EN BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

Mirando-horizonteSermón dominical (19/03/2017). Por Gabriel Gil A

Pasaje bíblico, Eclesiastés 2:1-26 / (se recomienda leer también Lucas 12:13-21)

Verdad Central:

Dios nos da la vida y todo lo que ésta conlleva para que la disfrutemos en comunión con Él, así seremos verdaderamente felices.

Versículo Clave:

  • No hay para el ser humano más felicidad que comer, beber y disfrutar de su trabajo, pues he descubierto que también esto es don de Dios” (Ecl. 2:24 Versión BLP).

Partamos de lo Básico, ¿Qué es la Felicidad?

  • Intentar definir lo que es la felicidad es prácticamente imposible pues cada persona tiene su propio concepto, así por ejemplo la felicidad para un hombre puede ser muy distinta a la de otro a pesar que ambos vivan en el mismo edificio.
  • Diferentes ciencias sin embargo han dado sus propias definiciones de lo que es la felicidad y ¡todas dicen tener la verdad! La sicología, la sociología, la filosofía, la antropología y aún la teología han querido definir este escurridizo concepto, analizar cada uno nos desenfocaría del objetivo de este sermón.
  • No obstante, hay algunos puntos en que los expertos han coincidido a la hora de definir la felicidad, he aquí un resumen de sus opiniones:
      • La felicidad es un estado emocional permanente que experimenta una persona; una persona feliz lo es todo el tiempo ––a pesar de los problemas o adversidades de la vida––, mientras que la alegría es un estado de ánimo pasajero y que ocurre puntualmente.
      • La persona feliz no es aquella que ríe todo el tiempo si bien tiene una tendencia a ser positiva y resiliente; y las personas que ríen frecuentemente no siempre son felices.
      • La felicidad produce una sensación de bienestar, satisfacción y plenitud que sólo se experimenta cuando en el mundo interior de las personas todo está bien (paz consigo mismo, con los demás y con la vida en general).
      • El ser humano siempre anda en busca de la felicidad pero muchas veces no la encuentra porque: 1) No sabe lo que quiere, 2) La busca en los lugares, personas y situaciones equivocadas, 3) Una vez la encuentra no la sabe disfrutar.

¿Cómo podemos Encontrar la Felicidad según la Biblia?

Entendamos el Capítulo 2 de Eclesiastés

  • Al leer el capítulo pareciera que nos encontramos con un tipo amargado, enojado con la vida, frustrado y decepcionado de todo; al menos esa es la impresión que nos deja, sin embargo no es así. Recordemos que el escritor de este libro es el sabio Salomón y que escribió esta obra a una edad avanzada, quizá en los últimos años de su existencia terrenal, por tanto se trata de un anciano que lo ha vivido todo, lo ha recorrido todo, lo ha visto todo, “él ––como decimos en Chile––, viene de vuelta”.
  • Este anciano dedicó gran parte de su vida a buscar la felicidad y para ello no se privó de nada, al contrario, experimentó los placeres de los hombres, los logros humanos, los beneficios de la sabiduría, del conocimiento, y de todo lo que las riquezas y el poder pueden ofrecer (vv. 1-23).
  • Pero este hombre no encontró lo que buscaba, “la felicidad no se encontraba donde él la buscó”, por tanto la decepción, la frustración y la amargura vinieron a él, ¡experimentó esas emociones con intensidad!, pero no se quedó en ellas, al contrario, supo liberarse de dichos sentimientos que tanto mal causan al ser humano. Pero entonces, ¿encontró la felicidad?
  • Los versos 24, 25 y 26a nos dan la respuesta y de esos versos obtenemos tres interesantes verdades que pueden aplicarse a nuestras vidas.

Tres Verdades para La Vida

1. La vida sólo puede disfrutarse a plenitud en comunión con Dios.

La verdadera felicidad no se encuentra en la vida en sí misma ni en las cosas, ni en el poder, las riquezas, la fama, los placeres, los amigos, la familia, las fiestas, las posesiones, los estudios, etc., sino en el Creador. La vida es don divino y Dios es el centro de la misma. Confiadamente podemos unirnos al himno que dice: “Tú eres la vida misma, del existir la esencia, tu aliento es suave brisa que yo he de respirar”.

