¡DESCUBRA SU BRILLANTEZ!

rgvfdTodos hemos sido bendecidos con habilidades, a éstas podemos llamarlas talentos, destrezas o capacidades. Una gran parte de nuestra vida consiste en descubrir cuáles son y luego utilizarlas de la mejor forma que puedas, de esta manera tu vida será edificada y el mundo entero se beneficia, al mismo tiempo glorificamos al Padre con nuestras vidas “potencializadas”. Al hacer esto tu vida adquiere dirección. Sin embargo, algunas personas nunca llegan a aprovechar verdaderamente sus talentos; en consecuencia sus vidas son menos plenas.

Recuerdo mi propio caso. Por muchos años me pregunté, ¿para qué soy bueno? Y es que se había apoderado de mí el nefasto pensamiento de que Dios se había equivocado al darme la vida, ¡nada más lejos de la verdad! Con el correr del tiempo, y luego de un peregrinaje espiritual hacia mi interior, descubrí para lo que en verdad era y soy bueno, «guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas», y desde ese día me dedico en cuerpo y alma a alcanzar este objetivo.
Estas personas —las que no aprovechan sus capacidades—, tienden a vivir en una constante lucha interna, porque pasan la mayor parte de su tiempo en trabajos, negocios, relaciones, liderazgos o ministerios, que no están hechos para sus fortalezas y a la larga, no prosperan, mientras culpan a otros por sus desgracias; con el tiempo la amargura se apodera de ellas. Es como forzar una pieza del rompecabezas para ubicarlo en un lugar que no es el suyo, no funciona y causa mucho estrés y frustración. Enfócate en lo que eres bueno, desarróllate en el liderazgo, ministerio o negocio para el que fuiste diseñado… ¡brilla en el lugar donde el Arquitecto divino te ha puesto! Y sobre todo, «duplica tus habilidades, así serás considerado para bendiciones mayores».
FUNDAMENTO BÍBLICO (Mateo 25:15-27)
“15 El hombre sabía muy bien lo que cada uno podía hacer. Por eso, a uno de ellos le entregó cinco mil monedas, a otro dos mil, y a otro mil. Luego se fue de viaje. 16 »El empleado que había recibido cinco mil monedas hizo negocios con ellas, y logró ganar otras cinco mil. 17 El que recibió dos mil monedas ganó otras dos mil. 18 Pero el que recibió mil monedas fue y las escondió bajo tierra. 19 »Mucho tiempo después, el hombre que se había ido de viaje regresó, y quiso arreglar cuentas con sus empleados. 20 Llegó el que había recibido cinco mil monedas, se las entregó junto con otras cinco mil y le dijo: “Señor, usted me dio cinco mil monedas, y aquí tiene otras cinco mil que yo gané.” 21 »El hombre le dijo: “¡Excelente! Eres un empleado bueno, y se puede confiar en ti. Ya que cuidaste bien lo poco que te di, ahora voy a encargarte cosas más importantes. Vamos a celebrarlo.”22 »Después llegó el empleado que había recibido dos mil monedas, y le dijo: “Señor, usted me dio dos mil monedas, y aquí tiene otras dos mil que yo gané.” 23 »El hombre le contestó: “¡Excelente! Eres un empleado bueno, y se puede confiar en ti. Ya que cuidaste bien lo poco que te di, ahora voy a encargarte cosas más importantes. Vamos a celebrarlo.”24 »Por último, llegó el empleado que había recibido mil monedas, y dijo: “Señor, yo sabía que usted es un hombre muy exigente, que pide hasta lo imposible. 25 Por eso me dio miedo, y escondí el dinero bajo tierra. Aquí le devuelvo exactamente sus mil monedas.” 26 »El hombre le respondió: “Eres un empleado malo y perezoso. Si sabías que soy muy exigente, 27 ¿por qué no llevaste el dinero al banco? Así, al volver, yo recibiría el dinero que te di, más los intereses.”
¿Qué Aprendemos de este Pasaje?
En un párrafo anterior les mencioné que inicié un peregrinaje espiritual hacia mi interior, buscando respuestas al porqué de mi existencia, y es que no me bastaban las «máximas» elaboradas que suelen dar los predicadores, yo necesitaba saber en qué podía brillar y así dar verdadera gloria al Padre, pues el sólo hecho de ser hijo de Dios no es suficiente. Así entonces, llegué a este pasaje que fue uno de los varios que me ayudaron a perfeccionar mis habilidades y adquirir otras poco a poco.
LECCIONES.
1. A cada uno de nosotros se nos ha dado capacidades, debemos trabajarlas, pero sólo algunos las explotan… (Mt. 25:14-15).
2. ¡Dios es el mejor de los inversionistas! Y Él da a unos mayores capacidades que otros, pero las mismas oportunidades para todos, (“el sol sale para buenos y malos” Mt. 5:45, pero dependerá de cómo uses “ese sol”).
3. Algunos trabajan en sí mismos y duplican sus capacidades, adquieren habilidades y así optan a bendiciones mayores, ¡y eso es lo que justamente debemos hacer!: “En lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré”. Esta es una ley cósmica e irrefutable: “Si quieres ser soberano sobre mucho debes antes ser fiel a las pocas cantidades” (Mt. 25:21 y 23).
4. Otros prefieren enterrar sus capacidades, ignorarlas o simplemente no darse el tiempo para descubrir sus potencialidades ya sea por miedo, pereza, mediocridad o desconocimiento (Mt. 25:25). ¿Las consecuencias? Una vida reprobada por Dios, una vida a medias, picoteando por aquí y por allá olvidando que fuimos destinados a vivir la abundancia (Juan 10:10).
5. Dios es como un Coach (un entrenador) que exige a sus atletas para sacar lo mejor de ellos, que recoge donde no sembró; en otras palabras, pide de nosotros hasta lo imposible (caminar la segunda milla, por ejemplo). Es una forma de entrenarnos para la vida donde sólo los disciplinados triunfarán (Mt. 25:24).
6. Al que tiene más siempre se le dará más. En otras palabras, Dios el Inversionista Sabio respalda a quienes demuestran sacrificio, ganas, disciplina, estrategia y productividad (los resultados importan). Su respaldo consiste en más ideas, contactos, recursos de todo tipo y su bendición. Pero a los mediocres, aquellos que no se esfuerzan en superarse, sólo les espera una vida de reprobación (Mt. 25: 28, 29 y 30).
¿A QUÉ LE TIENES MIEDO?
Siempre me pregunté por qué algunas personas nunca descubren su verdadero potencial, por qué no desarrollan sus habilidades innatas y adquieren otras mientras van creciendo. En sí todos fuimos dotados con dones, y los usamos, pero no al máximo que podrían usarse.
He visto personas que —utilizaré una metáfora aquí—, pudiendo correr a 140 kilómetros por hora en el carro súper potente que tienen, se limitan a conducirlo a 40, como atemorizados que si aprietan el acelerador algo malo les ocurrirá. Esas personas no se dan cuenta que su vida es un carro diseñado para correr a grandes velocidades, en cambio, decidieron dejarlo guardado en el garaje almacenando polvo, de este modo sus vidas nunca llegarán a las metas que estaban destinadas para ellas.
Un sicólogo me dijo en cierta ocasión que hay personas que le tienen miedo al éxito y que esto les impide tomar riesgos, uno de ellos es “superarse a sí mismos”.
ORACIÓN: Padre, cuantas gracias te doy porque me diseñaste con talentos,capacidades y destrezas. Gracias también porque pones en mí el deseo de superarme y adquirir nuevas habilidades que utilizo para glorificar tu nombre, bendecir a los que me rodean y crecer como persona. Ayúdame Señor a descubrir mi brillantez, y una vez hecho esto, perfeccióname hasta alcanzar la excelencia en eso para lo que soy bueno. Amén.
Esta reflexión la tomé de mi libro “REFLEXIONES DE UN PEREGRINAJE”, páginas 63-66.

