Cápsula 6: No tengas Miedo

LA REFLEXIÓN DE HOY la encontramos en Salmos 56:3-4, «Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza. Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo. ¿Qué puede hacerme un simple mortal?».

Haga click en el enlace para “escuchar” y “descargar” las lecciones de hoy: https://www.spreaker.com/user/gabrielgil/no-tengas-miedo

mujer-con-miedo-vida

Anuncios

PRÉDICA: EL PODER DE TUS PENSAMIENTOS Y PALABRAS

another+home

Seguimos con la serie de sermones “Vive la vida que Dios tiene para ti”; hoy veremos la tercera prédica que he titulado EL PODER DE TUS PENSAMIENTOS Y PALABRAS. Lo que escucharemos en esta ocasión no es nuevo, usted ya lo ha recibido en esta misma iglesia y por medio de este mismo predicador en diferentes oportunidades, pero de tanto en tanto es bueno recordar estas verdades, cuanto más si deseamos vivir la vida que el Señor planeó para nosotros. Quédese conmigo para que juntos redescubramos “el poder de nuestros pensamientos y palabras”.

TUS PENSAMIENTOS

  • Una persona promedio tiene unos 50.000 pensamientos diarios, el 85% de esos pensamientos son negativos. He aquí la clave para la victoria: ¡No seas promedio!
  • ¿Sabías que tus pensamientos controlan tu vida? La Biblia lo declara en Proverbios 4:23, “Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida” (PDT). Otra versión dice: “Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida” (TLA). También en Proverbios 23:7 encontramos: “Tal como piensa un hombre dentro de sí, así es él”. ¡Así de importantes son nuestros pensamientos! Ellos nos conducen para el bien o para el mal.
  • Quiero que entiendas esto: El objetivo principal del Enemigo es controlar y manipular tu mente, al hacerlo logrará controlar y manipular cada área de tu vida. Por eso es crucial que cuidemos lo que pensamos ya que lo que pensamos a diario determina lo que hablamos, lo que actuamos y cómo nos sentimos. ¡La batalla más peligrosa se libra en nuestra mente!
  • Por tanto no solo debemos tener cuidado con lo que vemos y oímos, también con lo que pensamos. Si se la pasa meditando en pensamientos deprimentes tendrá una vida deprimente; si en cambio medita en pensamientos alegres es muy probable que tenga una vida alegre. En realidad nuestra vida sigue a nuestros pensamientos.
  • Sigamos el consejo bíblico que dice: “Pensaré en todas las obras que has realizado; meditaré en todo eso” (Salmos 77:12).  Otro salmo nos dice: “En tus preceptos medito, y pongo mis ojos en tus sendas” (Salmos 119:15).
  • Gran parte del éxito o fracaso en nuestra vida se determina por lo que “nos permitimos pensar”, ¡así es! Yo decido qué pensar y qué no. Si de continuo piensa en cosas tristes, amargas, aburridas y dolorosas no espere andar sonriendo y en victoria; lo que piensa en su interior se canaliza hacia el exterior.
  • SEIS CONSEJOS QUE PUEDEN AYUDARTE A PENSAR MEJOR: a) Pon tu mente en cosas más elevadas; b) Considera cuál es tu primer pensamiento al despertar y cuál el último antes de dormir; c) Ten pensamientos excelentes y alegres, así serás impulsado hacia la bendición; d) Enfócate en lo positivo (deja de ver el vaso medio vacío); e) Transforma tu mente, al hacerlo Dios transformará tu vida; f) Programa tu computadora mental para la victoria.
  • Pero, ¿cómo puedo mejorar mis pensamientos? Lee la Biblia a diario, Escucha buenos mensajes de la Palabra, Canta alabanzas a diario, Júntate con gente que piense positivo, Lee libros que te hagan mejor persona, Niégate a ver programas de televisión que no contribuyan a tu crecimiento, Evita aquellas redes sociales que te corrompan, Cuando vengan pensamientos de tristeza, dolor, depresión, derrota sacude tu cabeza y reprende ese pensamiento.
  • Deseo terminar esta parte de los pensamientos con una recomendación bíblica: “En fin, hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, noble, correcto, puro, hermoso y admirable. También piensen en lo que tiene alguna virtud, en lo que es digno de reconocimiento. Mantengan su mente ocupada en eso” (Filipenses 4:8).

TUS PALABRAS

  • Así como los pensamientos son poderosos las palabras también, ellas tienen un poder increíble sobre nuestras vidas porque hacen realidad lo que decimos.
  • Prestemos atención a lo que dice la Biblia al respecto: “Lo que uno habla determina la vida y la muerte; que se atengan a las consecuencias los que no miden sus palabras” (Proverbios 18:21); “Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan” (Efesios 4:29); “El que refrena su lengua protege su vida, pero el ligero de labios provoca su ruina” (Proverbios 13:3); “Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado” (Mateo 12:36); “Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse” (Santiago 1:19); “Las palabras de gracia son como un panal, dulzura para el alma y medicina al cuerpo” (Proverbios 16:24);
  • El apóstol Santiago nos da un magistral Ejemplo de cómo Funcionan nuestras palabras: “Al caballo podemos dominarlo, y hacer que nos obedezca, si le ponemos un freno en la boca. Algo parecido pasa con los barcos. Por grande que sea un barco, y por fuertes que sean los vientos que lo empujan, el navegante puede controlarlo con un timón muy pequeño. Y lo mismo pasa con nuestra lengua. Es una de las partes más pequeñas de nuestro cuerpo, pero es capaz de hacer grandes cosas. ¡Es una llama pequeña que puede incendiar todo un bosque! Las palabras que decimos con nuestra lengua son como el fuego. Nuestra lengua tiene mucho poder para hacer el mal. Puede echar a perder toda nuestra vida, y hacer que nos quememos en el infierno” (Santiago 3:3-6).
  • DIEZ VERDADES SACADAS DE ESTOS VERSÍCULOS: 1) Nuestras palabras son profecías que se cumplen solas; 2) Lo que digas en medio de tus pruebas determinará cuanto tiempo te quedarás en el desierto; 3) Cuida lo que dice pues cosecharás en abundancia, para bien o para mal; 4) No le hables a Dios sobre cuan grande es tu montaña, ¡háblale a tu montaña sobre cuan grande es Dios!; 5) Confiesa audazmente la Palabra de Dios sobre toda situación; 6) Evita decir palabras negativas, guardar silencio es mejor; 7) Pronuncia la bendición, no solo la pienses, ¡dila!; 8) Afecta el futuro de tus hijos por medio de tus palabras; 9) Una vez dichas las palabras no pueden ser retiradas, por eso escoge bien lo que vas a decir; 10) Decir “estoy sano”, “soy bendecido”, “saldré de ésta”, “pagaré la deuda” es mucho mejor que decir “todo me sale mal”, “tengo mala suerte”, “siempre estoy enferma”, “no sé cómo lo voy a hacer”.

CONCLUSIÓN.

Pensamientos y palabras van de la mano, no minimice esto, al contrario, dele la importancia que merece. Si quiere vivir la vida que Dios tiene para usted más vale que comience a cambiar su manera de pensar, al hacerlo sus palabras también cambiarán. Jesucristo lo dijo así: “De la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34).

PARA ESCUCHAR ESTA PRÉDICA diríjase al siguiente enlace:

https://www.mixcloud.com/gabrielgil/el-poder-de-tus-pensamientos-y-palabras/

  • Sermón elaborado y predicado por Gabriel Gil (domingo 01/07/2018). Gabriel es Pastor, Coach-mentor y maestro de habilidades para la vida.

