¿QUÉ ES EL ÉXITO PARA MÍ? Por Roxy Vásquez

21244763_10155485515136278_81842598_nPensar en el éxito por años traía una imagen a mi cabeza con respecto a un estado en el cual una persona se encontraba y donde experimentaba la felicidad de haber alcanzado una meta, esta felicidad incluía cosas y circunstancias tales como: nunca haber fracasado, haber tenido siempre todos los recursos a la mano, que todas las cosas marchen a la perfección, que no haya vergüenza por algún error del pasado, tener posición ante la gente que le rodea, ser un referente para la sociedad, entre otros. Mantener esa imagen en mi mente por años me hizo creer que hasta no tenerlo todo para empezar y triunfar en una meta, no debía iniciar, frustrando de esta manera muchos sueños y anhelos de mi corazón. Llegué al punto de creer que yo no era lo suficiente para emprender algo grande y que debía esperar a un gran hombre para hacerlo en conjunto. Luego de haber derribado cada uno de esos falsos argumentos de mi cabeza, a través de la lectura y la sabiduría de algunas personas, pude adaptar un nuevo concepto de éxito para mi vida.

Personalmente creo que el éxito está directamente relacionado con nuestro propósito en la tierra, todos tenemos un propósito general que lo encontramos en Génesis 1:28 “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”. Este propósito para el hombre se basa en fructificar, multiplicar, llenar la tierra, sojuzgarla y señoread. Pero Dios en su infinita creatividad diseñó un propósito único y exclusivo para cada ser humano, algunos lo descubren más rápido, a otros nos cuesta más.

Creo que conocer nuestro propósito en la tierra es fundamental para nuestro desarrollo personal y para ser exitoso. Lo que puedo definir como éxito para mí, representa en cumplir en mi vida la perfecta voluntad de Dios, esto requiere de un proceso que dura toda una vida, pues no creo que el éxito sea tan solo un lugar donde llegar, sino que a medida que crecemos en cada una de las áreas de nuestra vida empezamos a experimentar el éxito. Todo lo que forma parte de nuestro crecimiento, sean fracasos, desaciertos, problemas, cuando los aprovechamos, aprendemos de ellos, los re direccionamos y los superamos, experimentamos el éxito, pues no nos quedamos siendo repetitivos, ni tampoco seres que hacen mucho pero producen nada.

Y de eso nos habla exactamente Pablo cuando escribe en Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. No conformarse es el primer paso para ser exitoso, Dios nos dio inmensas capacidades para desarrollar, un cerebro que según el psicólogo William James en el libro “las energías de los hombres” expone que “hacemos uso solamente de una pequeña parte de nuestros posibles recursos mentales y físicos”, es decir, que podemos vivir toda una vida aprendiendo, pero la diferencia entre la gente que vive aprendiendo y los que viven teniendo éxito es que los primeros aprenden cualquier cosa, y los segundos deciden aprender todo lo necesario para mejorar y caminar conforme a su propósito. Pablo habla  acerca de una transformación a través de una constante renovación de lo que entendemos ya que mucha gente conoce lo que es bueno para su vida, pero cuando lo entienden lo ejecutan.

Finalmente me encanta saber que la voluntad de  Dios se comprueba y cada vez que compruebo su agradable y perfecta voluntad estoy teniendo éxito. Y eso aclara que el éxito no siempre es sencillo, no siempre es fácil, pues muchas veces he tenido que tomar decisiones que no he querido, que me duelen, que tienen que desarmarme por cumplir la voluntad de Dios, pero a pesar del dolor o de lo que produzca una decisión, si hago lo correcto concluirá por traerme satisfacción y paz.

Creo que Dios nos creó para que experimentemos el éxito constantemente pues éste trae consigo paz, felicidad y un sentido de plenitud, es por ello que no podemos estacionarnos en la idea de alcanzar el éxito en una determinada cosa, sino en vivir una vida correcta, fiel a su propósito y de esta manera gozar de las consecuencias del llamado “éxito”.


21150224_10214228968535812_3797444587952879392_n

Roxy Vásquez, comunicadora del Reino y empresaria. Mujer talentosa, habilidosa y camino al éxito. https://www.facebook.com/roxy.musical

Anuncios

DOS VERDADES Y UN CONSEJO PARA LA VIDA (Ecl. 5:1-20 Sermón dominical)

18193737_10212967054148741_3750558341320959251_n¿Qué aprendemos de estos 20 versículos? ¿Qué verdades quiere enseñarnos Eclesiastés? ¿Son aplicables a nuestras vidas? Acompáñenme en este sermón que he preparado para ustedes donde les daré “dos verdades y un consejo”.

I. PRIMERA VERDAD: CONTROLA TUS PALABRAS (5:1-7).

En estos versículos encontramos algunas advertencias o recomendaciones para quienes asisten a la Casa de Dios, aunque éstas son aplicables a cualquier situación o circunstancias de nuestras vidas.

  • Primera advertencia: Cuida tus pasos (5:1). La referencia es cuidar nuestra conducta. Recordar a dónde y a quién nos estamos dirigiendo.
  • Segunda advertencia: Acércate a escuchar en vez de ofrecer sacrificio de necios (5:1). Es una reacción en contra de las meras ceremonias religiosas.
  • Tercera advertencia: Cállate y estate tranquilo (5:2). Refrena tu lengua y cuida tus palabras, estás ante el Dios infinito, grande y majestuoso. La referencia apunta a las vanas repeticiones en la oración.
  • Cuarta advertencia: Cuando hagas un voto a Dios, cúmplelo (5:4). Dios ve los votos de una manera diferente a cómo los ve el hombre. Él los cree y no los olvida. Un voto es un compromiso del que hay que rendir cuentas.
  • Quinta advertencia: No tomes una decisión ahora y la niegues después (5:6-7). No trates de engañar a Dios, Él no puede ser burlado. No hay daño en no prometer. Nuestras decisiones deben ser serias y responsables, de lo contrario habrán consecuencias funestas hacia nosotros, nuestras familias y lo que más queremos (¿Por qué ha de enojarse Dios por lo que dices, y destruir el fruto de tu trabajo? 5:6).

II. SEGUNDA VERDAD: ADMINISTRA SABIAMENTE TUS BIENES (5:8-17).

En los versículos que estudiaremos a continuación podemos observar que la administración de nuestros bienes tiene que ver tanto con las posesiones materiales/financieras, y también con el buen ejercicio de la justicia.

1. Administra sabiamente la justicia (vv.8-9). “8 Si ves que en la provincia se oprime al pobre y se violan el derecho y la justicia, no te sorprendas por eso. Porque un grande tiene un superior que lo vigila, y hay otros grandes por encima de ellos. 9 De todas maneras, lo que más aprovecha a un país es un rey con campos bien cultivados”.

El egoísmo es una de las causas primarias de la opresión a los pobres, la injusticia y violación de los derechos humanos. Aunque la Biblia insiste en el respeto a las autoridades del estado (1ª Pedro 2:17), sabemos que la corrupción reina en todos los estratos de la jerarquía política. Por tanto, el creyente no debe sorprenderse cuando vea que los pobres son oprimidos y que la justicia y que los derechos son violados (1ª Juan 3:13; 1ª Pedro 4:12). La cadena de corrupción parece interminable. Sin embargo, Eclesiastés es enfático al afirmar que “uno más alto está sobre ellos” (5:8b). El versículo 9 encierra una verdad milenaria. Se enfatiza el hecho de que las verdaderas riquezas de un país no están tanto en las posesiones, ni en el poder político, ni en la abundancia de sus recursos naturales, sino en el cultivo de la tierra. Hoy vemos con mucha tristeza que existen muchos países ricos en recursos naturales, pero tienen una economía pobre porque la situación política dificulta el cultivo de la tierra. ¡Aprendamos a ser justos en toda nuestra manera de vivir!

2. Administra sabiamente tus bienes (vv. 10-17). Si algún pecado domina nuestra sociedad y fuertemente a la iglesia misma, es la búsqueda insaciable de las cosas materiales. Dios no está en contra de los ricos. Muchos personajes bíblicos fueron ricos (Abraham, David, Salomón, Daniel, Jeremías, Marcos, Pablo, entre otros). El peligro está en la sutileza con que las posesiones materiales tienden a desplazar a Dios del corazón.

El dinero es necesario, pero el amor al dinero es pecado (1ª Timoteo 6:10). Eclesiastés cuestiona el valor de las riquezas para la verdadera felicidad: 1) Las riquezas No pueden satisfacer a los que ponen su afección en ellas (5:10); 2) Las riquezas Son difíciles de ganar, pero una vez obtenidas aumentan también los que la consumen (5:11); 3) Las riquezas Roban el sueño y la tranquilidad (5:12); 4) Las riquezas Son elusivas e inciertas (5:13); 5) A la hora de la muerte las riquezas se quedan en la tierra (5:15-16).

El dinero tiene una manera muy sutil de entronarse en el corazón y de convertirse en nuestro dios. Pero en vez de ser “adorado”, éste debe ser “utilizado”.

III. UN CONSEJO SABIO (5:18-20).

En este estudio hemos observado dos grandes verdades: “Controla tus palabras y Administra sabiamente tus bienes”. Eclesiastés termina el capítulo 5 con un consejo que hiciéramos bien en aplicarlo a nuestras vidas. Ahí les va, lo he dividido en tres partes:

Versículo 18: Goza la vida, disfruta las bendiciones de Dios. No destruyas lo que tanto te ha costado construir (matrimonio, familia, carrera, empresa, etc.). Pon freno a tu lengua y mente, y en cambio “come y bebe y goza de los resultados de tu trabajo”, así disfrutarás de una genuina relación con Dios.

Versículo 19: Coloca a Dios y las cosas en el lugar que corresponde; Dios es primero, las posesiones materiales después (Proverbios 10:22), esta es la sabia perspectiva de una vida feliz.

Versículo 20: Dios quiere que seamos felices, Él no amarga nuestra existencia con la realidad de nuestra fatalidad, mas bien nos concede alegría y momentos de felicidad.

CONCLUSIÓN.
La Palabra de Dios es oportuna y justa, no despreciemos lo que hoy hemos aprendido. Más bien estemos dispuestos a hacer las enmiendas necesarias en nuestras vidas para corregir aquello que debe ser corregido y mejorar lo que pueda ser mejorado.

Bendiciones!


Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”; lo hace a través de sus escritos, podcast, vídeos y seminarios que imparte en América Latina.

UNA GENERACIÓN PROACTIVA

12646944_10208623846611267_913993260294638243_nSeguramente la mayoría de ustedes ha escuchado una palabra que por algunos años se ha venido utilizado bastante: PROACTIVIDAD.