2. La fe y respeto a Dios hacen la diferencia en nuestra vida terrenal.

El temor a Dios ––reverencia, respeto–– nos ayuda a vivir en esta tierra seguros de que estamos en comunión con Dios y que le agradamos a Él; al agradarle al Señor entonces la felicidad nos invade por completo. La fe trasciende más allá de los horizontes limitados de la vida terrenal y se ancla en Dios, dándonos paz, gozo y esperanza.

3. Todo camino, esfuerzo o búsqueda humana por alcanzar la felicidad aparte de Dios es en vano.

La satisfacción que ofrece el mundo sin Dios es pasajera y fútil (falso). Sólo se puede encontrar satisfacción, alegría y paz duraderas en Dios. Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

Conclusión.

El hombre y la mujer fueron creados para ser felices, ningún pasaje en las Escrituras dice lo contrario; allá en el Edén tenían de todo para que sus vidas fuesen plenas ––un buen lugar para vivir, comida en abundancia, trabajo, y se tenían el uno al otro––, pero sobre todo había un ingrediente que aseguraba la felicidad de la pareja y de la raza humana que ellos engendrarían: La comunión con Dios. Pero sabemos que todo esto cambió cuando ambos, Adán y Eva, desobedecieron a Dios y fueron expulsados del Paraíso.

Hoy, miles de años después de ese fatídico suceso el ser humano sigue buscando volver al Edén, es decir, recuperar la felicidad para la que fue creado. El hombre la busca desesperadamente en muchas fuentes (tal como lo hizo Salomón en el capítulo 2 de Eclesiastés), pero cada una de ellas son insuficientes para satisfacer la “sed” que toda persona lleva en su interior.

Así entonces la única manera de experimentar verdadera felicidad es volverse a Dios porque en la comunión con Él se halla el Paraíso perdido, es en Él donde se vuelve a nacer para vida eterna. Y aunque el mundo se oponga a esta verdad y  nos ofrezca soluciones rápidas y aparentemente efectivas, sabemos que son una falsedad. El Maestro de maestros lo explicó así:

«15 Luego miró Jesús a los que estaban allí, y les dijo: «¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz.»

16 Y enseguida Jesús les puso este ejemplo:

«Las tierras de un hombre muy rico habían dado una gran cosecha. 17 Era tanto lo que se había recogido, que el rico no sabía dónde guardar los granos. 18 Pero después de pensarlo dijo: “Ya sé lo que haré. Destruiré mis viejos graneros, y mandaré a construir unos mucho más grandes. Allí guardaré lo que he cosechado y todo lo que tengo. 19 Después me diré: ¡Ya tienes suficiente para vivir muchos años! ¡Come, bebe, diviértete y disfruta de la vida lo más que puedas!”

20 »Pero Dios le dijo: “¡Qué tonto eres! Esta misma noche vas a morir, y otros disfrutarán de todo esto que has guardado.” 21 Así es, el que almacena riquezas terrenales pero no es rico en su relación con Dios es un necio».

La parábola completa en Lucas 12:13-21

Si quieren “ESCUCHAR” este mensaje diríjanse a mi canal de Spreaker, aquí les dejo el enlace directo, aunque debo advertir que el audio es completamente casero, sin editar, grabado directamente cuando fue predicado: https://www.spreaker.com/user/gabrielgil/en-bu-squeda-de-la-felicidad


Mis Libros: http://www.sellfy.com/gabrielgil
Mis Vídeos: http://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
Mis Audio-Charlas: http://www.spreaker.com/user/gabrielgil
Mis Post: http://www.facebook.com/gabrielgilarancibia

12592305_10208602801765159_6451306249384152929_n

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Anuncios

4 thoughts on “EN BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD

  1. Jhovana Vaca 23 marzo, 2017 / 22:11

    Gracias por el mensaje. Lo necesitaba. Dios le bendiga mucho.

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 24 marzo, 2017 / 08:07

      Me alegra saber que este mensaje contribuyó a tu vida. Sigue adelante, fuimos diseñados para ser felices.

      Me gusta

    • GabrielGil 19 marzo, 2017 / 19:25

      Que bueno que leíste mi sermón y que éste haya contribuido a tu vida. Siga adelante que la felicidad es posible encontrarla.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s