Este sermón EL PODER DE TUS PENSAMIENTOS Y PALABRAS es el tercero de la serie “Vive la vida que Dios tiene para ti”. Para leer/escuchar las prédicas anteriores diríjase a los siguientes enlaces:

SERMÓN 1: Expande tu visión (predicado el 17/06/2018)

– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/19/expande-tu-vision/

– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/expande-tu-vision/

SERMÓN 2: Desarrolla una auto-imagen sana (predicado el 24/06)

– Para LEER: https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/25/desarolla-una-autoimagen-sana-predica/

– Para ESCUCHAR: https://www.mixcloud.com/gabrielgil/desarrolla-una-autoimagen-sana/

Desarolla una Autoimagen Sana (Prédica)

a51a310e34db7fd7e47ebc7684668ff0

DESARROLLA UNA AUTOIMAGEN SANA

Irma es una mujer madura que fue mi asistente personal por algunos años cuando yo fui Director del Seminario Teológico de mi denominación. Ella no tiene estudios universitarios, tampoco es bilingüe ni posee diplomas rimbombantes que la avalen como una teóloga destacada; sin embargo fue una gran ejecutiva y de mucha ayuda para mi gestión, y lo sigue siendo para el director actual. Ella se ha desempeñado como asistente de directores por muchos años y aunque algunos piensan que sería bueno sacarla de esa posición por la edad que tiene, la verdad es que su trabajo se ha hecho indispensable para el buen funcionamiento del Seminario. Por cierto, ella es discapacitada; su pierna izquierda no solo es más corta que la derecha sino también está retraída visiblemente lo que hace que su andar sea penoso y un tanto demorado. No obstante Irma se mueve de un lugar a otro sin mayores problemas, es capaz de atravesar una sala llena de gente sin ápice de vergüenza ni tampoco titubea a la hora de dar su opinión delante de los demás; es inteligente, amable y muy competente. Uno podría pensar que ella al tener

33981216_10213440159176240_4286631030766436352_n

 esa discapacidad tan notoria sería una mujer acomplejada, triste o amargada; todo lo contrario, es alegre, proactiva y empeñosa. Seguramente en su vida ha debido enfrentar burlas, comentarios despectivos, la lástima de la gente y obstáculos físicos en la calle, en los edificios, en el transporte; pero eso no la ha detenido…, ¡ella ha enfrentado la vida como una guerrera! ¿Cómo lo hace? Sencillo: Irma tiene una sana imagen de sí misma. Ella sabe lo que es y sabe lo que vale; sus limitaciones físicas no la limitan mental ni espiritualmente.

El segundo paso para vivir la vida que Dios tiene para ti es “Desarrollar una imagen sana de ti mismo”. Esto significa que debes basar tu auto-estima en lo que dice la Palabra de Dios acerca de ti, en vez de lo que dicen los demás, o lo que dicen las circunstancias, o lo que dice tu billetera. Cómo te ves y cómo te sientes acerca de ti mismo tendrá un alto impacto en tu avance en la vida. ¡Nunca llegarás más allá de la imagen que tienes de sí mismo en tu mente!

Entendamos que AUTO-IMAGEN y AUTO-ESTIMA son cosas que van de la mano, la una complementa a la otra ya sea para bien o para mal. Permítanme explicarle el porqué.

  • La Auto-estima es aquel profundo sentimiento que usted tiene de sí mismo, es cómo se estima usted mismo, su propia opinión acerca de usted. Auto-estima es saber qué tan importante es usted o que tan valorado se siente. Auto-estima es el sentir que dice “me gusto” o “no me gusto”.
  • La Auto-imagen es como una pintura, un cuadro, un retrato suyo hecho por usted mismo. Es quién y lo que usted se imagina ser, quien cree usted que es. Esta auto-imagen la construimos nosotros mismos a través de nuestras experiencias y en base a lo que oímos de los demás acerca de nosotros. La auto-imagen es el espejo de nuestra alma.

Ahora les explico cómo se fusionan la auto-imagen y la auto-estima en cada uno de nosotros:

“Si usted se ve como una persona sin cualidades, sin importancia, insignificante, sin atractivo, inferior o inadecuado actuará según como se ve. Ese actuar será tonto, indeciso, lleno de errores y miedos lo que afectará su auto-estima, al verse tonto no se apreciará como una persona valiosa”.

En términos sencillos la IMAGEN QUE TENGA DE SÍ MISMO afectará la ESTIMA, VALOR, IMPORTANCIA de su propia persona. Si usted se ve como un perdedor entonces actuará como tal, pero si se ve como un ganador entonces andará por la vida triunfando y ganando. Al actuar según como se ve afirmará su auto-estima para bien o para mal. Así entonces si se ve como una persona triunfadora, llena de habilidades, inteligente, atractiva y capaz de conseguir sus metas, entonces actuará como un vencedor y su auto-estima se elevará porque su actuar hace que ésta se refuerce para bien.

La clave para desarrollar una imagen sana de sí mismo es VERNOS COMO DIOS NOS VE. ¿Y cómo nos ve Dios?

  • Como si fuésemos ángeles: Seres superiores (Salmos 8:5)
  • Como una creación admirable: Personas maravillosas y con mucho potencial (Salmos 139:14)
  • Como administradores de la Tierra: Con capacidades de mayordomía y capaces de gerenciar bien  sus recursos (Génesis 1:26)
  • Como parecidos a Él: A imagen y semejanza de Dios  (Génesis 2:7)

EN SÍNTESIS, Dios nos ve como ganadores, triunfadores, capaces de forjar nuestro futuro, como personas sanas, felices, prósperas en todos los sentidos, como seres inteligentes, alegres, fuertes, valientes y dotados con todos los recursos para hacer de nuestra vida una experiencia maravillosa mientras estemos aquí en la Tierra. ¿Por qué entonces conformarnos con vernos de otra manera? Les diré porqué: El enemigo de nuestras almas está muy interesado en que nuestra auto-imagen sea negativa, de esa manera jamás avanzaremos a todo el potencial que Dios ha depositado dentro de nosotros.

En la Biblia encontramos un hombre al que Dios veía como un valiente pero él se veía a sí mismo como un cobarde. Dios tuvo que trabajar en su auto-imagen para poder usarlo para su gloria. Leamos Jueces 6

12 El ángel de Dios se le apareció a Gedeón y le dijo:

—¡Qué fuerte y valiente eres! ¡Por eso Dios está contigo!

13 Gedeón le respondió:

—Perdón, señor, pero si Dios está con nosotros, ¿por qué nos pasa todo esto? ¿Por qué no hace milagros como cuando nos libró de Egipto? Nuestros antepasados nos han contado las maravillas que Dios hizo antes; pero ahora nos ha abandonado, nos ha dejado caer en manos de los madianitas.

14 Entonces Dios mismo miró a Gedeón y le dijo:

—Pues eres tú quien va a salvar a Israel del poder de los madianitas. Además de tus propias fuerzas, cuentas con mi apoyo.

15 Gedeón le preguntó a Dios:

—Pero mi Dios, ¿cómo podré librar a los israelitas? Mi grupo familiar es el más pobre de la tribu de Manasés, y yo soy el menos importante de toda mi familia.

16 Y Dios le contestó:

—Podrás hacerlo porque yo estaré contigo para ayudarte. Derrotarás a los madianitas como si derrotaras a un solo hombre.

  • Gedeón no creía en sí mismo así como muchos hoy no creen en sus capacidades, pero eso no importa en el mundo de Dios porque ÉL SÍ CREE EN NOSOTROS MÁS QUE NOSOTROS MISMOS. Por eso Dios usó de todas maneras a este hombre acomplejado, negativo, que se veía a sí mismo como pobre y el menos importante de su familia. Dios es especialista en cambiar la forma en la cual nos vemos, pero para que eso ocurra debemos dejar que el Señor trabaje en nuestro interior.
  • Lo mismo pasó con Moisés. Cuando Dios se le apareció para darle la misión de liberar a Israel de la esclavitud de Egipto Moisés objetó: “No sé hablar”, fueron sus palabras, pero lo que en verdad estaba diciendo era que no se consideraba apto, capaz, competente; Moises se veía así mismo como un inepto. Pero Dios trabajó en Él para convertirlo en el líder que llegó a ser.
  • Hay otro caso de auto-imagen insana en los 10 espías que dieron un informe negativo cuando volvieron de explorar Canaán. Esto fue lo que pasó con ellos: “Pero los otros que habían ido con él empezaron a desanimar a los israelitas diciéndoles que el territorio era malo. —¡No lo hagan! —les decían—. ¡No podremos vencer a gente tan poderosa! ¡Los que viven allí son gigantes, como Anac! ¡Ante ellos nos veíamos tan pequeños como saltamontes y así les parecíamos a ellos! Además, es un lugar en donde no se puede vivir. Es tan malo que la gente se muere como si se los tragara la tierra” (Números 13:33). Es interesante notar dos cosas aquí: En primer lugar los espías se vieron a sí mismo como saltamontes, y en segundo lugar pensaron que así mismo les veían los demás. ¡Que fantástico poder tiene la auto-imagen sobre nosotros mismos!