Se nos dice que debemos ser personas proactivas, líderes proactivos, una generación proactiva, ministros proactivos, pero… ¿Qué significa esta palabra?

1. DEFINAMOS PROACTIVIDAD

Proactividad es una actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto. La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer”.

Interpretemos la definición presentada.

El concepto de proactividad se ha puesto de moda en el ámbito de la dirección de empresas, en las Organizaciones Inteligentes y en los liderazgos de alta gerencia. Se espera que los directivos y gerentes sean proactivos y también las compañías construyan sus futuros de forma proactiva, aunque no todo el mundo coincide en la forma de definir la proactividad. Este concepto tiene diversas acepciones como sucede con otros tantos términos que se han introducido recientemente en el léxico del mundo organizacional, pero que no se encuentran en el diccionario. Veamos algunas de estas definiciones.

  • Stephen Covey considera que la esencia de la persona proactiva es la capacidad de liderar su propia vida. Al margen de lo que pase a su alrededor, la persona proactiva decide cómo quiere reaccionar ante esos estímulos y centra sus esfuerzos en su círculo de influencia, es decir, se dedica a aquellas cosas con respecto a las cuales puede hacer algo. Para Covey la proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento qué queremos hacer y cómo lo vamos a hacer.
  • Ralf Schwarzer sostiene que el comportamiento proactivo es la creencia de las personas en su potencial para mejorarse a sí mismas, su situación y a su entorno. Las personas que se rigen por este comportamiento anticipan o detectan estresores potenciales y actúan para prevenirlos. Según esta definición, la proactividad está estrechamente relacionada con la sensación de control y de autoeficacia. Las personas que se consideran eficaces, que piensan que pueden controlar la situación y solucionar sus problemas, tienen más facilidad para emprender la acción.
  • Para Bateman y Crant la proactividad supone crear cambio, no sólo anticiparlo. Según estos autores ser proactivo no consiste únicamente en tener flexibilidad y adaptabilidad hacia un futuro incierto sino que es preciso tomar la iniciativa para mejorar un negocio.

Frankl

2. VÍKTOR FRANKL, “El Hombre en busca de Sentido”

Sigamos con la definición: El término proactividad lo acuñó Viktor Frankl en su libro Man’s Search for Meaning (El hombre en busca de sentido, 1946). Frankl fue un neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis. Años después el término proactividad se popularizaría en muchos libros de autoayuda, desarrollo personal y empresarial gracias al best-seller “Los siete hábitos de las personas altamente efectivas” del autor Stephen R. Covey. 

Frankl nos dice que en los campos de concentración nazi habían dos tipos de reos. Aquellos que “se dejaban morir” ––y de hecho morían––, y “quienes hacían todo lo posible por sobrevivir”. Muchos de ellos sobrevivieron, tal es el caso de nuestro siquiatra.

Pregunta. ¿Qué motivaba a estos prisioneros a luchar por sus vidas?

Nuestro siquiatra nos da una respuesta sencilla pero contundente: “Los prisioneros que poseían «sentido de vida» eran capaces de auto-generar ganas de vivir”.

Así que las personas proactivas son por regla general:

  • Optimistas,
  • Con un claro sentido de dirección,
  • Capaces de sobrevivir cualquiera sea las circunstancias que las rodean.

Ahora bien, al igual que en el campamento nazi, en la vida diaria encontramos dos tipos de personas, las “reactivas” y las “proactivas”. Definamos cada una.

  • Personas Reactivas: Se ven afectadas por las circunstancias, las condiciones, el ambiente social… pero hacen poco o nada por cambiar. Sólo se sienten bien si su entorno está bien. Centran sus esfuerzos en el círculo de preocupación: en los defectos de otras personas, en los problemas del medio y en circunstancias sobre las que no tienen ningún control. No tienen la libertad de elegir sus propias acciones. Critican y no ofrecen soluciones.
  • Personas Proactivas: Se mueven por valores cuidadosamente meditados y seleccionados: pueden pasar muchas cosas a su alrededor pero son dueñas de cómo quieren reaccionar ante esos estímulos. Centran sus esfuerzos en el círculo de influencia: se dedican a aquellas cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva, con lo cual amplían su círculo de influencia. Ellos/as no sólo “proponen” (critican, denuncian), también “hacen”.

3. QUÉ NO ES LA PROACTIVIDAD

La proactividad no tiene nada que ver con el activismo o la hiperactividad. Ser proactivo no significa actuar deprisa, de forma caótica y desorganizada, dejándose llevar por los impulsos del momento. Las personas que tienen el hábito de la proactividad no son agresivas, arrogantes o insensibles, como defienden algunos tópicos, sino que se mueven por valores, saben lo que necesitan y actúan en consecuencia. El concepto opuesto es el de reactividad, o tomar una actitud pasiva y ser sujeto de las circunstancias y por ende, de los problemas. La definición extendida por Stephen R. Covey dice que la conducta individual es función de las decisiones propias y no de las condiciones (yo decido como actuar frente a las circunstancias).

4. ¿QUÉ PASAJE BÍBLICO NOS HABLA O MOTIVA A SER PERSONAS PROACTIVAS?

Hay varios pero uno en particular llama mi atención.

Leamos juntos Lucas 15:11-22

 11 Jesús también les dijo: «Un hombre tenía dos hijos. 12 Un día, el hijo más joven le dijo a su padre: “Papá, dame la parte de tu propiedad que me toca como herencia.” Entonces el padre repartió la herencia entre sus dos hijos.

 13 »A los pocos días, el hijo menor vendió lo que su padre le había dado y se fue lejos, a otro país. Allá se dedicó a darse gusto, haciendo lo malo y gastando todo el dinero.  14 »Ya se había quedado sin nada, cuando comenzó a faltar la comida en aquel país, y el joven empezó a pasar hambre. 15 Entonces buscó trabajo, y el hombre que lo empleó lo mandó a cuidar cerdos en su finca. 16 Al joven le daban ganas de comer aunque fuera la comida con que alimentaban a los cerdos, pero nadie se la daba.

 17 »Por fin comprendió lo tonto que había sido, y pensó: “En la finca de mi padre los trabajadores tienen toda la comida que desean, y yo aquí me estoy muriendo de hambre. 18 Volveré a mi casa, y apenas llegue, le diré a mi padre que me he portado muy mal con Dios y con él. 19 Le diré que no merezco ser su hijo, pero que me dé empleo, y que me trate como a cualquiera de sus trabajadores.” 20 Entonces regresó a la casa de su padre.

   »Cuando todavía estaba lejos, su padre corrió hacia él lleno de amor, y lo recibió con abrazos y besos. 21 El joven empezó a decirle: “¡Papá, me he portado muy mal contra Dios y contra ti! ¡Ya no merezco ser tu hijo!”.

 22 »Pero antes de que el muchacho terminara de hablar, el padre llamó a los sirvientes y les dijo: “¡Pronto! Traigan la mejor ropa y vístanlo. Pónganle un anillo, y también sandalias.

5. APLICACIÓN DEL PASAJE: Este joven fue Proactivo porque… 

  • Reconoció su Situación: Una vez que se dio cuenta de su precaria situación ––la cual él mismo había provocado––, decidió remediarla, cambiarla. Esto nos enseña lo importante de hacer un alto en nuestra apretada agenda diaria, sentarnos a reflexionar la vida reconociendo así los aciertos y los errores; si no lo hacemos jamás podremos avanzar a nuevos y mejores niveles (el ejercicio de revisar la existencia es crucial en quienes han hecho de la proactividad un estilo de vida). Bien lo dijo el sabio Sócrates: “Una vida no revisada no vale la pena vivirla”. Y por eso también el salmista nos enseña: “En el reposo nocturno examínese el corazón” (Salmos 4:4). Pero…, ¿cómo salir de esa situación que no nos gusta?
  • Planeó una Salida: El joven pródigo una vez reconoció las deplorables circunstancias que lo rodeaban ideó un plan de ataque, un proyecto detallado, minucioso. Luego lo puso en acción. ¿Qué nos enseña esto? ¡Si no tienes un plan de vida seguro vas camino al desastre!. El proverbista enseña: “Planes bien pensados ¡pura ganancia! Planes apresurados ¡puro fracaso! (Proverbios 21:5).
  • Se puso en Acción: Después de concebir tan magnífico plan ––sencillo pero poderoso–– salió de la finca y se dirigió donde vivía su padre donde puso en marcha su plan: pidió perdón con humildad y se sometió a la voluntad de su progenitor. Es decir, no se quedó sólo en “ideas”, las puso en marcha. Y es que esto es vital si deseas mejorar tu vida, “los pensamientos quedan muertos si no se los lleva a la práctica”…, ¡ya deja de construir castillos en el aire y ponte a construirlos de verdad!
  • Obtuvo lo que Quería: Finalmente el joven pródigo volvió a ser admitido en la casa paterna donde su vida mejoró sustancialmente. ¿Qué nos enseña esto? Las personas proactivas consiguen lo que quieren, logran metas, alcanzan objetivos; esto ocurre porque están orientadas a objetivos. Y esto es justamente lo que debemos hacer, focalizarnos, perseverar y conseguir…, ¡fuimos diseñados para conquistar la vida de nuestros sueños!

Lo interesante de este pasaje es que el hijo pródigo “pasó de ser un muchacho consentido, engreído y materialista, a un joven líder, capaz de transformar su realidad para vivir mejor. El pródigo tomó control de su vida y construyó un futuro mejor para sí”. Así entonces nuestro personaje abandonó el club de los reactivos para unirse al de los proactivos.

CONCLUSIÓN

En la iglesia así como en cualquier otra instancia de la sociedad encontramos a los reactivos y los proactivos, los mediocres y los excelentes, los cobardes y los valientes, los criticones y los que producen cambios. A los primeros se los conoce como los que edifican sobre arena, mientras que los segundos son los que edifican sobre la roca, los triunfadores que conquistan metas y bendicen a los demás con su vida (leer Mateo 7:24-27).

Estamos llamados a generar cambios, modificar realidades, impactar sistemas. ¿Cómo hacer esto? NO conformándonos al sistema, sino, influyendo en él, siendo personas PROACTIVAS. Sin embargo, esto jamás sucederá si primero no haces cambios en tu vida…, ¡el cambio empieza por ti!

❈ Este documento ha sido escrito para una charla a los jóvenes de la IDD en la 5ª Región Chile, en una convención a la que he sido invitado como orador.


img_20170122_140549

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”; lo hace a través de sus escritos, podcast, vídeos y seminarios que imparte en América Latina.

Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

EN BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

Mirando-horizonteSermón dominical (19/03/2017). Por Gabriel Gil A

Pasaje bíblico, Eclesiastés 2:1-26 / (se recomienda leer también Lucas 12:13-21)

Verdad Central:

Dios nos da la vida y todo lo que ésta conlleva para que la disfrutemos en comunión con Él, así seremos verdaderamente felices.

Versículo Clave:

  • No hay para el ser humano más felicidad que comer, beber y disfrutar de su trabajo, pues he descubierto que también esto es don de Dios” (Ecl. 2:24 Versión BLP).

Partamos de lo Básico, ¿Qué es la Felicidad?

  • Intentar definir lo que es la felicidad es prácticamente imposible pues cada persona tiene su propio concepto, así por ejemplo la felicidad para un hombre puede ser muy distinta a la de otro a pesar que ambos vivan en el mismo edificio.
  • Diferentes ciencias sin embargo han dado sus propias definiciones de lo que es la felicidad y ¡todas dicen tener la verdad! La sicología, la sociología, la filosofía, la antropología y aún la teología han querido definir este escurridizo concepto, analizar cada uno nos desenfocaría del objetivo de este sermón.
  • No obstante, hay algunos puntos en que los expertos han coincidido a la hora de definir la felicidad, he aquí un resumen de sus opiniones:
      • La felicidad es un estado emocional permanente que experimenta una persona; una persona feliz lo es todo el tiempo ––a pesar de los problemas o adversidades de la vida––, mientras que la alegría es un estado de ánimo pasajero y que ocurre puntualmente.
      • La persona feliz no es aquella que ríe todo el tiempo si bien tiene una tendencia a ser positiva y resiliente; y las personas que ríen frecuentemente no siempre son felices.
      • La felicidad produce una sensación de bienestar, satisfacción y plenitud que sólo se experimenta cuando en el mundo interior de las personas todo está bien (paz consigo mismo, con los demás y con la vida en general).
      • El ser humano siempre anda en busca de la felicidad pero muchas veces no la encuentra porque: 1) No sabe lo que quiere, 2) La busca en los lugares, personas y situaciones equivocadas, 3) Una vez la encuentra no la sabe disfrutar.

¿Cómo podemos Encontrar la Felicidad según la Biblia?

Entendamos el Capítulo 2 de Eclesiastés

  • Al leer el capítulo pareciera que nos encontramos con un tipo amargado, enojado con la vida, frustrado y decepcionado de todo; al menos esa es la impresión que nos deja, sin embargo no es así. Recordemos que el escritor de este libro es el sabio Salomón y que escribió esta obra a una edad avanzada, quizá en los últimos años de su existencia terrenal, por tanto se trata de un anciano que lo ha vivido todo, lo ha recorrido todo, lo ha visto todo, “él ––como decimos en Chile––, viene de vuelta”.
  • Este anciano dedicó gran parte de su vida a buscar la felicidad y para ello no se privó de nada, al contrario, experimentó los placeres de los hombres, los logros humanos, los beneficios de la sabiduría, del conocimiento, y de todo lo que las riquezas y el poder pueden ofrecer (vv. 1-23).
  • Pero este hombre no encontró lo que buscaba, “la felicidad no se encontraba donde él la buscó”, por tanto la decepción, la frustración y la amargura vinieron a él, ¡experimentó esas emociones con intensidad!, pero no se quedó en ellas, al contrario, supo liberarse de dichos sentimientos que tanto mal causan al ser humano. Pero entonces, ¿encontró la felicidad?
  • Los versos 24, 25 y 26a nos dan la respuesta y de esos versos obtenemos tres interesantes verdades que pueden aplicarse a nuestras vidas.

Tres Verdades para La Vida

1. La vida sólo puede disfrutarse a plenitud en comunión con Dios.

La verdadera felicidad no se encuentra en la vida en sí misma ni en las cosas, ni en el poder, las riquezas, la fama, los placeres, los amigos, la familia, las fiestas, las posesiones, los estudios, etc., sino en el Creador. La vida es don divino y Dios es el centro de la misma. Confiadamente podemos unirnos al himno que dice: “Tú eres la vida misma, del existir la esencia, tu aliento es suave brisa que yo he de respirar”.

2. La fe y respeto a Dios hacen la diferencia en nuestra vida terrenal.

El temor a Dios ––reverencia, respeto–– nos ayuda a vivir en esta tierra seguros de que estamos en comunión con Dios y que le agradamos a Él; al agradarle al Señor entonces la felicidad nos invade por completo. La fe trasciende más allá de los horizontes limitados de la vida terrenal y se ancla en Dios, dándonos paz, gozo y esperanza.

3. Todo camino, esfuerzo o búsqueda humana por alcanzar la felicidad aparte de Dios es en vano.

La satisfacción que ofrece el mundo sin Dios es pasajera y fútil (falso). Sólo se puede encontrar satisfacción, alegría y paz duraderas en Dios. Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

Conclusión.

El hombre y la mujer fueron creados para ser felices, ningún pasaje en las Escrituras dice lo contrario; allá en el Edén tenían de todo para que sus vidas fuesen plenas ––un buen lugar para vivir, comida en abundancia, trabajo, y se tenían el uno al otro––, pero sobre todo había un ingrediente que aseguraba la felicidad de la pareja y de la raza humana que ellos engendrarían: La comunión con Dios. Pero sabemos que todo esto cambió cuando ambos, Adán y Eva, desobedecieron a Dios y fueron expulsados del Paraíso.

Hoy, miles de años después de ese fatídico suceso el ser humano sigue buscando volver al Edén, es decir, recuperar la felicidad para la que fue creado. El hombre la busca desesperadamente en muchas fuentes (tal como lo hizo Salomón en el capítulo 2 de Eclesiastés), pero cada una de ellas son insuficientes para satisfacer la “sed” que toda persona lleva en su interior.

Así entonces la única manera de experimentar verdadera felicidad es volverse a Dios porque en la comunión con Él se halla el Paraíso perdido, es en Él donde se vuelve a nacer para vida eterna. Y aunque el mundo se oponga a esta verdad y  nos ofrezca soluciones rápidas y aparentemente efectivas, sabemos que son una falsedad. El Maestro de maestros lo explicó así:

«15 Luego miró Jesús a los que estaban allí, y les dijo: «¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz.»

16 Y enseguida Jesús les puso este ejemplo:

«Las tierras de un hombre muy rico habían dado una gran cosecha. 17 Era tanto lo que se había recogido, que el rico no sabía dónde guardar los granos. 18 Pero después de pensarlo dijo: “Ya sé lo que haré. Destruiré mis viejos graneros, y mandaré a construir unos mucho más grandes. Allí guardaré lo que he cosechado y todo lo que tengo. 19 Después me diré: ¡Ya tienes suficiente para vivir muchos años! ¡Come, bebe, diviértete y disfruta de la vida lo más que puedas!”

20 »Pero Dios le dijo: “¡Qué tonto eres! Esta misma noche vas a morir, y otros disfrutarán de todo esto que has guardado.” 21 Así es, el que almacena riquezas terrenales pero no es rico en su relación con Dios es un necio».

La parábola completa en Lucas 12:13-21

Si quieren “ESCUCHAR” este mensaje diríjanse a mi canal de Spreaker, aquí les dejo el enlace directo, aunque debo advertir que el audio es completamente casero, sin editar, grabado directamente cuando fue predicado: https://www.spreaker.com/user/gabrielgil/en-bu-squeda-de-la-felicidad


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

12592305_10208602801765159_6451306249384152929_n

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Eso que los Triunfadores llaman DISCIPLINA

empleos-demandadosPregúntale a cualquier persona que haya tenido éxito en una o varias áreas de su vida ––deportes, profesión, matrimonio, vida espiritual, proyectos, otros––, cuál ha sido el secreto para obtener su logros, seguramente te dirán… DISCIPLINA. Quizá utilicen otras palabras para definirla, pero en esencia la característica que separa a los ganadores de los perdedores es la disciplina.

Pregúntales también si el camino al éxito ha sido fácil, todos te dirán ¡NO! Lágrimas, decepciones, desaliento, cansancio físico y mental son por lo general las pruebas que surgen en una vida disciplinada pero el resultado final opaca todo eso. Esas personas te dirán, “valió la pena”.

1. ¿QUÉ ES LA DISCIPLINA?

Se conoce como disciplina a la capacidad que puede ser desarrollada por cualquier ser humano y que implica, para toda circunstancia u ocasión, la puesta en práctica de una actuación ordenada y perseverante, en orden a obtener un bien o fin determinado. Es decir, para conseguir un objetivo en la vida, cualquiera que nos propongamos, por más perseverancia o fortaleza que se tenga y que claro ayudará a lograrlo, resulta indispensable tener o disponer de un orden personal que nos organice para alcanzarlo de un modo más concreto, prolijo y sin fisuras (Fuente:http://www.definicionabc.com/).

Ahora bien, la disciplina se nutre de tres fuentes: Perseverancia, Fuerza de Voluntad y Motivación. PERO…, por más perseverancia, fuerza de voluntad y motivación que tengamos, sin un orden, dirección y sistema los logros obtenidos serán raquíticos, ¡y la disciplina brinda orden, dirección y sistema!

2. BIBLIA Y DISCIPLINA

En la Biblia encontramos al menos 4 tipos de disciplina: La disciplina del Señor, La disciplina de la iglesia, La disciplina personal y La disciplina en la familia. Las Sagradas Escrituras nos dan suficientes instrucciones sobre todas ellas, pero voy a focalizarme en la disciplina personal.

 Mira lo que dicen estos versos al respecto, ¿qué te dicen a ti?

  • “Cada uno mire cómo sobre edifica” (1ª Corintios 3:10b).
  • “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse” (2ª Timoteo 2:15a).
  • “Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí” (1ª Corintios 9:27).
  • “Daniel propuso en su corazón no contaminarse” (Daniel 1:8).

Cuando leo estos versículos pienso, “Gabriel, si quieres conseguir aquello que tanto anhelas, debes esforzarte un poco más…, ¡caminar la segunda milla!”. Y bueno, la caminata nunca es algo fácil, requiere dedicación, compromiso, tenacidad, ya saben, “disciplina”.

