¡ASEVÉRALO Y RECÍBELO! El poder de afirmar explicado bíblica y científicamente

las-aseveraciones-3-638

¿Qué tan cierto es el título de este sermón? Es decir, ¿realmente recibiremos todo aquello que aseveremos?

Definamos ASEVERAR: “Es asegurar que lo que se está diciendo es real y que sucede o sucederá sin un ápice de duda o exageración”. Algunos sinónimos de aseverar son: afirmar, expresar, declarar, sostener, asegurar, garantizar.

En la Biblia encontramos varios ejemplos de personajes que aseveraron algo y sucedió tal como lo afirmaron, a continuación unos pocos casos:

  1. El caso de Abraham cuando fue a sacrificar a su hijo: «Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio el lugar de lejos. Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros» (Génesis 22:4-5).
  2. El caso de los Espías en Canaán: «Si el Señor se agrada de nosotros, él nos llevará a salvo a esa tierra y nos la entregará. Es una tierra fértil, donde fluyen la leche y la miel. No se rebelen contra el Señor y no teman al pueblo de esa tierra. ¡Para nosotros son como presa indefensa! ¡Ellos no tienen protección, pero el Señor está con nosotros! ¡No les tengan miedo!» (Números 14:8-9).
  3. El caso de David cuando enfrentó al Gigante: «Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel» (1ª Samuel 17:46).
  4. El caso del Centurión romano: «Pero el centurión respondió y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; mas solamente di la palabra y mi criado quedará sano» (Mateo 8:8).
  5. El caso del naufragio de Pablo: «Les ruego que coman algo. Esto es necesario, si quieren sobrevivir, pues nadie va a perder ni un cabello de la cabeza» (Hechos 17:34).

Pero, ¿es suficiente con aseverar, declarar, asegurar, sostener o garantizar que algo ocurrirá? ¡NO!, no es suficiente pero es el inicio.

La aseveración pone en acción la fe y la fe debe demostrarse con hechos concretos y no quedarse sólo en proclamas (“La fe sin obras es muerta” Santiago 2:17). Ejemplos Prácticos:

  1. Aseveración: “¡Sé que me irá bien en el examen de hoy!”. Acción: Estudiar  disciplinadamente previo al examen a fin de aprobar cuando sea el tiempo de rendirlo.
  2. Aseveración: “¡Creo que este año pagaré mis deudas!”. Acción: Realizar un plan para salir de toda deuda y comprometerse a no adquirir más.
  3. Aseveración: “¡Declaro que estoy sana de toda enfermedad!”. Acción: Buscar los mejores medios para encontrar sanidad: Ir al médico, hacerse exámenes, tomarse las medicinas, seguir el tratamiento, cuidar el cuerpo, etc.
  4. Aseveración: “¡Confieso que dentro de poco obtendré mi casa propia!”. Acción: Abrir una libreta de ahorros, comenzar a depositar dinero allí y postular a los subsidios del gobierno para optar a una vivienda.
  5. Aseveración: “¡Estoy segura que mi negocio repuntará!”. Acción: Elaborar estrategias para vender más, asegurarse que tu producto sea de excelencia y sobre todo, verificar que tus clientes quedan satisfechos con tu servicio.

La Aseveración en el Cerebro y el Cuerpo:

En el cerebro existe una área que los científicos han llamado “el centro del habla”. Es allí donde los pensamientos son procesados y convertidos en lenguaje hablado. Los neuro-científicos han descubierto que las palabras habladas con connotación negativa activan la hormona del estrés conocida como “cortisol”, la cual al ser liberada en nuestro cerebro nos pone en estado de alerta, intranquilidad, incomodidad y a la defensiva. Este estado de estrés es causante de un sinnúmero de enfermedades que incluso pueden causar la muerte. Aún más, si a las palabras habladas le agregamos emociones éstas tienen un mayor efecto en nosotros. En cambio cuando aseveramos algo positivo de manera hablada el cerebro emana una sustancia llamada “dopamina” la cual produce sensaciones de placer, bienestar y tranquilidad. Médicos, neurólogos y sicólogos afirman que las personas podrían mantenerse sanas y felices si tan sólo aprendieran a educar sus palabras y programar sus cerebros correctamente. Los médicos también afirman que cuando aseveramos con palabras habladas ––ya sea algo negativo o positivo––, nuestro cerebro obedece ciegamente y envía órdenes al cuerpo para que se haga tal cual se ha aseverado.

La Aseveración y el Espíritu:

Debemos recordar que no sólo somos cuerpo y mente, también nos componemos de espíritu el cual se ve afectado cuando aseveramos afirmaciones tanto positivas como negativas (el espíritu es el centro del ser en el hombre por tanto debemos cuidarlo). Nuestro estado anímico, nuestras esperanzas, las expectativas que nos hacemos de la vida y aún la forma en que nos vemos a nosotros mismos son influenciadas directamente por lo que decimos de manera oral. De ahí que debemos vigilar lo que decimos y más aún cuando lo que decimos es una aseveración. Lo mejor que podemos hacer es aseverar palabras de bendición, valor, ánimo, recompensa, sanidad, oportunidades, favor; en fin, declarar que en Dios podemos alcanzar una vida plena.

CONCLUSIÓN.

David sabía el poder de la aseveración por eso él mismo al verse rodeado de enemigos cobraba ánimo con palabras como éstas:

  • ¡Ten confianza en el Señor! ¡Ten valor, no te desanimes! ¡Sí, ten confianza en el Señor! (Salmos 27:14).
  • Soy una creación maravillosa, y por eso te doy gracias. Tu fino trabajo es maravilloso, lo sé muy bien (Salmos 139:14)
  • Una cosa sé: ¡Dios está de mi parte! (Salmos 56:9)

Quiero terminar con las potentes palabras de nuestro Señor Jesucristo, él dijo: «¡CONFORME A TU FE SERÁ HECHO!» (Mateo 9:29). ¿Y qué tiene que ver la fe con la aseveración? Mucho, pues “la fe es la manifestación de lo que decimos”. ¡Lo que tú aseveras (declaras, afirmas, aseguras) eso recibirás!

by Gabriel Gil. Pastor de CRISTO EN CASA CHILE

Anuncios

CEDE EL CONTROL Y DUERME TRANQUILO – 10 Consejos para la Vida

924409-N

¿Te has despertado a media noche pensando en esa deuda que tienes, esos problemas que te rodean, esa persona que te hace la vida imposible, esa situación que te oprime? ¿Has perdido el sueño por la angustia, el estrés, la incertidumbre de no saber cómo te zafarás de tus enemigos? ¿Has tenido días en los que la intranquilidad ha provocado úlceras en tu estómago, gastritis en tus intestinos, tics nerviosos en tu rostro? ¿Te ha pasado que en ocasiones las épocas que atraviesas son tan difíciles que simplemente no logras tranquilizarte y tu jornada se torna desesperante? Si es así entonces este sermón es para ti, leamos el siguiente versículo:

«Y he aquí, se le apareció un ángel del Señor, y una luz brilló en la celda; y el ángel tocó a Pedro en el costado, y lo despertó diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas cayeron de sus manos» (Hechos 12:7).

¿Notan algo “Raro” aquí?

  • No me refiero a que Pedro estuviera en la cárcel
  • No me refiero a la aparición del ángel
  • No me refiero a la luz brillante que iluminó la celda
  • No me refiero a las cadenas que cayeron de las manos de Pedro

¿Alguien logra percibir lo más “curioso” en este episodio en la vida del Apóstol?

Pedro estaba tan profundamente dormido que no se despertó cuando el ángel apareció ni mucho menos cuando la luz radiante iluminó su celda. Frase clave: DORMIR TRANQUILO.

¿Qué nos dice esto? Pedro había aprendido a relajarse sin importar las circunstancias, Él había aprendido a ceder el control a Aquel que tenía el poder de liberarlo de cualquier situación difícil, Pedro había aprendido a ser feliz a pesar de tener todo en contra (estaba encarcelado porque el rey Herodes le levantó cargos, ¿cuáles? predicar el evangelio; ¡al día siguiente sería enjuiciado a muerte!). Pero, ¿de dónde vino este aprendizaje?

