LOS BENEFICIOS DE LA MOTIVACIÓN EN LA PREDICACIÓN DEL EVANGELIO

motivadorMuchas veces me han dicho que mis mensajes son motivadores, desafiantes y hasta un poco controversiales; es más, algunos de mis colegas aseguran que yo trabajo como “motivador profesional”. Pero no es así, quienes me conocen en verdad saben que soy pastor por vocación, teólogo de profesión y especializado como coach-mentor. Estas tres disciplinas (pastoral, teología y coaching) hacen que mis publicaciones en sus diferentes formatos produzcan esperanza, crecimiento personal, ganas de vivir la vida de mejor manera, pero también mi audiencia es desafiada, confrontada y porque no, motivada. ¿Qué tan malo puede ser esto? Obviamente mi forma de hacer ministerio no es clásica y del agrado de todos pero eso no me amedrenta, al contrario, me entusiasma saber que estoy haciendo algo diferente pero edificante.

El presente artículo es parte de la cátedra que impartí para unos alumnos en Guayaquil, la clase se llamó EVANGELIO, MOTIVACIÓN Y TECNOLOGÍAS: DESAFÍOS PARA UNA NUEVA ERA. ¿Le gustaría saber cómo la motivación puede ser una herramienta efectiva para la predicación del evangelio? Siga leyendo las siguientes líneas.

I. COMENCEMOS CON LO PRIMERO: ALGUNAS DEFINICIONES DE MOTIVACIÓN.

  1. Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra motivación deriva del latín motus, que significa “movido, movimiento o incluso motor”. Podemos, entonces, entender la motivación como “la suma de estímulos para realizar determinadas acciones y persistir en ellas hasta su culminación”.
  2. La motivación puede definirse como el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello el impulso necesario para que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien para que deje de hacerlo.
  3. La motivación permite cumplir la premisa de lograr el mayor rendimiento al menor coste.
  4. Motivación, es la voluntad para esforzarse, por alcanzar las metas que uno se propone, esforzarse para satisfacer alguna necesidad personal.

II. TRES ELEMENTOS DE LA MOTIVACIÓN.

La motivación es más compleja de lo que pensamos, no es sólo “hablar bonito, animar una audiencia, arengar a un grupo o escribir post sensacionales”, es más que eso, se compone de al menos tres elementos indispensables, elementos que hacen de la motivación un estilo de vida saludable. Veamos.

  • Disciplina: Se conoce como disciplina a la capacidad que puede ser desarrollada por cualquier ser humano y que implica, para toda circunstancia u ocasión, la puesta en práctica de una actuación ordenada y perseverante con el fin de conseguir algo determinado. Es decir, para conseguir un objetivo en la vida ––cualquiera que nos propongamos––, por más perseverancia o fortaleza que se tenga y que claro ayudará a lograrlo, resulta indispensable tener o disponer de un orden personal que nos organice para alcanzarlo de un modo más concreto, prolijo y sin fisuras (“Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado 1ª Corintios 9:27).
  • Fuerza de Voluntad: La fuerza de voluntad es la capacidad de esfuerzo que tiene un ser humano para cumplir con un plan de acción que lo lleve a la consecución de un objetivo. La voluntad es la base de la libertad, muestra la capacidad que tiene el ser humano de elegir entre distintas opciones. La esencia de la fuerza de voluntad es la realización del bien porque la bondad en sí misma perfecciona al ser humano. La fuerza de voluntad es totalmente personal e intransferible. Es decir, la decisión de crecer como persona, de superarte a ti mismo y de ir más allá de tus propios límites es totalmente personal e intransferible. La fuerza de voluntad es como un “motor” (“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13).
  • Interés: El interés se lo puede definir con varias aristas. Una de ellas es “el provecho, la ganancia o la utilidad que se puede sacar de algo”. Otra arista sería: “Interés es la inclinación que alguien muestra hacia algún asunto o cuestión”. Otra definición: “Interés es la dedicación, motivación o empeño que alguien pone en una tarea, actividad o asunto”. Una última definición podría ser: “Interés es la curiosidad o atracción que determinado asunto o cuestión genera en una persona” (“Deberían ustedes interesarse por hacer el bien en todo momento y no solo cuando yo me encuentro entre ustedes” (Gálatas 4:18).