EN CONCLUSIÓN

Fuiste diseñado para avanzar, escalar, crecer, enfrentar dificultades y vencer; pero si sigues mirándote como un pecador empedernido que no tiene derecho a la bendición jamás podrás alcanzar todo lo que Dios tiene para ti. Deja de mirarte como un saltamontes y mírate como Dios te ve, como un guerrero que puede conquistar cualquier proyecto, meta, situación adversa, enfermedad o crisis que tengas por delante.

Y recuerda, “hasta que no te veas como Dios te ve jamás tendrás una vida victoriosa”. Pero, ¿cómo logro cambiar mi auto-imagen? Te presento 10 poderosos consejos:

  1. Lee la Biblia todos los días
  2. Escucha predicaciones o enseñanzas que corrijan tu vida
  3. Júntate con gente que te impulse hacia arriba y no con quienes te jalen hacia abajo
  4. Declara a diario que eres un vencedor, con el tiempo lo creerás. ¡y deja ya de maldecirte con palabras crueles hacia ti!
  5. Actúa como si pudieras vencer, lograr, conquistar o hacer
  6. Pídele a dios te ayude a dejar en el pasado las palabras negativas que oíste que decían de ti, pídele te ayude a dejar en el pasado las malas experiencias que tuviste en tu infancia o adolescencia, pídele a dios te sane por dentro
  7. Párate frente al espejo de tu baño y mírate, no quites la mirada, y di: gracias señor porque soy una creación admirable, única, bella y potente
  8. Canta a todo pulmón las maravillas de dios, hacerlo liberará en ti la tristeza que llevas por años
  9. Elogia a otras personas con palabras de afirmación: “te ves bien, hueles rico, lo hiciste bien”. al hacerlo estás sembrando y algún día recibirás también tus propios elogios.
  10. Celebra tus logros, prémiate, disfruta tus metas conquistadas. eso afirmará tu auto-imagen

Oremos!

Este es el segundo sermón de la serie “Vive la vida que Dios tiene para ti”. Si desea leer el primer sermón haga click en este enlace (Expande tu visión): https://gabrielgila.wordpress.com/2018/06/19/expande-tu-vision/


18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n

by Gabriel Gil. Pastor, Coach-mentor. Escritor y maestro de habilidades para la vida

 

¿QUÉ ES EL ÉXITO PARA MÍ? Por Roxy Vásquez

21244763_10155485515136278_81842598_nPensar en el éxito por años traía una imagen a mi cabeza con respecto a un estado en el cual una persona se encontraba y donde experimentaba la felicidad de haber alcanzado una meta, esta felicidad incluía cosas y circunstancias tales como: nunca haber fracasado, haber tenido siempre todos los recursos a la mano, que todas las cosas marchen a la perfección, que no haya vergüenza por algún error del pasado, tener posición ante la gente que le rodea, ser un referente para la sociedad, entre otros. Mantener esa imagen en mi mente por años me hizo creer que hasta no tenerlo todo para empezar y triunfar en una meta, no debía iniciar, frustrando de esta manera muchos sueños y anhelos de mi corazón. Llegué al punto de creer que yo no era lo suficiente para emprender algo grande y que debía esperar a un gran hombre para hacerlo en conjunto. Luego de haber derribado cada uno de esos falsos argumentos de mi cabeza, a través de la lectura y la sabiduría de algunas personas, pude adaptar un nuevo concepto de éxito para mi vida.

Personalmente creo que el éxito está directamente relacionado con nuestro propósito en la tierra, todos tenemos un propósito general que lo encontramos en Génesis 1:28 “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”. Este propósito para el hombre se basa en fructificar, multiplicar, llenar la tierra, sojuzgarla y señoread. Pero Dios en su infinita creatividad diseñó un propósito único y exclusivo para cada ser humano, algunos lo descubren más rápido, a otros nos cuesta más.

Creo que conocer nuestro propósito en la tierra es fundamental para nuestro desarrollo personal y para ser exitoso. Lo que puedo definir como éxito para mí, representa en cumplir en mi vida la perfecta voluntad de Dios, esto requiere de un proceso que dura toda una vida, pues no creo que el éxito sea tan solo un lugar donde llegar, sino que a medida que crecemos en cada una de las áreas de nuestra vida empezamos a experimentar el éxito. Todo lo que forma parte de nuestro crecimiento, sean fracasos, desaciertos, problemas, cuando los aprovechamos, aprendemos de ellos, los re direccionamos y los superamos, experimentamos el éxito, pues no nos quedamos siendo repetitivos, ni tampoco seres que hacen mucho pero producen nada.

Y de eso nos habla exactamente Pablo cuando escribe en Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. No conformarse es el primer paso para ser exitoso, Dios nos dio inmensas capacidades para desarrollar, un cerebro que según el psicólogo William James en el libro “las energías de los hombres” expone que “hacemos uso solamente de una pequeña parte de nuestros posibles recursos mentales y físicos”, es decir, que podemos vivir toda una vida aprendiendo, pero la diferencia entre la gente que vive aprendiendo y los que viven teniendo éxito es que los primeros aprenden cualquier cosa, y los segundos deciden aprender todo lo necesario para mejorar y caminar conforme a su propósito. Pablo habla  acerca de una transformación a través de una constante renovación de lo que entendemos ya que mucha gente conoce lo que es bueno para su vida, pero cuando lo entienden lo ejecutan.

Finalmente me encanta saber que la voluntad de  Dios se comprueba y cada vez que compruebo su agradable y perfecta voluntad estoy teniendo éxito. Y eso aclara que el éxito no siempre es sencillo, no siempre es fácil, pues muchas veces he tenido que tomar decisiones que no he querido, que me duelen, que tienen que desarmarme por cumplir la voluntad de Dios, pero a pesar del dolor o de lo que produzca una decisión, si hago lo correcto concluirá por traerme satisfacción y paz.

Creo que Dios nos creó para que experimentemos el éxito constantemente pues éste trae consigo paz, felicidad y un sentido de plenitud, es por ello que no podemos estacionarnos en la idea de alcanzar el éxito en una determinada cosa, sino en vivir una vida correcta, fiel a su propósito y de esta manera gozar de las consecuencias del llamado “éxito”.


21150224_10214228968535812_3797444587952879392_n

Roxy Vásquez, comunicadora del Reino y empresaria. Mujer talentosa, habilidosa y camino al éxito. https://www.facebook.com/roxy.musical

DOS VERDADES Y UN CONSEJO PARA LA VIDA (Ecl. 5:1-20 Sermón dominical)

18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n¿Qué aprendemos de estos 20 versículos? ¿Qué verdades quiere enseñarnos Eclesiastés? ¿Son aplicables a nuestras vidas? Acompáñenme en este sermón que he preparado para ustedes donde les daré “dos verdades y un consejo”.

I. PRIMERA VERDAD: CONTROLA TUS PALABRAS (5:1-7).

En estos versículos encontramos algunas advertencias o recomendaciones para quienes asisten a la Casa de Dios, aunque éstas son aplicables a cualquier situación o circunstancias de nuestras vidas.

  • Primera advertencia: Cuida tus pasos (5:1). La referencia es cuidar nuestra conducta. Recordar a dónde y a quién nos estamos dirigiendo.
  • Segunda advertencia: Acércate a escuchar en vez de ofrecer sacrificio de necios (5:1). Es una reacción en contra de las meras ceremonias religiosas.
  • Tercera advertencia: Cállate y estate tranquilo (5:2). Refrena tu lengua y cuida tus palabras, estás ante el Dios infinito, grande y majestuoso. La referencia apunta a las vanas repeticiones en la oración.
  • Cuarta advertencia: Cuando hagas un voto a Dios, cúmplelo (5:4). Dios ve los votos de una manera diferente a cómo los ve el hombre. Él los cree y no los olvida. Un voto es un compromiso del que hay que rendir cuentas.
  • Quinta advertencia: No tomes una decisión ahora y la niegues después (5:6-7). No trates de engañar a Dios, Él no puede ser burlado. No hay daño en no prometer. Nuestras decisiones deben ser serias y responsables, de lo contrario habrán consecuencias funestas hacia nosotros, nuestras familias y lo que más queremos (¿Por qué ha de enojarse Dios por lo que dices, y destruir el fruto de tu trabajo? 5:6).

II. SEGUNDA VERDAD: ADMINISTRA SABIAMENTE TUS BIENES (5:8-17).

En los versículos que estudiaremos a continuación podemos observar que la administración de nuestros bienes tiene que ver tanto con las posesiones materiales/financieras, y también con el buen ejercicio de la justicia.