Puedo imaginar a Pedro recordar aquel episodio cuando una tormenta azotó la barca en la que viajaba y en la cual estuvo a punto de naufragar porque el oleaje era muy fuerte; entonces Pedro vio a su Maestro dormir tranquilamente en el fondo de la embarcación mientras los marineros ––incluyéndolo a él–– se morían de miedo. Fue entonces que despertaron a Jesús y éste hizo callar los vientos y el mar (Marcos 4:35-40).

Con el paso del tiempo el frágil, vulnerable, emocionalista, cambiante y siempre impulsivo Pedro había aprendido a entregar el control a Dios y a dormir confiado no importando si estaba en una cárcel o en la casa de un amigo, su Maestro le había enseñado. ¡Bendita confianza que todos necesitamos cuando nuestra vida comienza a ser aprisionada por el afán y la ansiedad!

¿Qué Aprendemos de este “Curioso” Ejemplo de Pedro?

Al menos diez  lecciones que haríamos bien en aplicar a nuestra vida, ahí van:

1ª LECCIÓN: Entiende que Dios está en control, déjalo que actúe, al hacerlo descansarás de tus cargas (Salmos 55:22 “Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo”).

2ª LECCIÓN: No sacas nada con preocuparte por aquellas personas, situaciones o cosas sobre las que nada puedes hacer (Mateo 6:34 “No se preocupen por el día de mañana, porque el mañana traerá sus propias preocupaciones. Cada día tiene sus propios problemas”).

3ª LECCIÓN: Vive la vida feliz a pesar del informe médico, a pesar de la crisis financiera, a pesar de las amenazas de muerte. Aprende a disfrutar “a pesar de” (Salmos 30:11 “Tú cambiaste mi duelo en alegre danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de alegría”).

4ª LECCIÓN: Recuerda que Dios no duerme, pero tú sí. Descansa, cuando lo haces Él se levanta a trabajar en tu favor (Salmo 121:4 “He aquí, no se adormecerá ni dormirá El que guarda a Israel”).

5ª LECCIÓN: Vivir estresado, nervioso, preocupado, angustiado no honra a Dios (Salmos 27:1 “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?”). 

6ª LECCIÓN: No dejes que factores externos afecten tu mundo interno (Juan 14:27, “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”).

7ª LECCIÓN: Recuerda las victorias que Dios te dió ayer, eso te ayudará a vivir el hoy (Salmos 18:43 “Tú me salvaste de conflictos militares, me pusiste a cargo de naciones. Gente que yo no conocí antes, ahora me sirve”).

8ª LECCIÓN: Lee Su Palabra, medita en ella, hacerlo te dará la dirección que tanto necesitas (Salmos 119:105 “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino”).

9ª LECCIÓN: Declara a diario que tu confianza viene de Dios, hazlo en voz alta y antes de dormir, hacerlo te asegurará una noche tranquila (Salmos 4:8 “En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado”).

10ª LECCIÓN: Entiende que “la vida es 10% de lo que sucede y 90% de cómo reaccionamos a ella” (Proverbios 16:3 “Es mejor ser paciente que enojarse fácilmente, es mejor dominarse a uno mismo que conquistar ciudades”).

CONCLUSIÓN.

Al igual que Pedro nosotros también podemos dormir en paz. Pero, ¿cómo hacerlo? Cuando desarrollamos la capacidad de confiar en Dios a pesar de las situaciones difíciles entonces provocamos que Él envíe ayuda a nuestro favor. En el caso de Pedro Dios le envío a un ángel, en tu caso ––o en el mío–– el Señor tiene mil formas de socorrerte pero eso jamás pasará hasta que aprendas a cederle el control, descansar en Él y dormir tranquilo.

CUANDO LO QUE DIOS HACE NO TIENE SENTIDO

4

¿Por qué a mí? ¿por qué esta enfermedad? ¿por qué Dios permitió que me pasara? ¿por qué no me responde? ¿por qué el Señor me dejó solo cuando más lo necesitaba? ¿por qué me va tan mal y a mi vecino que no te ama ni te respeta le va tan bien?

Las preguntas que acabo de mencionar son sinceras y seguramente más de alguno de los aquí presentes se las ha formulado sobre todo cuando las cosas no salen como uno esperaba. Lo que trato de decirles es que las “injusticias”, “los sin sabores”, “las adversidades”, “los problemas” y “decepciones” son parte de la vida, no las podemos evitar. Pensar que porque somos hijos de Dios estaremos exentos de calamidades es iluso y peligroso; de hecho en la Biblia no encontramos tal enseñanza (en la parábola de los dos constructores la tormenta azotó tanto al constructor sabio como al necio ––Mateo 7:24-27). Es cierto que hay promesas donde se nos asegura que el Señor nos protegerá, nos proveerá y nos guiará, pero estas promesas no dicen que estamos eximidos de las pruebas que afectan a todos los mortales. Jesucristo mismo dijo: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Así entonces las enfermedades, crisis matrimoniales, dramas familiares, escasez financiera, sufrimiento físico, robos, estafas, traiciones, accidentes y toda clase de males son parte del diario vivir y gravitan a nuestro alrededor todo el tiempo, ¿saben por qué? Porque vivimos en un mundo injusto y malo. Por eso es indispensable aceptar esto y entender que aunque sirvamos a Dios la vida también nos golpeará.

Ejemplos:

  1. David fue perseguido por el rey Saúl, a pesar de que el joven pastorcillo había salvado a Israel de la mano de los filisteos.
  2. Sadrac, Mesag y Abednego, los tres amigos de Daniel se mantuvieron fieles a Jehová y se negaron a adorar la estatua de oro de Nabucodonosor, a pesar de eso fueron echados al horno de fuego para morir.
  3. El profeta Jeremías sirvió a Dios llevando Su mensaje al pueblo de Judá, a pesar de eso lo encarcelaron, azotaron y pusieron en una cisterna con lodo.
  4. El profeta Isaías fue un fiel siervo de Jehová, hizo todo lo que Él le pidió pero aún así murió cortado por la mitad por un rey malvado de Israel.
  5. Jesucristo mismo anduvo haciendo el bien en todas partes ––predicando, sanando, liberando––, pero fue asesinado en una cruel cruz romana.
  6. El apóstol Pablo dedicó su vida a fundar iglesias, predicar el Evangelio, misionar en lugares remotos y a pesar de eso murió decapitado por orden del emperador Nerón.
  7. El apóstol Pedro igualmente predicó de Cristo, levantó iglesias, dirigió el cristianismo del primer siglo, y a pesar de eso murió crucificado por orden de Nerón.

Todo esto nos podría hacer pensar que a veces lo que Dios hace o lo que permite NO TIENE SENTIDO. Y viéndolo desde el punto de vista natural pareciera que así es, que Dios no está en control de todo y que muchas veces vamos por la vida como “huérfanos espirituales”.

* Sin embargo necesitas recibir esta verdad hoy: “Hay cosas que jamás entenderás en lo natural ––porque no tienen sentido lógico––, pero sí las entenderás en lo sobrenatural porque es allí donde Dios se mueve”.

Hay un versículo en la Biblia que nos ayudará a asimilar esto:

«Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que Él tiene para ellos»  (Romanos 8:28).

Este verso nos entrega grandes verdades, pero éstas sólo tendrán sentido para quienes aman a Dios y están en comunión con Él. No en vano la Biblia afirma en 1ª Corintios 2:14, “Pero los que no son espirituales no pueden recibir las enseñanzas de parte del Espíritu de Dios. Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque solo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir”.

1ª VERDAD:

Dios está en control de todo, eso incluye tu vida aunque a veces no lo parezca (Isaías 41:10 “No temas, que yo estoy contigo, no desmayes, que yo soy tu Dios que te esfuerzo: siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”).

2ª VERDAD:

Lo bueno y lo malo ––todo, absolutamente todo––, sirve para que los hijos de Dios crezcan para bien, nuestro deber es aceptarlo (Job 2:10, “Si aceptamos los bienes que Dios nos envía, ¿por qué no vamos a aceptar también los males?”).

3ª VERDAD:

Dios tiene planes para sus hijos, no hay casualidades en el Universo del Señor (Jeremías 29:11, “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes ––afirma el Señor––, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”).

