que debes hacer pero que has estado posponiendo por años: Perdona. Así es, perdonar a esa persona, a esa Organización, a esa situación es un acto liberador, y perdonarte a ti mismo también. No hacerlo es como abrazar un cactus e irse a la cama con él, lo único que conseguirás es dañarte y por efecto colateral a los que amas. ¿Sabías que en muchos casos perdonar es más beneficioso para el ofendido que para el ofensor? La Biblia dice: «Quien pasa por alto la ofensa, crea lazos de amor» (Proverbios 17:9), y eso es justamente lo que necesitas, rodearte de amor el cual nunca florecerá por completo en tu vida hasta que no perdones a esa persona…, y a ti.

3. SUELTA EL AYER. Ahora bien, este consejo está muy conectado con el anterior, se podría decir que al ejecutar el perdón se producirá por efecto un acto maravilloso (casi automático), el acto de soltar el ayer. Sin embargo hay personas que andan por la vida diciendo: “perdono pero no olvido”. Afirmar esto es el equivalente a aferrarse al ancla de un buque que yace en el fondo del mar llena de algas. ¿Qué de bueno hay en hacer esto? La respuesta es simple, ¡nada! Por eso, si quieres en verdad avanzar hacia tu felicidad es importante que sueltes a esa persona, esa situación vivida, esa relación, despréndete de ese lugar, de esa imagen o etapa de tu vida donde sufriste tanto. Dios, por medio de su profeta declara: «Ahora dice el Señor a su pueblo: “Ya no recuerdes el ayer, no pienses más en cosas del pasado”» (Isaías 43:18).

4º HAZ DEL PASADO TU MAESTRO NO TU VERDUGO. ¿Qué haces allí torturándote por lo que pasó? Hacerlo es desarrollar en ti una suerte de masoquismo que a la larga te pasará factura. Lo mejor que puedes hacer es obtener lecciones del ayer incluso de aquellas situaciones injustas, así lograrás convertir tu pasado en un maestro eficiente; en cambio si sigues llorando por los recuerdos que vienen a tu mente lo único que estás haciendo es convertir a tu pasado en un verdugo cruel que se hace fuerte cada día…, ¡no le des ese poder! El sabio Moisés al final de sus días exclamó: «Señor, ayúdame a entender que la vida es corta para así vivirla con sabiduría» (Salmos 90:12). El Patriarca había hecho de la vida su maestra, ¿por qué no hacerlo también con el pasado que fue parte de tu existir?

5º VUELVE A EMPEZAR. Errar es de humanos, ¿lo sabías? Pero permanecer en el error es de necios, es de mediocres, ¡y tú no fuiste diseñado para vivir así! sino para vivir a plenitud. Por eso, en ves de quedarte en el fondo del pozo donde caíste comienza a escalar, porque si cavas ––como seguramente lo has estado haciendo estos años–– sólo conseguirás agravar tu situación. Sacúdete el ayer, despójate de las ataduras del pasado,  niégate a morir en tus recuerdos y mira hacia el cielo, allá arriba hay Uno que está dispuesto a darte la mano para sacarte del oscuro agujero. Así que arriba ese ánimo, ¡levántate, re-invéntate, energízate! y échale pa’ delante, vuelve a comenzar. Salomón sentenció: «Los justos podrán tropezar siete veces, pero volverán a levantarse» (Proverbios 24:16). Entonces, ¿eres de los que se levantan o de los que se quedan tirados a orillas del camino?

FINALMENTE…

Pasar todo el día sumido en recuerdos de antaño no es de sabios, es más bien un acto de necedad, es una condena a tu futuro…, ¡hacerlo es emitir una orden de cancelación a tu porvenir! Permanecer estáticos nos impide trabajar en nuevos proyectos: una carrera universitaria, un matrimonio, la consolidación de un negocio, escribir un libro, perfeccionar tu profesión, asentar tu ministerio, etc.

Recordar aquello tan terrible que te pasó producirá culpa, vergüenza, rencor, pensamientos de venganza, tristeza y todo eso repercutirá en que tu mente y cuerpo enfermen (dolores de cabeza, dolor de cuerpo generalizado, cansancio, desánimo), y por si fuera poco contaminará también tu espíritu. ¿Qué hacer? Vuelve a repasar los cinco consejos escritos arriba, asimilarlos te ayudarán a alinear tu vida en la perfecta voluntad de Dios, ¿y cuál es Su voluntad? Que seas feliz, próspero, sano, abundante, pleno y productivo. 

RECUERDA ESTO: Tu pasado ya fue, el presente es hoy, tu futuro aún no está escrito y tú eres el escritor.

La Biblia declara:

  • Isaías 43:18-20, «Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados» (Isaías 43:18 y 19).
  • Filipenses 3:13-14, «Hermanos, no considero haber llegado ya a la meta, pero esto sí es lo que hago: me olvido del pasado y me esfuerzo por alcanzar lo que está adelante. Sigo hacia la meta para ganar el premio que Dios me ofreció cuando me llamó por medio de Jesucristo».

Este sermón DEJA EL PASADO ATRÁS es el cuarto de la serie “Vive la vida que Dios tiene para ti”. Si quieres ESCUCHARLO dirígete al siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/deja-tu-pasado-atras/

Para leer o escuchar las prédicas anteriores diríjase a los siguientes enlaces:

SERMÓN 1: Expande tu visión (predicado el 17/06/2018)

SERMÓN 2: Desarrolla una auto-imagen sana (predicado el 24/06/2018)

SERMÓN 3: El poder de tus Pensamientos y Palabras (predicado el 01/07/2018)

SERMÓN 4: Deja tu Pasado Atrás (predicado hoy, 08/07/2018)

PASTOR, UNO DE LOS TRABAJOS MÁS DIFÍCILES DEL MUNDO

image

La temprana muerte de uno de mis colegas de ministerio a quien apreciaba mucho no dejó indiferente a nadie, quizá porque es el quinto deceso en lo que va del año en nuestra denominación, sin contar compañeros de otras denominaciones o iglesias independientes que también han partido; muertes que se transforman en noticias bulladas y que hacen que me pregunte, ¿qué está pasando? La muerte es parte de la vida, pero cuando ésta sorprende a la iglesia haciendo que pastores/as fallezcan “antes de tiempo” por enfermedades relacionadas al corazón, hipertensión, diabetes y algunas por “suicidios” (éste tipo de muerte es las que más impacta), no hace más que debamos reflexionar qué estamos haciendo mal como Colegio Ministerial en cuanto al CUIDADO PASTORAL PARA PASTORES para luego buscar las causas y remediarlo.

He aquí mis investigaciones (los siguientes párrafos los obtuve de la PáginaNoticiacristiana.com):

JIM FULLER, un estudioso de las cuestiones relacionadas con el ministerio pastoral publicó en su página web una serie de datos relativos a la vida de los pastores. Él menciona que Peter Drucker, el famoso “gurú de liderazgo” dijo una vez que los cuatro trabajos más difíciles en el mundo, no necesariamente en orden, son los siguientes: Ser presidente de los Estados Unidos, ser presidente de una Universidad, ser director ejecutivo de un Hospital y, ser un pastor.

Fuller, señala que Drucker sabía de algunos pastores llevan toda una vida tratando de ayudar a la gente. Algunos renuncian a su familia porque están demasiado involucrados en el ministerio.

Las estadísticas compiladas por él acerca de los pastores son del Institute Fuller, George Barna Research Institute y el sitio de Pastoral Care inc.