* Los tres elementos funcionan así: El interés es la chispa que enciende la motivación, la fuerza de voluntad son las ganas para llevar a efecto esa motivación, y la disciplina es la ejecución de la motivación, es decir, la puesta en práctica.

Una Última definición de Motivación.

La motivación se basa en aquellas cosas que impulsan a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos los objetivos planteados. La motivación, además, está asociada a la voluntad y al interés. En otras palabras, puede definirse a la motivación como la voluntad que estimula a hacer un esfuerzo con el propósito de alcanzar ciertas metas.

III. LOS BENEFICIOS DE LA MOTIVACIÓN EN LA VIDA DE LAS PERSONAS.

Lejos de pensar que la motivación es innecesaria en la vida de los humanos es todo lo contrario, ella nos ayuda en más áreas de lo que pensamos y está presente en muchos aspectos de nuestra existencia. He aquí sólo algunos beneficios, ustedes pueden agregar otros.

La Motivación nos Beneficia…

  • En la creatividad: La gente motivada piensa con mayor claridad, con lo que desarrolla mayor creatividad.
  • En tu energía: Cuando estamos motivados se desarrolla en nosotros una dosis extra de energía que nos permite seguir trabajando, creando, emprendiendo.
  • En la flexibilidad: Cuando las circunstancias cambian, somos más flexibles y nos adaptamos mejor a los vaivenes de la vida.
  • Sin duda, en la salud: Las personas motivadas tienen pensamientos positivos y esto las ayuda a mantenerse más saludables.
  • Desprendes magnetismo: Las personas motivadas tienen un “no se qué” que las hace irresistibles, dan ganas de estar junto a ellas.
  • La motivación se contagia a los demás.
  • La motivación se propaga rápidamente.
  • Reconocimiento: Las personas motivadas destacan sobre el resto.
  • Productividad: La gente motivada es más productiva.
  • Estabilidad: La gente motivada es más estable pues sus emociones tienden a estar en alza y no son presa fácil de la derrota.

* Por cierto, las personas con altas dosis de motivación serán más efectivas al propagar el evangelio porque emanarán ánimo, optimismo, alegría, pasión, ¿y quien no querría tener lo mismo en su vida con alguien que predica así? Al menos yo sí.

IV. AHORA UNA PREGUNTA PRÁCTICA: ¿ES COMPATIBLE EL EVANGELIO Y LA MOTIVACIÓN?

Realicé esta pregunta en mi perfil de Facebook tiempo atrás y recibí varias respuestas, he aquí sólo algunas; tuve que descartar varias porque hubieron quienes se fueron por las ramas y eso me desmotivó (broma).

  • Verito Perez Rodríguez (Argentina): “Creo que uno de los mejores motivadores es Jesús, cada vez que le hablaba a sus discípulos de su partida los alentaba diciéndoles que no quedarían solos, en la actualidad es muy necesario, eso nos ayuda a saber si estamos caminando o haciendo las cosas bien, mal o más o menos!”.
  • Luz Perez (Houston, USA): “El Señor Jehová animaba a Josue y le prometió que nunca lo dejaría, además le puso el ejemplo de Moisés para que no tuviera duda. Hoy día es muy importante animarnos y alentarnos unos a otros en el amor del Señor”.
  • Adolfo Morales (Guatemala): “Considerando que la motivación es el motor principal que moviliza las acciones creo que existe grande fusión y convergencia en ambos ––evangelio y motivación––”.
  • Berna Santillán (New York, USA): “El termino “salvación” implica bienestar…desde ese punto considero que la motivación no solo es necesaria sino que es la invitación misma a una novedad de vida”.
  • Héctor Briones (Santiago, Chile): “Por supuesto, seguir a Cristo es motivador, Jesús siempre motivó y DESAFIÓ a quienes le seguían; es motivante esperar su pronto regreso. Nadie que no tenga un motivo que lo mueva podría dejar y poner de su parte para que el evangelio de Jesucristo lo transforme!”.
  • Jaime de la Melena (Valparaíso, Chile): “Somos seres almáticos y la motivación la necesitamos también. El evangelio contiene enseñanza para el alma, para su salvación y perfeccionamiento. Pero su mayor riqueza es que nos resucita el Espíritu para estar en comunión con Dios y esa comunión me debería mantener motivado principalmente. Saludos.”