Deseo terminar diciéndoles que a pesar que muchas veces pareciera que lo que Dios hace no tiene sentido debemos recordar que su forma de pensar y actuar no es como la nuestra; Él no se mueve en nuestro mismo nivel. Isaías 55:8-9 lo enseña: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

Así entonces mantengamos la esperanza que todas nuestras vivencias ––buenas o malas–– en ocasiones no tendrán un “por qué”, pero sí un “para qué”. Lo que trato de enseñarles es simple: “Cuando encuentras el para qué de las cosas entonces puedes soportar cualquier por qué , y ese para qué sólo puedes encontrarlo en la fe de saber que Dios está a cargo y que Él obra de maneras misteriosas, maneras que tú y yo no logramos entender porque somos limitados. Jesucristo lo dijo así: “Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios” (Mateo 19:26).

Por tanto sigamos amando, sirviendo y trabajando para Dios aún en esas épocas de nuestra vida cuando las cosas parecieran no tener sentido. Cuando esos momentos vengan anímate a ti mismo diciendo: “Aunque no entiendo lo que está ocurriendo sé que Dios está trabajando a mi favor y que en su tiempo y no en el mío veré que todo lo que he vivido ha sido para glorificar su Nombre, para dar testimonio a muchos y para bendición mía y de los míos”.

(*) Si quiere ESCUCHAR ESTA PRÉDICA haga click en el siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/cuando-lo-que-dios-hace-no-tiene-sentido/


 

CÓMO ENFRENTAR UN GIGANTE Y VENCERLO – 7 Estrategias Infalibles

vdlme

En la Biblia encontramos varios versículos donde se mencionan personas de gran tamaño a quienes se les conocía como “gigantes”. No hay certeza de cómo aparecieron o de dónde vinieron (muchas teorías hay al respecto). Estos personajes reciben varios nombres pero uno de los más comunes es “hijos de Anac”, refiriéndose a una raza de hombres de gran estatura que descendían de un tal Anac, de ahí que se les conocía como los “anaquitas” (Gén. 6:4; Núm. 13:28, 32 y 33; Deut. 2:11; Deut. 2:20; Deut. 3:11; Deut. 9:2; Jos. 11:21; Jos. 14:15; Jos. 15:14; Jueces 1:20; 1ª Sam. 17:4; 2ª Sam. 21:16; 2ª Sam. 21:20; Amós 2:9; 1ª Crónicas 11:23; 1ª Crónicas 20:4,5,6 y 8).

Los anaquitas, hijos de Anac o gigantes fueron una raza brava, violenta y conocidos por ser fieros en batalla. Muchos de ellos eran contratados por ejércitos extranjeros para pelear sus batallas. Se los contrataba porque su sola apariencia intimidaba a los oponentes. ¡Algunos medían hasta 3 metros de altura!

En 1ª de Samuel 17 se registra la historia de uno de estos gigantes que fue vencido de manera milagrosa por un jovencito de 18 años, uno que cuidaba las ovejas de su padre y que fue al campo de batalla a ver cómo estaban sus hermanos mayores. Y fue allí donde se produjo una de las más emblemáticas luchas entre dos personas muy diferentes entre sí: Uno era un muchacho escuálido armado apenas con una honda y cinco piedras; el otro en cambio era un hombre de gran estatura, fuerte y bravo, un guerrero experimentado y con armas poderosas. Me refiero a la historia de David y Goliat.

Siempre me he preguntado cómo David pudo vencer a un contrincante tan poderoso como Goliat. Yo sé que Dios estuvo con su siervo y fue Él quien le dió la victoria sobre el gigante, pero decidí escudriñar el relato bíblico para encontrar algunas señales que puedan servirme a mí y a quienes me escuchan de “cómo enfrentar a un gigante y vencerlo”.

¿Y saben que descubrí? Al menos 7 estrategias que David llevó a cabo para enfrentar al gigante y vencerlo. Hoy se las presento porque estoy seguro que les ayudarán a luchar la batalla de la vida.

Por cierto, un GIGANTE puede ser una enfermedad difícil, un negocio que no rinde, un proyecto que te está matando, una relación amorosa que no va ningún lado, una crisis financiera, unas deudas que te asfixian, un matrimonio infeliz, incluso puede ser un trabajo nuevo o una responsabilidad que estás por asumir, etc. En fin, un gigante es todo aquello que se te opone o que procura tu destrucción o que es demasiado grande para ti. Okey, basta de palabrería y vamos a las estrategias:

  • 1ª ESTRATEGIA: David investigó, se informó, averiguó sobre el Gigante (1ª Sam. 17:26 al 30). ¿Cómo aplicamos esto a nuestra vida? Para enfrentar una enfermedad debes averiguar todo lo que puedas acerca de ella, lo mismo con una crisis financiera, un quiebre matrimonial, problemas con tus hijos, una adicción o cualquier otra adversidad. El conocimiento es poder porque te da información valiosa que puedes usar para orar, declarar, pedir ayuda, decidir y poner manos a la obra. La Biblia dice que “el pueblo de Dios fallece porque la falta conocimiento” (Oseas 4:6).
  • 2ª ESTRATEGIA: David tuvo la Iniciativa de pelear contra el Gigante (1ª Samuel 17:32). ¿Cómo aplicamos esto a nuestra vida? Para enfrentar una situación difícil lo mejor es hacerle frente lo antes posible, no esperar a que ésta se agrande más de lo que ya es; en otras palabras “tomar el toro por los cuernos”. Hay quienes esperan que por arte de magia la adversidad se resuelva sola, esa actitud pasiva lo único que consigue es que el problema se agrave y que los recursos para enfrentarlo se acaben. Por eso lo mejor es armarse de valor y salir al campo de batalla con la intención de enfrentar y derrotar al gigante.
  • 3ª ESTRATEGIA: David recordó batallas pasadas donde obtuvo victoria (1ª Samuel 17:34 al 37). ¿Cómo aplicamos esto a nuestra vida? Cuando enfrentes problemas grandes es bueno recordar lo que Dios ha hecho por ti en el pasado, además de recordar como tú mismo, con Su ayuda, has resuelto problemas similares. Hacer esto inyectara en ti la valentía necesaria y la confianza de saber que si Dios estuvo contigo ayer también estará contigo hoy. Por tanto, recordar las victorias del pasado te aseguran las victorias del futuro…, ¡créelo!
  • 4ª ESTRATEGIA: David emprendió la lucha siendo él mismo y no imitando a otros (1ª Samuel 17:38 al 40). ¿Cómo aplicamos esto a nuestra vida? Cuando te encuentres atravesando épocas difíciles no intentes parecerte a otras personas ni anheles sus recursos: No ores como otros, no hables como otros, no alabes como otros, no gimas como otros…, se tú mismo. Dios te bendijo con tus propios recursos los cuales debes usar para enfrentar a los gigantes; no digas “si tan sólo tuviese la fe de…”, “si tan sólo orase como tal persona…”, “si tan solo fuese más espiritual”, “Si tan solo tuviese el dinero de…”. ¡NO! Tú eres tú y tienes todas las capacidades para enfrentar esa crisis, deja de envidiar a otros y enfrenta la vida con los recursos que Dios ha puesto en ti.
  • 5ª ESTRATEGIA: David declaró victoria incluso antes de que ésta sucediera (1ª Samuel 17:45 al 47). ¿Cómo aplicamos esto a nuestra vida? Las afirmaciones positivas con una herramienta poderosa que pocos utilizan, quizá porque se ha tergiversado su uso o bien porque no se sabe cómo declarar. Declarar bendición es una acción que demanda fe, pasión, valentía, coraje y la firme convicción que el Dios al que servimos actuará en favor de nosotros. En ocasiones necesitarás gritarle a tu problema, ¡reprenderlo!, pero sobre todo decir a los cuatros vientos que la victoria ya es tuya: ¡Soy bendecido!, ¡Soy próspero!, ¡Estoy sano!, ¡Saldré de ésta!, ¡Pagaré mis deudas!, ¡Esta crisis no podrá contra mí!, ¡Terminaré mis estudios y me graduaré!, ¡Mis hijos serán bendecidos!
  • 6ª ESTRATEGIA: David no reconoció en Goliat a un Gigante sino a un Filisteo Incircunciso (1ª Samuel 17:26, 32, 37). ¿Cómo aplicamos esto a nuestra vida? Cuando enfrentes una situación extrema no cometas el error de describir tu realidad: “Tengo una deuda muy grande”, “mi enfermedad no tiene cura”, “llevo 6 meses sin empleo”, “no soy feliz en mi matrimonio”, “mi familia es inestable”, “mi carrera universitaria es muy difícil”, etc. Lo único que consigues al hacer esto es agrandar tu realidad. No se trata de ignorar tu situación sino de “profetizar bendición sobre ella”. David nunca llamó a Goliat “gigante” ––si bien podía ver su altura, tamaño y portento––, lo llamó “filisteo incircunciso”; es decir, bajó a su rival a un nivel inferior a sí mismo. Es como si David le dijese, “yo soy hebreo y cuento el pacto de Dios a mi favor pero tú eres gentil y no hay un Dios como el mío que esté contigo”. Hablarle a tu realidad y no describirla es un acto que libera el poder de Dios para que trabaje a tu favor.
  • 7ª ESTRATEGIA: David le cortó la cabeza al Gigante sin pensarlo dos veces (1ª Samuel 17:51). ¿Cómo aplicamos esto a nuestra vida? Aprende a ser de las personas que terminan lo que inician y no de aquellas que andan dejando tareas sin terminar, proyectos a medias, actividades sin sentido, metas incumplidas, torres a medio construir. ¡No! Sé de los que terminan las cosas, de aquellos que cuando se comprometen en algo lo llevan a cabo  hasta verlo culminado. Así lograrás vencer esa enfermedad, esa crisis financiera, ese problema matrimonial, esa situación difícil que vienes atravesando. No seas flojo, mediocre, miedoso o pesimista, corre hacia aquellas situaciones que parecen imposibles de vencer y “córtales la cabeza sin dudarlo”, hacer esto te convertirá en un hombre o mujer que va por la vida conquistando adversidades.

