HABILIDADES PARA LA VIDA 41 a 55

vrouw balans A2Hoy en la mañana publiqué una sarta de 15 habilidades para la vida más, éstas se suman a las 40 anteriores que encontrarás regadas en mi perfil y que he venido subiendo semana tras semana en diferentes redes sociales donde tengo cuentas.

Para facilitar la lectura de estas “habilidades” he contenido aquí las últimas quince. Léelas y dime cuál de ellas te hace falta. No olvides compartir este post, quizá a alguno de tus contactos les ayude leer este escrito.

😀  Habilidad para la vida # 41: NO MÁS EXCUSAS
Hay una excusa para todo. Sé diferente, no inventes excusas como hace la mayoría. La excusa te permite quedarte donde estás pero así nunca avanzarás.

😃  Habilidad para la vida # 42: ACEPTA LAS CONTRADICCIONES
La vida está llena de contradicciones, aceptar esto te permitirá seguir avanzando a pesar de que no entiendes todas las situaciones.

😃  Habilidad para la vida # 43: APRENDE DE LAS CONTRADICCIONES
No dejes que las contradicciones de la vida te marquen para mal, si han de marcarte que sea para bien.

😃  Habilidad para la vida # 44: AVANZA A PESAR DE LAS FRUSTRACIONES
La actitud correcta es decir: “no dejaré que esta frustración secreta me amargue más, este aguijón no podrá contra mí. Comenzaré a vivir a pesar de”.

😃  Habilidad para la vida # 45: SÉ UNA PERSONA “A PESAR DE”
Hazte la idea que quizá tu esposo nunca cambie, quizá tu jefe sea siempre pesado contigo, tu salud no mejore; pero a pesar de eso decídete a seguir sonriendo, creyendo, amando…, conviértete en una persona que diga ¡A pesar de!

😃  Habilidad para la vida # 46: ENFÓCATE EN LOS PARA QUÉ
No te enfoques en los “porqué de la vida” ––hacerlo te volverá loco––, enfócate en los “para qué”. Hasta la peor de tus pesadillas tiene un propósito.

😃  Habilidad para la vida # 47: QUE TUS FRUSTRACIONES NO CONTROLEN TU VIDA
Todos tenemos frustraciones secretas, aunque sonreímos y amamos las frustraciones internas son reales. Aprende a vivir con ellas, no permitas que las tales controlen tu destino.

😃  Habilidad para la vida # 48: ACEPTA QUE TODOS TENEMOS UN AGUIJÓN
Aunque ores, declares y decretes, “el aguijón en tu carne” seguirá allí para recordarte que debes depender de Dios, que eres humano y no un dios.

😃  Habilidad para la vida # 49: NO ESPERES TODO
No esperes que la vida te de todas las condiciones para ser feliz, para triunfar, para avanzar. Si sigues esperando te volverás viejo y amargado.

😃  Habilidad para la vida # 50: RECIBE LAS LECCIONES DE LA VIDA
Algunas cosas sólo podemos aprenderlas por experiencia, no leyendo un libro o asistiendo a un seminario. La experiencia, aunque dura, es una maestra infalible.

😃  Habilidad para la vida # 51: PERMÍTETE SER TRANSFORMADO POR LA PRUEBA
Aunque la situación no cambie tú cambiarás. Permite que el proceso de la prueba de transforme.

😃  Habilidad para la vida # 52: CONVIÉRTETE EN ALGUIEN EN QUIEN DIOS PUEDA CONFIAR
La pregunta no es si puedes confiar en Dios, la pregunta es si Dios puede confiar en ti. Y eso se resolverá en la medida que “apruebes la prueba”…, ¡la vida está llena de exámenes! Procura aprobar.

😃  Habilidad para la vida # 53: CREE QUE ALGO OCURRE DENTRO DE TI
Parece que nada ocurre en el exterior pero si sigues esforzándote algo comenzará a ocurrir en tu interior.

