¿NECESITAS PERDONAR A DIOS?

402795_16338_1En uno de sus libros el conocido escritor Paulo Coelho dijo algo así: “Perdóname Dios y yo te perdono a ti, así podremos caminar juntos”. Debo confesar que tal afirmación me choqueó al instante y hasta me pareció impertinente, por decir lo menos ––la época que leí esa obra era muy joven y bastante cerrado a ideas nuevas––. Pero han pasado los años y he venido a entender lo que el autor quiso decir, o quizá lo que yo quiero creer que quiso decir; en fin, perdonar a Dios no es una enseñanza bíblica, lo sé, tampoco tiene asidero doctrinal y el sentido teológico es muy abstracto, pero tiene algo de verdad si se la sabe interpretar.

Ojo, este artículo no gustará a quienes piensan que uno no puede enojarse con Dios porque es pecado, porque es malo, porque así no dice la Biblia y toda clase de argumentos que no permiten explorar este concepto que es más común de lo que quisiéramos.

Estoy Enojado con Dios ¡Y Qué!

¿Quién alguna vez no se ha sentido enojado con Dios? ¿decepcionado por Él?  ¿desamparado? Yo sí y muchas veces.

Mis enojos con el Creador han sido en su mayoría por expectativas no cumplidas, lo cual me ha producido frustración, decepción, amargura del alma y porque no decirlo, un sabor a engaño por parte el Señor…, ¡a veces he sentido que me ha abandonado a mi suerte sin que le importe siquiera un poquito! ¿te ha pasado?

Ahora bien, toda esta mescolanza de sentimientos que se aprietan en tu pecho son genuinos, son válidos, tienes derecho a sentirlos pero también a expresarlos pues son tuyos, y de no hacerlo corres el riesgo de quedar varado en el puerto de la amargura. Es que cuando reclamamos a Dios se produce un acto de catarsis difícil de explicar pero quienes lo han vivido pueden dar fe que produce sendos beneficios. ¿O acaso no lo hizo el profeta Jeremías que gritó a los cuatro vientos su rabia contra el Creador? (Jer. 20:14-18) ¿Acaso no has leído cómo se quejó el profeta Habacuc cuando veía que su mundo se venía abajo y el Dios al que servía no hacía nada? (Hab. 1:2-4; 12-17) ¿Será que Jesús no expresó su dolor cuando exclamó desde la cruz “Dios mío, Dios mío…, por qué me has abandonado?   (Mateo 27:46).

No Dejes Pasar Mucho Tiempo

Sin embargo, aunque tienes derecho a sentirte enojado, decepcionado, frustrado, abandonado por Dios y pregonarlo con bombos y platillos, haz de procurar que esto no sea por mucho tiempo y de manera desproporcionada ––todo en su justa medida––, pues si permaneces en ese estado tu alma se resiente y tu cuerpo sufre las consecuencias. De ahí que el apóstol nos aconseja: “Airaos pero no pequéis” (Efesios 4:26).

El enojo es un conducto catártico (que libera energía contenida), pero debe expresarse de manera asertiva: “en el momento correcto, con las palabras-acciones correctas y con la persona correcta”. Y esto incluye a Dios, sí, a Dios. Si vas a enojarte con Él debes hacerlo de  la manera correcta…, “sin pecar”, o sea, sin maldecirlo, blasfemarlo, calumniarlo o desprestigiar su nombre (cuando uno está enojado dice y hace cosas que después se arrepiente, ten cuidado). Por lo demás el versículo de Efesios afirma que “el sol no debe ponerse sobre nuestro enojo”, queriéndonos enseñar que no es aconsejable dejar pasar mucho tiempo una condición como ésta, mucho menos con el Creador, ¿sabes por qué? porque cuando permaneces enojado con Dios le das cabida al diablo (4:27), ¡así es! le das permiso al enemigo para que haga estragos en tu vida, en tu salud física, mental, emocional…, lo autorizas para instalarse en tu corazón causando toda clases de males contra ti y tus seres queridos.

Son tus Errores los que han Acabo con tu Fe

Les dije en párrafos anteriores que la mayoría de mis enojos con Dios han sido por “expectativas no cumplidas”, y nótese las comillas que utilizo aquí porque quiero enseñarles algo importante: “Soy yo quien se hizo ilusiones de cosas, situaciones y promesas que Dios nunca dijo que pasarían, al menos como yo esperaba que pasaran”. Es cierto que en la Biblia encontramos unas 8.000 promesas de bendición, pero cada una de ellas ha de ser interpretada en su contexto y no como a mí se me da la gana, pues cuando hacemos esto se cumple el dicho popular que es conocido en el mundo evangélico: “Interpretar un texto fuera de contexto es un gran pretexto”.

Lo que quiero decir es que eres tú quien cometió errores que más tarde te pasarían la cuenta. En esta vida pagamos las consecuencias de nuestras malas decisiones o disfrutamos los resultados de las buenas decisiones.