CONCLUSIÓN.

En resumen, ¿cómo enfrentar un gigante y vencerlo? Usemos las siete estrategias aprendidas hoy:

  1. Investiga todo lo que puedas acerca de tu problema
  2. Toma la iniciativa de luchar contra esa adversidad
  3. Recuerda las victorias pasadas
  4. Utiliza tus propios recursos para vencer y no envidies los de otros
  5. Declara victoria antes de que suceda
  6. No describas tu realidad, profetiza triunfo sobre ella
  7. Termina lo que inicias, así aseguras bendición para ti y los tuyos

Es mi deseo que este sermón te haya ayudado y que las estrategias descubiertas te provean del valor suficiente para enfrentar a ese gigante que tienes en tu vida ––una enfermedad, una crisis financiera, deudas impagables, problemas en tu matrimonio, un hijo descarriado, un emprendimiento que no surge––; gigante que muchas veces ha hecho de tu existencia algo miserable.

Decláralo, ¡Puedo enfrentar cualquier gigante y vencer! 

(*) Para ESCUCHAR ESTE SERMÓN haga click en el siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/como-enfrentar-un-gigante-y-vencerlo-7-estrategias-infalibles/

Sermón elaborado y predicado por Gabriel Gil Arancibia

 


Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros e imparte seminarios a lo largo y ancho de A. Latina. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

DIOS HALLARÁ LA FORMA DE COMPENSAR TUS DESVENTAJAS

blog-gerencianet-4-ideias-recompensar-clientes-fieis

La vida no siempre es como quisiéramos, las injusticias suelen ser parte del diario vivir. De pronto miramos y nos damos cuenta que hay personas que tienen ventajas sobre nosotros: más dinero, más educación, una familia bien constituida, salud fuerte, un trabajo exitoso, un negocio rentable, un proyecto motivante, una casa preciosa, un matrimonio feliz, etc. Sin embargo no debemos desanimarnos, hay un Dios que mira todo esto y tiene la intención de “compensar nuestras desventajas”.

¿Qué es Compensar?

  • Compensar es “Contrarrestar o equilibrar los efectos de una cosa con otra contraria”.
  • Compensar es “Dar una cosa o hacer un beneficio a una persona como reparación de un daño, perjuicio o molestia que se le ha causado”.

Dios quiere “favorecer, agraciar, indemnizar, reparar, retribuir, subsanar y desagraviar” a sus hijos, sobre todo a aquellos que han debido enfrentar el mundo con ciertas limitaciones. En otras palabras, Dios hallará la forma de compensar nuestras desventajas para así luchar “de igual a igual” en la batalla de la vida.

Quiero ilustrar esta enseñanza sobre la base de tres personajes bíblicos, cada uno de ellos nació con o se les impusieron ciertas desventajas que los hacían de alguna manera “menos” que sus pares. Dios vió esto y decidió compensarlos.

1º LEA, LA FEA DE LA FAMILIA QUE SE CONVIRTIÓ EN MATRIARCA DE ISRAEL

“Lea tenía ojos apagados, pero su hermana Raquel era linda de rostro y de un cuerpo hermoso” (Génesis 29:17).

  • El relato bíblico nos dice que Jacob se enamoró perdidamente de Raquel pero despreció a Lea por el aspecto de ésta (“ojos apagados” es una forma sutil en el hebreo de decir que era una mujer fea). El relato nos dice también que Jacob se casó con ambas pero prefirió a Raquel dejando a un lado a Lea.
  • ¿Cómo creen que ella se sintió? Humillada, despreciada, marginada. No podía competir con su hermana, ¡Raquel era la bonita del pueblo!
  • Dios vio esto y decidió compensarla. ¿Cómo? La hizo fértil a tal punto que concibió 6 hijos y 1 hija para Jacob, mientras que su hermana fue infértil por muchos años. Así entonces Lea se convirtió en la Matriarca del pueblo de Israel y mejor aún, se convirtió en la tatara-tatara abuela de Jesús el Salvador.

2º DAVID, EL ESCUÁLIDO PASTORCILLO DE OVEJAS QUE SE CONVIRTIÓ EN REY

“Isaí le presentó siete de sus hijos a Samuel, pero este dijo: —Ninguno de ellos es el elegido del SEÑOR. Entonces Samuel le preguntó a Isaí: —¿No tienes más hijos? Isaí contestó: —Sí, tengo otro hijo, el menor, pero está cuidando el rebaño. Samuel dijo: —Manda a traerlo. No empezaremos a comer hasta que él llegue” (1ª Samuel 16:10-11).

  • El relato bíblico nos dice que Dios envió a Samuel a ungir a un nuevo rey para Israel, para ello lo envió a la casa de Isaí quien gustoso le presentó a sus siete hijos varones comenzando por el mayor. Pero a ninguno de ellos escogió Dios. Por eso el profeta preguntó, “¿te queda algún otro hijo?”.
  • Nótese la respuesta del padre: “bueno, sí, tengo otro pero es el más chico y además lo tengo cuidando las ovejas allá en el campo”. ¿Qué percibimos aquí? Isaí miró en menos a David, no lo encontró apto ni siquiera para presentarse ante Samuel, lo descalificó antes de que siquiera compitiera por el puesto con sus hermanos.
  • Dios vió eso y lo compensó. ¿Cómo? Le dio la habilidad de luchar contra el oso y el león usando ágilmente la onda, esa destreza le serviría años más tarde para derrotar a Goliat y desde ahí despegar en su carrera política hasta llegar a convertirse en Rey de Israel.

3º PABLO, EL APÓSTOL MARGINADO QUE ESCRIBIÓ 13 LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO

“No me negarán ustedes que yo tengo la libertad y los derechos de un apóstol, pues he visto a Jesús nuestro Señor, y ustedes mismos son el resultado de mi trabajo en la obra del Señor. Puede que otros no me acepten como apóstol, pero para ustedes sí lo soy. Ustedes son la prueba de que soy un apóstol del Señor. Esto les contesto a los que me critican…” (1ª Corintios 9:1-3).

  • Desde el mismo instante que Pablo se convirtió al Señor tuvo problemas para que lo aceptaran en las filas del cristianismo. La Biblia dice que la hermandad desconfiaba de él (su pasado le precedía donde quiera que iba). Incluso ya siendo un apóstol consumado con una basta experiencia ministerial no era aceptado como tal, es decir, los apóstoles gobernantes no creían que él fuera uno, no aceptaban su liderazgo. Pablo debió defender varias veces su conversión, su trabajo y apostolado; esto por supuesto era desgastante emocional y mentalmente. A Pablo no se le creía que fuese apóstol porque no anduvo con Jesús, no presenció sus milagros, no fue “uno de los doce”.
  • Dios vio esto y decidió compensarlo. Pablo recibió tres habilidades espectaculares: La habilidad de pensar la fe, la habilidad de escribir sus pensamientos, la habilidad de fundar iglesias. Y así el apóstol se convirtió en el mayor pensador, escritor y fundador de iglesias del Nuevo Testamento.