Empero hay un versículo extra que me estremece por completo, ¿saben cuál es? Se los dejo aquí:

“Ninguna disciplina resulta agradable a la hora de recibirla. Al contrario, ¡es dolorosa! Pero después, produce la apacible cosecha de una vida recta para los que han sido entrenados por ella” (Hebreos 12:11)

Tres Verdades Aprendemos de este Verso

  1. La disciplina no es agradable
  2. La disciplina conduce al éxito
  3. La disciplina es una “entrenadora personal”

3. CUATRO MAESTROS NOS HABLAN DE DISCIPLINA

3.1. Yokoi Kenji

  • La disciplina tarde o temprano vence a la inteligencia. No hace falta ser muy inteligente para triunfar en la vida, pero sí disciplinado.

  • La disciplina mejora las cosas, las personas, la vida. La disciplina tiene la cualidad de mejorarte a ti.

  • La falta de disciplina, por más talento que tengas, te hará perder oportunidades

3.2. Miguel Ángel Cornejo

  • Si a la vida le apuesto un centavo la vida me devuelve un centavo, la disciplina te ayuda a ser un mejor inversionista.

  • En la vida para ser un triunfador se necesita disciplina, ésta te convierte en un forjador de tu destino.

  • La disciplina es una ciencia que requiere tiempo completo. No sacamos nada en ser disciplinado en un área y en otras no, si lo haces tarde o temprano la parte no disciplinada te pasará factura.

3.3. Jim Rohn

  • La verdadera disciplina no es fácil. La verdad es que es más fácil encender la televisión que apagarla.

  • La misma disciplina que aplicamos en hacer la cama todos los días es la que debemos aplicar en cada una de nuestras áreas.

  • Escoger la vida disciplinada hoy repercutirá en ganancias suculentas mañana, las recompensas futuras valen el precio del sacrificio hoy.

3.4. San Pablo

  • 1ª Corintios 9:24-27, “Ustedes saben que, en una carrera, no todos ganan el premio, sino uno solo. Pues nuestra vida como seguidores de Cristo es como una carrera, así que vivamos bien para llevarnos el premio. Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarlos. ¡Y lo hacen para ganarse un premio que no dura mucho! Nosotros, en cambio, lo hacemos para recibir un premio que dura para siempre. Yo me esfuerzo por recibirlo. Así que no lucho sin un propósito. Al contrario, vivo con mucha disciplina y trato de dominarme a mí mismo. Pues si anuncio a otros la buena noticia, no quiero que al final Dios me descalifique a mí”.

  • ¿Qué nos quiere enseñar el apóstol? 1) La Vida es como una carrera; 2) Sólo quienes estén debidamente preparados podrán ganarla; 3) La disciplina nos ayuda a sacar de nosotros lo que estorba, lo que no sirve, lo que nos pone peso encima; 4) La disciplina nos pone metas y nos ayuda a conseguirlas.

4. LET’S GO!  Let’

Una cosa es muy cierta, muchas veces no conseguimos, no alcanzamos, no avanzamos no porque Dios así lo determinó, sencillamente porque no fuimos lo suficientemente disciplinados. Y es que hace falta constancia para levantarse temprano para hacer los ejercicios físicos que modelarán tu cuerpo, perseverancia para estudiar en la Universidad y a la par trabajar para pagar tus estudios, insistencia para pedirle a Dios todos los días te ayude con tus problemas. Sí señores, la disciplina no es algo que ocurre de la noche a la mañana, se construye a diario.

Las personas disciplinadas son conscientes de que con esfuerzo se consiguen las cosas:

  • ¿Tu Universidad queda lejos de casa y debes viajar a diario? Aprovecha de dormir en el bus y así reparar fuerzas, aprovecha de estudiar, poner las ideas en orden, orar. Nadie te dijo que sería fácil… ¡Vamos!
  • ¿Trabajas como empaquetador de supermercado para pagar tus estudios y te pagan una miseria? No te compadezcas, sacúdete la cabeza y mira hacia el futuro, tu título se ve hermoso colgado en la pared de tu oficina… ¡Vamos!
  • ¿Estás levantando tu propia empresa y las cosas no resultan como esperabas? Bienvenido al club de los emprendedores, no te rindas tan rápido, sigue sembrando… ¡Vamos!
  • ¿Estás harta de tu cuerpo? Cuidado, primero agradece a Dios que tienes un cuerpo funcional, luego ponte a trabajar en una rutina de ejercicios de manera constante para lograr el cambio deseado, anda, no seas floja… ¡Vamos!
  • ¿Te deprimes porque tu relación con Dios no es la mejor pero haces poco por mejorarla? No seas testarudo, ponte de rodilla todos los días, no tiene que ser una hora, pero comienza con algunos minutos a diario, luego verás cómo esos pocos minutos se transforma en un devocional potente… ¡Vamos!

ORACIÓN ¡Quiero, quiero, quiero!, dicen las personas, pero muy pocas disciplinan su vida para conseguir aquello que quieren. Ayúdame Dios para que esto no sea así conmigo, que lo que realmente quiero sea algo que me cueste, que me lleve al límite de mis fuerzas porque sólo así habré aprendido el camino de la disciplina. Amén.

p.d. Las diapositivas de este texto narradas por mi propia voz las encuentran en este enlace: https://youtu.be/rdFYzkwCjC0


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

img_20170122_140549

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

RECETA PARA SANAR EL ALMA

hermandadblanca_org_terrr-620x380

¿Sabía usted que el alma es el centro del Ser y que ésta puede enfermar o gozar de buena salud? ¿Sabía también que si ésta enferma afecta sus pensamientos, palabras y cuerpo? ¿Y sabía que nosotros podemos hacer que el alma se sienta bien practicando una serie de hábitos sencillos pero poderosos? En este escrito aprenderá qué es el alma (al menos desde el punto de vista de este servidor); además cómo el cuidado de ella afectará para bien su persona y por último obtendrá algunos consejos que le permitirán mantener su alma libre de toxinas. ¿Le interesa el tema? Acompáñeme.

Lo Primero es lo Primero, ¿QUÉ ES EL ALMA?

Definir Alma en pocas líneas es casi imposible, al menos si se quiere profundizar en este concepto (lo cual no es el objetivo de este artículo). El lector por tanto puede buscar toda la información que necesite en las miles de páginas web que hablan sobre el tema, empezando desde las definiciones que los antiguos filósofos griegos le daban al alma, los diferentes conceptos de alma que religiones orientales tienen, la opinión de la sicología en sus diferentes ramas también tiene algo que decir y los conceptos judío-cristianos (que difieren el uno del otro) también dan su aporte.

El ALMA según la BIBLIA

La palabra ALMA en la Biblia la encontramos en dos vocablos, el primero viene del hebreo Néfesh y puede significar “criatura que respira”; el segundo vocablo viene del griego Psyke y significa “ser vivo”. Ambos términos nos dan la idea de que el hombre para que realmente sea considerado un SER debe poseer alma la cual hace del cuerpo su hogar. Dicho de otra manera “somos alma que habita en un cuerpo y no al revés”. En Génesis 2:7 dice que sólo cuando Dios sopló su aliento de vida en el hombre “fue éste un ser viviente”, dando a entender que recibimos de Dios el principio de vida y que sin éste no podríamos vivir.

Pero, ¿qué es en términos sencillos el alma? Es aquella parte inmaterial del ser humano  que se encuentra en el interior de cada uno. El alma no tiene un lugar físico en nuestro cuerpo, de hecho no se la puede localizar físicamente pero a ella, el alma, se le atribuye la capacidad de sentir y pensar. Así entonces el alma hace de nosotros seres pensantes y con emociones. Por lo tanto, si en el alma se asientan las emociones y los pensamientos quiere decir que el alma es una parte muy importante del ser humano y que debe ser cuidada porque ella es el motor de la vida:

En Proverbios 4:23 leemos, “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida”. La palabra corazón aquí es una referencia al centro del ser y es una clara alusión al alma.

Dijimos que el alma puede enfermar o verse afectada cuando no cuidamos su salud. Veamos algunos interesantes versículos que dan cuenta de ello:

  • “Yo dije: Oh SEÑOR, ten piedad de mí; sana mi alma, porque contra ti he pecado” (Salmos 41:4).
  • Saca mi alma de la prisión, para que yo dé gracias a tu nombre” (Salmos 142:7).
  • “¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí?” (Salmos 42:11)

PRIMERO se Enferma el ALMA, luego le SIGUE el CUERPO 

La médico canadiense Ghislaine Lanctôt, escritora reconocida, conferencista y luchadora incansable por mejorar la salud integral de las personas escribió un artículo en el 2007 bajo el siguiente título, “Es el estado del alma el que determina la salud del cuerpo”, en dicho escrito rescato un resumen que lo dice todo, ahí va:

Yo llegué a la conclusión de que el cuerpo sólo manifiesta el estado del alma. Y cuando mi cuerpo está enfermo es porque mi alma está enferma. Entonces el cuerpo por sí solo no enferma, es como un espejo que refleja lo que pasa dentro. Para ver mi alma, miro mi cuerpo y veo lo que hay en mi alma. Entonces no sirve de nada tratar sólo el cuerpo. Hay que mirar el alma, ¿qué es lo que no funciona en el alma, cuál es la enfermedad del alma? Es la guerra.

En 1994 esta médico holística escribió un libro que estremeció la industria de la medicina, como le llama ella. Su obra se llamó “La Mafia Médica”. Demás está decir que este libro le valió los aplausos de cientos de miles de pacientes pero también una demanda millonaria de parte del Colegio de Médicos de EE.UU. Pero esto no silenció a nuestra buena samaritana, ella siguió dando seminarios acerca de la importancia de cuidar el alma como elemento preventivo de toda enfermedad, y la cito nuevamente a continuación:

Es el alma quien enferma a los demás cuerpos. Por ejemplo: mi trabajo ya no me conviene, tengo náuseas por la mañana cuando pienso que tengo que ir a trabajar, entonces empieza a dolerme la espalda, las rodillas, la tripa… Puedo ir a ver a alguien que practique la medicina suave, va a ayudar a mi cuerpo, puedo tener tratamientos de técnicas energéticas que ayuden a mi cuerpo emocional y mental; pero hasta que no solucione lo que pasa con mi trabajo voy a seguir enfermando porque mi alma me dice «sal de aquí». Es interesante, porque el alma entrega un mensaje cada vez más fuerte y cuando no lo entiendes “te lanza un ladrillo a la cabeza”: un accidente de coche, un divorcio, alguien que muere en la familia, una enfermedad, perder el trabajo… Algo fuerte para que tú reacciones.

Finalmente esta galena dice que las enfermedades físicas y mentales podrían curarse en su totalidad si primero enfrentamos los problemas que radican en el alma porque ésta es el centro del ser, y si el alma está sana entonces la mente, las emociones y el cuerpo también lo estarán.

