EN LOS NEGOCIOS DE MI PADRE

10460777_10204119583287499_4530461214113368282_nLa reflexión de la semana (lunes 16/01/2017)

CONSTRUYE TU MARCA

Así como hay marcas de productos y servicios famosas por su calidad, también hay otras que han pasado a la historia como desastres en términos de ventas, por su bajo rendimiento, desempeño deficiente o simplemente por lo mediocres que resultaron ser.

Nosotros también somos una marca, “una marca registrada”. Todo lo que hacemos o dejamos de hacer va construyendo la imagen que mostramos a los demás, imagen que nos permite ser creíbles o no, ganar o perder, avanzar a una vida mejor o quedarnos donde estamos. Al correr los años el nombre de uno se va haciendo conocido ––para bien o para mal––, pues la imagen que nos hemos creado como “marca” va delante (recuerda que tu fama entrará antes que ti al salón de clases, a la oficina, al taller, al local comercial, al puesto de trabajo).

Así entonces por poner un ejemplo, un constructor de casas puede ganar o perder clientes en la medida que su marca sea reconocida por la gente: si su forma de construir casas es “excelente”, la gente misma promoverá su nombre ––su marca––. Por el contrario si su forma de construir casas es mala (goteras en los techos, materiales defectuosos, trabajadores holgazanes, entregar la obra fuera de plazo), la gente también lo reconocerá pero de mala manera y no lo recomendará.

Ahora te pregunto, ¿tu nombre, tu persona, tu emprendimiento… es una marca famosa por la buena calidad que representa? Mira lo que dice Proverbios 22:1, “Vale más tener buena fama y reputación, que abundancia de oro y plata”. El proverbista nos dice aquí que una buena fama, una reputación excelente, una imagen bien ganada es crucial a la hora de construir una marca de calidad de nosotros mismos, marca que debe perdurar en el tiempo y el espacio para que nos reconozcan como profesionales de alto calibre.

Lección: “Llegará el día en que tu nombre será reconocido, cuando la gente te medirá por la excelencia con la que has construido tu marca personal. Cuando llegue ese día no necesitarás que te promocionen, tu marca misma lo hará. Procura entonces que tu marca sea la mejor, para gloria de Dios, para beneficio de muchos y para proveer lo necesario para ti y los tuyos”.

Aplicación: Déjame darte algunos consejos prácticos para que construyas una buena marca personal.

  1. Estudia, lee, capacítate, actualízate en todo lo que tenga que ver con tu emprendimiento. Oseas 4:6 dice, “mi pueblo pereció porque le faltó conocimiento”.
  2. Pídele consejos a las personas correctas. Por ejemplo, si vas a comenzar una panadería no le pidas instrucciones a un ferretero. Proverbios 20:18 dice, “Busca buen consejo al hacer tus planes; se necesita una buena estrategia para librar una guerra”.
  3. Cumple lo que dices aunque esto signifique que a veces debas perder, conviértete en un hombre o mujer de palabra. Cristo dijo: “Que tu sí sea sí, que tu no sea no” (Mateo 5:37)
  4. Pídele a tus clientes que recomienden tus servicios. No esperes que la recomendación surja de manera espontánea, eso no suele suceder, en ocasiones tendrás que pedir a tus amigos, colegas, clientes y otros que hablen de lo que tú haces; esto no es malo si lo sabes hacer con “clase”. Génesis 40:14 dice: “Sólo te pido que te acuerdes de mí cuando te vaya bien, y te ruego que me hagas el favor de hacer mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa”.
  5. Publica tus logros, tus metas conquistas, tus trabajos realizados, lo que sabes hacer. Deja de lado la humildad mal interpretada, aquella que dice que por ser cristiano no debes publicar lo que andas haciendo, eso no va con los emprendedores. Si no publicitas no vendes y si no vendes no comes.  El apóstol Pablo dijo: “¿Cómo oirán si nadie les predica?” (Romanos 10:14)

Un aporte de Gabriel Gil, “enseñando habilidades para la vida”

© EN LOS NEGOCIOS DE MI PADRE es una comunidad on line de hombres y mujeres cristianos emprendedores. En este espacio se brindan consejos prácticos, reflexiones bíblicas y experiencias de vida que buscan fortalecer a los emprendedores que muy a menudo luchan solos con sus proyectos. EN LOS NEGOCIOS DE MI PADRE es una creación de Gabriel Gil, fundador de “Ministerios Gabriel Gil” (desarrollo personal, coaching, mentoring, emprendimiento).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s