CONCLUSIÓN.

Quizá algunos de ustedes no tienen los estudios necesarios, es probable que varios de los aquí presentes no tengan los recursos financieros, quizá el estado de salud de varios no es el mejor, es posible incluso que algunos estén luchando con sentimientos de inferioridad porque no tuvieron esto o aquello, pero he aquí lo que Dios hace por sus hijos: “Él siempre encuentra la forma de compensarnos para así sobresalir del resto”.

  • ¿No tuviste educación?, bien, ¡pero Dios te ha dado habilidad para los negocios!
  • ¿No tuviste una familia sana?, bien, ¡pero Dios te ha dado una familia propia!
  • ¿No tuviste los recursos financieros?, bien, ¡pero Dios te ha dado la capacidad de formar tu propio emprendimiento!
  • ¿No tuviste la belleza, el porte, el cuerpo deseado?, bien, ¡pero Dios te ha dado una sonrisa bella y la capacidad de hacer amigos con facilidad!
  • ¿No tuviste gente que te apoyara en el pasado?, bien, ¡pero Dios te ha dado esta iglesia que ora por ti, se ocupa de ti y te apoya!

Lo que trato de enseñarles es sencillo: Las desventajas son parte de la vida pero el Dios al que servimos siempre encontrará la manera de retribuir lo que nos ha faltado con habilidades, talentos, capacidades, recursos, personas, ideas y todo lo que Él decida puede servirnos. No estemos más tristes, agradezcamos que el Señor siempre compensa a los suyos.

(*) Si desea ESCUCHAR este sermón haga click en el siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/dios-hallara-la-forma-de-compensarte/

Una prédica de Gabriel Gil Arancibia


18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n

 

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros e imparte seminarios a lo largo y ancho de A. Latina. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

EL PRINCIPIO DE “LO PRIMERO Y LO MEJOR” (prédica).

olive-oil_1

En la Biblia encontramos algunos principios que contienen en sí mismos grandes dosis de bendición para quienes los cumplen. Algunos de estos principios funcionan de manera inalterable e irrefutable tanto para cristianos como para personas que no profesan a Cristo, parece extraño pero en realidad no lo es. Algunos de estos principios son universales, es decir aplican a todo tipo de personas si éstas tienen disposición a cumplirlos.

El principio del que quiero hablarles hoy se llama LO PRIMERO Y LO MEJOR, y quienes lo logran entender aseguran el favor de Dios en todos sus proyectos, ¡así de potente es esta ley!

Para comenzar a profundizar el tema leamos con suma atención el siguiente pasaje bíblico ubicado en Génesis 4:3-5

«Pasó el tiempo, y un día Caín llevó al Señor una ofrenda del producto de su cosecha. También Abel llevó al Señor las primeras y mejores crías de sus ovejas. El Señor miró con agrado a Abel y a su ofrenda, pero no miró así a Caín ni a su ofrenda, por lo que Caín se enojó muchísimo y puso muy mala cara».

Desarrollaré el sermón en base a tres verdades básicas, acompáñenme.

1ª VERDAD: HAS DE LO PRIMERO Y LO MEJOR UN ESTILO DE VIDA

  • Este principio enseña que “a Dios hay que darle lo primero de nuestros frutos y lo mejor de ellos”. Esto lo vemos claramente en el pasaje que acabamos de leer. Allí vemos a dos hermanos trayendo ofrendas a Dios, el mayor de ellos, Caín, llevó una ofrenda de los frutos de su tierra, posiblemente verduras y frutas. Pero el hermano menor, Abel, llevó “las primeras y mejores crías de sus ovejas”.
  • Resulta interesante que la Biblia no pone mucha atención a la ofrenda de Caín y no porque ésta era “vegetariana”, como oí en cierta ocasión, sino porque al parecer el mismo Caín no le dio mayor importancia a lo que estaba haciendo. No ocurre lo mismo con la ofrenda de Abel pues el relato bíblico nos da mayores detalles: nos dice que la ofrenda de este hombre fue diferente porque era “lo primero y lo mejor” de su trabajo. Abel dedicó tiempo a seleccionar las crías, prepararlas y llevarlas delante de Dios. Tal actitud fue observada por el Creador.
  • Esta acción de llevar las primeras y mejores ovejas al Señor demuestra que en Abel había “una condición interna” de poner a Dios como su prioridad alfa en todo, es decir, Dios era primero que cualquier persona, situación o cosa. Para Abel Dios merecía lo primero y lo mejor porque: a) es Dios, b) Todo proviene de Él y c) Sin Dios nada podría subsistir. Por tanto en señal de agradecimiento le llevó como ofrenda “lo primero y lo mejor”.
  • Ahora bien, dar a Dios lo primero y lo mejor es un hábito espiritual que debe ser aprendido y desarrollado para que con la continua práctica se convierta en un estilo de vida.

2ª VERDAD: DAR LO PRIMERO Y LO MEJOR TE BENEFICIA

El relato bíblico nos dice en el verso 4: “El Señor miró con agrado a Abel y su ofrenda”. Esta sencilla frase nos arroja sendas verdades:

  • Cuando eres del agrado de Dios nadie puede hacerte frente
  • Cuando eres del agrado de Dios haces que Su favor se incline hacia ti
  • Cuando eres del agrado de Dios bendiciones se desatan en tu vida
  • Cuando eres del agrado de Dios tus proyectos comienzan a cumplirse
  • Cuando eres del agrado de Dios tu mente se restaura
  • Cuando eres del agrado de Dios tu cuerpo recupera la salud
  • Cuando eres del agrado de Dios tu familia comienza a cambiar
  • Cuando eres del agrado de Dios tus finanzas se disparan
  • Cuando eres del agrado de Dios tu rendimiento universitario mejora
  • Cuando eres del agrado de Dios tu vida espiritual se torna en avivamiento

Lo que trato de enseñarles es simple pero poderoso: Las bendiciones de Dios, Su favor, Su gracia y las mejores oportunidades están reservadas para quienes le caen bien al Señor y una de las formas de “caerle en gracia” es practicando una actitud de “Lo Primero y lo Mejor”. Abel lo sabía y eso le valió adjudicarse la aprobación divina.

3ª VERDAD: DAR LO PRIMERO Y LO MEJOR DE MANERA DIARIA ES POSIBLE

La mayoría de ustedes me preguntarán, “Pastor, ¿cómo aplicar lo aprendido hoy si no tengo ovejas para presentar a Dios ni campos sembrados?”. La verdad es que no es necesario que seas un ganadero o un campesino para esto, el principio de “lo primero y lo mejor” aplica para todos quienes estén dispuestos a cumplirlo no importando si vive en el campo o la ciudad.

Puedes darle a Dios lo Primero y lo Mejor de muchas maneras y de forma cotidiana, he aquí sólo algunas:

  • Hablando con Él a primera hora de la mañana: agradeciéndole por cuidar tu sueño, agradeciéndole por un nuevo día y encomendando tu jornada. Haz esto antes de comenzar tu rutina diaria, verás que tu día será diferente.
  • Teniendo un devocional diario antes de tu desayuno: Leyendo la Biblia, meditando en ella, orando, cantando, intercediendo por los tuyos o incluso escuchando alguna prédica.
  • Viniendo a los servicios de iglesia con la mejor actitud: llegar a tiempo, con ganas y dispuesto a adorar, agradecer, escuchar la Palabra y ponerla en práctica.
  • Congregarte de manera más seguida, no cuando tengas ganas o cuando te sientas bien, congregarse de manera continua es una muestra de lo importante que es Dios para ti.
  • Contribuir a la Obra de Dios con tus recursos: Ya sea con tus finanzas (dar de buena gana), contribuir con tus habilidades o destrezas, fuerzas físicas, disposición al servicio, posesiones materiales y cualquier recurso que Dios te haya dado.
  • Pidiendo dirección a Dios antes de tomar decisiones importantes, y no apresurarte a decidir “a lo loco” porque eso es justamente lo que hacen quienes no tienen a Dios primero en sus vidas.
  • Obedeciendo la voluntad del Padre aunque ésta no te guste. No sacas nada con orar pidiendo conocer Su voluntad si no estás dispuesto a obedecerla.
  • Prefiriendo al Señor antes que a tu esposo o esposa, hijos e hijas. Esto es algo en lo que a menudo se falla. Debes estar dispuesto a entronizar a Dios en tu familia, Él es primero, después vienen los demás.
  • Dándole prioridad al crecimiento de tu comunión con Dios a través de la práctica de las disciplinas espirituales antes que cualquier otra cosa.
  • Entregando todo tu amor a Dios sin reservas ni condiciones. Hay quienes “aman” a Dios dependiendo si les contesta o no sus peticiones. ¡Dios es Dios y no el genio de la lámpara mágica!
  • Re-ordena tus prioridades y pon a Dios como la Prioridad número uno, al hacerlo todas las cosas ocuparán su debido lugar, de no hacerlo siempre serás gobernado por las cosas menos importantes.