1. Administra sabiamente la justicia (vv.8-9). “8 Si ves que en la provincia se oprime al pobre y se violan el derecho y la justicia, no te sorprendas por eso. Porque un grande tiene un superior que lo vigila, y hay otros grandes por encima de ellos. 9 De todas maneras, lo que más aprovecha a un país es un rey con campos bien cultivados”.

El egoísmo es una de las causas primarias de la opresión a los pobres, la injusticia y violación de los derechos humanos. Aunque la Biblia insiste en el respeto a las autoridades del estado (1ª Pedro 2:17), sabemos que la corrupción reina en todos los estratos de la jerarquía política. Por tanto, el creyente no debe sorprenderse cuando vea que los pobres son oprimidos y que la justicia y que los derechos son violados (1ª Juan 3:13; 1ª Pedro 4:12). La cadena de corrupción parece interminable. Sin embargo, Eclesiastés es enfático al afirmar que “uno más alto está sobre ellos” (5:8b). El versículo 9 encierra una verdad milenaria. Se enfatiza el hecho de que las verdaderas riquezas de un país no están tanto en las posesiones, ni en el poder político, ni en la abundancia de sus recursos naturales, sino en el cultivo de la tierra. Hoy vemos con mucha tristeza que existen muchos países ricos en recursos naturales, pero tienen una economía pobre porque la situación política dificulta el cultivo de la tierra. ¡Aprendamos a ser justos en toda nuestra manera de vivir!

2. Administra sabiamente tus bienes (vv. 10-17). Si algún pecado domina nuestra sociedad y fuertemente a la iglesia misma, es la búsqueda insaciable de las cosas materiales. Dios no está en contra de los ricos. Muchos personajes bíblicos fueron ricos (Abraham, David, Salomón, Daniel, Jeremías, Marcos, Pablo, entre otros). El peligro está en la sutileza con que las posesiones materiales tienden a desplazar a Dios del corazón.

El dinero es necesario, pero el amor al dinero es pecado (1ª Timoteo 6:10). Eclesiastés cuestiona el valor de las riquezas para la verdadera felicidad: 1) Las riquezas No pueden satisfacer a los que ponen su afección en ellas (5:10); 2) Las riquezas Son difíciles de ganar, pero una vez obtenidas aumentan también los que la consumen (5:11); 3) Las riquezas Roban el sueño y la tranquilidad (5:12); 4) Las riquezas Son elusivas e inciertas (5:13); 5) A la hora de la muerte las riquezas se quedan en la tierra (5:15-16).

El dinero tiene una manera muy sutil de entronarse en el corazón y de convertirse en nuestro dios. Pero en vez de ser “adorado”, éste debe ser “utilizado”.

III. UN CONSEJO SABIO (5:18-20).

En este estudio hemos observado dos grandes verdades: “Controla tus palabras y Administra sabiamente tus bienes”. Eclesiastés termina el capítulo 5 con un consejo que hiciéramos bien en aplicarlo a nuestras vidas. Ahí les va, lo he dividido en tres partes:

Versículo 18: Goza la vida, disfruta las bendiciones de Dios. No destruyas lo que tanto te ha costado construir (matrimonio, familia, carrera, empresa, etc.). Pon freno a tu lengua y mente, y en cambio “come y bebe y goza de los resultados de tu trabajo”, así disfrutarás de una genuina relación con Dios.

Versículo 19: Coloca a Dios y las cosas en el lugar que corresponde; Dios es primero, las posesiones materiales después (Proverbios 10:22), esta es la sabia perspectiva de una vida feliz.

Versículo 20: Dios quiere que seamos felices, Él no amarga nuestra existencia con la realidad de nuestra fatalidad, mas bien nos concede alegría y momentos de felicidad.

CONCLUSIÓN.
La Palabra de Dios es oportuna y justa, no despreciemos lo que hoy hemos aprendido. Más bien estemos dispuestos a hacer las enmiendas necesarias en nuestras vidas para corregir aquello que debe ser corregido y mejorar lo que pueda ser mejorado.

Bendiciones!


Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”; lo hace a través de sus escritos, podcast, vídeos y seminarios que imparte en América Latina.

UNA GENERACIÓN PROACTIVA

12646944_10208623846611267_913993260294638243_nSeguramente la mayoría de ustedes ha escuchado una palabra que por algunos años se ha venido utilizado bastante: PROACTIVIDAD.

Se nos dice que debemos ser personas proactivas, líderes proactivos, una generación proactiva, ministros proactivos, pero… ¿Qué significa esta palabra?

1. DEFINAMOS PROACTIVIDAD

Proactividad es una actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer”.

Interpretemos la definición presentada.

El concepto de proactividad se ha puesto de moda en el ámbito de la dirección de empresas, en las Organizaciones Inteligentes y en los liderazgos de alta gerencia. Se espera que los directivos y gerentes sean proactivos y también las compañías construyan sus futuros de forma proactiva, aunque no todo el mundo coincide en la forma de definir la proactividad. Este concepto tiene diversas acepciones como sucede con otros tantos términos que se han introducido recientemente en el léxico del mundo organizacional, pero que no se encuentran en el diccionario. Veamos algunas de estas definiciones.

  • Stephen Covey considera que la esencia de la persona proactiva es la capacidad de liderar su propia vida. Al margen de lo que pase a su alrededor, la persona proactiva decide cómo quiere reaccionar ante esos estímulos y centra sus esfuerzos en su círculo de influencia, es decir, se dedica a aquellas cosas con respecto a las cuales puede hacer algo. Para Covey la proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento qué queremos hacer y cómo lo vamos a hacer.
  • Ralf Schwarzer sostiene que el comportamiento proactivo es la creencia de las personas en su potencial para mejorarse a sí mismas, su situación y a su entorno. Las personas que se rigen por este comportamiento anticipan o detectan estresores potenciales y actúan para prevenirlos. Según esta definición, la proactividad está estrechamente relacionada con la sensación de control y de autoeficacia. Las personas que se consideran eficaces, que piensan que pueden controlar la situación y solucionar sus problemas, tienen más facilidad para emprender la acción.
  • Para Bateman y Crant la proactividad supone crear cambio, no sólo anticiparlo. Según estos autores ser proactivo no consiste únicamente en tener flexibilidad y adaptabilidad hacia un futuro incierto sino que es preciso tomar la iniciativa para mejorar un negocio.

Frankl

2. VÍKTOR FRANKL, “El Hombre en busca de Sentido”

Sigamos con la definición: El término proactividad lo acuñó Viktor Frankl en su libro Man’s Search for Meaning (El hombre en busca de sentido, 1946). Frankl fue un neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis. Años después el término proactividad se popularizaría en muchos libros de autoayuda, desarrollo personal y empresarial gracias al best-seller “Los siete hábitos de las personas altamente efectivas” del autor Stephen R. Covey. 

Frankl nos dice que en los campos de concentración nazi habían dos tipos de reos. Aquellos que “se dejaban morir” ––y de hecho morían––, y “quienes hacían todo lo posible por sobrevivir”. Muchos de ellos sobrevivieron, tal es el caso de nuestro siquiatra.

Pregunta. ¿Qué motivaba a estos prisioneros a luchar por sus vidas?

Nuestro siquiatra nos da una respuesta sencilla pero contundente: “Los prisioneros que poseían «sentido de vida» eran capaces de auto-generar ganas de vivir”.

Así que las personas proactivas son por regla general:

  • Optimistas,
  • Con un claro sentido de dirección,
  • Capaces de sobrevivir cualquiera sea las circunstancias que las rodean.

Ahora bien, al igual que en el campamento nazi, en la vida diaria encontramos dos tipos de personas, las “reactivas” y las “proactivas”. Definamos cada una.

  • Personas Reactivas: Se ven afectadas por las circunstancias, las condiciones, el ambiente social… pero hacen poco o nada por cambiar. Sólo se sienten bien si su entorno está bien. Centran sus esfuerzos en el círculo de preocupación: en los defectos de otras personas, en los problemas del medio y en circunstancias sobre las que no tienen ningún control. No tienen la libertad de elegir sus propias acciones. Critican y no ofrecen soluciones.
  • Personas Proactivas: Se mueven por valores cuidadosamente meditados y seleccionados: pueden pasar muchas cosas a su alrededor pero son dueñas de cómo quieren reaccionar ante esos estímulos. Centran sus esfuerzos en el círculo de influencia: se dedican a aquellas cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva, con lo cual amplían su círculo de influencia. Ellos/as no sólo “proponen” (critican, denuncian), también “hacen”.