Así que…

  • Dejaste que te vendieran un evangelio de prosperidad cuando el evangelio que predicó Cristo era más existencial que la vida misma. Jamás dijo el Señor que no tendrías problemas (Juan 16:33).
  • Permitiste decepcionarte de Dios cuando esperabas que te cuidara “y no lo hizo” ––aunque en verdad siempre estuvo al pendiente de ti, no más que esperaste que te salvara de manera apoteósica cuando por el contrario Él trabaja de manera sigilosa––.
  • Te enojaste con el Creador porque no te ayudó con ese problema que te agobiaba por más que le pediste, pero no reconoces que tú mismo te metiste en ese lío y luego creíste que era obligación de Él corregir tus estupideces (Proverbios 19:3).
  • Fuiste tú quien cargado de penas y culpas te  alejaste de todos ––te auto-exiliaste en tu isla dejando afuera al Señor––, y luego desde tu soledad maldijiste al mundo y al Creador para después preguntarte, ¿por qué me dejó solo? (Mateo 10:33)
  • Eres tú y no otro quien no supo decir NO, quien se asoció con quien no debía, quien se metió en trabajos asfixiantes, quien comió, bebió e irrespetó su cuerpo para luego padecer enfermedades físicas y emocionales, no culpes a Dios…, ¡asume! (Santiago 1:13)
  • Vos eres quien siendo adulto sigues creyendo en “cuentos de hadas”, mientras que la Biblia nos habla que la vida suele ser cruel, dura, fuerte e injusta (leer Proverbios y Eclesiastés), y que los hijos de Dios no estamos exentos de los males de este mundo. Asimilar esto puede ayudarte a vivir de mejor manera “pues las cosas malas se transforman para nosotros en cosas buenas” (Rom. 8:28).

Perdónate y Haz las Paces con Él

¿Será entonces que necesitas perdonar a Dios tal como sostiene Coelho? Mira, si incumplió alguna de sus promesas en ti ––interpretadas de la manera correcta––, o si te abandonó a tu suerte cuando más lo necesitabas, o dejó de sostenerte todos estos años permitiendo dolor, daño y maltrato hacia ti, entonces debes perdonarlo. ¿Pero sabes? la escuela de la vida me ha enseñado que cada vez que he sentido el desamparo de Dios cual Cristo en la cruz, al final del proceso me doy cuenta que nunca estuve solo, Él caminó a mi lado de manera tan imperceptible que a veces no lo vi, pero después comprendí que el dolor, el daño, el maltrato, el sentido de abandono y enojo es parte del guión de la vida y que debo aceptarlo, eso me ha hecho ver la vida con otros ojos, una vida en la cual puedo caminar a pesar de todo el mal que ella puede traer (aunque la vida también se compone de muchas bendiciones, ¡no seas tan pesimista!).

Pero para llegar a este nivel de comprensión tuve que pasar por el desierto, sentir el calor quemando mi espalda, el dolor en mis pies y la sequedad en mi garganta; y aunque muchas veces el camino se hizo largo ––pueden pasar años––, sé que tarde o temprano llegaré a Canaán, la Tierra Prometida y que nada saco enojándome con Dios. Entonces hago lo mejor que se me puede ocurrir: caigo de rodillas, derramo lágrimas de verdad, de aquellas que vienen del alma y le pido a Dios me ayude a seguir avanzando, perdonando, aceptando. Y cuando me levanto soy otro, uno que está en paz con la vida, con el Señor y conmigo mismo porque he comprendido que yo solito me hice ilusiones que no debía, me hice trampas, boicoteé mi futuro y terminé culpándolo a Él…, ¡perdóname Señor!

Bibliografía Recomendada

1. ¿Es malo enojarse con Dios? http://www.gotquestions.org/Espanol/enojado-con-Dios.html

2. Enojo contra Dios, “Normal”. http://vidacristiana.com/301-noticias/estudio/19346-enojo-contra-dios-normal

3. El que se enoja con Dios, ¿pierde? http://www.lupaprotestante.com/blog/el-que-se-enoja-con-dios-pierde/

4. Gil, Gabriel. “Bendito Jeremías, Caminando por el Valle del dolor y saliendo de él”.

5. Rivera, Aradi. “Entre luz y sombras. Cómo salir del Túnel sin salida y Recuperar las ganas de Vivir”.


En la playaGabriel Gil es Coach Integral Sistémico y Mentor de vidas; de profesión teólogo y por vocación divina pastor; además escribe post, artículos y libros. Su misión en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Anuncios

9 thoughts on “¿NECESITAS PERDONAR A DIOS?

  1. Silvia 20 septiembre, 2016 / 21:59

    Excelente artículo Gabriel, nos lleva a la reflexión sobre un tema que es muy difícil de tratar y de hablar, pues no todos pueden entenderlo.

    Es totalmente recomendable.

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 20 septiembre, 2016 / 22:14

      Gracias SILVIA por leer mi artículo y comentarlo. Y estoy de acuerdo contigo, este tema es difícil de tratar y hablar, pero una vez abordado de la manera correcta los beneficios son múltiples. Bendiciones.-

      Me gusta

  2. Marcos Díaz 13 septiembre, 2016 / 19:04

    Excelente enseñanza pastor. Son demaciados los pretextos que inventamos para no creer y hacer lo que realmente debemos, las instrucciones están bien dadas. Gracias por la reflexión…

    ¿Cómo se llama el libro de Paulo Coelho?

    Me gusta

  3. Marcos Díaz 13 septiembre, 2016 / 18:39

    Excelente enseñanza pastor… ¿Cómo se llama el libro de Paulo Coelho?

    Me gusta

  4. Verónica C. 7 septiembre, 2016 / 22:09

    Creo que necesito una vez más hacer las paces con Dios, por si algo pendiente hay. Me bendice mucho que lo voy a compartir con mis amigos. GRACIAS PASTOR!!!

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 7 septiembre, 2016 / 22:11

      Que bueno VERÓNICA C. que este artículo te haya bendecido, ¡ese es el propósito de mis escritos! Comparte con toda confianza a quienes tú quieras. Saludos.-

      Me gusta

  5. Rosnellys Guzmán 7 septiembre, 2016 / 17:46

    Excelente! Creo que este post es uno de esos que los pastores deberíamos de tener colgado en nuestro cuarto de devocional. Identificada al 100% con el artículo!!!

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 7 septiembre, 2016 / 19:22

      Gracias Rosnellys por leer mi artículo y comentarlo. Gustoso de contribuir al crecimiento de tu vida.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s