CONCLUSIÓN.

A veces vamos por la vida como Caín, con mala cara y enojados porque las cosas no nos resultan, porque no estamos teniendo éxito o simplemente porque todo nos sale mal. Sin embargo si tuviésemos la actitud de Abel ––dar a Dios lo primero y lo mejor de nuestras vidas––, muy distinta sería nuestra historia.

Hoy te invito a cultivar esa actitud, hacer de Lo Primero y Lo mejor un estilo de vida, estilo que tiene para ti asegurado el favor de Dios que tanto necesitas para caminar este año que recién comienza.

(*) Si quiere ESCUCHAR esta prédica haga click en el siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/el-principio-de-lo-primero-y-lo-mejor-predica/

Una prédica de Gabriel Gil Arancibia


18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n

 

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros e imparte seminarios a lo largo y ancho de A. Latina. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

ANTES DE CELEBRAR EL NUEVO AÑO EXAMINA EL VIEJO

20748084__a54387417323c4680944e4add3a1b5db

Fin de año suele ser un acontecimiento que la inmensa mayoría de las personas celebra por medio de fiestas, bailes, comidas, reuniones familiares, ingesta de bebidas alcohólicas, fuegos pirotécnicos, abrazos a diestra y siniestra y posteriormente unas merecidas vacaciones. Y no podría ser de otra manera, “al fin y al cabo el 31 de diciembre se despide el año y se recibe uno nuevo, por lo tanto hay que celebrar” ––tal es el pensamiento que por estos días invade a muchos. En fin, celebrar es parte de la vida y es un ejercicio terapéutico si se lo sabe realizar con mesura.

Sin embargo y sin querer ser aguafiestas hay algo que también es importante aunque mucho menos practicado, quizá por desconocimiento, vergüenza, flojera o falta de instrucción. Me refiero al ejercicio del AUTO-EXAMEN que no es otra cosa sino “analizar lo que se ha hecho bien, lo que se ha hecho mal y lo que se debe mejorar”. Tal ejercicio es imprescindible si se quiere un nuevo año productivo, o como suele decirse en léxico cristiano, “un año bendecido”.

La Biblia nos entrega no uno sino varios versículos que nos animan a realizar este examen, al parecer los escritores sagrados sabían la importancia de “buscar en nuestro interior para desde ahí proyectarse hacia el exterior”. Por lo demás el viejo adagio que suelo mencionar en mis escritos se cumple al pie de la letra cuando de auto examinarnos se trata: “Haz del pasado tu maestro y no tu verdugo”, pero para que esto ocurra es preciso hurgar en el pasado analizándolo a fondo.

Leamos algunas de estas máximas bíblicas y extraigamos verdades que nos ayudarán a realizar este análisis ad portas de finalizar nuestra jornada anual.

  • Proverbios 4:26, «Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos».
  • Salmos 4:4, «En la quietud del descanso nocturno examínense el corazón».
  • Salmos 90:12, «Haznos entender oh Dios que la vida es corta para así vivirla con sabiduría».
  • Salmos 139:23, «Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos».
  • Salmos 119:59, «Consideré mis caminos, y volví mis pasos a tus testimonios».
  • Lamentaciones 3:40, «Examinemos nuestros caminos y escudriñemos y volvamos al Señor».
  • Hageo 1:5, «Ahora pues, así dice el Señor de los ejércitos: Examinad vuestros caminos».
  • Eclesiástico 18:20, «Antes de juzgar, examínate a ti mismo, y cuando el Señor te pida cuentas encontrarás perdón».
  • Mateo 7:5, «¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano».
  • Lucas 15:17, «Y volviendo en sí, dijo…».
  • 1ª Corintios 11:28, «Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa».
  • Gálatas 6:4, «Pero que cada uno examine su propia obra, y entonces tendrá motivo para gloriarse solamente con respecto a sí mismo, y no con respecto a otro».

ALGUNAS VERDADES

1. No puedes avanzar a ninguna dirección sin antes saber dónde estás. Aunque esta premisa es básica muchas personas la obvian, la mayoría de la gente avanza sin un destino fijo porque no se han detenido a inspeccionar donde se encuentran.

2. Saber qué has hecho mal será crucial para no volver a repetirlo. Esta verdad es tan básica como la anterior e igualmente importante. Sólo quienes dediquen recursos a analizar qué errores cometieron ayer podrán evitarlos mañana, es una consigna que todo triunfador debe cumplir.

3. Entender qué se ha hecho bien es crucial para la construcción de un año mejor. Cuando tomas consciencia de las cosas buenas que hiciste entonces tienes más chance de volver a repetirlas, y las cosas buenas valen la pena que se vuelvan a realizar.

4. El auto-examen te permite discernir aquellas cosas que debes mejorar. Jamás sabrás lo que debes hacer mejor si no dedicas tiempo a descubrirlas, y eso es lo que el auto-examen hace: analiza, escudriña, inspecciona, busca dentro de ti.

5. Analizar tus pensamientos, palabras y hechos es un acto de humildad que sólo algunos están dispuestos a realizar. Sé parte de esos pocos, al hacerlo calificarás para más y mejores oportunidades.

6. Al examinarte te encuentras contigo mismo y eso es algo que muy pocos pueden decir que han hecho en la vida. De ahí que el auto-examen es una herramienta eficaz porque te desnuda y muestra lo que nadie ve pero tú sí, tu propio yo.

7. Al analizar “lo bueno”, “lo malo” y “lo feo” que hiciste durante el año te brinda la oportunidad de felicitarte, arrepentirte y enmendar lo que se pueda componer. Y eso es algo que tiene un precio incalculable porque te dará una paz interior que la inmensa mayoría no tiene.

8. El agradecimiento también es parte del auto-examen. Jamás podrás agradecer de verdad si no sabes qué es aquello con exactitud que debes agradecer, el auto-examen te permite conocer de primera mano aquellas cosas por las que debes dar gracias pues se trata de “un inventario de bendiciones recibidas”.

Así entonces examinar cómo ha sido tu año es un acto que debes realizar antes de celebrar la finalización del mismo, hacerlo te permitirá festejar con verdadero gozo y no sólo por el mero hecho de hacerlo. No obstante analizar nuestra jornada requiere tiempo, dedicación, intención y sobre todo, un espíritu humilde y dócil capaz de dejarse instruir.

Mira lo que Algunos Pensadores han dicho al Respecto:

“Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarlo; cuando veas a uno malo examínate a ti mismo” ––Confucio.

“Examinarse a uno mismo es el primer paso hacia la grandeza personal” ––Olafo.

“Uno debiera examinarse a sí mismo un largo tiempo antes de condenar a otros” ––Jean-Baptiste Poquelín (Moliére).

“La vida es el examen más difícil. La mayoría fracasa por intentar copiar a los demás, sin darse cuenta que todos tenemos un examen diferente” ––Escuela de Millonarios.

“Examinaos a vosotros mismos” ––Pablo.

FINALIZO CON ESTO

El año está por acabar, ¿tienes lista tu champagne? ¿los globos, serpentinas y espuma ya fueron comprados? ¿saldrás a ver los fuegos pirotécnicos de tu ciudad? ¿El pavo, asado de res o carne de cerdo está en su punto? Excelente, me parece muy bien que hayas preparado tu fiesta sin faltar ningún detalle, pero ahora dime…, ¿SEPARASTE UN TIEMPO PARA EXAMINAR CÓMO FUE TU AÑO, lo que hiciste bien, lo que hiciste mal, lo que debes mejorar?