Al igual que las personas que tuvieron la gentileza de responder yo también pienso que evangelio y motivación son completamente compatibles. El evangelio es por sí mismo un mensaje que produce felicidad, cambio de vida, transformación, pero si éste no se lo sabe transmitir se vuelve inefectivo; es como dar un discurso elocuente pero en un idioma que nadie entiende. Así mismo ocurre cuando no sabemos aprovechar todo el potencial que el evangelio contiene, la motivación es un medio para comunicarlo, hay que utilizarlo, ¡es nuestro deber hacerlo!

V. UNA COSA ES CIERTA: ¡LA BIBLIA ES UNO DE LOS MAYORES LIBROS DE MOTIVACIÓN JAMÁS ESCRITOS!

En ella podemos encontrar el ánimo, valor y fuerza necesaria para conquistar cualquier meta. Las Sagradas Escrituras contienen 8.000 promesas de bendición y esas promesas tienen el poder de subirle el ánimo a cualquiera ––además de cambiarle la vida. ¿Por qué entonces no usar ese recurso? A veces pecamos de negligencia y hasta de falsa espiritualidad al pensar que “si somos demasiado motivacionales” el discurso del evangelio perderá su sentido, ¡qué error más colosal! Jesucristo mismo fue un Maestro motivador, uno que combinó enseñanza profunda, claridad en sus mensajes, ánimo, esperanza y también juicio. Y nosotros como sus seguidores estamos llamados a imitar sus pasos, hacerlo a través de la motivación es una buena manera.

¿Qué te dicen estos Pasajes? 

  • “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará. Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar. Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides” (Deuteronomio 31:6-8).
  • “Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará” (Isaías 35:4).
  • “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Estos versículos y la inmensa mayoría restante pueden ser usados como elementos para motivar a las personas a acercarse a Dios, al hacerlo ––aproximarse al Creador–– se activarán toda clase de bendiciones en quienes lo hagan, no lo digo yo sino la Biblia misma: “Vuélvete a Dios y sucederán cosas buenas en tu vida” (Job 22:21).

CONCLUSIÓN.

La motivación es parte de la naturaleza humana, ¿por qué rechazarla? Aprendamos de los maestros motivadores que han hecho de ella una disciplina y apliquemos algunos de sus principios en la propagación del evangelio, siempre y cuando no se contrapongan con las verdades bíblicas. Estoy seguro que si usamos la motivación ésta se volverá una poderosa herramienta para hacer de la evangelización una comisión mucho más efectiva. Es más, la sociedad posmoderna de hoy está más que dispuesta a escuchar un buen mensaje alentador y no uno condenador (aunque claro, todo en un sano equilibrio: ni mucho de ello ni tampoco de aquello).

—————————————————————

Este artículo fue desarrollado en base a mi propia experiencia (y algunos de mis apuntes); pero también en base a investigaciones que realicé en la web.

A continuación las páginas que me ayudaron a elaborar el presente escrito:

  • Varias versiones de la Biblia
  • Varios diccionarios web

12646944_10208623846611267_913993260294638243_nGabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”; lo hace a través de sus escritos, podcast, vídeos, seminarios y webinarios que imparte en América Latina y el resto del mundo.

OTRA PASTORAL ES URGENTE Y NECESARIA (por Ángel Manzo M).

Emaus-pastoralUna propuesta pastoral a partir de Lucas 24,13-35

Hace pocas semanas conversé con miembros de una iglesia, quienes habían sido puestos en disciplina porque “desobedecieron al pastor”. Escuchar cosas como estas en pleno siglo XXI, nos hacen considerar que muchas cosas han cambiado, pero otras no. Aun se cultivan prácticas de exaltación a la figura pastoral como una especie de ungido en que se concentra toda la manifestación de la divinidad; pasando por alto el hecho de nuestra humanidad.

Una cosa es el respeto que todas las personas merecen por el hecho de ser personas, y otras poner dar una sobrevaloración por efectos de un cargo. Se nos ha enseñado a amar y respetar a nuestros pastores; pero jamás ponerlos en un lugar que no les compete. Por estas fechas conmemoramos la Reforma Protestante, el próximo año se conmemorarán los 500 años; uno de los postulados de este movimiento fue el recordarnos que el ministerio es una gracia de la que participan todos los creyentes, esto de definió como el sacerdocio universal de los creyentes.