– 90% dijo que el ministerio es completamente diferente de lo que pensaban que sería
– 70% dicen que sufren de baja autoestima
– 40% dicen que los conflictos con miembros de su iglesia ocurren al menos una vez al mes
– 85% dijo que su mayor problema es que están cansados de tratar con personas problemáticas y/ó infelices
– 40% dijo que ha pensado en dejar el pastorado en los últimos tres meses
– 70% no tienen a alguien que ellos consideren un amigo cercano
– 50% cree que su ministerio no va a durar otros cinco años
– 70% sintieron que Dios los llamó al ministerio pastoral, pero después de tres años de ejercicio solo el 50% sigue sintiendo ese llamado
– 4.000 nuevas iglesias se abren cada año, y 7.000 se cierran en el mismo período de tiempo
– 45,5% dicen que están deprimidos o tienen un desgaste y, si pudieran, tomarían un buen descanso por mucho tiempo

De acuerdo con el informe del Instituto de Barna, la profesión de “pastor”, es una actividad menos respetada que la de un “vendedor de carros usados”.

Los pastores dicen que la razón principal por la cual quieren dejar el ministerio es que los miembros de la iglesia no están dispuestos a caminar en la misma dirección y no comparten los objetivos del pastor. Ellos argumentan que el mismo Dios quiere dirigirlos en una dirección, pero la gente no está dispuesta a seguir o cambiar. (http://www.noticiacristiana.com/sociedad/2012/05/70-de-los-pastores-sufren-de-baja-autoestima-demuestra-una-encuesta.html)
—————————————

Por otra parte cada vez se hace más notorio la prematura muerte de ministros en América (esto incluye América del Norte, América Central y América del Sur). Los datos arrojan que las principales causas de muerte repentina de los pastores en el Continente son problemas al corazón, diabetes, hipertensión, cansancio crónico y depresión aguda; todo relacionado con el mal estado de salud física, mental y emocional de los pastores.

Ante esto unas preguntas para terminar, ¿qué debemos hacer? ¿qué propuestas serán las apropiadas? ¿qué debemos corregir como Institución pero también a nivel personal? Sin ánimo de creerme el Mesías del Cuidado Pastoral sino “uno que grita en el desierto”, me paro en la brecha para ayudar a quien lo necesite y para seguir aprendiendo no solo a pastorear feligreses, sino a pastorearme a mí mismo pues “el auto-cuidado” es fundamental para una buena pastoral.

by Gabriel Gil

 

PRÉDICA: EL PODER DE TUS PENSAMIENTOS Y PALABRAS

another+home

Seguimos con la serie de sermones “Vive la vida que Dios tiene para ti”; hoy veremos la tercera prédica que he titulado EL PODER DE TUS PENSAMIENTOS Y PALABRAS. Lo que escucharemos en esta ocasión no es nuevo, usted ya lo ha recibido en esta misma iglesia y por medio de este mismo predicador en diferentes oportunidades, pero de tanto en tanto es bueno recordar estas verdades, cuanto más si deseamos vivir la vida que el Señor planeó para nosotros. Quédese conmigo para que juntos redescubramos “el poder de nuestros pensamientos y palabras”.

TUS PENSAMIENTOS

  • Una persona promedio tiene unos 50.000 pensamientos diarios, el 85% de esos pensamientos son negativos. He aquí la clave para la victoria: ¡No seas promedio!
  • ¿Sabías que tus pensamientos controlan tu vida? La Biblia lo declara en Proverbios 4:23, “Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida” (PDT). Otra versión dice: “Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida” (TLA). También en Proverbios 23:7 encontramos: “Tal como piensa un hombre dentro de sí, así es él”. ¡Así de importantes son nuestros pensamientos! Ellos nos conducen para el bien o para el mal.
  • Quiero que entiendas esto: El objetivo principal del Enemigo es controlar y manipular tu mente, al hacerlo logrará controlar y manipular cada área de tu vida. Por eso es crucial que cuidemos lo que pensamos ya que lo que pensamos a diario determina lo que hablamos, lo que actuamos y cómo nos sentimos. ¡La batalla más peligrosa se libra en nuestra mente!
  • Por tanto no solo debemos tener cuidado con lo que vemos y oímos, también con lo que pensamos. Si se la pasa meditando en pensamientos deprimentes tendrá una vida deprimente; si en cambio medita en pensamientos alegres es muy probable que tenga una vida alegre. En realidad nuestra vida sigue a nuestros pensamientos.
  • Sigamos el consejo bíblico que dice: “Pensaré en todas las obras que has realizado; meditaré en todo eso” (Salmos 77:12).  Otro salmo nos dice: “En tus preceptos medito, y pongo mis ojos en tus sendas” (Salmos 119:15).
  • Gran parte del éxito o fracaso en nuestra vida se determina por lo que “nos permitimos pensar”, ¡así es! Yo decido qué pensar y qué no. Si de continuo piensa en cosas tristes, amargas, aburridas y dolorosas no espere andar sonriendo y en victoria; lo que piensa en su interior se canaliza hacia el exterior.
  • SEIS CONSEJOS QUE PUEDEN AYUDARTE A PENSAR MEJOR: a) Pon tu mente en cosas más elevadas; b) Considera cuál es tu primer pensamiento al despertar y cuál el último antes de dormir; c) Ten pensamientos excelentes y alegres, así serás impulsado hacia la bendición; d) Enfócate en lo positivo (deja de ver el vaso medio vacío); e) Transforma tu mente, al hacerlo Dios transformará tu vida; f) Programa tu computadora mental para la victoria.
  • Pero, ¿cómo puedo mejorar mis pensamientos? Lee la Biblia a diario, Escucha buenos mensajes de la Palabra, Canta alabanzas a diario, Júntate con gente que piense positivo, Lee libros que te hagan mejor persona, Niégate a ver programas de televisión que no contribuyan a tu crecimiento, Evita aquellas redes sociales que te corrompan, Cuando vengan pensamientos de tristeza, dolor, depresión, derrota sacude tu cabeza y reprende ese pensamiento.
  • Deseo terminar esta parte de los pensamientos con una recomendación bíblica: “En fin, hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, noble, correcto, puro, hermoso y admirable. También piensen en lo que tiene alguna virtud, en lo que es digno de reconocimiento. Mantengan su mente ocupada en eso” (Filipenses 4:8).

TUS PALABRAS

  • Así como los pensamientos son poderosos las palabras también, ellas tienen un poder increíble sobre nuestras vidas porque hacen realidad lo que decimos.
  • Prestemos atención a lo que dice la Biblia al respecto: “Lo que uno habla determina la vida y la muerte; que se atengan a las consecuencias los que no miden sus palabras” (Proverbios 18:21); “Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan” (Efesios 4:29); “El que refrena su lengua protege su vida, pero el ligero de labios provoca su ruina” (Proverbios 13:3); “Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado” (Mateo 12:36); “Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse” (Santiago 1:19); “Las palabras de gracia son como un panal, dulzura para el alma y medicina al cuerpo” (Proverbios 16:24);
  • El apóstol Santiago nos da un magistral Ejemplo de cómo Funcionan nuestras palabras: “Al caballo podemos dominarlo, y hacer que nos obedezca, si le ponemos un freno en la boca. Algo parecido pasa con los barcos. Por grande que sea un barco, y por fuertes que sean los vientos que lo empujan, el navegante puede controlarlo con un timón muy pequeño. Y lo mismo pasa con nuestra lengua. Es una de las partes más pequeñas de nuestro cuerpo, pero es capaz de hacer grandes cosas. ¡Es una llama pequeña que puede incendiar todo un bosque! Las palabras que decimos con nuestra lengua son como el fuego. Nuestra lengua tiene mucho poder para hacer el mal. Puede echar a perder toda nuestra vida, y hacer que nos quememos en el infierno” (Santiago 3:3-6).
  • DIEZ VERDADES SACADAS DE ESTOS VERSÍCULOS: 1) Nuestras palabras son profecías que se cumplen solas; 2) Lo que digas en medio de tus pruebas determinará cuanto tiempo te quedarás en el desierto; 3) Cuida lo que dice pues cosecharás en abundancia, para bien o para mal; 4) No le hables a Dios sobre cuan grande es tu montaña, ¡háblale a tu montaña sobre cuan grande es Dios!; 5) Confiesa audazmente la Palabra de Dios sobre toda situación; 6) Evita decir palabras negativas, guardar silencio es mejor; 7) Pronuncia la bendición, no solo la pienses, ¡dila!; 8) Afecta el futuro de tus hijos por medio de tus palabras; 9) Una vez dichas las palabras no pueden ser retiradas, por eso escoge bien lo que vas a decir; 10) Decir “estoy sano”, “soy bendecido”, “saldré de ésta”, “pagaré la deuda” es mucho mejor que decir “todo me sale mal”, “tengo mala suerte”, “siempre estoy enferma”, “no sé cómo lo voy a hacer”.