😃  Habilidad para la vida # 54: ESFUÉRZATE, SIGUE, PERSEVERA
A veces tendrás que trabajar 14 años para quedarte con “Raquel”. No te desanimes, lo bueno siempre cuesta.

😃  Habilidad para la vida # 55: AGRADECE LAS BENDICIONES 
Asimila que habrán bendiciones que no obtendrás ––no puedes tenerlo todo––, agradece las que sí tienes, sé feliz y deja de amargar a los demás.

p.d. Mira mi nueva pastilla de reflexión (vídeo de dos minutos) en mi canal de youtube: https://youtu.be/eS2rrXWJ6sc

Para ver las otras habilidades, 1 a 40 dirígete a los siguientes enlaces:


Por Gabriel Gil. Pastor, Coach-mentor.

PASA DE LA HABILIDAD A LA EXPERTICIA – ¿Por qué conformarte con ser Bueno cuando puedes ser Muy bueno?

B_Xni1hWYAEovGE

Este tema atrapa mi corazón y es porque yo, al igual que miles de personas estamos tratando de vivir de nuestras habilidades, pero hacer esto no es suficiente para alcanzar la vida plena para la cual fuimos diseñados, es preciso entonces elevarnos al nivel de la experticia.

La presente charla es producto de mis investigaciones, experiencias propias y algunas prestadas. Y a fin de que el contenido sea más fácil de digerir he segmentado el escrito en cuatro partes, cada una de ellas con lecciones para quienes tengan la disciplina de leer hasta el final.

1. ¿QUÉ ES HABILIDAD?

El concepto de habilidad proviene del término latino habilĭtas y hace referencia a la maña, el talento, la pericia o la aptitud para desarrollar alguna tarea. La persona hábil, por lo tanto, logra realizar algo con éxito gracias a su destreza.

Cabe señalar que hay habilidades innatas ––que vienen con nosotros––, y otras las aprendemos en el camino. Tanto la una como la otra deben ser desarrolladas, el no hacerlo equivale a mal gastar un recurso dado por Dios.

La habilidad es un cierto nivel de competencia de un sujeto para cumplir con una meta específica. La habilidad es la capacidad que te permite, por ejemplo: Cocinar sabroso, practicar un deporte con facilidad, ejercer un oficio con pasión, pintar un cuadro con gracia, tocar un instrumento con maestría, predicar un sermón como Spurgeon, en fin, habilidades hay muchas y de los más variados “colores y sabores”. En resumen, “una habilidad te hace bueno en algo”.

Según los expertos en el comportamiento humano hay al menos 5 tipos de categorías de habilidades:

  1. Habilidades Matemáticas: Es la capacidad para emplear cifras con efectividad y para completar un proceso de raciocinio de manera adecuada.
  2. Habilidades Sociales: Son todas aquellas capacidades que tiene una persona para llevar a cabo lo que son las relaciones de tipo interpersonal. Así, se hace referencia a la capacidad para hablar bien, para tener empatía, agradar a la gente o para negociar. También se conoce a esta categoría como “habilidades blandas”.
  3. Habilidades Cognitivas: Se refieren a aquellas habilidades que tiene una persona que es capaz de solucionar diversos problemas, de comprender que una determinada acción tendrá una serie concreta de consecuencias o de tomar una serie de decisiones.
  4. Habilidades Comunicativas: Es la capacidad para transmitir verdades, principios o valores que pueden influir en sobre manera a otras personas, ya sea de manera oral, escrita o visual; pero también esta habilidad puede utilizarse para comunicar mentira, odio, o pensamientos anti-valóricos con la misma efectividad que lo anterior expuesto.
  5. Habilidades Laborales: Se refieren a aquellas habilidades que le permiten a un individuo desempeñarse bien en su trabajo, realizar el laburo con excelencia. Las que son más valoradas en un profesional son la creatividad, la destreza manual, el liderazgo, la capacidad lingüística o la destreza de tipo mecánico. Todas ellas determinarán que aquel sea un empleado competente, eficaz e importante para cualquier empresa

2. SOMOS MAYORDOMOS DE NUESTRAS HABILIDADES 

Pasaje bíblico, Mateo 25:14-30

Algunas verdades.