Hoy la figura del pastor/a no tiene la misma relevancia que antes; hoy se desconfía de ellos como los que sacan plata a la gente, abusan de los demás, manipulan para su beneficio, o se llevan alguna que otra hermanita de la iglesia. Esta imagen tan desgastada del pastor hoy se ve confrontada por la academia que encuentra a pastores sin formación académica, incapaces de poder dialogar más allá de la repetición de versículos, y a veces tachados como “atrasa pueblo”.

Lo cierto es que para ser francos, esa idea del pastor como empresario, como cuidador del mal que puede suceder a las ovejas, esa imagen del ungido al que nada se le puede señalar; no responde a los tiempos que vivimos. Urge si un ministerio pastoral, pero menos centrado en una persona, y más asumido como una labor del cuerpo, la iglesia misma tiene un rol pastoral. Por otro lado, creo que es urgente y necesaria otra pastoral. En esta fecha que se conmemora el día de los pastores, quisiera ofrecer una propuesta pastoral a partir de Lucas 24, 13-35.

El texto debe ubicarse en el contexto de la resurrección y el renacer de la esperanza que unos caminantes parecen haber perdido, ellos  “están tristes”; he aquí una clave pastoral: El quehacer pastoral hoy no debe caracterizarse por pretender saberlo todo u obsesionarse con la doctrina, sino centrarse en dar esperanza, esa es la gran necesidad de las personas hoy. El autor pone la escena en movimiento, pues Lucas es el teólogo del camino: “Ese mismo día, dos de ellos iban de camino a una aldea llamada Emaús”, también se dice que estos dos hablaban y discutían entre sí.

En ese escenario acontece la intervención pastoral de Jesús resucitado:

  1. En esas circunstancias, según Lucas Jesús “mismo se acercó y los iba acompañando”. Esto es lo que llamo una pastoral del acercamiento y acompañamiento, como lo indican los vs.15-16. Hoy no hay cabida para esa distancia con la que se construyó mucha pastoral; menos una pastoral que daba recetas, “haga esto” o “aquello”. En el siglo XXI el quehacer pastoral debe hacerse desde el acercamiento; esperar que la gente venga a su oficina a buscarlo ya pasó. Por otro lado, el tema del acompañamiento implica un proceso de seguimiento. Y en esto vale señalar algo, a veces los pastores somos buenos iniciando algo, pero darle seguimiento y ver cómo se desarrolla el proceso es en ocasiones la parte más débil en nuestra gestión. Jesús se acercó y los acompañó.
  1. Las preguntas como recurso terapéutico vs.17-24. El fuerte del relato de Lucas está en las preguntas que hace Jesús, y las respuestas. Parecen preguntas ingenuas u obvias, pero son preguntas terapéuticas, de catarsis. La tarea pastoral hoy consiste en que las personas saquen de sí mismas sus dudas, frustraciones, angustias, incomprensiones. La gente no espera un sermón, sino preguntas que lleven a las personas liberarse de los sentimientos que las abaten. Con las preguntas de Jesús los caminantes sacan todo el peso que les acompaña en su camino. Quizás como pastores deberíamos especializarnos más en hacer preguntas, antes que dar respuestas.

En el quehacer pastoral de los últimos años me he dado cuenta que a los pastores les gusta hablar; y la gente hoy poco busca respuestas, más quieren ser escuchadas. Hay tantos medios de comunicación pero se vive más desconectado que antes.

  1. Ahora bien, ¿esto significa que nuestra tarea pastoral consiste en solo escuchar?, claro que no, el escuchar es parte importante, hay lugar para hablar. Nuestro hablar debe ser desde el discernimiento del corazón y la necesidad de explicaciones a la angustia del corazón vs.25-27. Jesús pudo decir a los caminantes: “Su corazón es insensato para entender lo que han dicho los profetas”. El uso de las Escrituras aquí tiene que ver con que éstos caminantes disciernan el proyecto de Dios, que las cosas no son como ellos imaginan. Que Dios puede actuar en su soberanía, es la forma como a Dios agradó salvar a los hombres, Pablo diría por medio de la locura de la predicación, y en este caso ese que murió pero ha resucitado, por ello hay esperanzas.