Si alguien quiere leer el artículo completo búsquelo en esta dirección: https://balorum.wordpress.com/2010/09/18/primero-el-alma-se-enferma-y-le-sigue-el-cuerpo/

10 CONSEJOS PARA SANAR EL ALMA

A continuación he preparado para usted 10 consejos ––como si de una receta se tratase–– que le ayudarán a mantener su alma en buena salud, consejos que fueron en algunos casos proporcionados por seguidores de este servidor a quienes pregunté a través de una red social qué recomendaciones darían para que el alma se mantenga saludable; he aquí las respuestas.

PRIMER INGREDIENTE: Perdone

En muchos casos el perdón se convierte en un elemento liberador que surte más efecto en la persona que recibió el agravio que en el mismo ofensor.

“Entonces se acercó Pedro, y le dijo: Señor, ¿cuántas veces debo perdonar, ¿siete veces? Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete” (Mateo 18:22).

SEGUNDO INGREDIENTE: Deje el Pasado Atrás

Recuerde lo que en otras charlas he enseñado: “Haz del pasado tu maestro no tu verdugo”. ¿Qué hace ahí mortificándose con recuerdos del ayer? ¡Ya suéltelo!

“Y ahora, Dios le dice a su pueblo: No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto y haré brotar ríos en la tierra seca” (Isaías 43:18-19).

TERCER INGREDIENTE: Aléjese de las Personas Tóxicas

Hay personas que aportan valor a su vida, es decir, le hacen subir a niveles más altos, le energizan, le inspiran, le instruyen, le mejoran en muchos sentidos. Pero hay otras que simplemente destruyen, contagian negativismo, deprimen, roban la paz, chupan la energía, sacuden su vida al punto de dejarle decepcionado y sin ganas de vivir…, ¡aléjese de ellas a la brevedad!

“El que anda con sabios será sabio, mas el compañero de los necios sufrirá daño” (Proverbios 13:20).

CUARTO INGREDIENTE: Deje de Sentirse Culpable

A veces usurpamos el papel de Dios al convertirnos en jueces de nosotros mismos. No digo que no debamos analizar nuestro comportamiento y hacer enmiendas cuando sea el caso ––hacerlo es bueno––, pero hay personas que se la pasan culpándose por cuestiones que muchas veces escaparon de sus manos o sobre las que sí tuvieron responsabilidad, ¿pero sabe? si pidió perdón de verdad Dios ya ÉL le perdonó, atrévase usted a hacerlo lo mismo.

“Cada Cual se apartó por su camino; Mas Jehová cargó en Él todas nuestras culpas” (Isaías 53:6).

QUINTO INGREDIENTE: Aprenda de sus Errores

Es inevitable que cometamos errores, todos lo hacen, “pero la diferencia es que algunos sacan lecciones de sus equivocaciones, otros solo heridas”. Cuando aprendemos de los errores nos hacemos más sabios y vivir con sabiduría hace bien al alma.

“Ayúdame a entender que la vida es corta para así vivirla más sabiamente” (Salmos 90:12).

SEXTO INGREDIENTE: No se Afane por lo Material

Debe entender que las cosas materiales ––dinero, auto, trabajo, casa, negocio, tecnología, posesiones–– son cosas pasajeras, que si bien nos ayudan a tener una vida más placentera, no son el todo de la vida. Afanarse por lo material provoca ansiedad, amargura, frustración y todo eso envenena el alma de manera poderosa. ¡Deslíguese del afán!

“Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso” (1ª Timoteo 6:8).

SÉPTIMO INGREDIENTE: Tenga Fe

La FE es la capacidad de creer más allá de las posibilidades, de los informes, de los diagnósticos (la fe camina en otra realidad). Una persona que está dispuesta a creer en Dios, en la vida, en las bendiciones será de por sí optimista y esto es una puerta de acceso a toda clase de oportunidades, ¡qué bien le hace al alma tener fe!

“Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos” (Números 13:30).

OCTAVO INGREDIENTE: Saque el Desánimo de su Vida

El desánimo tiene una potente influencia en la vida de quienes lo han experimentado: no dan ganas de comer, de levantarse, de salir de casa, de trabajar, de ir a la iglesia, incluso se puede llegar a perder el deseo de vivir. ¿Qué hacer? acercarse a Dios con desespero pidiendo su ayuda, rodearse de gente productiva y animosa, y por supuesto no dejar de congregarse porque quedándose en casa lo único que conseguirá es perjudicar más su estado de ánimo.

“Dios siempre está cerca  para salvar a los que no tienen ni ánimo ni esperanza”  (Salmos 34:18).

NOVENO INGREDIENTE: Nutra su Mente con los Pensamientos Correctos

Nutrir la mente es alimentar nuestro cerebro con pensamientos productivos, pensamientos de paz, pensamientos que nos lleven a ser mejores personas cada día. Pero si por el contrario se la pasa pensando en venganza, dolor, si se la pasa peleando mentalmente, créame, no sacará nada bueno de aquello.

¿Cómo alimentar la mente? ¡Debe darle la información correcta! La Biblia dice:

– “Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto” (Romanos 12:2).

– “En fin, hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, noble, correcto, puro, hermoso y admirable. También piensen en lo que tiene alguna virtud, en lo que es digno de reconocimiento. Mantengan su mente ocupada en eso” (Filip. 4:8).

DÉCIMO INGREDIENTE: Ría Más

La risa es un remedio comprobadamente efectivo contra la tristeza, la depresión, la amargura, la soledad. Debe aprender a no tomarse la vida tan en serio. Gesticule, ría de buena gana, ¡suelte la carcajada!, hacerlo le libera por dentro y se nota por fuera.

“El corazón alegre es una buena medicina” (Proverbios 17:22)

16996050_389035248135792_132022881253017449_n

Conclusión.

La Vida suele ser muy dura para que nosotros la hagamos más dura aún enfermando nuestra alma. Estos ingredientes le ayudarán a desintoxicarse, sacarse esos males que arrastra su corazón. Sea bueno con usted mismo y permítase una oportunidad, la oportunidad de sanarse por dentro. Pero esto no lo podrá hacer sólo, hay un Médico que puede curarle y se llama Dios, Él tiene la cura perfecta para esa herida que aún duele.


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

La Rueda de la Vida

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

LA ACTITUD CORRECTA HACIA LA VIDA

actitud-positiva¿QUÉ ES LA ACTITUD?

Es la manera como nos comportamos frente a una situación determinada; es la forma como respondemos ante una crisis, una enfermedad, un dolor, una mala noticia, una decepción; pero también la actitud es la forma en la que reaccionamos ante una buena noticia, un ascenso en el trabajo, un aumento de sueldo, una meta conquistada.

La actitud es la manifestación “externa” de una condición “interna”. Si en tu interior hay ira, desequilibrio emocional, temor, vergüenza, arrogancia, una pobre imagen de ti mismo y toda clase de sentimientos negativos tu forma de responder a situaciones difíciles será negativa. Es por eso que encontramos muchas personas que son guiadas por sus emociones, ellas no son malas en sí, pero sus impulsos las manejan y no logran dominarse a sí mismas, son dominadas por las circunstancias. Ellas responden de mala manera, son groseras, “dicen lo que piensan pero hieren en el proceso de decirlas”, etc. Por el contrario, si en tu interior hay paz, amor, alegría, y tienes una buena auto-estima, tu forma de responder a las situaciones difíciles de la vida será mucho mejor: sabrás controlarte, conocerte, callar cuando debas hacerlo y hablar cuando haya que hacerlo.

Ahora bien, hay una diferencia abismal entre actitud y aptitud. La aptitud tiene que ver con tus habilidades, destrezas y capacidad para hacer ciertas cosas. Ejemplo: Puedes tener educación formal, títulos universitarios, recomendaciones, logros, diplomas colgados en tu pared ––aptitud––, pero si no tienes la actitud correcta simplemente no avanzarás a un nivel mejor de tu vida. Esto suele verse a menudo en las estrellas del deporte, muchas de ellas juegan excepcionalmente, son brillantes en el terreno de juego, pero su carácter las traiciona; son maldicientes, idiotas, groseros, egocéntricos y hasta violentos. Finalmente aunque tienen muchas aptitudes para el juego terminan en la banca de los suplentes porque no tienen la actitud que el equipo necesita.

Las Escrituras nos Hablan de 2 tipo de Actitudes, la Incorrecta y la Correcta

En el libro de Números, específicamente en los capítulos 13 y 14 encontramos la historia de los 12 espías que fueron enviados por Moisés a recorrer Canaán, la tierra que Dios había prometido a los israelitas. Estos espías fueron seleccionados cuidadosamente antes de ser enviados, no eran cualquier tipo de hombres, “fueron lo mejor de lo mejor” (13:1-3), por tanto tenían la aptitud para el trabajo encomendado, sin embargo, no todos tenían la actitud necesaria y ya veremos porqué.

Pero antes veamos el siguiente versículo, algo interesante sucede allí:

Fuimos a la tierra a la que nos enviaste ––le dijeron a Moisés––. Realmente es una tierra donde la leche y la miel corren como el agua, y estos son los frutos que produce (13:27).

Los doce espías estuvieron de acuerdo en algo: La tierra era fértil, buena, extremadamente próspera, tenía todas las condiciones para que una nación como la de ellos fructificara allí. Y sin embargo, a pesar de todo lo que encontraron en Canaán algunos de los hombres decidieron fijarse en lo malo, otros en lo bueno. ¡Y así mismo sucede en la vida! vamos por ahí fijándonos en las cosas negativas sin ver todo lo positivo que Dios destinó para nosotros.

LA ACTITUD INCORRECTA

La Biblia dice que 10 de los 12 espías entregaron un informe negativo a su regreso, si bien vieron que Canaán era una tierra próspera ellos decidieron fijarse sólo en lo negativo que allí encontraron. En Números 13:28 y 29 leemos: “Pero la gente que vive allí es fuerte, y las ciudades son muy grandes y fortificadas. Además de eso, vimos allá descendientes del gigante Anac. En la región del Négueb viven los amalecitas, en la región montañosa viven los hititas, los jebuseos y los amorreos, y por el lado del mar y junto al río Jordán viven los cananeos”. Pero eso no fue todo, los espías prosiguieron informando al pueblo lo que según ellos vieron en la tierra que fueron a explorar, así lo declara Números 13:31-33, “Pero los que habían ido con él respondieron: —¡No, no podemos atacar a esa gente! Ellos son más fuertes que nosotros. Y se pusieron a decir a los israelitas que el país que habían ido a explorar era muy malo. Decían: —La tierra que fuimos a explorar mata a la gente que vive en ella, y todos los hombres que vimos allá eran enormes. Vimos también a los gigantes, a los descendientes de Anac. Al lado de ellos nos sentíamos como langostas, y así nos miraban ellos también”.

