TE CONOCERÁN POR TUS FRUTOS (sermón)

arbol-manzano

Verdad Central: Es imposible ocultar los frutos de un árbol ––o la ausencia de éstos––. Así mismo ocurre con la vida de las personas: «O somos fructíferos o no lo somos, tenemos buenos frutos o malos frutos». Estamos llamados a ser gente productiva, “llena de frutos”.

Lectura del Pasaje

16 Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos? 17 Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. 18 Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno. 19 Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego. 20 Así que por sus frutos los conocerán (Mateo 7).

Introducción

  • Debemos recordar que el Maestro está dando sus enseñanzas en un contexto práctico, aplicable a la vida diaria.
  • El sermón de la Montaña ––lugar donde se encuentra ubicado nuestro pasaje–– tiene esas características, las de contener “enseñanzas para la vida”.
  • De ahí que algunos eruditos sostienen que Jesús era un maestro de habilidades, uno que buscaba que sus seguidores desarrollaran técnicas que les permitieran vivir de mejor manera y así afectar positivamente a quienes los rodeaban.
  • ¿Quiere decir entonces que Jesús de Nazaret era algo así como un conferencista motivacional? No, no he dicho eso. Sus doctrinas no sólo animaban a quienes las escuchaban, también los confrontaban, desafiaban y producían cambios profundos que van más allá de una simple motivación.
  • Sin embargo, hay que reconocer que este Maestro no era como los demás, así lo señala el testimonio de la gente cuando decía: “Éste habla con autoridad y no como los escribas” (Marcos 1:22).

Así entonces el pasaje que estaremos estudiando conlleva cuatro verdades aplicables a cualquier contexto, tipo de persona o circunstancia; verdades que encontrarán sentido en quienes andan buscando incrementar los resultados positivos en su vida, matrimonio, ministerio, liderazgo, emprendimiento, carrera, proyecto, otro.

Cuatro Verdades del Pasaje

1ª VERDAD: Los frutos son la prueba visible de los logros que estás Obteniendo.

“Por sus frutos los conocerán” (v. 16).

  • Los frutos son el testimonio de vida
  • Los frutos son los hechos, los cuales hablan más fuerte que las palabras
  • Los frutos son los resultados que estás obteniendo en ese proyecto, ministerio, emprendimiento, carrera, trabajo, etc.
  • Los frutos son el resultado de una vida de trabajo, esfuerzo, disciplina; o por el contrario la falta de fruto es muestra de una vida perezosa, no productiva, mediocre.

2ª VERDAD: Hay diferentes tipos de personas, hay gente fructífera y gente infértil.

“¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos? Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno” (vv. 16-18).

  • Hay árboles sin fruto, hay árboles con escaso fruto, árboles con mucho fruto pero malo, hay árboles con poco fruto pero bueno, y hay árboles con mucho fruto pero excelente. ¡Este último tipo de árbol debemos ser!
  • Fuimos diseñados por el Arquitecto Divino para ser gente productiva, fructífera, capaces, hábiles; que nuestra vida sea conocida por los logros obtenidos, metas conquistadas, por los resultados positivos. Pero Jesús no es iluso, él sabe que también hay gente que no da buenos resultados, gente que teniendo todas las oportunidades para ser productiva sencillamente “escogen ser infructuosos”.
  • Pero, ¿cómo podemos ser gente productiva, llena de frutos positivos? La clave la encontramos en el Salmos 1:3

«Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo,

Y su hoja no cae;

Y todo lo que hace, prosperará».

– Para que todo te salga bien y para que tus frutos sean abundantes, excelentes, debes estar plantado junto a la fuente de agua de vida, ¿y quien es esa fuente? Por supuesto, Dios. ¡Él es la fuente universal de recursos ilimitados!

3ª VERDAD:  Una vida sin frutos (logros, resultados) no es digna de ser vivida.

“Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego” (v. 19).

  • Jesús es categórico aquí: Si no llevamos fruto ––y fruto del bueno–– sólo servimos para la hoguera. ¡Qué importante es procurar que nuestra vida cuente!
  • Una vida estéril (sin logros, sin metas, sin resultados) es una vida miserable, triste, digna de conmiseración…, ¡y nosotros no fuimos diseñados para eso!
  • Hay gente que por su falta de resultados viven en constante prueba, aflicción, carencias. Luego se preguntan el porqué la pasan tan mal, y la respuesta es obvia para todos menos para ellos, su vida sin frutos es por falta de disciplina, constancia, dedicación, perseverancia; son gente que a menudo son gobernados por sus emociones. Este tipo de gente merece la hoguera ––dijo el Maestro––, porque las bendiciones están reservadas para quienes hicieron su esfuerzo, para quienes hicieron las cosas bien y ahora disfrutan de sus resultados.

4ª VERDAD: Nuestros logros hablarán por nosotros mismos.

“Así que por sus frutos los conocerán” (v. 20).

  • Nótese como termina su enseñanza, Jesús dice: “Así que”. Con estas dos palabras el Maestro concluye su idea y lo hace de manera imperativa, no deja lugar a dudas o conjeturas; él quiere cerrar su enseñanza dejando en claro lo que a continuación desarrollaré.
  • Jesús nos da una declaración potente, universal y aplicable a todas las áreas de la vida: Los frutos de una persona u organización (empresa, iglesia, ministerio, emprendimiento, proyecto) son el mejor medidor de rendimiento. En otras palabras, TUS RESULTADOS NO MIENTEN: O eres feliz o no lo eres, o eres rico o eres pobre, o tu emprendimiento está dando resultado o no lo está, o esa relación amorosa tiene futuro o no la tiene, o esa dieta que comenzaste te ha hecho bajar de peso o no lo ha hecho. El asunto es simple, “tus resultados miden el éxito obtenido o la ausencia de éste”. Los resultados por tanto no mienten, pero nosotros muy a menudo nos mentimos a nosotros mismos, ¡nos encanta engañarnos!

Conclusión.

El pasaje estudiado hoy ha tenido como objetivo confrontarnos con nosotros mismos, con los logros obtenidos o las carencias. Por tanto debes preguntarte: ¿Soy feliz, lo son quienes me rodean? ¿Están funcionando mis sistemas, mis hábitos, mi comportamiento? ¿Estoy contento/a con mi carrera, con mi matrimonio, con mi vida espiritual? ¿Mi emprendimiento resultó ser lo que yo esperaba que fuese? Por último te dejo esta pregunta: ¿QUÉ DICE LA GENTE RESPECTO A TI, TE VEN COMO UNA PERSONA LLENA DE LOGROS O POR EL CONTRARIO COMO UN PERSONAJE GRIS QUE NO HA TRIUNFADO EN NADA?

Recuerda esto, TE CONOCERÁN POR TUS FRUTOS.

Nota: Leer también Proverbios 12:12; Jeremías 7:7-8; Mateo 3:10; Juan 15:5; Romanos 7:4


– Mis Libros: https://sellfy.com/gabrielgil
– Mis Vídeos: https://www.youtube.com/gabrielgilarancibia
– Mis Post: https://www.facebook.com/gabrielgilministerios/

527781_3934342434666_234119350_nGabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s