Hoy no tiene lugar la hermenéutica de la correlación, donde a cada cosa que pasa en la vida se le busca un versículo bíblico. Hace falta una hermenéutica teológica, capaz de interpretar en accionar de Dios en medio de la incertidumbre humana, donde muchas veces no hay respuestas.  ¿Qué le puede decir a usted a una madre que pierde a su hija de 16 años asesinada y violada por tres hombres? ¿Cómo explicar que lo sucedido en Pedernales no corresponde a la acción de un Dios malvado que por los pecadores castiga a los inocentes? ¿Cómo acompañar a una familia que intenta tener un hijo pero es la tercera vez que fracasa en el intento?

  1. La magia de compartir el pan vs. 30-31a; es interesante lo que sucede en el momento que invitan a Jesús a quedarse con ellos, bueno lo obligan dice Lucas. Y mientras está entado a la mesa, toma el pan, lo bendice y lo parte para dar a cada uno. En este acto litúrgico de partir el pan, hay algo mágico. En este partir y dar el pan ellos se dan cuenta que Dios no lo ha desamparado, y reconoce la presencia de Dios.

La pastoral hoy tiene que recuperar el elemento simbólico que nos permita construir signos de la presencia de Dios. La pastoral hoy se hace en torno al café, al encebollado, en el marco de la mesa, cuando al compartir podemos reconocer que Dios está entre nosotros acompañándonos sin darnos cuenta muchas veces. Ese dar del pan, símbolo del “darse” por el hermano en su situación se puede transformar en un valioso símbolo de la presencia divina.

  1. El poder de desaparecer vs.31b. Esta propuesta pastoral me encanta. ¿Cuál es el fin de la tarea pastoral? ¿Qué las personas nos sigan, dependan de nosotros o sigan al Señor y aprendan a caminar con él? Cierta pastoral de la dependencia ha hecho mucho daño, formando creyentes inmaduros, incapaces de asumir la vida cristiana desde sus propios compromisos, o generando esa terrible dependencia en que “sin el pastor no hay salvación”.

 

Es importante considerar como en el relato después que los caminantes reconocen a Jesús “él desapareció de su vista”.

A veces esto no es fácil de asimilar, especialmente cuando nos acostumbramos a estar rodeados de los discípulos, que nos llamen, nos pregunten, vengan a buscarnos; son cosas que nos hacen sentir bien y nos permiten considerar lo importante que somos en la vida de los demás. Pero cuando ya no nos buscan, ya ni sabemos nada de los discípulos, nos frustramos quizás. Como los padres que cuando el hijo o la hija salen de casa, ni más regresa. Pero eso es bueno, si los discípulos ya no regresan es bueno, porque significa que han aprendido a caminar con Jesús. Si nuestros hijos salen de casa y ya poco nos visitan, significa que ya no dependen de nosotros, hemos hecho bien la tarea. Pero cuando los hijos son unos holgazanes que todavía dependen de los padres estando en edad de desarrollarse, significa que algo no hicimos bien.

La meta de esta pastoral que propongo es desaparecer para que los discípulos sigan su camino en dependencia de Dios, no nuestra.

*……….

El quehacer pastoral es un los diversos ministerios que desarrolla la iglesia, no se centra solo en la figura de una persona; sin duda Dios usa a personas llenas de su gracia; pero la gestión pastoral es propia de la tarea de la iglesia que se asume como cuerpo de Cristo. Esta tarea es urgente y necesaria, una pastoral de la cercanía y el acompañamiento, de las preguntas como recurso terapéutico, del discernimiento de las frustraciones del corazón. Una pastoral que se haga desde el compartir el pan, y sobre todo con la capacidad, el poder de aprender a desaparecer cuando es necesario, a fin de empoderar y promover el desarrollo maduro del discípulo.

312374_532824553428836_899683612_n

 

Autor: Ángel Manzo M. Rector del Seminario Bíblico Alianza, de la Alianza Cristiana y Misionera del Ecuador

Fecha de Publicación: 25 de octubre del 2016

DESILUSIONES DE LA VIDA, ¿CÓMO AFRONTARLAS? 5 CONSEJOS

imagenes-con-frases«No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios. Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría. Buena es la ciencia con herencia, y provechosa para los que ven el sol. Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores. Mira la obra de Dios; porque ¿quién podrá enderezar lo que él torció? En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él» (Eclesiastés 7:9-14).