CONCLUSIÓN.

Pensamientos y palabras van de la mano, no minimice esto, al contrario, dele la importancia que merece. Si quiere vivir la vida que Dios tiene para usted más vale que comience a cambiar su manera de pensar, al hacerlo sus palabras también cambiarán. Jesucristo lo dijo así: “De la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34).

PARA ESCUCHAR ESTA PRÉDICA diríjase al siguiente enlace:

https://www.mixcloud.com/gabrielgil/el-poder-de-tus-pensamientos-y-palabras/

  • Sermón elaborado y predicado por Gabriel Gil (domingo 01/07/2018). Gabriel es Pastor, Coach-mentor y maestro de habilidades para la vida.

Este sermón EL PODER DE TUS PENSAMIENTOS Y PALABRAS es el tercero de la serie “Vive la vida que Dios tiene para ti”. Para leer/escuchar las prédicas anteriores diríjase a los siguientes enlaces:

SERMÓN 1: Expande tu visión (predicado el 17/06/2018)

– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/19/expande-tu-vision/

– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/expande-tu-vision/

SERMÓN 2: Desarrolla una auto-imagen sana (predicado el 24/06)

– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/25/desarolla-una-autoimagen-sana-predica/

– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/desarrolla-una-autoimagen-sana/

SIETE CÓMPLICES QUE CONSPIRAN CONTRA MÍ

GettyImages-HG0656-001

Esta reflexión está dirigida a alguien en particular, es una persona a quien estimo mucho y respeto. La conozco hace años, hemos caminado juntos en las buenas y en las malas, conozco a su familia y de hecho he estado en su casa comiendo con su esposa e hijas en incontables ocasiones. Se trata de alguien que ocupa un lugar especial en mi corazón porque lo ví nacer, crecer, desarrollarse, tener éxitos y también fracasos (más de los que él quisiera admitir). Tanto lo quiero que si no existiera no sé qué sería de mí. No exagero al decirles que lo amo, lo admiro y considero que es un sujeto con mucho potencial pero que lastimosamente a veces no ha sabido aprovechar, por eso me decidí a escribirme una auto-reflexión que me ayude a salir adelante cuando las cosas no resultan y no sé porqué. Me refiero a ti Gabriel Gil, mi amigo, mi compañero, mi yo.

Lo primero que debes saber ––y que tú mismo has enseñado en diferentes plataformas–– es que Dios quiere verte feliz, próspero, sano, abundante, lleno de logros y proyectos conquistados. ¿Acaso no dice eso la Biblia en Juan 10:10? Por si lo olvidaste es el propio Jesucristo que dijo: YO VINE PARA DARTE VIDA Y VIDA ABUNDANTE. Por tanto, si Él lo dijo no hay razón para dudarlo, pero en el mismo versículo mi estimado Gabriel aparece la figura de un personaje que roba esta abundancia, uno cuyo propósito es arruinar tu vida, un ser poderoso capaz de estropear los planes que Dios ideó para ti. Sí, ese personaje es llamado el “ladrón” pues roba, mata y destruye el futuro glorioso para el que fuiste diseñado.

Lo segundo que debes tener claro mi estimado amigo es que ese odioso personaje no actúa solo, tiene cómplices audaces que lo ayudan con sus malévolas estrategias. Y son de esos secuaces que quiero hablarte hoy. Conocerlos y saber cómo actúan te ayudarán a comprender porqué muchas veces te cuesta tanto surgir en la vida a pesar de que cuentas con el respaldo de Dios. ¿Estás listo para sumergirte en las reflexiones que realicé para ti y cuyos resultados plasmé en los párrafos que vienen a continuación? ¡Vamos Gabriel no seas flojo! No te las des de canchero, que ya te las sabes todas, haz algo por tu propio bien y lee, de seguro te sorprenderás al descubrir cómo tu enemigo conspira inteligentemente en tu contra.

PRIMER CÓMPLICE: Decisiones Equivocadas.
Gabriel, ¿cuantas veces has tomado malas decisiones en tu vida? Imagino que muchas. ¿Sabías que tu presente es el resultado de las decisiones que tomaste en el pasado? ¿Y que tu futuro será afectado por lo que decidas hoy? ¿Y que además tus decisiones del ayer y del hoy transmitirán a tus hijos mejores condiciones de vida o peores según hayas decidido? Así de importante es decidir bien. Sin embargo no todas las decisiones son tan trascendentes, ¡no puedes comparar qué calcetines te pondrás cada mañana a con quien pasarás el resto de tu vida! Por eso decisiones como con quien te casarás, ir o no a la Universidad, qué carrera estudiarás, cuantos hijos tendrás, en qué trabajarás, seguir o no en esa organización, darle otra oportunidad a tu pareja, donde vivirás son ––entre algunas––, decisiones importantes que marcarán tu vida para bien o para mal y que pueden perseguirte por el resto de tu existencia. A veces mi amigo no se surges en la vida porque tomaste decisiones equívocas hace años atrás y aún hoy estás pagando las consecuencias. ¡Te guste o no esto es así!

SEGUNDO CÓMPLICE: Hábitos Nocivos.
Gabriel, bien sabes que todos tenemos buenos y malos hábitos, también sabes que un hábito es una acción que se repite una y otra vez tantas veces que pasa a convertirse en un comportamiento frecuente que se hace parte de nuestra forma de vivir. Tú mismo has enseñado en reiteradas ocasiones que si deseas tener éxito debes procurar llenarte de hábitos exitosos como orar a diario, leer la Biblia, congregarse en una iglesia sana, hacer ejercicio físico todos los días (caminar, correr, andar en bicicleta, otro), tomar abundante agua, acostarse temprano, sonreír más, saludar amablemente a los vecinos, comer en las horas indicadas, ir al baño con frecuencia, revisar lo que hemos hecho bien o mal al final del día, ahorrar para el futuro, decir no más seguido, etc., etc., etc. Pero si sigues practicando hábitos dañinos como ver televisión hasta tarde, navegar por las redes sin control, despilfarrar lo que ganas, comer comida chatarra, preferir el café/gaseosa/té por sobre el agua pura, no corregir a tus hijos o maldecirlos con palabras destructivas, entre muchos más hábitos negativos; lo único que conseguirás es auto-destruirte. Por eso, cuando las cosas no te resultan debes hacer un inventario honesto de ti y preguntarte qué hábitos nocivos estás practicando que te han llevado a un mal estado de salud, a una crisis matrimonial, a un quiebre financiero, a un bajón en tu vida espiritual, entre otras situaciones adversas. Es el ejercicio de tus hábitos quien determina tu futuro.