La actitud de los diez espías fue:

  • Derrotista
  • Negativa
  • Temerosa
  • Alarmista
  • Exagerada
  • Emocional
  • Impulsiva
  • Deprimente

Y lo único que produjo en ellos y en quienes lo escucharon fue sentimientos de anulación, auto-menosprecio, conspiración y fracaso. Los diez espías representan gráficamente a quienes andan por la vida fijándose en lo negativo, en lo difícil, en lo amargo de la existencia humana; ese tipo de personas son guiadas por sus emociones, no son capaces de disfrutar la vida porque sus impulsos las dominan, se dejan llevar por lo que otros dicen y permiten que cualquier circunstancia negativa los afecte al punto de querer abandonar una carrera, una relación, una iglesia, un trabajo. Ese tipo de gente nunca prospera porque “un día andan bien y al otro día andan mal”, son personas “reactivas” y no “proactivas”. Quiero decirles algo a esa clase de personas: ¡CAMBIA TU ACTITUD, PUES TUS HIJOS LA HEREDARÁN!

LA ACTITUD CORRECTA

En el otro extremo nos encontramos con dos personajes que también fueron a espiar la tierra que Dios había destinado a Israel, me refiero a Caleb y Josué. Ellos tuvieron una actitud muy distinta a la de sus compañeros, una actitud loable, digna de imitar. Veamos cómo la Biblia relata esto en Número 13:30, “Entonces Caleb hizo callar al pueblo que estaba ante Moisés, y dijo: —¡Pues vamos a conquistar esa tierra! ¡Nosotros podemos conquistarla!”. Pero esto no fue todo, en Números 14:6-9 los dos hombres continuaron entregando un reporte diferente, veamos qué ocurrió: Y Josué y Caleb, que habían estado explorando el país, se rasgaron la ropa en señal de dolor  y dijeron a todos los israelitas: —¡La tierra que fuimos a explorar es excelente!  Si el Señor nos favorece, nos ayudará a entrar a esa tierra y nos la dará. Es un país donde la leche y la miel corren como el agua.  Pero no se rebelen contra el Señor, ni le tengan miedo a la gente de ese país, porque ellos van a ser pan comido para nosotros; a ellos no hay quien los proteja, mientras que nosotros tenemos de nuestra parte al Señor. ¡No tengan miedo!.

Caleb y Josué mostraron una actitud de:

  • Victoria
  • Valentía
  • Arrojo
  • Confianza en Dios
  • Confianza en sí mismos
  • Optimismo
  • Arenga
  • Proactividad

Y es precisamente este tipo de actitud la que separa a los perdedores de los vencedores. Siempre será más fácil declararse en derrota, pero hace falta actitud de vencedor para pelear, para avanzar a pesar de que las fuerzas falten, creer aunque todo parezca imposible. No se trata de ser ilusos o “tontos optimistas”, sino de ver la vida a través de los ojos de Dios sin desconocer tu realidad, se trata de ver el vaso medio lleno y no medio vacío. ¡Así es como se logra triunfar en medio de la adversidad! Y una actitud así ––de victoria, valentía, arrojo, confianza en Dios, confianza en uno mismo, optimismo, arenga y proactividad–– también será heredada por tus hijos. Ellos ven la forma en cómo respondes a la vida y van a imitar cada uno de tus pasos para bien o para mal.

CONCLUSIÓN

La vida siempre te presentará oportunidades para medir tu actitud, ya sea una mala noticia, el robo de tu carro, un despido inesperado, un negocio que no resulta, la decepción de tu líder espiritual o una enfermedad que te tomó por sorpresa. Son oportunidades de crecimiento en las cuales puedes experimentar tus actitudes, procura pasar el examen y no volver a reprobar porque de lo contrario quedarás rezagado en la banca de los suplentes para nunca ser llamado a jugar el partido de tu vida.


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

img_20170122_140549

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

¿QUÉ HACER CUANDO EL CAMINO A TU DESTINO RESULTA MÁS LARGO DE LO PENSADO? 8 Consejos divinos

12592305_10208602801765159_6451306249384152929_nRecuerdo cuando llevé a mis hijas de excursión a un cerro cercano a mi casa, la idea era conquistar la cumbre a 776 metros sobre el nivel del mar. Habían dos opciones para llegar, la directa y la que rodeaba el cerro. La primera opción la descarté de plano porque la subida era muy empinada, el camino era irregular y había peligro de derrumbes (yo ya he subido por ese camino pero sólo, y no estaba dispuesto a arriesgar a mis niñas). La segunda opción fue la que elegí, pues se trataba de un camino para los que practican “senderismo de montaña”, por tanto está en muy buen estado aunque esto significa rodear el cerro y caminar durante 2 horas. A esta opción se la conoce como “el camino largo”.

Cuando íbamos a media jornada mis hijas exclamaron, “¡papá, era mejor el otro camino!”. Sus rostros evidenciaban cansancio, molestia y un tanto de desánimo…, era obvio, “el camino largo siempre cansa”.

Entonces les dije:

“A veces será necesario tomar este camino, en otras no te quedará más opción ––como fue el caso de los israelitas en el desierto––, y a veces sus propias decisiones harán que tomen el camino largo. En fin, la ruta hacia el éxito no siempre es como se planea”.

Y después de transitar por el camino largo más de dos horas mis hijas y yo llegamos a la cumbre, y una sonrisa de victoria se dibujó en ellas…, ¡lo habíamos logrado!

¿QUÉ ES EL CAMINO LARGO?

Déjame ponerlo de la siguiente manera, seguro te identificarás: Quizá tu estado financiero es el mismo desde hace un año, a pesar que has orado, declarado y hecho todo lo que se espera que hagas para que tus finanzas mejoren, sin embargo siguen igual o peor que antes; Quizá tu salud no ha mejorado y llevas así años sin ver una mejora real; Quizá tu matrimonio, tu familia, tu vida espiritual, tu proyecto, tu ministerio, tu emprendimiento no logra surgir, no levanta, no despega y te preguntas, ¿qué pasa? ¿qué estoy haciendo mal? ¿será que Dios se olvidó de mí? Entonces miras para atrás y te das cuenta que has caminado un largo trecho y aún no llegas a destino y eso te cansa, te desespera y tus ánimos bajan. Tu corazón entonces desfallece y te preguntas si vale la pena seguir…, ¡el cansancio del camino se ha apoderado de ti! No obstante, ha diferencia de los que no han intentado nada, tú lo has intentado todo y en cambio sigues en la batalla con apenas un suspiro de esperanza que cada vez se disipa más. Por tanto, “EL CAMINO LARGO ES CUANDO DEBES LUCHAR MÁS DE LO QUE PENSABAS Y EL CANSANCIO TE HA PASADO FACTURA; ES CUANDO LA RUTA A TU DESTINO DEMORA MÁS DE LO QUE HABÍAS PLANEADO”.

Y eso fue justamente lo que les ocurrió a los israelitas cuando iban camino a Canaán, la Tierra Prometida, la ruta planeada no resultó tan corta como lo habían pensado pues el rey de Edom no los dejó pasar por su territorio obligándolos a dar un gran rodeo. Mira cómo el autor sagrado relata este asunto en Números 20 y 21.

Números 20:14-20,

“Desde Cades, Moisés envío emisarios al rey de Edom, con este mensaje: «Así dice tu hermano Israel: “Tú conoces bien todos los sufrimientos que hemos padecido. 15 Sabes que nuestros antepasados fueron a Egipto, donde durante muchos años vivimos, y que los egipcios nos maltrataron a nosotros y a nuestros padres. 16 También sabes que clamamos al Señor, y que él escuchó nuestra súplica y nos envió a un ángel que nos sacó de Egipto. »”Ya estamos en Cades, población que está en las inmediaciones de tu territorio. 17 Solo te pedimos que nos dejes cruzar por tus dominios. Te prometo que no entraremos en ningún campo ni viña, ni beberemos agua de ningún pozo. Nos limitaremos a pasar por el camino real, sin apartarnos de él para nada, hasta que salgamos de tu territorio”».

18 Pero el rey de Edom le mandó a decir: «Ni siquiera intenten cruzar por mis dominios; de lo contrario, saldré con mi ejército y los atacaré».

19 Los israelitas insistieron: «Solo pasaremos por el camino principal y, si nosotros o nuestro ganado llegamos a beber agua de tus pozos, te lo pagaremos. Lo único que pedimos es que nos permitas pasar por él».

20 El rey fue tajante en su respuesta: «¡Por aquí no pasarán!»

Y salió contra ellos con un poderoso ejército, 21 resuelto a no dejarlos cruzar por su territorio. Así que los israelitas se vieron obligados a ir por otro camino.

Números 21:4,

“Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino”.

¿ALGUNO DE USTEDES ESTÁ TRANSITANDO EL CAMINO LARGO?

Yo lo he transitado en muchas ocasiones ––y creo que aún lo estoy haciendo––, por eso escribo con propiedad las siguientes líneas: Yo sé que el camino largo cansa, uno quisiera que fuese más fácil, ya sabes, tomar el camino directo hacia el éxito “así como otros lo han hecho”, o al menos eso pensamos cuando vemos que los demás llegan a Canaán y nosotros no. Es que Edom se te opone, Edom te dice “¡por aquí no pasarás!” y has debido rodear la montaña hasta el límite de tus fuerzas. Edom toma muchas formas y nombres: una enfermedad, un accidente, una relación rota, un negocio que no resultó, un vicio que te tiene atado, un esposo maltratador, unas cuentas sin pagar que te tienen ahogado hasta el cuello, en fin, toda clase de cosas pueden pararse frente a ti para impedir que llegues al puerto de la felicidad, entonces te ves obligado a rodear, no hay más, es la única opción viable y esto significa más tiempo, más sacrificio, más ajustes, más aguante, más paciencia, más de todo…, ¿estás dispuesto a caminar esa ruta? ¿sabes cómo hacerlo?

8 CONSEJOS DIVINOS

Como peregrino del desierto he experimentado el camino largo y he aprendido algunos trucos que hoy comparto contigo a fin de que tu viaje sea más seguro, no menos corto, pero sí más efectivo (el camino largo es algo que muchas veces no podremos evitar).

1. ¡CIERRA TU BOCA! No critiques, no reclames, no maldigas, no declares pobreza, simplemente niégate a anular tu destino: “Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios” (Salmos 141:3).