3. QUÉ NO ES LA PROACTIVIDAD

La proactividad no tiene nada que ver con el activismo o la hiperactividad. Ser proactivo no significa actuar deprisa, de forma caótica y desorganizada, dejándose llevar por los impulsos del momento. Las personas que tienen el hábito de la proactividad no son agresivas, arrogantes o insensibles, como defienden algunos tópicos, sino que se mueven por valores, saben lo que necesitan y actúan en consecuencia. El concepto opuesto es el de reactividad, o tomar una actitud pasiva y ser sujeto de las circunstancias y por ende, de los problemas. La definición extendida por Stephen R. Covey dice que la conducta individual es función de las decisiones propias y no de las condiciones (yo decido como actuar frente a las circunstancias).

4. ¿QUÉ PASAJE BÍBLICO NOS HABLA O MOTIVA A SER PERSONAS PROACTIVAS?

Hay varios pero uno en particular llama mi atención.

Leamos juntos Lucas 15:11-22

 11 Jesús también les dijo: «Un hombre tenía dos hijos. 12 Un día, el hijo más joven le dijo a su padre: “Papá, dame la parte de tu propiedad que me toca como herencia.” Entonces el padre repartió la herencia entre sus dos hijos.

 13 »A los pocos días, el hijo menor vendió lo que su padre le había dado y se fue lejos, a otro país. Allá se dedicó a darse gusto, haciendo lo malo y gastando todo el dinero.  14 »Ya se había quedado sin nada, cuando comenzó a faltar la comida en aquel país, y el joven empezó a pasar hambre. 15 Entonces buscó trabajo, y el hombre que lo empleó lo mandó a cuidar cerdos en su finca. 16 Al joven le daban ganas de comer aunque fuera la comida con que alimentaban a los cerdos, pero nadie se la daba.

 17 »Por fin comprendió lo tonto que había sido, y pensó: “En la finca de mi padre los trabajadores tienen toda la comida que desean, y yo aquí me estoy muriendo de hambre. 18 Volveré a mi casa, y apenas llegue, le diré a mi padre que me he portado muy mal con Dios y con él. 19 Le diré que no merezco ser su hijo, pero que me dé empleo, y que me trate como a cualquiera de sus trabajadores.” 20 Entonces regresó a la casa de su padre.

   »Cuando todavía estaba lejos, su padre corrió hacia él lleno de amor, y lo recibió con abrazos y besos. 21 El joven empezó a decirle: “¡Papá, me he portado muy mal contra Dios y contra ti! ¡Ya no merezco ser tu hijo!”.

 22 »Pero antes de que el muchacho terminara de hablar, el padre llamó a los sirvientes y les dijo: “¡Pronto! Traigan la mejor ropa y vístanlo. Pónganle un anillo, y también sandalias.

5. APLICACIÓN DEL PASAJE: Este joven fue Proactivo porque… 

  • Reconoció su Situación: Una vez que se dio cuenta de su precaria situación ––la cual él mismo había provocado––, decidió remediarla, cambiarla. Esto nos enseña lo importante de hacer un alto en nuestra apretada agenda diaria, sentarnos a reflexionar la vida reconociendo así los aciertos y los errores; si no lo hacemos jamás podremos avanzar a nuevos y mejores niveles (el ejercicio de revisar la existencia es crucial en quienes han hecho de la proactividad un estilo de vida). Bien lo dijo el sabio Sócrates: “Una vida no revisada no vale la pena vivirla”. Y por eso también el salmista nos enseña: “En el reposo nocturno examínese el corazón” (Salmos 4:4). Pero…, ¿cómo salir de esa situación que no nos gusta?
  • Planeó una Salida: El joven pródigo una vez reconoció las deplorables circunstancias que lo rodeaban ideó un plan de ataque, un proyecto detallado, minucioso. Luego lo puso en acción. ¿Qué nos enseña esto? ¡Si no tienes un plan de vida seguro vas camino al desastre!. El proverbista enseña: “Planes bien pensados ¡pura ganancia! Planes apresurados ¡puro fracaso! (Proverbios 21:5).
  • Se puso en Acción: Después de concebir tan magnífico plan ––sencillo pero poderoso–– salió de la finca y se dirigió donde vivía su padre donde puso en marcha su plan: pidió perdón con humildad y se sometió a la voluntad de su progenitor. Es decir, no se quedó sólo en “ideas”, las puso en marcha. Y es que esto es vital si deseas mejorar tu vida, “los pensamientos quedan muertos si no se los lleva a la práctica”…, ¡ya deja de construir castillos en el aire y ponte a construirlos de verdad!
  • Obtuvo lo que Quería: Finalmente el joven pródigo volvió a ser admitido en la casa paterna donde su vida mejoró sustancialmente. ¿Qué nos enseña esto? Las personas proactivas consiguen lo que quieren, logran metas, alcanzan objetivos; esto ocurre porque están orientadas a objetivos. Y esto es justamente lo que debemos hacer, focalizarnos, perseverar y conseguir…, ¡fuimos diseñados para conquistar la vida de nuestros sueños!

Lo interesante de este pasaje es que el hijo pródigo “pasó de ser un muchacho consentido, engreído y materialista, a un joven líder, capaz de transformar su realidad para vivir mejor. El pródigo tomó control de su vida y construyó un futuro mejor para sí”. Así entonces nuestro personaje abandonó el club de los reactivos para unirse al de los proactivos.

CONCLUSIÓN

En la iglesia así como en cualquier otra instancia de la sociedad encontramos a los reactivos y los proactivos, los mediocres y los excelentes, los cobardes y los valientes, los criticones y los que producen cambios. A los primeros se los conoce como los que edifican sobre arena, mientras que los segundos son los que edifican sobre la roca, los triunfadores que conquistan metas y bendicen a los demás con su vida (leer Mateo 7:24-27).

Estamos llamados a generar cambios, modificar realidades, impactar sistemas. ¿Cómo hacer esto? NO conformándonos al sistema, sino, influyendo en él, siendo personas PROACTIVAS. Sin embargo, esto jamás sucederá si primero no haces cambios en tu vida…, ¡el cambio empieza por ti!

❈ Este documento ha sido escrito para una charla a los jóvenes de la IDD en la 5ª Región Chile, en una convención a la que he sido invitado como orador.


img_20170122_140549

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”; lo hace a través de sus escritos, podcast, vídeos y seminarios que imparte en América Latina.

Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

EN BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

Mirando-horizonteSermón dominical (19/03/2017). Por Gabriel Gil A

Pasaje bíblico, Eclesiastés 2:1-26 / (se recomienda leer también Lucas 12:13-21)

Verdad Central:

Dios nos da la vida y todo lo que ésta conlleva para que la disfrutemos en comunión con Él, así seremos verdaderamente felices.

Versículo Clave:

  • No hay para el ser humano más felicidad que comer, beber y disfrutar de su trabajo, pues he descubierto que también esto es don de Dios” (Ecl. 2:24 Versión BLP).

Partamos de lo Básico, ¿Qué es la Felicidad?

  • Intentar definir lo que es la felicidad es prácticamente imposible pues cada persona tiene su propio concepto, así por ejemplo la felicidad para un hombre puede ser muy distinta a la de otro a pesar que ambos vivan en el mismo edificio.
  • Diferentes ciencias sin embargo han dado sus propias definiciones de lo que es la felicidad y ¡todas dicen tener la verdad! La sicología, la sociología, la filosofía, la antropología y aún la teología han querido definir este escurridizo concepto, analizar cada uno nos desenfocaría del objetivo de este sermón.
  • No obstante, hay algunos puntos en que los expertos han coincidido a la hora de definir la felicidad, he aquí un resumen de sus opiniones:
      • La felicidad es un estado emocional permanente que experimenta una persona; una persona feliz lo es todo el tiempo ––a pesar de los problemas o adversidades de la vida––, mientras que la alegría es un estado de ánimo pasajero y que ocurre puntualmente.
      • La persona feliz no es aquella que ríe todo el tiempo si bien tiene una tendencia a ser positiva y resiliente; y las personas que ríen frecuentemente no siempre son felices.
      • La felicidad produce una sensación de bienestar, satisfacción y plenitud que sólo se experimenta cuando en el mundo interior de las personas todo está bien (paz consigo mismo, con los demás y con la vida en general).
      • El ser humano siempre anda en busca de la felicidad pero muchas veces no la encuentra porque: 1) No sabe lo que quiere, 2) La busca en los lugares, personas y situaciones equivocadas, 3) Una vez la encuentra no la sabe disfrutar.