TERCER CÓMPLICE: Amistades Gallinescas.
Gabriel, ¿recuerdas aquella ocasión cuando predicaste tan inspirado que tus feligreses lloraban mientras te oían? En cierto punto del sermón dijiste: “Procura juntarte con águilas si quieres aprender a volar, y deja de juntarte con gallinas si quieres dejar de picotear el suelo”. ¡Qué buena frase! Pero, ¿la cumples? Mi amigo, sabes perfectamente que las amistades, compañías y gente con la que pasamos a diario tienen mucha influencia en nuestro existir. Claro está que a veces no podemos elegir nuestros compañeros de colegio, colegas de trabajo, familiares o vecinos; ellos están ahí y tenemos que aprender a convivir con los tales, pero sí puedes elegir quienes serán parte de tu círculo íntimo, aquellas personas que ocuparán un lugar especial en tu corazón, personas a quienes llamas “amigos de verdad”. Son esas personas quienes pueden sacarte del pozo o hundirte más en él. Por eso es que a veces no surges en la vida porque sigues insistiendo en darle poder a personas negativas, amargadas, frustradas, viciosas, pecadoras y mal habladas que “te darán cientos de razones por las que no puedes triunfar en la vida”…, ¡necio! A esas personas muéstrales la puerta y mándalos volar de tu vida. También debes alejar a los “vampiros emocionales” que son aquellas gentes que siempre están mal, siempre llorando, siempre con problemas, siempre haciéndose la víctima, llamando la atención de los demás con sus quejas, lágrimas, gritos; los tales son expertos en buscar “muletas humanas” en quienes apoyarse pero la verdad es que no quieren luchar, quieren solo llorar y ser consolados sin la mínima intención de cambiar. Apártate de esos Dráculas, si no lo haces te dejarán sin energía y hasta sin espíritu.

CUARTO CÓMPLICE: Palabras Hirientes.
Gabriel, las palabras tienen poder, ¿no lo has olvidado verdad? Lo enseñas cada domingo cuando predicas; no obstante a menudo salen palabras de tu boca que no deberías haber pronunciado. Lo sabes bien porque “las palabras cobran vida”, “las palabras se vuelven realidad una vez pronunciadas”, “las palabras abren o cierran puertas” (estoy citando tus frases favoritas). Entonces, ¿por qué insistes en llamarte tonto, débil, perdedor, inadecuado, inepto? Lo que deberías hacer es todo lo contrario, mirarte al espejo y llamarte sano, próspero, limpio, abundante, capaz, competente, triunfador. No se trata de un discurso motivacional, es “sanarte a través de tus palabras”, es “crearte caminos de bendición por medio de tus dichos”. De ahí mi estimado amigo que debes cuidar mucho lo que dices acerca de ti mismo, ni siquiera se te ocurra maldecirte porque tal maldición se volverá un hecho. Empodérate por medio de tus frases, bendícete con tu lenguaje hablado; ¿hasta cuando permitirás que tu lengua se enseñoree de ti? ¿será que aprenderás alguna vez a dominar tu bocota? ¿no ves que te haces daño a ti y tus cercanos cuando emites comentarios nocivos acerca de ti mismo? ¡Sacúdete Gabriel! Tus palabras, por más pequeñas que parezcan, son tremendamente importantes, selecciona muy bien lo que vas a decir sobre todo cuando se trata de ti.

QUINTO CÓMPLICE: Círculo Vicioso.
Gabriel, el siguiente cómplice es quizá el más difícil de identificar, ¿sabes por qué? Porque la mayoría de las personas tiende a caminar dentro de él sin darse cuenta, lo han hecho por años así que les resulta “normal” avanzar, tropezar, caer, levantarse, volver a avanzar…, y así sucesivamente. Los círculos viciosos se componen de malas decisiones, malos hábitos, malas amistades y malas palabras; o sea, todos los cómplices anteriores. Es tan sutil el círculo vicioso que uno puede permanecer años allí drenando su vida para un día despertar, mirar hacia atrás y preguntarse, “¿qué me pasó? ¿por qué nunca pude surgir?”. Sencillo, porque estuviste por décadas marcando el paso en el maldito círculo vicioso. Ay mi amigo, el círculo vicioso es seductor, atractivo, complaciente, cómodo; en él nos sentimos bien porque es una rutina conocida y nos brinda una falsa paz cuando las cosas marchan bien, pero cuando viene la caída ––siempre viene––, experimentamos con horror el verdadero círculo…, pero la gente permanece allí esperando que algo cambie cuando en realidad eso nunca sucederá. ¿Qué hacer? La respuesta es simple: ¡Rompe el ciclo! Esto es algo que sabes que tienes que hacer pero no es tan fácil, tres ingredientes son necesarios: determinación, acción y perseverancia; todo eso impregnado de auto-disciplina. ¿Estás dispuesto a dejar el círculo? Un giro de 180 grados es lo que necesitas no uno de 360 porque de hacerlo quedarás donde mismo.

SEXTO CÓMPLICE: El Cachudo, el Mandinga, el Diablo, Satanás, el Enemigo.
Gabriel, hay un ser espiritual que conoces muy bien, uno cuya historia es más antigua que la del mismo hombre. Yo sé que no te gusta hablar de él ni darle más importancia de la que se debe, pero también sé que no ignoras su existencia puesto que el mundo espiritual es real y él es príncipe de esa esfera. Este personaje busca aniquilarte, minimizarte, estancarte; no quiere que surjas, que triunfes, que logres nada bueno en la vida, ¿sabes por qué? Porque es enemigo de Dios y de todo lo que procede del Creador, ¡y tú eres su máxima creación!; por tanto al no poder dañar a Dios puesto que Él es invencible, lo hará con sus criaturas para de esa manera intentar perjudicar la Obra del Diseñador. ¿Entiendes lo que digo? Es un juego de poderes donde los humanos somos las fichas. De ahí que este personaje hará todo lo posible para obstaculizar la bendición ya sea en tu vida personal, matrimonial, familiar, financiera, espiritual, en tu salud física, emocional, en tus proyectos, en tus emprendimientos, en tus metas…, ¡en todo! Este diablo, Satanás, enemigo es formidable, pero no tanto como el siguiente integrante de la conspiración que hay en tu contra, por eso mi estimado amigo pon atención al siguiente cómplice.

SÉPTIMO CÓMPLICE: Tú mismo.
Gabriel, Gabriel, Gabriel…, ya sabes para dónde va este párrafo. Es algo que lo vienes enseñando, predicando, aconsejando y escribiendo desde hace años: “EL PEOR ENEMIGO DE TI ERES TÚ MISMO” (te estoy citando literalmente). Nada nuevo te estoy diciendo pero, ¿lo has asimilado con profundidad? ¿estás consciente que muchas de las cosas malas que te suceden son porque tú mismo decidiste mal en el pasado y lo sigues haciendo en el presente? ¿sí sabes que muchos de tus malos hábitos que llevas practicando por años te están pasando factura verdad? ¿asumes que las personas con las que te juntas intencionalmente no son muy buen trigo que digamos y que influyen en tu estado de ánimo, emociones y hasta acciones? ¿no me digas que no aceptas que las palabras que a veces salen de tu boca no son las mejores? ¿será que no te das cuenta que el círculo vicioso en el que caminas te está matando? ¿o acaso no fuiste tú quien le dio permiso al diablo para controlar tu vida? ¡Vamos hombre, asume tu responsabilidad! No me vengas con cuentos baratos, eres tú el principal y más poderoso conspirador contra ti mismo. Eres tú y no otro que el construye a diario su futuro o lo destruye; sí, no hay más. Los otros seis conspiradores se someten a ti, ¡tú tienes el control para hacerlos poderosos! No, no te enojes conmigo, lo que te estoy diciendo es lo mismo que tú enseñas a tus feligreses, a tus alumnos, a tus mentorizados. Eres tú el fabricante de tu propia desgracia, pero también puedes hacer lo contrario, diseñar un presente y futuro glorioso para ti y tus seres queridos…, ¡TÚ, TÚ, TÚ!