2. COMBATE LA INCREDULIDAD. La falta de fe es quizá la forma más efectiva de acabar con las esperanzas de un individuo o nación. ¿Qué hacer? Creer aunque no se vean resultados aparentes: “Jesús le dijo: ¡Todo es posible para el que cree!” (Marcos 9:23).

3. ABANDONA EL CLUB DE LOS AMARGADOS. Aléjate del 97% de aquellos que sólo critican y no hacen nada por solucionar el problema, de aquellos que murmuran, mienten, son hipócritas, y que transmiten emociones negativas a su alrededor. No te juntes con ellos, no comas con ellos, no camines con ellos, no vayas donde ellos van, simplemente aléjate: “Camina con sabios y te harás sabio; júntate con necios y te meterás en dificultades” (Proverbios 13:20).

4. ACOMODA TU CARGA. Adaptarse a los cambios ––aunque éstos no nos gusten––, es una manera sabia de vivir a las adversidades y así poder llegar a la meta: “Haznos entender que la vida es corta, para así vivirla con sabiduría” (Salmos 90:12).

5.CAMINA LA SEGUNDA MILLA. ¿Quién dijo que sería fácil? ¿te hiciste falsas expectativas verdad? ¿planificaste y los planes no resultaron? ¡Bienvenido a la vida real! Aprende a caminar la segunda milla, a avanzar a pesar de que no quieras, eso hacen los triunfadores: “Y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos” (Mateo 5:41).

6. DISCIPLINA TU DECEPCIÓN. Deja de llorar, deprimirte, tener miedo y culparte; usa esa energía en algo positivo como crear un porvenir mejor para ti y los tuyos: “Hermanos, yo sé muy bien que todavía no he alcanzado la meta; pero he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer” (Filipenses 3:13).

7. VISUALIZA TU OBJETIVO. Aunque el cielo esté nublado sabes bien que sobre las nubes hay un sol que brilla. Lo mismo es en tu situación: “Levántate, resplandece, porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor ha amanecido sobre ti” (Isaías 60:1). No te fijes en lo mucho que te falta por recorrer, mira tu meta, ¡esa es tu recompensa!

8. RÍE, ORA, DA GRACIAS. “Estén siempre contentos. Oren en todo momento. Den gracias a Dios en cualquier circunstancia” (1ª Tesal. 5:16-18).

CONCLUSIÓN.

La vida es dura, ¿quién dijo lo contrario? A veces las cosas no salen como quisiéramos, pero debemos continuar, ¿por qué? porque fuimos diseñados para ser viajeros del cosmos, peregrinos de las rutas que el Creador construyó para nosotros. ¿Es fácil esto? claro que no; sin embargo, con la ayuda de Dios es posible transitar “el camino largo” porque al final de éste nos espera Canaán. Yo sé que algunos de ustedes están cansados, frustrados, amargados y faltos de esperanza, ¡el camino largo los ha atrapado!, ¿pero saben? a pesar de todo lo único que pueden hacer es tomar un descanso, reponer fuerzas y seguir. Hacer esto es lo que los mantendrá vivos. Avanzar a pesar del cansancio te permitirá llegar a la meta…, ¡ÁNIMO!

p.d. Esta conferencia la puedes encontrar relatada en vídeo en mi canal de youtube.


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

img_20170122_140549

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

UN PASO A LA VEZ

1211269Leí un discurso del conocido luchador por la integración racial Dr. Martin Luther King, una de sus líneas decía: «Sube el primer peldaño con confianza, no tienes que ver toda la escalera, sólo sube el primer peldaño». ––Tremenda verdad–– pensé, y por algún tiempo esa frase quedó dando vueltas en mi cabeza, algo en mí interior había hecho click y hoy les comparto las enseñanzas que extraje de ese axioma, enseñanzas que dedico en primer lugar a quienes en este preciso momento están siendo mentoreados por mí y que están luchando por mejorar sus vidas, pero también comparto con todos aquellos que me honran siguiendo mis post, quienes leen mis artículos, miran mis vídeos y que por circunstancias de la vida me consideran su “coach virtual”, como me llamó una seguidora mexicana.

Sube el Primer Peldaño

La vida es como una escalera, cuesta arriba, y es en la cima donde puedes apreciar la magnitud de la obra del Creador. Fuimos diseñados con ese hambre de subir, mejorar, proyectarnos a nuevos niveles de superación; esto lo saben muy bien quienes gustan de escalar montañas, algo hay en esas cumbres que atraen a hombres y mujeres a trepar sus muros, arrastrarse si es preciso con tal de coronar sus cúspides…, ¡es el ADN divino que gatilla nuestra sed de conquista! Pero no es necesario subir montañas para que entiendas lo que trato de decir, nuestra vida es un constante avanzar hacia arriba, siempre hacia adelante: estudiando carreras, contrayendo matrimonio, teniendo hijos, consolidando negocios, cumpliendo proyectos, convirtiendo sueños en realidad, triunfando en el trabajo, teniendo un ministerio exitoso.

Sin embargo no siempre será fácil, la vida te presentará obstáculos mientras avanzas, algunos de ellos de tamaño titánico imposibles de salvar, al menos desde el punto de vista humano, y eso te detiene, te desanima, te golpea y hace que tu fe flaquee. Conozco personas que ante los problemas decidieron quedarse en el fondo del pozo maldiciendo su suerte olvidando que hay Uno que es campeón de los casos imposibles (Lucas 1:37). ¿Pero sabes? el guión de la vida fue escrito así, las adversidades son parte del libreto, por eso debes hacer tuyas las palabras que entre artistas es conocida: “El show debe continuar”. Una forma de hacerlo es «avanzar a pesar de no querer», es decir, armarse de valor, sacar fuerzas de flaquezas y dar el primer paso con fe, ese paso que te sacará de la inercia, paso que a muchos cuesta porque siempre será más cómodo mantenerse en un estado de parálisis, pero no para los luchadores; repito, NO PARA LOS LUCHADORES. Fuimos diseñados para movernos, empujarnos hacia la meta y aunque tropecemos ––pues esto ocurre––, ¡tropecemos hacia adelante! (“Una cosa hago, olvidando lo que queda atrás me extiendo hacia adelante” Filp. 3:13).

No Tienes que ver toda la Escalera

También aprendí que “no es necesario ver toda la escalera”, es decir, “saber cómo terminará la función”. Hay quienes quieren saberlo todo, estar en control de todo, prever los más pequeños detalles, que nade se les escape de las manos, apurarse a sí mismo y a los demás; lo sé por experiencia porque yo era uno de ellos…, ¡un controlador perfeccionista compulsivo! (de aquellos que no podía terminar de leer un libro sin saltarme varios capítulos para ir hasta el final). Pero ser así lo único que produce es cansancio, frustración y amargura del alma; la vida no siempre revela en que acabará todo. Será necesario entonces aprender que “aunque no veas que tu problema se resuelve, confía en que éste tendrá solución cuando llegues al final del proceso”. Además no se trata de lo que tú quieres sino de lo que Dios está haciendo mientras subes la escalera. No te aceleres, los procesos divinos no pueden ser manipulados; no te alteres, deja que el Piloto del Universo vuele el avión en el que vas sentado, y aunque hayan turbulencias tú tranquilo, Él sabe lo que hace.

Por supuesto que uno quisiera tener una especie de “bola de cristal” para visualizar qué mismo ocurrirá con nuestra vida: ¿será que mi matrimonio se salvará? ¿mejorará mi carácter? ¿mi estado financiero logrará repuntar? ¿podré recuperar mi relación con Dios? ¿lograré ser un mejor líder? ¿podré componer mi vida? Pero todas estas preguntas lo único que hacen es atormentarte, ¿por qué preguntar sobre lo que no tienes certeza? Sólo el Señor sabe el fin de todo. Cristo lo dijo así: “Basta a cada día su propio afán” (Mt. 6:34), en otras palabras, “confía en Dios un ‘día a la vez’, Él se encargará del resto”.

Sólo Sube el Primer Peldaño

Y termino este artículo señalando algo que el Dr. King enfatizó: ¡Sólo sube el primer peldaño! ¿Saben cómo interpreto esto? Se los diré así: «No te quedes anclado en el puerto de la amargura, leva tu ancla, iza tus velas, toma el timón y dirige tu embarcación mar adentro, deja que el Espíritu sople en popa y no mires atrás, el atracadero del ayer quedó en el pasado, el mañana será mucho mejor para quienes se atreven a confiar, para quienes avanzan en la vida a pesar de las muchas adversidades, ¿quién dijo que sería fácil?»

Por último, el problema con el que estás luchando ––ya sea con una persona en particular, contigo mismo quizás, con una organización que te hirió, falta de perdón, autoexigencia desmedida o con varias circunstancias a la vez–– debe ser afrontado, ¿cómo? UN PASO A LA VEZ, UN DÍA A LA VEZ, UN PELDAÑO A LA VEZ. Si no logras entender esto te desanimarás, no te concentres en los cientos de kilómetros que te faltan por recorrer, hacer esto es muestra de insensatez, en cambio cierra tus labios para que no maldigan; tapa tus oídos para que no escuchen las voces que te desaniman, eso incluye la tuya; focalízate en la meta a largo plazo, ¡no seas inmediatista! Pero por favor no decaigas y si lo haces recuerda la máxima bíblica: “Siete veces cae el justo pero vuelve a levantarse” (Pr. 24:16). O sea que caer, desanimarnos, bajonearnos es parte de subir la escalera, pero tú sigue avanzando, sigue a pesar que en apariencia no veas resultados porque haz de saber que hay otros que te están mirando y están quedando admirados de tu progreso a pesar que vos mismo no lo veas así.

«despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante pues ésta exige resistencia» (Heb. 12:1).

Sólo sube el primer peldaño…

ENLACES RECOMENDADOS PARA TI

  1. Ocho Consejos para caminar el Camino Largo (vídeo) https://youtu.be/IRk7lc8JllI
  2. ¿No te dijeron? La vida es Cuesta Arriba (vídeo) https://youtu.be/3XG64KJa8uY
  3. Ocho Principios para Mejorar tu Vida (vídeo) https://youtu.be/PW7FxBjPajU
  4. ¿Necesitas Perdonar a Dios? (artículo) https://gabrielgila.wordpress.com/2016/09/07/necesitas-perdonar-a-dios/
  5. ¡No te Exijas Tanto! (artículo) https://gabrielgila.wordpress.com/2014/10/27/no-te-exijas-tanto/
  6. Ocho Mentiras que los Cristianos creen sobre el Éxito (artículo) https://gabrielgila.wordpress.com/2016/03/03/8-mentiras-que-los-cristianos-creen-sobre-el-exito-por-emily-t-wirenga/

10666026_10204703671729345_2075124471238573420_n
Grabando programa de radio LA VIDA AHORA

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Emprendimiento y Desarrollo Personal, Dos hermanos de una misma Madre

rgvfdPara nadie es desconocido que en las librerías encontramos una gran variedad de libros concernientes al emprendimiento y el desarrollo personal. Mientras que el emprendimiento se ubica -por lo general-, en la sección de economía y finanzas, el desarrollo personal se encuentra en los estantes de auto-ayuda y/ó liderazgo; sin embargo, ambos temas tienen más factores en común que en contra, de ahí que mi libro abarca ambos tópicos.