Las Empresas Inteligentes realizan a fin de cada año un “balance” de sus pasivos y activos, esta operación es indispensable para seguir ganando. Aprendamos de ellas, hagamos un balance, un inventario, un ajuste de cuentas en nuestra vida ––un autoexamen del año––, seguramente nuestra siguiente jornada será mejor.

¡FELIZ Y BENDECIDO NUEVO AÑO!

* Si desea ESCUCHAR esta charla haga clic en mi canal de audios: https://mixcloud.com/gabrielgil/antes-de-celebrar-un-nuevo-anio-analiza-el-viejo-charla-en-vivo-facebook/

* Si desea VER esta charla haga clic en este enlace para acceder al vídeo: https://www.facebook.com/gabrielgilarancibia/videos/10215297971500218/


18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n

 

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros e imparte seminarios a lo largo y ancho de A. Latina. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

LA IMPORTANCIA DE PLANTEARTE METAS (sermón).

FamilyDreams_062013

INTRODUCCIÓN.

Hoy quiero hablarte de “La Importancia de Plantearte Metas”, para eso voy a enseñarte 4 verdades fundamentales que te ayudarán a entender lo crucial que es tener metas en la vida; y ahora que está por iniciar un nuevo año es una excelente oportunidad para establecer algunas metas a futuro. Por cierto, ¿sabías que las personas que tienen metas en su vida son más felices, plenas, sanas y productivas? Las personas con metas han encontrado sentido a su existencia y eso es lo que el Padre quiere de nosotros, que vivamos con un propósito.

1ª Verdad: Fuimos Diseñados para Perseguir Metas (Eclesiastés 9:10, Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo con todas tus fuerzas; porque en el sepulcro, adonde tú vas, no hay obra, ni industria, ni ciencia, ni sabiduría).

¿Qué es una Meta? “Una meta es un objetivo, propósito o sentido de dirección hacia el cual dirigimos nuestras energías, anhelos y esfuerzos”. Dios nos diseñó con la capacidad de plantearnos metas y conquistarlas; ¿cómo sabemos esto? porque fuimos creados con un propósito que vendría siendo nuestra “gran meta en la vida”. Dios no juega a los dados con el universo, es decir, no somos un accidente, fuimos creados con intención y por tanto con un objetivo que cumplir: Perseguir Metas.

2ª Verdad: Las Personas Con Metas son diferentes a las que No tienen Metas (Mateo 7:24-27, “Los dos constructores”).

Sin título.0013ª Verdad: Sueños no son Metas (Proverbios 21:5, “Planes bien pensados ¡pura ganancia! Planes apresurados, puro fracaso”; Santiago 4:3, “Pides y no recibes porque pides mal”).

Hay personas que consiguen poco o nada en la vida porque se han engañado a sí mismas. Creen que sus sueños son suficiente para triunfar, pero no es así. La verdad es que “sueños y metas no son lo mismo”.

  • Un sueño: es un anhelo, un deseo, una expectativa de conseguir o hacer algo.
  • Una Meta: es la declaración de una intención con el firme propósito de conseguir o hacer algo específico.

Se los pongo así: “Los sueños son la semillas de las metas”. Toda meta nace de un sueño; pero si el sueño ––anhelo, deseo, expectativa–– no se pone por escrito con tiempos establecidos para cumplirlo, lugares específicos para realizarlo y nombres de las personas afectadas por la meta, siempre quedará en un mero sueño.

Ejemplo:

  • Sueño: “¡Me gustaría tanto ir de vacaciones a Cancún!”.
  • Meta: “En enero del 2018 mi familia y yo iremos a Cancún por 5 días y nos hospedaremos en el hotel…”. Aunque esta frase no es muy específica es una meta y no un mero sueño.

4ª Verdad: Procura que tus Metas Glorifiquen a Dios (Salmos 17:3, “Me he propuesto que mi boca no peque contra ti”).

Para que nuestras metas tengan más probabilidades de concretarse no basta con orar, pedir y encomendarlas a Dios, lo cual está bien; es necesario que éstas busquen en primer lugar glorificar al Padre. Las siguientes preguntas pueden ayudarnos a examinar si nuestras metas están dando honra al Señor:

  • Mis metas, ¿glorifican a Dios? ¿de qué manera?
  • Mis metas, ¿benefician a las personas que serán afectadas por ella? ¿Cómo?
  • Mis metas, ¿producirán las ganancias integrales que mi familia y yo necesitamos?

CONCLUSIÓN.

¿Cuáles son esas metas que perseguirás el año que viene? Procura que sean metas reales, productivas y dignas de alcanzar, que produzcan en ti el crecimiento personal que Dios quiere que alcances y así glorifiques al Padre; y ten mucho cuidado de plantearte metas absurdas porque eso es “perseguir el viento” (dicho de Eclesiastés).

(*) Lecturas recomendadas para complementar lo aprendido hoy: Parábola del sembrador (Mateo 13:3-8); Prosigue a la meta (Filipenses 3:7-14); Sé fuerte y valiente (Josué 1:9); Pon manos a la obra (1ª Crónicas 18:20); Manténte alerta (1ª Corintios 16:13).

SI DESEA ESCUCHAR ESTA PRÉDICA haga click en el siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/la-importancia-de-plantearse-metas-predica-en-vivo/


Sermón predicado en CRISTO EN CASA – CHILE por Gabriel Gil.

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros e imparte seminarios a lo largo y ancho de A. Latina. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

SEGUIR A JESÚS SIN CONDICIONES

artleo.com-8595

Lectura bíblica en Lucas 9:57-62.

INTRODUCCIÓN.

Los expertos en exégesis bíblica catalogan a este pasaje como “un relato de sentencias de vocación”, done el Maestro nos explica que para seguirlo a Él se lo debe hacer sin condiciones, es por tanto una vocación para toda la vida e incondicional; sólo los que así actúen podrán entrar al Reino de Dios.

De ahí que Jesús declara tres sentencias fuertes para aquellos que esperan que se den todas la condiciones para seguirlo: que su vida marche bien, acabar los estudios en la universidad, que el negocio prospere, que el marido se convierta, que los hijos crezcan, tener vehículo para ir al culto, vivir la vida, etc. Ese tipo de personas siempre buscan “las condiciones ideales” para comprometerse con Cristo, sin embargo la vida nos enseña que tal cosa no existe.

Lucas 9:57-62, Versión Reina Valera 1960:

(57) Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré a donde quiera que vayas. (58) Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guarida, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza. (59) Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. (60) Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. (61) Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. (62) Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

TRES SENTENCIAS PARA TRES TIPO DE PERSONAS.

PRIMER TIPO DE PERSONA: el Emocional que se Entusiasma Rápido (vv. 57-58).

“Señor, te seguiré a donde quiera que vayas”. Este es el típico comportamiento emocional de las personas que se comprometen con Jesús pero no miden el alcance de sus palabras. Es el tipo de persona que dice rápidamente “¡heme aquí!”, sin pensar en lo que están diciendo. Es el entusiasta que se compromete rápidamente con las cosas de Dios, pero su corazón no ha madurado lo suficiente como para pesar el costo de seguir al Maestro y trabajar en su obra. Este tipo de persona al darse cuenta que seguir a Jesús es sacrificado abandona rápido porque “las condiciones ideales no se dieron”.

PRIMERA SENTENCIA: En el versículo 58 Jesús declara la primera sentencia… “el Hijo del hombre no tiene donde recostar su cabeza”. ¿Qué quiso decirnos el Señor con esto? Al menos tres verdades:

  • PRIMERA VERDAD: Seguir a Jesús implica renunciar a nuestras comodidades si éstas se interponen en nuestra dedicación a Dios. Ser discípulo de Cristo significa desacomodarme para que el Reino se acomode en mí.
  • SEGUNDA VERDAD: Jesús nunca dijo que el precio del discipulado sería barato, implica un precio elevado. ¿Estás dispuesto a pagarlo?

La recomendación es sencilla: Aprende a manejar tus emociones para que éstas no te dominen, y cada vez que digas un promesa o te comprometas, cumple lo que dices sin esperar que existan las condiciones ideales. Mira lo que enseñó Jesús: “Que tu sí, sea sí; y que tu no, sea no” (Mateo 5:37).

SEGUNDO TIPO DE PERSONA: el que pone a Personas o Cosas antes que a Dios (vv. 59-60).

“Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre”. Una traducción más acertada del texto diría así: “Señor, debo cuidar de mis padres hasta que éstos mueran, luego te seguiré”.