  • A cada uno se le ha dado Habilidades: La vida concede a cada uno de nosotros habilidades únicas, todos sin excepción reciben un don con el cual enfrentar el mundo. Ya sea la habilidad de cocinar, practicar un deporte, tocar un instrumento, pintar un cuadro, escribir libros, hablar en público, dirigir personas, vender un producto, en fin, habilidades hay muchas y hemos sido bendecidos no con una sino con varias.
  • Debemos Administrar nuestras Habilidades: Las habilidades recibidas deben ser perfeccionadas, pulidas, desarrolladas hasta conseguir el máximo potencial que ellas pueden dar; ¿por qué? porque somos mayordomos de los recursos del Reino, las habilidades son un recurso y merecen que las trabajemos, eso hace un buen administrador.
  • No todos tienen la misma Capacidad: Pero no todos tienen la misma capacidad de gerenciar las habilidades recibidas, la diferencia entre unos y otros está en la “disciplina”. Ante esto hay una máxima que dice: “Hay personas que invierten toda su vida en mejorarla, otras invierten toda su vida en desperdiciarla”. Todo radica en la disciplina; de ahí que a los más disciplinados se les conceden más y mejores habilidades, mientras que los menos disciplinados reciben pocas habilidades (pocas oportunidades, pocas ideas, pocas conexiones, pocas probabilidades de éxito). Pero hay una buena noticia: la disciplina se puede trabajar, al hacerlo elevarás tu vida a un nuevo nivel, ¡el nivel de las posibilidades infinitas!
  • Las Habilidades bien Trabajadas aseguran un Porvenir mejor: Debemos aprender que Dios es el mejor de los inversionistas, él no desperdicia recursos en personas mediocres, al contrario, da más recursos a quienes trabajan sus habilidades y las desarrollan. Ese tipo de persona será llamada “buen siervo y fiel” y además “entrará en el gozo de su Señor”; es decir, disfrutará de más bendiciones, su vida será próspera en todo los sentidos, ¿por qué? ¡porque sus habilidades le darán de comer! (Proverbios 27:18, “El que cuida la higuera comerá su fruto”).
  • Las Habilidades no Trabajadas aseguran una Vida miserable: Por el contrario las personas que no desarrollan sus habilidades ––que las esconden, rechazan, ignoran, malgastan–– recibirán la condenación de Dios, ¿en qué sentido? su vida nunca brillará, serán seres grises, amargados, viviendo siempre al límite de la pobreza y culpando a otros de sus desgracias. Tal tipo de sujetos jamás prosperan porque maldijeron su destino, lo hicieron al menospreciar las habilidades dadas por el Creador, ahora sufren las consecuencias de su mala gestión.
  • Todos daremos Cuenta: Un principio universal es que todos en algún momento de nuestra vida daremos cuenta de nuestra gerencia. Esto ocurre porque las habilidades fueron otorgadas por Dios de manera innata o en el desarrollo de tu vida y por tanto son un regalo pero con una condición: administrarlas. Entiéndase esto como si nosotros somos los administradores de una hacienda ––nuestra vida es la hacienda––, y el dueño nos encomendó que la cuidáramos (trabajarla, potenciarla, hacer que rinda frutos, ganancia); el dueño en cualquier momento puede dejarse caer para revisar que tan bien o mal está su propiedad.