¿Cómo podemos Encontrar la Felicidad según la Biblia?

Entendamos el Capítulo 2 de Eclesiastés

  • Al leer el capítulo pareciera que nos encontramos con un tipo amargado, enojado con la vida, frustrado y decepcionado de todo; al menos esa es la impresión que nos deja, sin embargo no es así. Recordemos que el escritor de este libro es el sabio Salomón y que escribió esta obra a una edad avanzada, quizá en los últimos años de su existencia terrenal, por tanto se trata de un anciano que lo ha vivido todo, lo ha recorrido todo, lo ha visto todo, “él ––como decimos en Chile––, viene de vuelta”.
  • Este anciano dedicó gran parte de su vida a buscar la felicidad y para ello no se privó de nada, al contrario, experimentó los placeres de los hombres, los logros humanos, los beneficios de la sabiduría, del conocimiento, y de todo lo que las riquezas y el poder pueden ofrecer (vv. 1-23).
  • Pero este hombre no encontró lo que buscaba, “la felicidad no se encontraba donde él la buscó”, por tanto la decepción, la frustración y la amargura vinieron a él, ¡experimentó esas emociones con intensidad!, pero no se quedó en ellas, al contrario, supo liberarse de dichos sentimientos que tanto mal causan al ser humano. Pero entonces, ¿encontró la felicidad?
  • Los versos 24, 25 y 26a nos dan la respuesta y de esos versos obtenemos tres interesantes verdades que pueden aplicarse a nuestras vidas.

Tres Verdades para La Vida

1. La vida sólo puede disfrutarse a plenitud en comunión con Dios.

La verdadera felicidad no se encuentra en la vida en sí misma ni en las cosas, ni en el poder, las riquezas, la fama, los placeres, los amigos, la familia, las fiestas, las posesiones, los estudios, etc., sino en el Creador. La vida es don divino y Dios es el centro de la misma. Confiadamente podemos unirnos al himno que dice: “Tú eres la vida misma, del existir la esencia, tu aliento es suave brisa que yo he de respirar”.

2. La fe y respeto a Dios hacen la diferencia en nuestra vida terrenal.

El temor a Dios ––reverencia, respeto–– nos ayuda a vivir en esta tierra seguros de que estamos en comunión con Dios y que le agradamos a Él; al agradarle al Señor entonces la felicidad nos invade por completo. La fe trasciende más allá de los horizontes limitados de la vida terrenal y se ancla en Dios, dándonos paz, gozo y esperanza.

3. Todo camino, esfuerzo o búsqueda humana por alcanzar la felicidad aparte de Dios es en vano.

La satisfacción que ofrece el mundo sin Dios es pasajera y fútil (falso). Sólo se puede encontrar satisfacción, alegría y paz duraderas en Dios. Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

Conclusión.

El hombre y la mujer fueron creados para ser felices, ningún pasaje en las Escrituras dice lo contrario; allá en el Edén tenían de todo para que sus vidas fuesen plenas ––un buen lugar para vivir, comida en abundancia, trabajo, y se tenían el uno al otro––, pero sobre todo había un ingrediente que aseguraba la felicidad de la pareja y de la raza humana que ellos engendrarían: La comunión con Dios. Pero sabemos que todo esto cambió cuando ambos, Adán y Eva, desobedecieron a Dios y fueron expulsados del Paraíso.

Hoy, miles de años después de ese fatídico suceso el ser humano sigue buscando volver al Edén, es decir, recuperar la felicidad para la que fue creado. El hombre la busca desesperadamente en muchas fuentes (tal como lo hizo Salomón en el capítulo 2 de Eclesiastés), pero cada una de ellas son insuficientes para satisfacer la “sed” que toda persona lleva en su interior.

Así entonces la única manera de experimentar verdadera felicidad es volverse a Dios porque en la comunión con Él se halla el Paraíso perdido, es en Él donde se vuelve a nacer para vida eterna. Y aunque el mundo se oponga a esta verdad y  nos ofrezca soluciones rápidas y aparentemente efectivas, sabemos que son una falsedad. El Maestro de maestros lo explicó así:

«15 Luego miró Jesús a los que estaban allí, y les dijo: «¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz.»

16 Y enseguida Jesús les puso este ejemplo:

«Las tierras de un hombre muy rico habían dado una gran cosecha. 17 Era tanto lo que se había recogido, que el rico no sabía dónde guardar los granos. 18 Pero después de pensarlo dijo: “Ya sé lo que haré. Destruiré mis viejos graneros, y mandaré a construir unos mucho más grandes. Allí guardaré lo que he cosechado y todo lo que tengo. 19 Después me diré: ¡Ya tienes suficiente para vivir muchos años! ¡Come, bebe, diviértete y disfruta de la vida lo más que puedas!”

20 »Pero Dios le dijo: “¡Qué tonto eres! Esta misma noche vas a morir, y otros disfrutarán de todo esto que has guardado.” 21 Así es, el que almacena riquezas terrenales pero no es rico en su relación con Dios es un necio».

La parábola completa en Lucas 12:13-21

Si quieren “ESCUCHAR” este mensaje diríjanse a mi canal de Spreaker, aquí les dejo el enlace directo, aunque debo advertir que el audio es completamente casero, sin editar, grabado directamente cuando fue predicado: https://www.spreaker.com/user/gabrielgil/en-bu-squeda-de-la-felicidad


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

12592305_10208602801765159_6451306249384152929_n

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Eso que los Triunfadores llaman DISCIPLINA

empleos-demandadosPregúntale a cualquier persona que haya tenido éxito en una o varias áreas de su vida ––deportes, profesión, matrimonio, vida espiritual, proyectos, otros––, cuál ha sido el secreto para obtener su logros, seguramente te dirán… DISCIPLINA. Quizá utilicen otras palabras para definirla, pero en esencia la característica que separa a los ganadores de los perdedores es la disciplina.

Pregúntales también si el camino al éxito ha sido fácil, todos te dirán ¡NO! Lágrimas, decepciones, desaliento, cansancio físico y mental son por lo general las pruebas que surgen en una vida disciplinada pero el resultado final opaca todo eso. Esas personas te dirán, “valió la pena”.

1. ¿QUÉ ES LA DISCIPLINA?

Se conoce como disciplina a la capacidad que puede ser desarrollada por cualquier ser humano y que implica, para toda circunstancia u ocasión, la puesta en práctica de una actuación ordenada y perseverante, en orden a obtener un bien o fin determinado. Es decir, para conseguir un objetivo en la vida, cualquiera que nos propongamos, por más perseverancia o fortaleza que se tenga y que claro ayudará a lograrlo, resulta indispensable tener o disponer de un orden personal que nos organice para alcanzarlo de un modo más concreto, prolijo y sin fisuras (Fuente:http://www.definicionabc.com/).

Ahora bien, la disciplina se nutre de tres fuentes: Perseverancia, Fuerza de Voluntad y Motivación. PERO…, por más perseverancia, fuerza de voluntad y motivación que tengamos, sin un orden, dirección y sistema los logros obtenidos serán raquíticos, ¡y la disciplina brinda orden, dirección y sistema!

2. BIBLIA Y DISCIPLINA

En la Biblia encontramos al menos 4 tipos de disciplina: La disciplina del Señor, La disciplina de la iglesia, La disciplina personal y La disciplina en la familia. Las Sagradas Escrituras nos dan suficientes instrucciones sobre todas ellas, pero voy a focalizarme en la disciplina personal.

 Mira lo que dicen estos versos al respecto, ¿qué te dicen a ti?

  • “Cada uno mire cómo sobre edifica” (1ª Corintios 3:10b).
  • “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse” (2ª Timoteo 2:15a).
  • “Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí” (1ª Corintios 9:27).
  • “Daniel propuso en su corazón no contaminarse” (Daniel 1:8).

Cuando leo estos versículos pienso, “Gabriel, si quieres conseguir aquello que tanto anhelas, debes esforzarte un poco más…, ¡caminar la segunda milla!”. Y bueno, la caminata nunca es algo fácil, requiere dedicación, compromiso, tenacidad, ya saben, “disciplina”.