Bien, hasta aquí mi soliloquio. Si alguno de mis lectores se siente identificado con esta tertulia personal, apodérese de las verdades vertidas y procure cuanto antes “desarmar” la conspiración que a diario se levanta contra usted, conspiración a la cual pertenecen varios cómplices que han jurado destruirlo y no descansarán hasta hacerlo. Pero tenga ánimo, ¿acaso no le dije? El Dios al que sirvo me dijo que “ningún arma forjada podrá contra mí”, eso incluye esta alianza maligna; pero también me ofreció protección, cuidado, amor, seguridad, estabilidad. Y yo le creo, sí, mi confianza está en Él, no en mí. Por eso lucho a diario no con mis fuerzas sino con las Suyas, porque mi poder es limitado pero el suyo es ilimitado. Dios me dijo que camine la segunda milla y que al hacerlo Él se encargará del resto. Y eso es lo que estoy haciendo, sigo adelante a pesar de mí mismo porque sé que no estoy solo, mi Dios me sostiene y me dice “no temas, yo te ayudo”.

ORACIÓN: Gracias Señor por ser mi socorro en tiempos de angustia, gracias por protegerme cuando las cosas están mal, gracias por levantarme cuando he caído. Ayúdame a creer que saldré adelante y perdóname por ser tan necio, ahora reconozco que muchas veces no surjo en la vida porque yo mismo lo estropeo todo; pero Tú me das la salida, Tú pones en mí las capacidades para triunfar, ganar, avanzar; ayúdame a creer que contigo soy mayoría, contigo SOY UN VENCEDOR. ¡Amén!

by Gabriel Gil 
Rompiendo las cadenas conspiracionales

Desarolla una Autoimagen Sana (Prédica)

a51a310e34db7fd7e47ebc7684668ff0

DESARROLLA UNA AUTOIMAGEN SANA

Irma es una mujer madura que fue mi asistente personal por algunos años cuando yo fui Director del Seminario Teológico de mi denominación. Ella no tiene estudios universitarios, tampoco es bilingüe ni posee diplomas rimbombantes que la avalen como una teóloga destacada; sin embargo fue una gran ejecutiva y de mucha ayuda para mi gestión, y lo sigue siendo para el director actual. Ella se ha desempeñado como asistente de directores por muchos años y aunque algunos piensan que sería bueno sacarla de esa posición por la edad que tiene, la verdad es que su trabajo se ha hecho indispensable para el buen funcionamiento del Seminario. Por cierto, ella es discapacitada; su pierna izquierda no solo es más corta que la derecha sino también está retraída visiblemente lo que hace que su andar sea penoso y un tanto demorado. No obstante Irma se mueve de un lugar a otro sin mayores problemas, es capaz de atravesar una sala llena de gente sin ápice de vergüenza ni tampoco titubea a la hora de dar su opinión delante de los demás; es inteligente, amable y muy competente. Uno podría pensar que ella al tener

33981216_10213440159176240_4286631030766436352_n

 esa discapacidad tan notoria sería una mujer acomplejada, triste o amargada; todo lo contrario, es alegre, proactiva y empeñosa. Seguramente en su vida ha debido enfrentar burlas, comentarios despectivos, la lástima de la gente y obstáculos físicos en la calle, en los edificios, en el transporte; pero eso no la ha detenido…, ¡ella ha enfrentado la vida como una guerrera! ¿Cómo lo hace? Sencillo: Irma tiene una sana imagen de sí misma. Ella sabe lo que es y sabe lo que vale; sus limitaciones físicas no la limitan mental ni espiritualmente.

El segundo paso para vivir la vida que Dios tiene para ti es “Desarrollar una imagen sana de ti mismo”. Esto significa que debes basar tu auto-estima en lo que dice la Palabra de Dios acerca de ti, en vez de lo que dicen los demás, o lo que dicen las circunstancias, o lo que dice tu billetera. Cómo te ves y cómo te sientes acerca de ti mismo tendrá un alto impacto en tu avance en la vida. ¡Nunca llegarás más allá de la imagen que tienes de sí mismo en tu mente!

Entendamos que AUTO-IMAGEN y AUTO-ESTIMA son cosas que van de la mano, la una complementa a la otra ya sea para bien o para mal. Permítanme explicarle el porqué.

  • La Auto-estima es aquel profundo sentimiento que usted tiene de sí mismo, es cómo se estima usted mismo, su propia opinión acerca de usted. Auto-estima es saber qué tan importante es usted o que tan valorado se siente. Auto-estima es el sentir que dice “me gusto” o “no me gusto”.
  • La Auto-imagen es como una pintura, un cuadro, un retrato suyo hecho por usted mismo. Es quién y lo que usted se imagina ser, quien cree usted que es. Esta auto-imagen la construimos nosotros mismos a través de nuestras experiencias y en base a lo que oímos de los demás acerca de nosotros. La auto-imagen es el espejo de nuestra alma.

Ahora les explico cómo se fusionan la auto-imagen y la auto-estima en cada uno de nosotros:

“Si usted se ve como una persona sin cualidades, sin importancia, insignificante, sin atractivo, inferior o inadecuado actuará según como se ve. Ese actuar será tonto, indeciso, lleno de errores y miedos lo que afectará su auto-estima, al verse tonto no se apreciará como una persona valiosa”.

En términos sencillos la IMAGEN QUE TENGA DE SÍ MISMO afectará la ESTIMA, VALOR, IMPORTANCIA de su propia persona. Si usted se ve como un perdedor entonces actuará como tal, pero si se ve como un ganador entonces andará por la vida triunfando y ganando. Al actuar según como se ve afirmará su auto-estima para bien o para mal. Así entonces si se ve como una persona triunfadora, llena de habilidades, inteligente, atractiva y capaz de conseguir sus metas, entonces actuará como un vencedor y su auto-estima se elevará porque su actuar hace que ésta se refuerce para bien.

La clave para desarrollar una imagen sana de sí mismo es VERNOS COMO DIOS NOS VE. ¿Y cómo nos ve Dios?

  • Como si fuésemos ángeles: Seres superiores (Salmos 8:5)
  • Como una creación admirable: Personas maravillosas y con mucho potencial (Salmos 139:14)
  • Como administradores de la Tierra: Con capacidades de mayordomía y capaces de gerenciar bien  sus recursos (Génesis 1:26)
  • Como parecidos a Él: A imagen y semejanza de Dios  (Génesis 2:7)

EN SÍNTESIS, Dios nos ve como ganadores, triunfadores, capaces de forjar nuestro futuro, como personas sanas, felices, prósperas en todos los sentidos, como seres inteligentes, alegres, fuertes, valientes y dotados con todos los recursos para hacer de nuestra vida una experiencia maravillosa mientras estemos aquí en la Tierra. ¿Por qué entonces conformarnos con vernos de otra manera? Les diré porqué: El enemigo de nuestras almas está muy interesado en que nuestra auto-imagen sea negativa, de esa manera jamás avanzaremos a todo el potencial que Dios ha depositado dentro de nosotros.