3. SACA PARTIDO A TUS HABILIDADES CON LA FÓRMULA: Habilidad + Destreza + Experticia = Sustento (Vida Próspera)

Tiempo atrás conducía por las calles de mi ciudad cuando en un semáforo en rojo unos jóvenes se pusieron a hacer malabares con unos balones de fútbol. El espectáculo duró lo que la luz acaba de cambiar a verde, unos 60 segundos aproximadamente, pero durante ese tiempo me deleité mirando su trabajo, movían los balones hacia arriba y hacia abajo, sobre sus cabezas, espaldas y pies. Al terminar pasaron por los autos pidiendo dinero como una forma de ver su esfuerzo recompensado y como ya imaginarán la mayoría los ignoró, pero a ellos poco pareció importarles pues sonreían con aparente sinceridad.

Puse mi auto en marcha y a los pocos metros miré por el retrovisor y allí los vi, tomando agua en sus botellas y esperando la siguiente luz roja. En cuestión de segundos pensé: «Todos deberíamos ser como estos malabaristas callejeros, ir por la vida usando nuestras habilidades y viviendo de ellas», pero la triste realidad es que muchos no sacan provecho de ellas, las tienen ahí escondidas, estancadas. Tales capacidades están listas para ser potenciadas pero en su lugar las han ocultado por causa del temor, ignorancia o falta de iniciativa; prefieren vivir del sistema, trabajando por los sueños de otros cuando ellos mismos podrían realizar los suyos. Pero esto no ocurre con los emprendedores, ellos y ellas decidieron sacarle partido a sus competencias y vivir de ellas, un camino largo y difícil es cierto, pero que al final otorga sendos beneficios a quien han transitado por él. Permíteme presentarte una fórmula bíblica que no tiene nada de secreto, fórmula que te ayudará a hacer de ti un emprendedor exitoso, uno que se ha logrado desarrollar como persona mientras construye su proyecto.

1. HABILIDAD. A menudo me encuentro con gente con alguna habilidad sobresaliente que las distingue del resto (en realidad todos tenemos habilidades con las que nacemos —1a Pedro 4:10—, pero hay personas que sobresalen con ciertas habilidades que las hace únicas según su don). Ya sea la habilidad de cocinar, hablar en público fluidamente, jugar al fútbol, cantar, pintar, predicar apasionadamente, o enseñar verdades que transforman vidas. En n, la habilidad es la capacidad de hacer alguna cosa de manera correcta, notable y de manera fácil. Hay habilidades físicas, mentales, emocionales y hasta sociales. Y vuelvo a afirmar, ¡todos nacemos con ciertas habilidades!, mientras que otras se van adquiriendo en el camino.

2. DESTREZA. Pero las habilidades no lo son todo, si deseas sacar provecho de ellas convirtiéndolas en una destreza; o sea, pasar de ser hábil —en cualquier habilidad que tengas—, a diestro. Y, ¿qué significa esto de la destreza? Es el siguiente nivel de la habilidad, es convertir tu talento en algo superior, es pasar de ser “bueno” a «muy bueno». Permíteme darte un ejemplo cotidiano: Seguramente tienes a algún conocido que cocina sabroso, ya sea tu mamá, cónyuge, abuela o amigo; cocinar bien es una habilidad que ese conocido tuyo lo distingue del resto. Pero el que esa persona cocine rico no hace de ella un diestro. La persona diestra —en la cocina o cualquier otra habilidad—, es aquella que decidió cocinar de manera “magnífica”, ¿cómo? Muy sencillo, aprendiendo nuevas técnicas, practicando más, experimentando, creando, preguntando. Sin embargo, muchas personas —de hecho la mayoría—, se quedan con su habilidad básica y nunca pasan a la destreza,¿por qué?Porque prefieren «enterrar su capacidad igual que el mayordomo en la parábola de los talentos», ya sea por miedo, pereza, ignorancia, falta de confianza en sí mismos o carencia de fe en Dios (Mateo 25:14-30).

Siempre será más fácil quedarse a los pies de la montaña que escalarla, pero si quieres convertirte en un conquistador de cumbres hay una sola forma de hacerlo, subir la montaña.