Empero hay un versículo extra que me estremece por completo, ¿saben cuál es? Se los dejo aquí:

“Ninguna disciplina resulta agradable a la hora de recibirla. Al contrario, ¡es dolorosa! Pero después, produce la apacible cosecha de una vida recta para los que han sido entrenados por ella” (Hebreos 12:11)

Tres Verdades Aprendemos de este Verso

  1. La disciplina no es agradable
  2. La disciplina conduce al éxito
  3. La disciplina es una “entrenadora personal”

3. CUATRO MAESTROS NOS HABLAN DE DISCIPLINA

3.1. Yokoi Kenji

  • La disciplina tarde o temprano vence a la inteligencia. No hace falta ser muy inteligente para triunfar en la vida, pero sí disciplinado.

  • La disciplina mejora las cosas, las personas, la vida. La disciplina tiene la cualidad de mejorarte a ti.

  • La falta de disciplina, por más talento que tengas, te hará perder oportunidades

3.2. Miguel Ángel Cornejo

  • Si a la vida le apuesto un centavo la vida me devuelve un centavo, la disciplina te ayuda a ser un mejor inversionista.

  • En la vida para ser un triunfador se necesita disciplina, ésta te convierte en un forjador de tu destino.

  • La disciplina es una ciencia que requiere tiempo completo. No sacamos nada en ser disciplinado en un área y en otras no, si lo haces tarde o temprano la parte no disciplinada te pasará factura.

3.3. Jim Rohn

  • La verdadera disciplina no es fácil. La verdad es que es más fácil encender la televisión que apagarla.

  • La misma disciplina que aplicamos en hacer la cama todos los días es la que debemos aplicar en cada una de nuestras áreas.

  • Escoger la vida disciplinada hoy repercutirá en ganancias suculentas mañana, las recompensas futuras valen el precio del sacrificio hoy.

3.4. San Pablo

  • 1ª Corintios 9:24-27, “Ustedes saben que, en una carrera, no todos ganan el premio, sino uno solo. Pues nuestra vida como seguidores de Cristo es como una carrera, así que vivamos bien para llevarnos el premio. Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarlos. ¡Y lo hacen para ganarse un premio que no dura mucho! Nosotros, en cambio, lo hacemos para recibir un premio que dura para siempre. Yo me esfuerzo por recibirlo. Así que no lucho sin un propósito. Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí”.

  • ¿Qué nos quiere enseñar el apóstol? 1) La Vida es como una carrera; 2) Sólo quienes estén debidamente preparados podrán ganarla; 3) La disciplina nos ayuda a sacar de nosotros lo que estorba, lo que no sirve, lo que nos pone peso encima; 4) La disciplina nos pone metas y nos ayuda a conseguirlas.

4. LET’S GO!  Let’

Una cosa es muy cierta, muchas veces no conseguimos, no alcanzamos, no avanzamos no porque Dios así lo determinó, sencillamente porque no fuimos lo suficientemente disciplinados. Y es que hace falta constancia para levantarse temprano para hacer los ejercicios físicos que modelarán tu cuerpo, perseverancia para estudiar en la Universidad y a la par trabajar para pagar tus estudios, insistencia para pedirle a Dios todos los días te ayude con tus problemas. Sí señores, la disciplina no es algo que ocurre de la noche a la mañana, se construye a diario.

Las personas disciplinadas son conscientes de que con esfuerzo se consiguen las cosas:

  • ¿Tu Universidad queda lejos de casa y debes viajar a diario? Aprovecha de dormir en el bus y así reparar fuerzas, aprovecha de estudiar, poner las ideas en orden, orar. Nadie te dijo que sería fácil… ¡Vamos!
  • ¿Trabajas como empaquetador de supermercado para pagar tus estudios y te pagan una miseria? No te compadezcas, sacúdete la cabeza y mira hacia el futuro, tu título se ve hermoso colgado en la pared de tu oficina… ¡Vamos!
  • ¿Estás levantando tu propia empresa y las cosas no resultan como esperabas? Bienvenido al club de los emprendedores, no te rindas tan rápido, sigue sembrando… ¡Vamos!
  • ¿Estás harta de tu cuerpo? Cuidado, primero agradece a Dios que tienes un cuerpo funcional, luego ponte a trabajar en una rutina de ejercicios de manera constante para lograr el cambio deseado, anda, no seas floja… ¡Vamos!
  • ¿Te deprimes porque tu relación con Dios no es la mejor pero haces poco por mejorarla? No seas testarudo, ponte de rodilla todos los días, no tiene que ser una hora, pero comienza con algunos minutos a diario, luego verás cómo esos pocos minutos se transforma en un devocional potente… ¡Vamos!

ORACIÓN ¡Quiero, quiero, quiero!, dicen las personas, pero muy pocas disciplinan su vida para conseguir aquello que quieren. Ayúdame Dios para que esto no sea así conmigo, que lo que realmente quiero sea algo que me cueste, que me lleve al límite de mis fuerzas porque sólo así habré aprendido el camino de la disciplina. Amén.

p.d. Las diapositivas de este texto narradas por mi propia voz las encuentran en este enlace: https://youtu.be/rdFYzkwCjC0


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

img_20170122_140549

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

RECETA PARA SANAR EL ALMA

hermandadblanca_org_terrr-620x380

¿Sabía usted que el alma es el centro del Ser y que ésta puede enfermar o gozar de buena salud? ¿Sabía también que si ésta enferma afecta sus pensamientos, palabras y cuerpo? ¿Y sabía que nosotros podemos hacer que el alma se sienta bien practicando una serie de hábitos sencillos pero poderosos? En este escrito aprenderá qué es el alma (al menos desde el punto de vista de este servidor); además cómo el cuidado de ella afectará para bien su persona y por último obtendrá algunos consejos que le permitirán mantener su alma libre de toxinas. ¿Le interesa el tema? Acompáñeme.

Lo Primero es lo Primero, ¿QUÉ ES EL ALMA?

Definir Alma en pocas líneas es casi imposible, al menos si se quiere profundizar en este concepto (lo cual no es el objetivo de este artículo). El lector por tanto puede buscar toda la información que necesite en las miles de páginas web que hablan sobre el tema, empezando desde las definiciones que los antiguos filósofos griegos le daban al alma, los diferentes conceptos de alma que religiones orientales tienen, la opinión de la sicología en sus diferentes ramas también tiene algo que decir y los conceptos judío-cristianos (que difieren el uno del otro) también dan su aporte.

El ALMA según la BIBLIA

La palabra ALMA en la Biblia la encontramos en dos vocablos, el primero viene del hebreo Néfesh y puede significar “criatura que respira”; el segundo vocablo viene del griego Psyke y significa “ser vivo”. Ambos términos nos dan la idea de que el hombre para que realmente sea considerado un SER debe poseer alma la cual hace del cuerpo su hogar. Dicho de otra manera “somos alma que habita en un cuerpo y no al revés”. En Génesis 2:7 dice que sólo cuando Dios sopló su aliento de vida en el hombre “fue éste un ser viviente”, dando a entender que recibimos de Dios el principio de vida y que sin éste no podríamos vivir.

Pero, ¿qué es en términos sencillos el alma? Es aquella parte inmaterial del ser humano  que se encuentra en el interior de cada uno. El alma no tiene un lugar físico en nuestro cuerpo, de hecho no se la puede localizar físicamente pero a ella, el alma, se le atribuye la capacidad de sentir y pensar. Así entonces el alma hace de nosotros seres pensantes y con emociones. Por lo tanto, si en el alma se asientan las emociones y los pensamientos quiere decir que el alma es una parte muy importante del ser humano y que debe ser cuidada porque ella es el motor de la vida:

En Proverbios 4:23 leemos, “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida”. La palabra corazón aquí es una referencia al centro del ser y es una clara alusión al alma.

Dijimos que el alma puede enfermar o verse afectada cuando no cuidamos su salud. Veamos algunos interesantes versículos que dan cuenta de ello:

  • “Yo dije: Oh SEÑOR, ten piedad de mí; sana mi alma, porque contra ti he pecado” (Salmos 41:4).
  • Saca mi alma de la prisión, para que yo dé gracias a tu nombre” (Salmos 142:7).
  • “¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí?” (Salmos 42:11)

PRIMERO se Enferma el ALMA, luego le SIGUE el CUERPO 

La médico canadiense Ghislaine Lanctôt, escritora reconocida, conferencista y luchadora incansable por mejorar la salud integral de las personas escribió un artículo en el 2007 bajo el siguiente título, “Es el estado del alma el que determina la salud del cuerpo”, en dicho escrito rescato un resumen que lo dice todo, ahí va:

Yo llegué a la conclusión de que el cuerpo sólo manifiesta el estado del alma. Y cuando mi cuerpo está enfermo es porque mi alma está enferma. Entonces el cuerpo por sí solo no enferma, es como un espejo que refleja lo que pasa dentro. Para ver mi alma, miro mi cuerpo y veo lo que hay en mi alma. Entonces no sirve de nada tratar sólo el cuerpo. Hay que mirar el alma, ¿qué es lo que no funciona en el alma, cuál es la enfermedad del alma? Es la guerra.