En la playa

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.
Anuncios

8 thoughts on “¡DESCUBRA SU BRILLANTEZ!

  1. RoxyNui 26 abril, 2017 / 07:45

    En lo personal una de las cosas más complicadas, es encontrar en que somos buenos, cuáles son nuestros talentos, y de ahí en adelante es nuestra responsabilidad desarrollarlos y ser los mejores adminstradores de lo que Dios nos ha entregado.

    Santo Domingo, ECUADOR

    Le gusta a 1 persona

  2. Esteban Jiménez López 12 octubre, 2016 / 20:22

    Como lo dijo Marcel Proust: “El verdadero viaje del descubrimiento no consiste en buscar nuevos territorios, sino en tener nuevos ojos”. Tenemos que mirarnos con nuevos ojos, y si es posible, con aquellos ojos con los que Dios nos ve. Sin duda tendremos mucho más para darnos y para dar.
    Gracias Gabriel. ¡Excelente!

    Quito, ECUADOR

    Le gusta a 1 persona

  3. vanessa morales 9 octubre, 2016 / 19:37

    Muchas veces nos sentimos frustrados y pensamos que no somos buenos para nada hasta decimos que algunos nacen con estrellas…pero nosotros nacimos estrellados ……solo debemos buscar en nuestro interior para descubrir el talento en nosotros GRACIAS PASTOR

    El Salvador

    Le gusta a 1 persona

  4. Oscar Huaranga 8 octubre, 2016 / 20:59

    Definitivamente buscar dentro de nosotros es la tarea que tenemos por delante. Como dice el himno “brilla en el sitio donde estés, puedes con tu luz algún perdido rescatar, brilla en el sitio donde estés”
    Gracias Ps. Gabriel por la reflexión a continuar desarrollando el don que Dios me entrego.

    Perú.

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 8 octubre, 2016 / 23:22

      Así es estimado Oscar, “buscar dentro de nosotros” y poner a correr esos dones, habilidades que papá Dios nos dio.

      Me gusta

  5. Rodolfo 8 octubre, 2016 / 14:16

    Este artículo obliga a desnudar el alma, hurgar entre nuestros fracasos y nuestros temores, entre nuestros desaciertos y los aciertos.
    De verdad ―no se puede leer livianamente― requiere y lleva a hacer valoraciones de intencionalidad y juicio.

    Recomendadísimo!

    Costa Rica

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 8 octubre, 2016 / 15:12

      Gracias por leer mi artículo apreciado Rodolfo, a seguir adelante descubriendo en qué eres bueno y cómo utilizarlo para la gloria de Dios, para el beneficio de muchas personas y para producir ganancias integrales para ti y tu familia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s