3. EXPERTICIA. Una vez que has hecho de tu habilidad una destreza —la has trabajado, pulido, perfeccionado, maximizado—, pasas automáticamente a la categoría de los expertos, ¿por qué? Sencillo, porque para convertir tu habilidad en destreza debiste recurrir a eso que los humanos llamamos «experiencia», que no es otra cosa que el nivel al que sólo los que se arriesgan llegan. Y la experiencia (aplicando este concepto al campo de las habilidades), es la repetición una y otra vez de tu habilidad —día tras día, semana tras semana, mes tras mes, año tras año—, es la disciplina constante, rigurosa y la búsqueda de la perfección en eso en lo que eres bueno. Por ejemplo, el que es hábil para cocinar podrá ser llamado «experto» cuando su mucha experiencia así lo valide, y cuando sus comensales den fe de lo magnífica de su comida.

Pero, ¿cuánto tiempo se necesita para que podamos ser considerados expertos en cualquiera sea nuestra habilidad? El autor Malcom Gladwell nos dice que: «para alcanzar la excelencia, se debe tener una acumulación de 10.000 horas de práctica, esto quiere decir 10 horas por semana en 20 años, 20 horas por semana en 10 años o 40 horas por semana en 5 años». Esta teoría no es antojadiza, otros investigadores también afirman lo mismo al haber estudiado los casos de personas que sobresalieron de manera fenomenal con sus talentos musicales, como lo fue Mozart; ideas creativas como lo fue Gates; o capacidades para jugar al baloncesto a un nivel superior como lo hizo Jordan.

Daniel Levitin, en su libro «El cerebro y la Música» nos da una interesante declaración al respecto:

La imagen que surge de tales estudios es que se requieren diez mil horas de práctica para alcanzar el nivel de dominio propio de un experto de categoría mundial, en el campo de compositores, jugadores de baloncesto, escritores de ficción, patinadores sobre hielo, concertistas de piano, jugadores de ajedrez, delincuentes de altos vuelos o de lo que sea, este número se repite una y otra vez. Desde luego, esto no explica por qué algunas personas aprovechan mejor sus sesiones prácticas que otras. Pero nadie ha encontrado aún un caso en el que se lograra verdadera maestría de categoría mundial en menos tiempo. Parece que el cerebro necesita todo ese tiempo para asimilar cuanto necesita conocer para alcanzar un dominio verdadero.

En el blog de negocios http://www.bulhufas.cl encontré una tabla de horas que me pareció interesante y que pueden ayudarnos a dimensionar la importancia de las horas de práctica para alcanzar el nivel de los expertos.

  • Con 1 hora: Podemos saber lo básico.
  • Con 10 horas: Tenemos una noción más amplia de los conceptos básicos.
  • Con 100 horas: Se adquiere un nivel medio.
  • Con 1.000 horas: Se avanza a ser un especialista.
  • Con 10.000 horas: Uno puede considerarse maestro en esa habilidad.

4. SUSTENTO, ¡VIDA PRÓSPERA!

Algunas preguntas que pueden interesarte y con las que me he confrontado a mí mismo te las hago a ti hoy: ¿por qué no todos los jugadores de fútbol ganan lo mismo si bien todos juegan el mismo deporte? ¿Por qué tú que cocinas de maravilla sigues ganando centavos mientras que el chef que trabaja en televisión gana millones? ¿Por qué con tu elocuencia y experticia en la enseñanza sigues en un trabajo de segunda categoría mientras que otros —que bien sabes tienen menos capacidad que tú—, tienen trabajos mejores? ¿Por qué el empleado que fue contratado de último logró avanzar más rápido que tú en la empresa y ahora es tu nuevo jefe?