En 1994 esta médico holística escribió un libro que estremeció la industria de la medicina, como le llama ella. Su obra se llamó “La Mafia Médica”. Demás está decir que este libro le valió los aplausos de cientos de miles de pacientes pero también una demanda millonaria de parte del Colegio de Médicos de EE.UU. Pero esto no silenció a nuestra buena samaritana, ella siguió dando seminarios acerca de la importancia de cuidar el alma como elemento preventivo de toda enfermedad, y la cito nuevamente a continuación:

Es el alma quien enferma a los demás cuerpos. Por ejemplo: mi trabajo ya no me conviene, tengo náuseas por la mañana cuando pienso que tengo que ir a trabajar, entonces empieza a dolerme la espalda, las rodillas, la tripa… Puedo ir a ver a alguien que practique la medicina suave, va a ayudar a mi cuerpo, puedo tener tratamientos de técnicas energéticas que ayuden a mi cuerpo emocional y mental; pero hasta que no solucione lo que pasa con mi trabajo voy a seguir enfermando porque mi alma me dice «sal de aquí». Es interesante, porque el alma entrega un mensaje cada vez más fuerte y cuando no lo entiendes “te lanza un ladrillo a la cabeza”: un accidente de coche, un divorcio, alguien que muere en la familia, una enfermedad, perder el trabajo… Algo fuerte para que tú reacciones.

Finalmente esta galena dice que las enfermedades físicas y mentales podrían curarse en su totalidad si primero enfrentamos los problemas que radican en el alma porque ésta es el centro del ser, y si el alma está sana entonces la mente, las emociones y el cuerpo también lo estarán.

Si alguien quiere leer el artículo completo búsquelo en esta dirección: https://balorum.wordpress.com/2010/09/18/primero-el-alma-se-enferma-y-le-sigue-el-cuerpo/

10 CONSEJOS PARA SANAR EL ALMA

A continuación he preparado para usted 10 consejos ––como si de una receta se tratase–– que le ayudarán a mantener su alma en buena salud, consejos que fueron en algunos casos proporcionados por seguidores de este servidor a quienes pregunté a través de una red social qué recomendaciones darían para que el alma se mantenga saludable; he aquí las respuestas.

PRIMER INGREDIENTE: Perdone

En muchos casos el perdón se convierte en un elemento liberador que surte más efecto en la persona que recibió el agravio que en el mismo ofensor.

“Entonces se acercó Pedro, y le dijo: Señor, ¿cuántas veces debo perdonar, ¿siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete” (Mateo 18:22).

SEGUNDO INGREDIENTE: Deje el Pasado Atrás

Recuerde lo que en otras charlas he enseñado: “Haz del pasado tu maestro no tu verdugo”. ¿Qué hace ahí mortificándose con recuerdos del ayer? ¡Ya suéltelo!

“Y ahora, Dios le dice a su pueblo: No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto y haré brotar ríos en la tierra seca” (Isaías 43:18-19).

TERCER INGREDIENTE: Aléjese de las Personas Tóxicas

Hay personas que aportan valor a su vida, es decir, le hacen subir a niveles más altos, le energizan, le inspiran, le instruyen, le mejoran en muchos sentidos. Pero hay otras que simplemente destruyen, contagian negativismo, deprimen, roban la paz, chupan la energía, sacuden su vida al punto de dejarle decepcionado y sin ganas de vivir…, ¡aléjese de ellas a la brevedad!

“El que anda con sabios será sabio, mas el compañero de los necios sufrirá daño” (Proverbios 13:20).

CUARTO INGREDIENTE: Deje de Sentirse Culpable

A veces usurpamos el papel de Dios al convertirnos en jueces de nosotros mismos. No digo que no debamos analizar nuestro comportamiento y hacer enmiendas cuando sea el caso ––hacerlo es bueno––, pero hay personas que se la pasan culpándose por cuestiones que muchas veces escaparon de sus manos o sobre las que sí tuvieron responsabilidad, ¿pero sabe? si pidió perdón de verdad Dios ya ÉL le perdonó, atrévase usted a hacerlo lo mismo.

“Cada Cual se apartó por su camino; Mas Jehová cargó en Él todas nuestras culpas” (Isaías 53:6).

QUINTO INGREDIENTE: Aprenda de sus Errores

Es inevitable que cometamos errores, todos lo hacen, “pero la diferencia es que algunos sacan lecciones de sus equivocaciones, otros solo heridas”. Cuando aprendemos de los errores nos hacemos más sabios y vivir con sabiduría hace bien al alma.

“Ayúdame a entender que la vida es corta para así vivirla más sabiamente” (Salmos 90:12).

SEXTO INGREDIENTE: No se Afane por lo Material

Debe entender que las cosas materiales ––dinero, auto, trabajo, casa, negocio, tecnología, posesiones–– son cosas pasajeras, que si bien nos ayudan a tener una vida más placentera, no son el todo de la vida. Afanarse por lo material provoca ansiedad, amargura, frustración y todo eso envenena el alma de manera poderosa. ¡Deslíguese del afán!

“Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso” (1ª Timoteo 6:8).

SÉPTIMO INGREDIENTE: Tenga Fe

La FE es la capacidad de creer más allá de las posibilidades, de los informes, de los diagnósticos (la fe camina en otra realidad). Una persona que está dispuesta a creer en Dios, en la vida, en las bendiciones será de por sí optimista y esto es una puerta de acceso a toda clase de oportunidades, ¡qué bien le hace al alma tener fe!

“Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” (Números 13:30).

OCTAVO INGREDIENTE: Saque el Desánimo de su Vida

El desánimo tiene una potente influencia en la vida de quienes lo han experimentado: no dan ganas de comer, de levantarse, de salir de casa, de trabajar, de ir a la iglesia, incluso se puede llegar a perder el deseo de vivir. ¿Qué hacer? acercarse a Dios con desespero pidiendo su ayuda, rodearse de gente productiva y animosa, y por supuesto no dejar de congregarse porque quedándose en casa lo único que conseguirá es perjudicar más su estado de ánimo.

“Dios siempre está cerca  para salvar a los que no tienen ni ánimo ni esperanza”  (Salmos 34:18).

NOVENO INGREDIENTE: Nutra su Mente con los Pensamientos Correctos

Nutrir la mente es alimentar nuestro cerebro con pensamientos productivos, pensamientos de paz, pensamientos que nos lleven a ser mejores personas cada día. Pero si por el contrario se la pasa pensando en venganza, dolor, si se la pasa peleando mentalmente, créame, no sacará nada bueno de aquello.

¿Cómo alimentar la mente? ¡Debe darle la información correcta! La Biblia dice:

– “Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto” (Romanos 12:2).

– “En fin, hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, noble, correcto, puro, hermoso y admirable. También piensen en lo que tiene alguna virtud, en lo que es digno de reconocimiento. Mantengan su mente ocupada en eso” (Filip. 4:8).

DÉCIMO INGREDIENTE: Ría Más

La risa es un remedio comprobadamente efectivo contra la tristeza, la depresión, la amargura, la soledad. Debe aprender a no tomarse la vida tan en serio. Gesticule, ría de buena gana, ¡suelte la carcajada!, hacerlo le libera por dentro y se nota por fuera.

“El corazón alegre es una buena medicina” (Proverbios 17:22)

16996050_389035248135792_132022881253017449_n

Conclusión.

La Vida suele ser muy dura para que nosotros la hagamos más dura aún enfermando nuestra alma. Estos ingredientes le ayudarán a desintoxicarse, sacarse esos males que arrastra su corazón. Sea bueno con usted mismo y permítase una oportunidad, la oportunidad de sanarse por dentro. Pero esto no lo podrá hacer sólo, hay un Médico que puede curarle y se llama Dios, Él tiene la cura perfecta para esa herida que aún duele.


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

La Rueda de la Vida

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.