INTRODUCCIÓN

No siempre la vida es lo que parece ni lo que deseáramos que fuese, a veces los planes que hemos trazado se vienen abajo en un par de minutos y entonces nos desilusionamos: El hijo que hemos amado nos desilusiona cuando llega con la noticia “Papá, mamá, dejaré la universidad, he decido casarme con…”; O quizás nos desilusionamos cuando nuestra hija aún joven nos confiesa entre lágrimas que está embarazada de su novio. Hay desilusión cuando descubrimos que nuestro cónyuge mantiene una relación amorosa fuera del matrimonio por meses o incluso años. Hay desilusión cuando esperamos ese ascenso en el trabajo y se lo dan a otro; experimentamos desilusión cuando el negocio al que le pusimos pasión, dinero y toda clase de expectativas no rinde. Mis amigos, las desilusiones son parte de la vida, muchas de ellas son inevitables e impostergables.

Pero, ¿qué es en sí una desilusión? Se los explico según un diccionario que investigué: “La ilusión es el deseo de una persona de hacer realidad un objetivo concreto. Existen metas que son motivo de ilusión en el ámbito personal, profesional, familiar, espiritual, etc. Sin embargo, la ilusión también puede romperse cuando el objetivo no se cumple o se ve truncado, es entonces cuando se produce el efecto de la desilusión que viene acompañado de tristeza, enojo, amargura y hasta depresión”.

DISFRUTA LA VIDA A PESAR DE

Ahora bien, los capítulos 7 y 8 de Eclesiastés tienen como propósito “enseñarnos a disfrutar la vida a pesar de las ásperas realidades con que nos confronta la existencia humana”. Pero, ¿cómo hacer esto? ¿cómo disfrutar la vida que a veces se torna amarga y frustrante?

La clave para esto es vivir con sabiduría. En los capítulos 7 y 8 la palabra sabiduría aparece 14 veces (en la versión Reina Valera). Pero, ¿qué es la sabiduría? Primero hay que diferenciar entre inteligencia y sabiduría, para esto lo ilustraremos de la siguiente manera: “Un hombre o mujer inteligente es aquel que conoce mucho de diferentes ciencias; un hombre o mujer sabio es aquel que pone en práctica dichos conocimientos en beneficio de sí mismo y de la humanidad” (concepto judío).

crecer-ante-la-adversidadEn el medio-oriente antiguo se consideraba sabia a una persona cuando era capaz de enfrentar los golpes de la vida no importando lo duros que éstos podían ser. Comúnmente a los sabios se los comparaba con las palmeras, aquellos árboles capaces de soportar tormentas de arena de magnitud considerable, pero también se los comparaba con cedros del Líbano, que eran árboles frondosos y firmes. Así entonces los sabios de la antigüedad eran como las palmeras (flexibles, tolerantes, resilientes) y como los cedros (firmes, inamovibles, seguros). De ahí que hallamos dos salmos que grafican la sabiduría de la siguiente manera:

“Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malos… sino que pone su amor en la Ley del Señor… Ese hombre es como un árbol plantado a la orilla de un río, que da su fruto a su tiempo y su hoja no cae” (Salmos 1:1-3).

“El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes” (Salmos 92:12-14).

En fin, la sabiduría tiene como objetivo ayudarnos a enfrentar las desilusiones de la vida y sobrevivir a ellas.

CINCO CONSEJOS PARA ENFRENTAR LAS DESILUSIONES DE LA VIDA 

Ahora bien, en Eclesiastés 7:9-14 encontramos algunos consejos para enfrentar las desilusiones de la vida. Los consejos en Eclesiastés son expuestos de manera clara y sencilla, pero sólo quienes estén dispuestos a practicarlos serán llamados “hombres y mujeres sabios”. ¿Estás dispuesto?