Muchas posibilidades se ofrecen como respuestas: ¿Un golpe de suerte quizá? ¿Nació con una estrella que lo guió desde chiquito? ¿Es el preferido del Señor? ¿Se dieron todas las oportunidades para que él triunfara y tú no? ¡Nada de eso! Esas personas se arriesgaron, «se lanzaron al vacío con un paracaídas», tomaron decisiones acertadas en los momentos adecuados de su vida, y lo que es mejor, «supieron convertir sus habilidades en destrezas, luego se hicieron expertos en su campo para finalmente capacitarse en cómo convertir sus habilidades en sustentos rentables». Sí, ellos y ellas fueron lo suficientemente inteligentes para darse cuenta que sus habilidades los podían llevar a un estilo de vida mejor siempre y cuando recibieran las instrucciones correctas, por la persona correcta y con la dirección correcta (recuerden el caso de la viuda y su emprendimiento de venta de aceite en 2 Reyes 4:1-7, ella se dejó guiar por su mentor, Eliseo).

En mi caso en particular puedo decir que aún estoy en el nivel 3, el de la experticia (muchos me llaman «maestro»), y poco a poco he ido incursionando en el nivel 4, convertir mi habilidad de «dar dirección a las personas» en un trabajo que me dé el suficiente sustento para vivir cómodamente. Ha sido un caminar lento, doloroso en muchos aspectos —prueba y error—, un peregrinaje lleno de experiencias, conexiones, disciplina férrea y entrenamiento. He recibido capacitaciones de personas que buscaron mi bien y que me han dicho, «lo que tú tienes es un don, eso que haces puede darte una vida mejor», y bueno, decidí creerles no sólo porque ellos me lo dijeron, sino porque su afirmación tiene base bíblica.

5. LOS BENEFICIOS DE LA EXPERTICIA

Alguien podría preguntar, ¿y qué obtengo con sacrificarme tanto? ¿para qué esforzarme tanto en esas 10.000 horas de entrenamiento?

Volvamos al relato de los tres mayordomos, específicamente a Mateo 25:21, 22 y 23. En esos tres versículos se repite esto: “Bien, buen siervo y fiel, entra en el gozo de tu señor”. ¿Qué aprendemos de esto? Preste atención: Las personas que maximizaron sus habilidades, quienes se convirtieron en expertos de sus destrezas serán llamados “siervos buenos y fieles”, es decir, recibirán aprobación de parte de Dios, y la aprobación divina conlleva bendición; “ellos entrarán en el gozo de Dios”, o sea, disfrutarán de una vida más plena en muchos sentidos.

Por lo tanto, la EXPERTICIA hace esto por ti:

– Te hace más valorado (cotizado)
– Hace que recibas más ofertas de contratos
– Te hace más solicitado
– Comienzas a ser mejor pagado
– Te permite hacer la Misión de Dios de mejor manera
– Puedes realizar tu proyecto con la excelencia que éste merece
– Calificas para más y mejores recursos

 

PARA TERMINAR

Al finalizar este escrito se me viene a la mente un versículo del Antiguo Testamento, uno que ya he usado pero que me permito volver a mencionar: «¿Qué tienes en la mano? —preguntó el Señor—. Una vara —respondió Moisés—. ¡Úsala!» (Éxodo 4:2- 3 parafraseado).

Al leer este pasaje es como si Dios mismo me pregunta: «¿Cuál es tu habilidad Gabriel?». Y yo le respondo: «Ayudar a las personas a encontrar dirección en sus vidas para que así les vaya mejor». Entonces el Creador me dice con voz de trueno…, «¡convierte tu habilidad en destreza, luego hazte un experto en ella y finalmente podrás vivir de eso!».

Y yo le creo, sí, le creo con todas mis fuerzas porque al convertirme en un experto me transformo en un emprendedor de mis sueños y al emprender me desarrollo como persona, llegando a ser la imagen y semejanza que Él quiere que sea.

¡Amén!

p.d. Puedes VER esta conferencia en mi canal de youtube, específicamente en el siguiente enlace: https://youtu.be/A2nSdb8BYzU


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

img_20170122_140549

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.