Una Misma Madre

En una de mis redes sociales escribí un artículo llamado “Factor Hambre”, que decía así:

“Hicieron una investigación en Harvard a 100 de los más exitosos y antiguos empresarios de la nación norteña; también estudiaron a los hijos de estos hombres, pero sólo a quienes habían heredado la dirección de las Compañías de sus padres. La mayoría de estos hijos tenían en su haber doctorados en economía, MBA en prestigiosas universidades, estudios avanzados en liderazgo y administración entre otros diplomas; y sin embargo sus logros no llegaban ni a la mitad de lo que sus padres habían conseguido con mucho menos de lo que ahora tenían ellos, esto según la comparación realizada por la investigación. Los investigadores llegaron a una conclusión aplastante: Los de la escuela antigua, es decir los “CEO seniors” lo habían hecho desde abajo, desde la pobreza misma -o casi desde ella-, lo que los eruditos de Harvard llamaron jocosamente FACTOR HAMBRE…, ¡la necesidad los llevó a ser creativos, persistentes y ejecutivos! Sus hijos en cambio no pasaron por todas las “pellejerías” que sus viejos vivieron, y por tanto, su pasión por triunfar en los negocios era algo más de índole motivacional, mientras que para sus papás era algo simple pero eficiente: O surgían con el emprendimiento que estaban montando o se morían de hambre”.

Esta interesante historia me abre paso para declararles una verdad innegable: Los emprendedores no sólo crean empresas, hacen de su vida una empresa en constante mejora.

Y esta máxima me lleva a navegar mar adentro, a inquirir un poco más, a querer saber ¿quién es la madre de los emprendedores y de quienes dedican su vida a mejorarla? Un viejo adagio reza así: “La necesidad es la madre de toda inventiva”. Yo lo propongo de la siguiente manera: La necesidad de crecer tanto externa como internamente es la madre de esa especie de humanos a quienes la sociedad ha bautizado con el nombre de emprendedores.

¡Sí!, la motivación de superarse, expandirse, realizarse es la madre de todos los emprendedores y de quienes han crecido en su vida personal; bendita madre que despierta en sus hijos la necesidad de no conformarse, sino, ir más allá en la conquista de éxitos y triunfos, porque quien se conforma ya ha perdido la batalla.

Pero, ¿por qué esta necesidad de superarse al parecer afecta sólo a algunos?  ¿por qué será que sólo en ciertas personas ocurre el chispazo del desarrollo personal? En realidad en nuestro ADN divino se encuentra implícita la necesidad de crecer…, ¡así fuimos creados!, pero en algunos está dormida. Es posible que el conformismo, la mediocridad, la complacencia, el hedonismo y todas esas sombras de pecado han cauterizado la conciencia del hombre a tal grado que en vez de buscar nuevos y mejores puertos, decidieron atracar en uno sólo, bueno o malo, les da lo mismo pues prima en ellos la “tranquilidad de lo seguro”. Pero esto no ocurre en la mente de los emprendedores, esto no va con aquellos que constantemente buscan mejorar sus vidas, simplemente no se adecuan a esta trivialidad; ellos hacen suyo el versículo paulino que dice así: “Una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta” (Filipenses 3:13-14).

El apóstol Pablo sentía la misma necesidad que los emprendedores de hoy, él no se conformaba a vivir según lo cánones del sistema, “él tenía una meta doble en su vida”, parecerse a Cristo y llevar a Cristo a toda criatura. Pero sabía perfectamente que para cumplir sus metas debía romper paradigmas establecidos, salirse de los esquemas tradicionales que sólo le restaban energía y motivación, Pablo entendió que haciendo lo mismo que los demás no conseguiría resultados diferentes. Por eso es tan categórico en versículos como éste: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

Este versículo ha venido a ser uno de los favoritos de muchos cristianos  y debe interpretarse más allá del contexto puramente eclesial; en realidad es aplicable a todos los contextos de la vida. ¿Qué nos dice? El apóstol declara que amoldarse al sistema, a la moda, a las costumbres del mundo es tremendamente peligroso porque corremos el peligro de no discernir la voluntad de Dios para nuestras vidas (pues el mundo es como una sirena que nos hipnotiza con su canto angelical para luego hacernos estrellar contra las rocas de la mediocridad). Y, ¿qué mejor voluntad del Padre que sus hijos prosperen, se desarrollen, emprendan y triunfen? El relator del Génesis nos dice que fuimos puestos en esta tierra para multiplicarnos y ser fructíferos (Génesis 1:28). Los emprendedores han entendido muy bien las implicancias de este pasaje.

Éxitos y Triunfos

Ya que estamos afirmando que la necesidad de crecer y alcanzar logros en la vida es la madre que ha parido a emprendedores y gente que ha desarrollado su vida personal, es justo señalar también que éstos tienen dos hermanos que los acompañan siempre, me refiero al éxito y el triunfo, que aunque parecen iguales no lo son.

Para aclarar dudas permítanme interpretar esto en base a una parábola de las Escrituras, la cual se explica por sí misma pero me tomaré el atrevimiento de profundizar en ella. Me refiero a Lucas 15:11-22.

En cuanto al Éxito.

Resulta evidente que el hijo menor buscaba el tan denominado “éxito en la vida”, pero lo había entendido desde una fuente puramente material; y es que el éxito se lo asocia por lo general con “logros externos”, ya saben, conseguir cosas que hacen de ti una persona exitosa, al menos en la apariencia: una casa formidable ubicada en el sector más acomodado de la ciudad, uno o dos carros a las puertas de tu casa, un trabajo emocionante con un puesto gerencial elevado, una situación financiera generosa, viajes por el mundo, en fin, todas aquellas cosas que en sí mismas no tienen nada de malo, pero que no lo son todo. De ahí que cabe preguntarse, ¿eso es el verdadero éxito? En los evangelios se nos dice que, “la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Lucas 12:15). Interesante e incisiva afirmación realizada por el Maestro de Nazaret, y es que justamente los logros externos son sólo una parte del verdadero éxito, pero nuestro amigo Pródigo no lo entendió así.

La parábola nos da a entender que este muchacho se dio la gran vida, y no vamos a especular más sobre esto porque toda clases de cosas se han dicho concerniente al tipo de vida libertina que este joven llevó -de lo cual no estoy seguro completamente-. Lo que sí está claro es que por un momento en su vida este hombrecito disfrutó el éxito que el dinero pudo darle…, su vida reflejaba externamente el logro de muchas cosas. Pero bastó que el dinero escaseara para que sus logros también escasearan, y fue en ese punto cuando se dio cuenta que había tenido éxito, pero no había triunfado.

En cuanto al Triunfo.

Expertos en comportamiento humano afirman que si bien éxito y triunfo dan la idea de haber conseguido algo (una meta, un negocio, una acción); el triunfo apunta a aquellos logros internos que al principio no son visibles, pero que con el paso del tiempo se dejan ver en una vida saturada de bendiciones. Así entonces una persona triunfadora es aquella que ha logrado -por ejemplo-, dominarse a sí misma: “Más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades” (Proverbios 16:32).

Lo mismo diría el sabio Aristóteles al declarar: “La mejor de las conquistas es conquistarse uno mismo”. Así que el triunfo está asociado directamente con esas victorias diarias que ganamos en nuestro interior, ya sea dominando nuestro carácter, eliminando aquellos hábitos nocivos que destruyen nuestra vida, controlando nuestra lengua que tantos problemas nos ha causado, entrenando nuestra mente para que piense en positivo y no en lo negativo, etc.

Sin embargo, nuestro Pródigo no consideró esto. Para él era más importante probar el éxito externo, mostrarse ante los demás como un titán, no sabiendo que meses más tarde acabaría como un mendigo, ¿será que no se acordó de lo que las Escrituras antiguas dicen respecto a la pinta?: “La gente se fija en las apariencia, pero yo me fijo en el corazón” (1ª Samuel 16:7b).

Y es precisamente en el corazón donde los triunfadores ponen énfasis, porque ellos saben que toda empresa para que sea rentable y perdure en el tiempo ha de comenzar en un corazón bueno, limpio, reparado: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Salmos 51:10).

Pero seamos justos, después de haber tocado fondo, cuando los logros externos se habían esfumado y cuando lo único valioso que poseía era él mismo, el joven despilfarrador tuvo un acierto de luz. Seguramente recordó las enseñanzas de su padre o de alguno de sus maestros cuando allá en su hacienda era un consentido, por lo cual exclamó:  “¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros”. ¿Qué vemos aquí? La formidable transición de un niño engreído a un hombre humilde, con la suficiente cordura para reconocer su error y tratar de enmendarlo. De hecho la narración dice que se levantó y fue a su padre, prueba inequívoca que en su interior algo bueno había ocurrido, la transformación necesaria para convertirlo en mejor persona, en uno que “emprendió el viaje de retorno para no ser nunca más como antes, sino para hacer de su vida un ejemplo para los demás”…, ¡un triunfador! Y eso es precisamente lo que hacen quienes han decidido desarrollar su vida para convertirla en algo admirable…, salen de su círculo de mediocridad para avanzar hacia un futuro prometedor.

Así las cosas, los emprendedores y los que invierten en hacer de su vida mejor a través del desarrollo personal buscan el éxito y el triunfo, lo externo y lo interno, pero saben bien que la prioridad es lo de adentro y que luego vendrán las glorias de afuera, ésa es la fórmula correcta, el camino verdadero que conducirán a quienes transiten por él hacia el éxito integral.

Portada Creados - amarillo pato(*) El artículo leído pertenece a mi tercer libro titulado CREADOS PARA CRECER, CREADOS PARA EMPRENDER, publicado en mayo del 2016. Para seguir leyendo puede adquirir un ejemplar en formato electrónico en la siguiente página: https://sellfy.com/gabrielgil

(*) Si desea ver un trailer de este libro diríjase a este enlace: https://youtu.be/IsTSEwABEPY

(*) Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.