Estas son las personas que usan como excusa a su familia para no servir a Dios: su esposo, sus hijos, sus nietos, su novio o novia, etc. Son personas que sienten simpatía por Dios pero no están dispuesta a dejar a sus seres queridos por servir a Cristo, para ellos es más importante sus cercanos que Jesús.

SEGUNDA SENTENCIA: Jesús realiza entonces la segunda sentencia: “Deja a los muertos que entierren a sus muertos”. Aquí encontramos dos verdades interesantes:

  • PRIMERA VERDAD:  Cristo aquí no se opone al cuidado de nuestros seres queridos, tampoco se opone a los servicios fúnebres; sino, al mal hábito de paralizar el avance de nuestras vidas en un constante auto-boicot cuando nos enredamos en cuestiones que otros podrían atender; es por tanto una cuestión de prioridades. Debemos desarrollar la sabiduría suficiente para discernir cuáles son las cosas en las que vale la pena invertir tiempo y en cuáles no.
  • SEGUNDA VERDAD: El pasado debe quedar en el pasado. El futuro, con todas las oportunidades de éxito  que trae no esperará a nadie. De ahí la fuerte respuesta del Maestro: “Deja a los muertos que entierren a sus muertos”. Esta sentencia suena algo cruel, pero ya explicamos a que se refería con esto, y si no la entendió quizá la traducción en un lenguaje más moderno sí: “No permitas que las cosas menores ocupen el lugar de las mayores, enfócate en lo que importa”.

La Biblia nos ofrece una solución sencilla pero eficaz: “Una cosa hago, olvidándome del pasado, me extiendo a lo que está delante, prosigo a la meta” (Filipenses 3:13-14).

TERCER TIPO DE PERSONA: el que Siempre tiene Cosas que Hacer (vv. 61-62).

“Señor, te seguiré, pero déjame despedirme de mi familia”. Esta afirmación parece legítima, ¿quien no querría primero despedirse de sus padres antes de iniciar un viaje con Jesús? Pero en realidad esta persona no se refiere a despedirse al estilo occidental: “Adiós, me voy”; no, sino pasar varios meses con los suyos antes de seguir a Cristo, pues la costumbre oriental así lo exigía. Este tipo de personas son las que siempre tienen algo que hacer ––o se inventan algo que hacer–– con tal de estar ocupadas: Estudios, trabajo, hijos, negocio, viajes, descansar, fiestas familiares, velorios, etc.

TERCERA SENTENCIA: el Maestro responde con una sentencia, “Aquel que empieza a arar un campo y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios” (esta frase es un antiguo proverbio judío). De este proverbio obtenemos tres verdades:

  • PRIMERA VERDAD: Si vas a ser discípulo de Jesús, debes hacer de Él la prioridad en tu vida. Esto es algo críticamente importante para quienes desean avanzar en su relación con Dios, pues Él no admite que nuestro corazón se divida, Él no comparte señorío con otras personas o cosas, a Él se lo debe amar como el primero en nuestros vidas.
  • SEGUNDA VERDAD: Si decides ser discípulo del Maestro más vale que lo hagas bien y no estés volviendo a tu vieja manera de vivir cuando las cosas no marchen como tu pensabas.
  • TERCERA VERDAD: Siempre habrán cosas que hacer pero éstas debiste hacerlas en su tiempo y no precisamente cuando es el tiempo de servir a Dios.

La Biblia nos da una solución práctica, aunque no todos están dispuestos a llevarla a cabo, y fue Cristo mismo quien la dijo: “Lo que tengas que hacer, hazlo pronto” (Juan 13:27).

CONCLUSIÓN.

Aprendamos a servir a Dios y convertirnos en discípulos de Cristo sin reservas, sin condiciones, sin exigencias. Comprometernos con Él es lo más sabio que podemos hacer mientras vivamos. Pero recuerda, no esperes el tiempo ideal, las circunstancias ideales o las condiciones óptimas para seguirlo, eso no es real y lo único que conseguirás es posponer tu compromiso con Dios y tu crecimiento espiritual.

Para ESCUCHAR este sermón haga click en el siguiente enlace: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/seguir-a-jesus-sin-condiciones-predica-en-vivo/


Sermón del domingo 03 de diciembre del 2017, predicado por Gabriel Gil a la iglesia de hogar CRISTO EN CASA – CHILE.

18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n

 

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros e imparte seminarios a lo largo y ancho de A. Latina. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

HABILIDADES PARA LA VIDA # 71 a 80

HpV 1-92.cdr

Hoy en la mañana publiqué otras 10 habilidades para la vida, éstas se suman a las 70 anteriores que encontrarás regadas en mis redes sociales.

Para facilitar la lectura de estas “habilidades” he agrupado aquí las últimas diez (71 a 80). Se trata de “máximas cortas” de fácil lectura y aplicación. Léelas y dime cuál de ellas te hace falta. No olvides compartir este post, quizá a alguno de tus contactos les ayude leer estos adagios de vida.

Habilidad para la vida # 71: LAS PALABRAS TIENEN PODER CREATIVO, CUANDO DICES ALGO LE DAS VIDA A LO QUE DICES.

Habilidad para la vida # 72: UNA COSA ES CREER QUE ERES BENDECIDO Y OTRA ES DECIR QUE ERES BENDECIDO, AL DECIRLO ACTIVAS TU FE.

Habilidad para la vida # 73: LA BIBLIA DECLARA: “QUE LO DIGAN LOS REDIMIDOS DEL SEÑOR” (Salmos 107:2). NO DICE “QUE LO PIENSEN, IMAGINEN O MEDITEN ––aunque eso está bien––, DICE “QUE LO DIGAN”. DECIR LAS BENDICIONES DE DIOS TE AYUDARÁ A ANCLARLAS EN TU VIDA.

Habilidad para la vida # 74: NADA SUCEDE HASTA QUE HABLES. PUEDES PENSAR, SOÑAR Y TENER BUENAS INTENCIONES, PERO NO SUCEDERÁ HASTA QUE LO PRONUNCIES. LA PALABRA ES EL MOTOR.

Habilidad para la vida # 75: EN VEZ DE DEPRIMIRTE PORQUE NO PUEDES SALIR DE DEUDAS COMIENZA A DECIR A DIARIO: “¡SÉ QUE SALDRÉ DE TODAS MIS DEUDAS!”. Okey, ya sé que eso no es suficiente pero es un paso, ¡y un paso determinante!

Habilidad para la vida # 76: PUEDES PASARTE LA VIDA ENTERA DICIENDO “ESTOY ENFERMO”, “ME SIENTO DÉBIL”, “MI ESPALDA ME ESTÁ MATANDO”. PERO…, ¿POR QUÉ NO PRUEBAS DICIENDO ESTOY SANO, ME SIENTO BIEN, SOY FUERTE? Hacerlo requiere fe y ésta debe entrenarse a través de la palabra dicha.

Habilidad para la vida # 77: ANTES DE SALIR DE CASA DI, “¡ESTE ES MI DÍA, SERÁ DE BENDICIÓN, LAS OPORTUNIDADES VENDRÁN A MÍ!”. No se trata de un amuleto o truco de magia, SE TRATA DE DECLARAR LO BUENO Y NO LO MALO.

Habilidad para la vida # 78: DECLARAR UN FUTURO ESPERANZADOR NO ES MALO, SI HASTA LOS JUDÍOS CAUTIVOS LO HICIERON: “Cuando el Señor traiga a los deportados de vuelta a Sion, parecerá que estamos soñando” (Salmos 126:1). ELLOS AÚN ESTABAN EN BABILONIA PERO AÚN ASÍ DECLARABAN QUE PRONTO IBAN A SER LIBERADOS. “HÁBLALE A TU FUTURO Y DILE LO BUENO QUE SERÁ PARA TI”.

✓ Habilidad para la vida # 79: NADA SUCEDE HASTA QUE HABLES. ¡RODEA TU JERICÓ Y DECLARA QUE ES TUYO!

Habilidad para la vida # 80: NO SE TRATA DE “DECLARAR” Y DIOS CORRERÁ PARA HACERLO ––así no funciona––, PERO HABLARLO DESPERTARÁ EN TI EL IMPULSO NECESARIO PARA DAR LOS PASOS DE ACCIÓN…, ¡HABLA, DILO, PRONÚNCIALO! LUEGO TU CUERPO Y MENTE TE SEGUIRÁN.