UN PASO A LA VEZ

1211269Leí un discurso del conocido luchador por la integración racial Dr. Martin Luther King, una de sus líneas decía: «Sube el primer peldaño con confianza, no tienes que ver toda la escalera, sólo sube el primer peldaño». ––Tremenda verdad–– pensé, y por algún tiempo esa frase quedó dando vueltas en mi cabeza, algo en mí interior había hecho click y hoy les comparto las enseñanzas que extraje de ese axioma, enseñanzas que dedico en primer lugar a quienes en este preciso momento están siendo mentoreados por mí y que están luchando por mejorar sus vidas, pero también comparto con todos aquellos que me honran siguiendo mis post, quienes leen mis artículos, miran mis vídeos y que por circunstancias de la vida me consideran su “coach virtual”, como me llamó una seguidora mexicana.

Sube el Primer Peldaño

La vida es como una escalera, cuesta arriba, y es en la cima donde puedes apreciar la magnitud de la obra del Creador. Fuimos diseñados con ese hambre de subir, mejorar, proyectarnos a nuevos niveles de superación; esto lo saben muy bien quienes gustan de escalar montañas, algo hay en esas cumbres que atraen a hombres y mujeres a trepar sus muros, arrastrarse si es preciso con tal de coronar sus cúspides…, ¡es el ADN divino que gatilla nuestra sed de conquista! Pero no es necesario subir montañas para que entiendas lo que trato de decir, nuestra vida es un constante avanzar hacia arriba, siempre hacia adelante: estudiando carreras, contrayendo matrimonio, teniendo hijos, consolidando negocios, cumpliendo proyectos, convirtiendo sueños en realidad, triunfando en el trabajo, teniendo un ministerio exitoso.

Sin embargo no siempre será fácil, la vida te presentará obstáculos mientras avanzas, algunos de ellos de tamaño titánico imposibles de salvar, al menos desde el punto de vista humano, y eso te detiene, te desanima, te golpea y hace que tu fe flaquee. Conozco personas que ante los problemas decidieron quedarse en el fondo del pozo maldiciendo su suerte olvidando que hay Uno que es campeón de los casos imposibles (Lucas 1:37). ¿Pero sabes? el guión de la vida fue escrito así, las adversidades son parte del libreto, por eso debes hacer tuyas las palabras que entre artistas es conocida: “El show debe continuar”. Una forma de hacerlo es «avanzar a pesar de no querer», es decir, armarse de valor, sacar fuerzas de flaquezas y dar el primer paso con fe, ese paso que te sacará de la inercia, paso que a muchos cuesta porque siempre será más cómodo mantenerse en un estado de parálisis, pero no para los luchadores; repito, NO PARA LOS LUCHADORES. Fuimos diseñados para movernos, empujarnos hacia la meta y aunque tropecemos ––pues esto ocurre––, ¡tropecemos hacia adelante! (“Una cosa hago, olvidando lo que queda atrás me extiendo hacia adelante” Filp. 3:13).

No Tienes que ver toda la Escalera

También aprendí que “no es necesario ver toda la escalera”, es decir, “saber cómo terminará la función”. Hay quienes quieren saberlo todo, estar en control de todo, prever los más pequeños detalles, que nade se les escape de las manos, apurarse a sí mismo y a los demás; lo sé por experiencia porque yo era uno de ellos…, ¡un controlador perfeccionista compulsivo! (de aquellos que no podía terminar de leer un libro sin saltarme varios capítulos para ir hasta el final). Pero ser así lo único que produce es cansancio, frustración y amargura del alma; la vida no siempre revela en que acabará todo. Será necesario entonces aprender que “aunque no veas que tu problema se resuelve, confía en que éste tendrá solución cuando llegues al final del proceso”. Además no se trata de lo que tú quieres sino de lo que Dios está haciendo mientras subes la escalera. No te aceleres, los procesos divinos no pueden ser manipulados; no te alteres, deja que el Piloto del Universo vuele el avión en el que vas sentado, y aunque hayan turbulencias tú tranquilo, Él sabe lo que hace.

Por supuesto que uno quisiera tener una especie de “bola de cristal” para visualizar qué mismo ocurrirá con nuestra vida: ¿será que mi matrimonio se salvará? ¿mejorará mi carácter? ¿mi estado financiero logrará repuntar? ¿podré recuperar mi relación con Dios? ¿lograré ser un mejor líder? ¿podré componer mi vida? Pero todas estas preguntas lo único que hacen es atormentarte, ¿por qué preguntar sobre lo que no tienes certeza? Sólo el Señor sabe el fin de todo. Cristo lo dijo así: “Basta a cada día su propio afán” (Mt. 6:34), en otras palabras, “confía en Dios un ‘día a la vez’, Él se encargará del resto”.