En la Biblia encontramos un hombre al que Dios veía como un valiente pero él se veía a sí mismo como un cobarde. Dios tuvo que trabajar en su auto-imagen para poder usarlo para su gloria. Leamos Jueces 6

12 El ángel de Dios se le apareció a Gedeón y le dijo:

—¡Qué fuerte y valiente eres! ¡Por eso Dios está contigo!

13 Gedeón le respondió:

—Perdón, señor, pero si Dios está con nosotros, ¿por qué nos pasa todo esto? ¿Por qué no hace milagros como cuando nos libró de Egipto? Nuestros antepasados nos han contado las maravillas que Dios hizo antes; pero ahora nos ha abandonado, nos ha dejado caer en manos de los madianitas.

14 Entonces Dios mismo miró a Gedeón y le dijo:

—Pues eres tú quien va a salvar a Israel del poder de los madianitas. Además de tus propias fuerzas, cuentas con mi apoyo.

15 Gedeón le preguntó a Dios:

—Pero mi Dios, ¿cómo podré librar a los israelitas? Mi grupo familiar es el más pobre de la tribu de Manasés, y yo soy el menos importante de toda mi familia.

16 Y Dios le contestó:

—Podrás hacerlo porque yo estaré contigo para ayudarte. Derrotarás a los madianitas como si derrotaras a un solo hombre.

  • Gedeón no creía en sí mismo así como muchos hoy no creen en sus capacidades, pero eso no importa en el mundo de Dios porque ÉL SÍ CREE EN NOSOTROS MÁS QUE NOSOTROS MISMOS. Por eso Dios usó de todas maneras a este hombre acomplejado, negativo, que se veía a sí mismo como pobre y el menos importante de su familia. Dios es especialista en cambiar la forma en la cual nos vemos, pero para que eso ocurra debemos dejar que el Señor trabaje en nuestro interior.
  • Lo mismo pasó con Moisés. Cuando Dios se le apareció para darle la misión de liberar a Israel de la esclavitud de Egipto Moisés objetó: “No sé hablar”, fueron sus palabras, pero lo que en verdad estaba diciendo era que no se consideraba apto, capaz, competente; Moises se veía así mismo como un inepto. Pero Dios trabajó en Él para convertirlo en el líder que llegó a ser.
  • Hay otro caso de auto-imagen insana en los 10 espías que dieron un informe negativo cuando volvieron de explorar Canaán. Esto fue lo que pasó con ellos: “Pero los otros que habían ido con él empezaron a desanimar a los israelitas diciéndoles que el territorio era malo. —¡No lo hagan! —les decían—. ¡No podremos vencer a gente tan poderosa! ¡Los que viven allí son gigantes, como Anac! ¡Ante ellos nos veíamos tan pequeños como saltamontes y así les parecíamos a ellos! Además, es un lugar en donde no se puede vivir. Es tan malo que la gente se muere como si se los tragara la tierra” (Números 13:33). Es interesante notar dos cosas aquí: En primer lugar los espías se vieron a sí mismo como saltamontes, y en segundo lugar pensaron que así mismo les veían los demás. ¡Que fantástico poder tiene la auto-imagen sobre nosotros mismos!

EN CONCLUSIÓN

Fuiste diseñado para avanzar, escalar, crecer, enfrentar dificultades y vencer; pero si sigues mirándote como un pecador empedernido que no tiene derecho a la bendición jamás podrás alcanzar todo lo que Dios tiene para ti. Deja de mirarte como un saltamontes y mírate como Dios te ve, como un guerrero que puede conquistar cualquier proyecto, meta, situación adversa, enfermedad o crisis que tengas por delante.

Y recuerda, “hasta que no te veas como Dios te ve jamás tendrás una vida victoriosa”. Pero, ¿cómo logro cambiar mi auto-imagen? Te presento 10 poderosos consejos:

  1. Lee la Biblia todos los días
  2. Escucha predicaciones o enseñanzas que corrijan tu vida
  3. Júntate con gente que te impulse hacia arriba y no con quienes te jalen hacia abajo
  4. Declara a diario que eres un vencedor, con el tiempo lo creerás. ¡y deja ya de maldecirte con palabras crueles hacia ti!
  5. Actúa como si pudieras vencer, lograr, conquistar o hacer
  6. Pídele a dios te ayude a dejar en el pasado las palabras negativas que oíste que decían de ti, pídele te ayude a dejar en el pasado las malas experiencias que tuviste en tu infancia o adolescencia, pídele a dios te sane por dentro
  7. Párate frente al espejo de tu baño y mírate, no quites la mirada, y di: gracias señor porque soy una creación admirable, única, bella y potente
  8. Canta a todo pulmón las maravillas de dios, hacerlo liberará en ti la tristeza que llevas por años
  9. Elogia a otras personas con palabras de afirmación: “te ves bien, hueles rico, lo hiciste bien”. al hacerlo estás sembrando y algún día recibirás también tus propios elogios.
  10. Celebra tus logros, prémiate, disfruta tus metas conquistadas. eso afirmará tu auto-imagen

Oremos!

Este es el segundo sermón de la serie “Vive la vida que Dios tiene para ti”. Si desea leer el primer sermón haga click en este enlace (Expande tu visión): https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/19/expande-tu-vision/


18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n

by Gabriel Gil. Pastor, Coach-mentor. Escritor y maestro de habilidades para la vida

 

EXPANDE TU VISIÓN

misiuneQuisiera hablarles acerca de ampliar, extender, ensanchar, agrandar su visión. Para esto vamos a recurrir a un versículo bíblico el cual interpretaré más adelante. El pasaje en cuestión se encuentra en Isaías 54:2

Reina Valera 1960: “Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas”.

Nueva Versión Internacional: “Amplía el espacio de tu carpa, y despliega las cortinas de tu morada. ¡No te limites! Alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas”.

Dios Habla Hoy: “Agranda tu tienda de campaña, extiende sin miedo el toldo bajo el cual vives; alarga las cuerdas, clava bien las estacas”.

Nueva Traducción Viviente: “Agranda tu casa; construye una ampliación. Extiende tu hogar y no repares en gastos”.

CONTEXTO HISTÓRICO

El versículo que acabamos de leer se debe entender dentro del contexto de Isaías 54 versos 1 al 10. Estos 10 versículos profetizan la restauración futura de la nación de Israel que se cumplió en el reinado de Dario el Persa, un emperador benevolente que procuró el bien de la nación Judía (reinó desde el 521 hasta el 486 a.C.). En estos 10 versos se promete prosperidad a Israel como una respuesta a su queja de que habían sido abandonados por Dios (Isaías 49).

APLICACIÓN PARA EL PRESENTE

Isaías 54:2 nos habla de…

  • Ensanchar
  • Extender
  • Ampliar
  • Agrandar

¿Qué cosa?

  • Tu tienda
  • Tu carpa
  • Tu hogar
  • Tu casa

¿Cómo hacerlo?

  • Sin límites
  • Sin temor
  • Sin escasez
  • Sin reparar en gastos

He aquí mi interpretación: AMPLIA TU VISIÓN, NO TE LIMITES AL SOÑAR, ENSANCHA TUS PENSAMIENTOS, DEJA DE MIRAR AL SUELO Y LEVANTA TU CABEZA; EL DIOS AL QUE SERVIMOS QUIERE VERTE SANO, FELIZ, PRÓSPERO, ABUNDANTE Y BENDECIDO; PERO ESO JAMÁS PASARÁ HASTA QUE AMPLÍES TU VISIÓN.