  • Primero, NO TE ENOJES FÁCILMENTE, SÉ PACIENTE. Eclesiastés 7:9, “No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios” (versión Reina Valera). “No te dejes llevar por el enojo, porque el enojo es propio de gente necia” (versión Dios Habla Hoy). Esperar el tiempo señalado por Dios es mejor que la impaciencia ante la fugacidad de las cosas. El enojo es producto de la orgullosa indignación del ser humano contra Dios cuando las cosas no salen como él quiere. Antes de ser orgulloso y ligero para el enojo, el sabio es paciente.
  • Segundo, NO AÑORES EL PASADO. Eclesiastés 7:10, “Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría” (versión Reina Valera). “Nunca te preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor, pues ésa no es una pregunta inteligente” (versión Dios Habla Hoy). No entender los propósitos divinos lleva al ser humano a preferir el pasado sobre el presente. No podemos paralizarnos por el pasado ni hipnotizarnos con el futuro. Hay que aprender del pasado y prepararse para el futuro, pero vivir el presente. La sabiduría nos ayuda a aprovechar cada oportunidad que Dios nos da para hacer su voluntad hoy.
  • Tercero, ESCOGE LA SABIDURÍA SOBRE LAS RIQUEZAS. Eclesiastés 7:11-12, “Buena es la ciencia con herencia, y provechosa para quienes ven el sol. Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores” (versión Reina Valera). “Buena y provechosa es la sabiduría para los que viven en este mundo, si además va acompañada de una herencia. Porque la sabiduría protege lo mismo que el dinero, pero la sabiduría tiene la ventaja de darle la vida al sabio” (versión Dios Habla Hoy). El dinero puede perder su valor; pero la sabiduría mantiene su valor, a menos que la abandonemos deliberadamente, ¡poseer ambos es mejor! Las riquezas y la sabiduría deben estar en balance, ambas son buenas, porque proveen cierto tipo de protección; sin embargo, la sabiduría protege contra las pasiones y los excesos que produce la riqueza.
  • Cuarto, ACEPTA LO INEVITABLE. Eclesiastés 7:13, “Mira la obra de Dios; porque ¿quién podrá enderezar lo que él torció? (versión Reina Valera). “Fíjate bien en lo que Dios ha hecho: ¿quién podrá enderezar lo que él ha torcido? (versión Dios Habla Hoy). Esta es una invitación a observar la obra de Dios, reconocer nuestras limitaciones ante el poder de Dios y someter a Dios nuestra voluntad. “Lo que Dios torció” alude a las dificultades que encontramos en la vida, las cuales son parte de su plan para nosotros. No siempre las entendemos. Pero no podemos arreglar los eventos según nuestros deseos. El sabio aprende a acomodarse al plan divino. De todos modos, no vale la pena altercar con Dios.
  • Quinto, SEA QUE TE VAYA BIEN O MAL VIVE POR FE. Eclesiastés 7:14, “En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él” (versión Reina Valera). “Cuando te vaya bien, disfruta ese bienestar; pero cuando te vaya mal, ponte a pensar que lo uno y lo otro son cosa de Dios, y que el hombre nunca sabe lo que ha de traerle el futuro” (versión Dios Habla Hoy). Todo lo que sucede en la vida procede de la mano de Dios. El bien y la adversidad son oportunidades para reflexionar en la bondad, sabiduría y poder de Dios. Dios balancea nuestras vidas, al darnos suficiente bendición para mantenernos alegres y suficiente carga para mantenernos humildes.

CONCLUSIÓN.

Atendamos los consejos que nos brinda la Biblia pues así podremos enfrentar la vida a pesar de lo dura que ésta pueda ser.

Termino con las siguientes palabras: La vida está llena de desilusiones, las cosas no siempre son como quisiéramos, pero Dios nos da sabiduría para afrontar la vida y sobrevivir a ella con gozo y plenitud.

APLICACIÓN.

No importa cuan grande sea la desilusión que estás enfrentando en tu vida, lo que importa es saber enfrentarla. Hoy Dios quiere ayudarnos con nuestros problemas, cargas y frustraciones. Hoy tenemos esperanza de una vida mejor, de un presente mejor, de un futuro mejor. Hoy Dios nos dice que las desilusiones de la vida se transforman en gozo, en paz y en prosperidad. ¿Cuántos quieren orar conmigo para pedir a Dios nos ayude con las desilusiones que hemos o estamos viviendo?


18193737_10212967054148741_3750558341320959251_nGabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”; lo hace a través de sus escritos, podcast, vídeos, seminarios y webinarios que imparte en América Latina y el resto del mundo.