Sólo Sube el Primer Peldaño

Y termino este artículo señalando algo que el Dr. King enfatizó: ¡Sólo sube el primer peldaño! ¿Saben cómo interpreto esto? Se los diré así: «No te quedes anclado en el puerto de la amargura, leva tu ancla, iza tus velas, toma el timón y dirige tu embarcación mar adentro, deja que el Espíritu sople en popa y no mires atrás, el atracadero del ayer quedó en el pasado, el mañana será mucho mejor para quienes se atreven a confiar, para quienes avanzan en la vida a pesar de las muchas adversidades, ¿quién dijo que sería fácil?»

Por último, el problema con el que estás luchando ––ya sea con una persona en particular, contigo mismo quizás, con una organización que te hirió, falta de perdón, autoexigencia desmedida o con varias circunstancias a la vez–– debe ser afrontado, ¿cómo? UN PASO A LA VEZ, UN DÍA A LA VEZ, UN PELDAÑO A LA VEZ. Si no logras entender esto te desanimarás, no te concentres en los cientos de kilómetros que te faltan por recorrer, hacer esto es muestra de insensatez, en cambio cierra tus labios para que no maldigan; tapa tus oídos para que no escuchen las voces que te desaniman, eso incluye la tuya; focalízate en la meta a largo plazo, ¡no seas inmediatista! Pero por favor no decaigas y si lo haces recuerda la máxima bíblica: “Siete veces cae el justo pero vuelve a levantarse” (Pr. 24:16). O sea que caer, desanimarnos, bajonearnos es parte de subir la escalera, pero tú sigue avanzando, sigue a pesar que en apariencia no veas resultados porque haz de saber que hay otros que te están mirando y están quedando admirados de tu progreso a pesar que vos mismo no lo veas así.

«despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante pues ésta exige resistencia» (Heb. 12:1).

Sólo sube el primer peldaño…

ENLACES RECOMENDADOS PARA TI

  1. Ocho Consejos para caminar el Camino Largo (vídeo) https://youtu.be/IRk7lc8JllI
  2. ¿No te dijeron? La vida es Cuesta Arriba (vídeo) https://youtu.be/3XG64KJa8uY
  3. Ocho Principios para Mejorar tu Vida (vídeo) https://youtu.be/PW7FxBjPajU
  4. ¿Necesitas Perdonar a Dios? (artículo) https://gabrielgila.wordpress.com/2016/09/07/necesitas-perdonar-a-dios/
  5. ¡No te Exijas Tanto! (artículo) https://gabrielgila.wordpress.com/2014/10/27/no-te-exijas-tanto/
  6. Ocho Mentiras que los Cristianos creen sobre el Éxito (artículo) https://gabrielgila.wordpress.com/2016/03/03/8-mentiras-que-los-cristianos-creen-sobre-el-exito-por-emily-t-wirenga/

10666026_10204703671729345_2075124471238573420_n
Grabando programa de radio LA VIDA AHORA

Gabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Anuncios

5 thoughts on “UN PASO A LA VEZ

  1. Gabino 26 septiembre, 2016 / 09:10

    No importa cuantas veces nos golpee la vida, cuando tenemos claro lo que queremos con la bendición de Dios lo lograremos todo es posible solo hay que dar un paso de fe como Bartimeo que sabía lo que quería

    Le gusta a 1 persona

  2. Nicole 23 septiembre, 2016 / 11:33

    Buen articulo Pastor, en lo personal me animó mucho. Es necesario enfrentar distintas situaciones dando un paso a la vez y confiando que nuestra vida está en las manos de Dios, pero también haciéndonos cargo de las cosas que nos corresponden hacer a nosotros.

    Santiago, Chile.

    Le gusta a 1 persona

  3. María Elena Torres 23 septiembre, 2016 / 09:03

    Listo estoy en el primer peldaño, pero qué pasa si subir se torna difíci, si hay obstáculo tras obstáculo, bueno entenderé que mi mirada debe estar hacia arriba, hacia la meta y que debo bordear esos obstáculos… Señor levántame y ayúdame a continuar, contigo soy más que vencedor.

    Quito, ECUADOR

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 23 septiembre, 2016 / 09:11

      Amén mi querida Ma. Elena, la vida es así, un continuo avance pero con obstáculos. Pero no te desanimes, tú sigue adelante.-

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s