Déjame darte algunas verdades respecto a “expandir tu visión”, aférrate a ellas como lo haría un náufrago a un salvavidas.

1ª VERDAD: “Visualiza tu futuro”. Para expandir tu visión necesitas verte en la meta antes de llegar a ella. Necesitas verte sano antes de recibir sanidad; necesitas verte libre de deudas antes de cancelar todo lo que debes; necesitas verte graduado antes de terminar tus estudios. Visualízate como un campeón no como un perdedor.

2ª VERDAD: “Desarrolla una mentalidad de Triunfador”. Expande tu mente, “no eches vino nuevo en odres viejos”. Cambia tus viejos y malos hábitos por nuevos y mejores hábitos. Desecha esos pensamientos rancios que no te llevan a ninguna parte, reemplaza esas estructuras mentales cuadradas que no te han permitido mirar más allá de tus narices, simplemente desarrolla una nueva forma de pensar.

3ª VERDAD: “Eleva tus Expectativas”. Muchas veces recibimos poco porque esperamos poco. Sin embargo el Maestro dijo “al que cree todo le es posible”. Tienes que convencerte que a Dios no le escasean los recursos, el problema es nuestra raquítica fe. Por eso, pide más y pide con fe, con expectativas altas. Sirves al Dios que creó el Universo entero, atrévete a hacer oraciones osadas y esperar lo mejor.

4ª VERDAD: “Cree que Dios quiere Bendecirte”. Debes entender que “Dios no te tiene mala”, no te persigue para matarte. Él procura tu bien, Él quiere que te vaya bien…, “Dios conspira a tu favor”; al pensar así atraemos hacia nosotros el favor de Dios. Por el contrario, cuando pensamos que estamos solos y que no le importamos a Él creamos en nosotros una sensación de orfandad…, ¡Y no somos huérfanos!

5ª VERDAD: “No Limites a Dios”. Si quieres ampliar tu visión debes dejar de limitar a Dios, ¿y cómo lo limitamos? Con nuestras palabras de escasez: No tengo, no puedo, nunca lo lograré, jamás saldré adelante, siempre seré el mismo, es lo que hay, etc. ¡NO! En vez hablar escasez habla abundancia. ¿Cómo logramos esto? Muy fácil, júntate con águilas, así elevarás el suelo; pero si sigues juntándote con gallinas jamás despegarás del suelo.

CONCLUSIÓN.

Quiero terminar con un episodio en la vida de Jesús, lo encontramos en Marcos 8:22-25. En este relato encontramos al Maestro devolviéndole la vista a un ciego “dos veces”; lo interesante es que la primera vez lo sanó a medias, pero a Él no le gusta las cosas a medias así que lo tocó por segunda vez, ¡y ahora sí podía ver! Que interesante, la primera vez el ciego le respondió: “Yo veo a los hombres como si fueran árboles”; o sea su visión era borrosa y necesitaba ser ajustada, por eso Jesús lo tocó por segunda vez.

Yo creo que los que estamos aquí hoy necesitamos que Dios ajuste nuestra visión porque andamos viendo borrosamente, pero el Señor quiere que veamos su poder claramente.

En la Biblia encontramos a Dios haciendo la misma pregunta siete veces: “¿QUÉ VES?”. Eso nos demuestra que Dios está interesado en que ampliemos nuestra visión, sólo así accederemos a la vida que Él tiene para nosotros.

ACARREA LA BENDICIÓN Y NO LA MALDICIÓN

35077759_10216768492222317_890943480396775424_n

Estudio bíblico para varones de Cristo en Casa – Miércoles 06 de junio del 2018. Por Gabriel Gil, Pastor

Pasaje de Estudio en Josué 7:19-26

Contexto Histórico (Josué 7:1-18)

Israel había conquistado Jericó de manera milagrosa (Josué 6), y ahora se aprestaban para conquistar Hai, una ciudad fortificada ubicada en la región montañosa del noroeste de Canaán mucho más pequeña que Jericó. Y por ser más chica los guerreros de Josué se sintieron confiados así que dijeron “con unos dos mil o tres mil soldados es suficiente, no es necesario que canses a todo el ejército” (7:3). Sin embargo la derrota que sufrieron por parte de los “haianos” fue devastadora (7:4).

Josué y los ancianos de Israel atribulados por la situación acudieron a Dios para preguntarle el porqué de la derrota (7:5-9). La respuesta de Dios no se hizo esperar: «Pero el Señor le dijo a Josué: —¡Levántate! ¿Por qué estás ahí con tu rostro en tierra? ¡Israel ha pecado y ha roto mi pacto! Robaron de lo que les ordené que apartaran para mí. Y no solo robaron sino que además mintieron y escondieron los objetos robados entre sus pertenencias. Por esa razón, los israelitas huyen derrotados de sus enemigos. Ahora Israel mismo será apartado para destrucción. No seguiré más con ustedes a menos que destruyan esas cosas que guardaron y que estaban destinadas para ser destruidas» (7:10-12).

Es en este contexto donde aparece ACÁN, pues fue él quien no obedeció la orden de Jehová: «No se queden con ninguna cosa que esté destinada para ser destruida, pues, de lo contrario, ustedes mismos serán destruidos por completo y traerán desgracia al campamento de Israel. Todo lo que esté hecho de plata, de oro, de bronce o de hierro pertenece al Señor y por eso es sagrado, así que colóquenlo en el tesoro del Señor» (6:18-19).

Significado del nombre Acán: En hebreo aµk_ar “Acarreador de dificultades”. También significa “el que es una molestia”, “el que perturba”, “torcido y perturbador”.

¿QUÉ FUE LO QUE HIZO ACÁN?:

“Y Acán respondió a Josué diciendo: Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel, y así y así he hecho. Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, y doscientos siclos de plata, y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos, lo cual codicié y tomé; y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero debajo de ello” (7:20-21).

Nótese las tres acciones en el pecado de Acán:

  • 1º Ví
  • 2º Codicié
  • 3º Tomé

ESTUDIEMOS LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO DE ACÁN

1. Causó la derrota de todo un país

2. Perjudicó su propia vida

3. Trajo mal a su familia

Es decir, TU PECADO SIEMPRE AFECTARÁ A QUIENES TE RODEAN, NO SOLO A TI. El pecado puede tomar mil formas: Una mala decisión, falta de liderazgo en el hogar, mala administración financiera, hábitos destructivos, vicios enraizados, infidelidad conyugal, falta de proactividad, pereza mental-física-espiritual, carencia de aspiraciones sanas, falta de disciplina, otros.

A MODO DE CONCLUSIÓN: ¿QUÉ APRENDO DE LA HISTORIA DE ACÁN?  “LA PRÁCTICA DEL PECADO ME AFECTA A MÍ Y A MI FAMILIA,

PERO MI VIRTUD TAMBIÉN”.

Leyendo el otro día mi Biblia me encontré con un pasaje que ya antes había leído, pero que ahora cobraba más sentido que nunca, ¿te ha pasado? es decir, lees cientos de veces un pasaje y de pronto un día…, ¡bam! parece que ese versículo tan conocido estalla en tu corazón; es un «rhema» de Dios viniendo a ti.

El PASAJE

(6) Si pecas, eso no afecta a Dios;

por muchos pecados que cometas, no le haces nada.

(7) Y si actúas bien, nada le das;

no le haces ningún beneficio.

(8) Es a los hombres como tú a quienes afecta tu pecado

y a quienes benefician tus buenas acciones.

Job 35

LECCIÓN

Aprendí que mi conducta ––buena o mala–– no produce ningún mal o beneficio al Creador, es más bien a mí mismo y a mis semejantes a quienes afecta. ¡Así es! la raza humana es como un juego de dominó, si una pieza cae todas las demás caerán…, “estamos conectados los unos con los otros” a pesar de nuestras diferencias de credo, raza, color de piel, idioma y estatus socio-económico, “somos harina de un mismo saco”. Por tanto, debo esforzarme para que mi accionar aquí en la Tierra sea de bendición para muchos, al hacerlo de alguna manera u otra me beneficiaré a mi mismo porque la cadena de la especie humana está ligada a mí. Lo dice la Biblia, “lo que siembras cosechas” (Salmos 126:5; Proverbios 11:18; Proverbios 22:8; Gálatas 6:7-8; 2ª Corintios 9:6; Lucas 19:20-21; Mateo 13:24).

Ahora imagínense si aplicásemos esto directamente a nuestras familias…, ¡la bendición del Todopoderoso siempre estaría de nuestro lado! Lo que trato de decirles es sencillo: Así como el pecado afecta nuestra vida y a nuestros seres queridos, la práctica de virtudes también. Es preferible conducirnos correctamente para que la bendición fluya como una cascada de oportunidades cayendo sobre nuestras vidas y salpicando a los que están cerca nuestro.

¡Sé un acarreador de bendiciones, no de maldiciones!

by Gabriel Gil

NO HABLES MAL DE MÍ, CELEBRA CONMIGO

images

–– ¿Supiste que a fulano se les está yendo la gente de la iglesia?
–– Me enteré. Es que tú sabes como es él, era cuestión de tiempo nomás
–– Sí, además sus finanzas están bajas, tuvo que salir a trabajar en lo secular porque la iglesia no le da
–– Y bueno, ¿que podís esperar cuando no se hace bien la pega?
–– Es verdad. Algunas de sus ovejas han llegado a mi iglesia y me han contado atrocidades de él y su señora
–– A mí también me ha tocado ministrar a varios heridos. No me extraña que las cosas le estén saliendo mal
–– Oremos por fulano, quizá tiene un pecado oculto y el Señor lo está descubriendo
–– Sí, oremos. Mmmm…, ¿cuál es ese pecado? No sabía. Te pregunto para que oremos más específicamente

El diálogo que acabamos de leer y que es producto de mi imaginación no está tan lejos de la realidad. Muchas veces incurrimos en el “chismerío santo” para hablar mal de nuestros colegas (me incluyo). Es que el chisme, el hablar mal del otro, curiosear en los fracasos del compañero es “maléficamente placentero”, o al menos así lo declara la Biblia cuando dice: “Los chismes son deliciosos manjares, que penetran hasta lo más profundo del ser” (Proverbios 18:8).

Este acto de “chismear” tiene diferentes niveles, todos ellos son malos pero hay algunos que son atroces:

1º Está el “CURIOSEO SANO”. Al menos eso dicen quienes lo practican. Se trata de averiguar lo que está aconteciendo en la vida de Fulano, Sultano y Mengano. Enterarse de los pormenores de sus fracasos, enfermedades o caídas no por interés sincero, sino por pura curiosidad maliciosa; esto se da por lo general “en los pasillos”.
Ejemplo:
– ¿Y de qué murió? ¿sabes la causa?
– De un patatús.
– Ah, lo sospeché, es que nunca se cuidó
– Es verdad, comía como cerdo

2º Está el “CHAQUETEO”. Modismo chileno que hace alusión a la acción de desear el mal a aquellas personas a quienes les está yendo bien, dudar de los méritos del otro, envidiar los ascensos, promociones, aciertos y logros del compañero a través de frases mordaces, cínicas y hasta enjuiciadoras. El chaqueteo puede hacerse de manera pública o privada.
Ejemplo:
– A éste lo eligieron sólo por su labia
– Sip, voy a pedirle que me enseñe, en una de esas también a mí me toca la bendición
– Jajajaja
– Jejejeje

3º También tenemos la “HABLADURÍA SANTA”. Consiste en chismear con las desventuras del otro pero en un tono “espiritual”, como para acallar la conciencia enjuiciadora. Casi siempre se citan versículos bíblicos y se termina con la frase “oremos”, lo que en la práctica nunca ocurre.
Ejemplo:
– La hija de Mengano quedó embarazada
– Sí, y tanto que predicaba de la santidad
– ¡Eso le pasa por ser un santulón!
– Pero bueno, nadie está libre. El que cree estar firme…
– Mire que no caiga
– Mejor oremos

4º Existe lo que yo llamo “REGOCIJO INSANO”. Es la acción de alegrarse ––internamente–– cuando al colega las cosas no le resultaron. Esta alegría es maquiavélica y difícil de discernir porque es macabra. Quienes se gozan con las desgracias del otro están podridos por dentro, pero jamas lo reconocerán.
No tengo un ejemplo gráfico porque esta acción es interna, no se demuestra, quienes la practican son maestros del disfraz.

5º Por último tenemos la “ENVIDIA MINISTERIAL”. Es una de las acciones más antiguas y peligrosas, y consiste, tal como su nombre lo indica, en envidiar el éxito, iglesia, finanzas, fama, puesto y hasta la esposa del colega.
Ejemplo:
– ¿Y cómo le va a la viuda de Sultano desde que asumió la iglesia?
– Ahí va, ha sido duro para ella, hay que apoyarla
– Ojalá me hubiesen dado a mí la iglesia, sé que la habría hecho crecer, no como esa mujer que lo único que está haciendo es destruirla
– No hables así compañero…, pero es verdad, de que está acabando la iglesia la está acabando

Un colega de ministerio dijo en cierta ocasión: “En el pastorado muchos de nuestros pequeños triunfos los vivimos solos. Las derrotas son parte muchas veces de las conversaciones en los grupos pastorales, parte de la critica liviana” (Luis Martínez). ¡Cuanta verdad hay en esta frase! Y yo, lo reconozco, he caído varias veces en este error (mea culpa). ¿Cuando aprenderemos a apoyarnos, alegrarnos con los logros del otro y a dolernos de verdad cuando el colega cae o cuando las cosas no le estén saliendo? No seamos como Saúl que se enojó porque a David le atribuyeron 10.000 y a él sólo 1.000, más bien seamos como Jonatan quien se alegró que a su amigo David lo nombraron rey en lugar de su padre.

UNA COSA ES CIERTA, el chisme, el curioseo sano, el chaqueteo, la habladuría santa, el regocijo insano y la envidia ministerial NO SON DE DIOS, es un mal que golpea al cuerpo ministerial de la Iglesia de Jesucristo (ya sea una denominación, corporación o iglesias independientes); mal que debe ser extirpado cuanto antes. El primer y más radical paso para eliminar esto es: ¡CERRAR TU BOCA! Al hacerlo te harás un bien a ti mismo y beneficiarás al colegio pastoral porque no contribuirás al chisme, sino que lo pararás en seco.

Te propongo algo: “Habla a las espaldas de tus colegas, pero habla bien, comenta sus logros con los demás, promuévelo entre los compañeros, ensálzalo, maximiza sus virtudes, deséale el bien, ayúdalo a coronar cumbres, incluso ¡visítalo y pasa tiempo con él! Al hacerlo provocarás un efecto dominó que con el tiempo provocará que la bendición llegue para ti y para quienes has hablado bien”.

by Gabriel Gil
“CERRANDO LA BOCA DE LA MALDICIÓN”
CUIDADO PASTORAL PARA PASTORES
IDD TERRITORIO CENTRO – CHILE