EL SUFRIMIENTO, UN MAESTRO EFECTIVO

 

dolor-sufrimientoTema 3:

EL SUFRIMIENTO, UN MAESTRO EFECTIVO” (Domingo 26/06/2016)

Introducción.

Desde el domingo 12 de junio hemos venido estudiando la serie “¿Por qué sufrimos los hijos de Dios?”. El primer domingo (12 de junio) estudiamos las características del libro de Job, obra literaria en la que se basa esta serie de sermones. En esa oportunidad vimos el contexto histórico del libro, la paternidad literaria (el autor), las fechas y los temas más relevantes de esa obra sapiencial, también estudiamos la vida de Job y sus amigos. En aquel domingo obtuvimos tres enseñanzas claves para entender el porqué sufren los hijos de Dios, éstos son los puntos principales:

  • 1º El sufrimiento es parte de la naturaleza humana.
  • 2º El sufrimiento puede ser causado por tres fuentes comunes.
  • 3º Es importante encontrarle sentido al sufrimiento.

El segundo domingo (19 de junio) nos adentramos aún más en el libro de Job, pero para ello toda la iglesia debió leer primero el libro en su totalidad desde la semana previa (fue una tarea que todos debían cumplir), de esta manera sería más fácil ahondar en temas que saldrían desde la misma lectura. Así entonces las enseñanzas aprendidas en esta oportunidad fueron:

  • 4º Dios es soberano
  • 5º Es imposible entender las acciones de Dios mediante pura lógica humana
  • 6º No veamos a Dios como nuestro Juez, sino como nuestro abogado
  • 7º La batalla de la fe es algo personal

Y hoy, domingo 26 de junio estaremos viendo el último sermón de esta serie, prédica que traerá a luz algunas lecciones más en cuanto al sufrimiento de los justos, ¿está listo para oír el mensaje de la Palabra de Dios a su vida? Seamos sensibles a la voz del Espíritu pues algo bueno tiene que decirnos.

PRIMERA ENSEÑANZA: Dios y aún Satanás reconocen a un hombre/mujer que camina en Integridad (Job 1:8-10).

  • El capítulo citado nos muestra a Dios mismo reconociendo a Job como un  hombre sin tacha, enseñándonos con esto que el Señor recorre la tierra mirando a los hombres y bendiciendo a quienes son rectos (2ª Crónicas 16:9); pero también Satanás reconoce a quienes son justos (Hechos 19:15).
  • Cuando buscamos a Dios de corazón y procuramos honrarle, tenemos más probabilidades que Él nos brinde su amistad eterna (Salmos 25:12-14).
  • Cuando un hombre o mujer caminan en integridad, justicia, rectitud, va dejando tras de sí una estela de santidad que es visible para todos, y esta estela -o testimonio-, es un medio para predicar de Cristo aún sin pronunciar palabras. Cristo dijo “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:15-20; Mateo 5:16).

SEGUNDA ENSEÑANZA: El sufrimiento nos hace entender que somos seres finitos: Nuestra vida es precaria y todo le pertenece a Dios (Job 1:20-21).

  • Debemos estar conscientes que todas nuestras pertenencias, nuestros seres queridos y aún nuestra propia vida es algo que nos puede ser quitado. Tener presente esto nos ayudará a estar preparados para los desastres de la vida, para los inconvenientes, las situaciones sobre las cuales no tenemos control; sin embargo, esto no significa que debemos vivir atemorizados o esperando que en cualquier momento suceda algo malo, sino, saber que por más hijos de Dios que seamos también estamos sujetos a las leyes de la vida (Mateo 5:45).
  • Por eso, mientras estemos vivos debemos aprovechar nuestra existencia pues al fin y al cabo nuestra vida es demasiado corta como para vivirla neciamente (Salmos 90:12).

TERCERA ENSEÑANZA: No podemos luchar contra Dios y vencer (41:1-10).

  • Job defendió su causa, se declaró inocente de todos los cargos y quiso demandar a Dios por los daños que estaba sufriendo (Job 13:3).
  • En todos sus discursos Job acusó a Dios de sus desgracias, aunque también declaraba que Él podía hacer lo que quisiera porque era dueño de la tierra. Se ve en Job una mezcla de sentimientos que expresa sin tapujos ni remordimientos (Job 3:23; 6:8; 6:26; 7:7; 7:16-21; 8:22; 8:32; 10:6-7).
  • Sin embargo, aunque no vamos a vencer a Dios sí podemos contender con Él, es decir, expresar nuestro enojo, descontento, amargura…, procura hacerlo sin pecar: “A pesar de todo lo sucedido, Job no pecó ni maldijo a Dios” (Job 1:22).

CUARTA ENSEÑANZA: El sufrimiento es una eficiente herramienta para que nuestra Oración sea atendida (Job 42:9 b).

  • El reconocido predicador del siglo XIX Charles Spurgeon dijo que “nuestras lágrimas son oraciones líquidas”. Una oración con lágrimas genuinas es una oración poderosa, liberadora. Esto ocurre porque es nuestro espíritu el que intercede con gemidos indescifrables (Romanos 8:26).
  • Dios atiende al que sufre, Él da fuerzas al abatido, Responde a quienes le buscan desde el dolor (Salmos 40:1-2; Salmos 86).
  • El sufrimiento nos purga de nuestros pecados, nos hace más humildes, más sensibles a la voz del Espíritu, más cercanos a Dios (Job 42:5; Salmos 56).

QUINTA ENSEÑANZA: Después de la Tormenta viene la Calma (Job 42:10-17)

  • Debemos tener la esperanza que todas nuestras pruebas están en control de Dios, Él no hace nada que no tenga un propósito. Así entonces vamos a creer que después del sufrimiento vendrá la alegría, después de la prueba vendrá la bendición (primero vino la Cruz, después la resurrección; primero vino la persecución de los primeros discípulos, después la propagación del evangelio; primero vino el dolor del parto, después tu hijo amado).
  • Recordemos que Dios jamás nos pondrá más carga de la que podamos llevar (1ª Corintios 10:13).
  • Mantengamos firmes nuestra esperanza que todo el sufrimiento en esta vida es pasajero en comparación con las glorias eternas que están preparadas para nosotros (Juan 14:1-2; Apocalipsis 2:10 b).

Conclusión.

¿Qué lecciones has aprendido de tu propio sufrimiento? (dar un espacio de opinión para que los feligreses expresen cuáles han sido las lecciones que ellos mismos han aprendido de su lectura del libro de Job y de su propio sufrimiento.

Concluimos diciendo que el sufrimiento es un maestro efectivo porque nos da lecciones imposibles de olvidar, enseñanzas que quedan “marcadas con fuego” en nuestra mente y corazón, ya sea la muerte de un ser querido, la quiebra financiera de un negocio, el rompimiento de una relación, el despido injusto de una organización, etc. El sufrimiento es un buen aliado si se lo sabe manejar; sin embargo, no todos son capaces de ver esto de la misma manera que se los he presentado hoy. Pidamos a Dios que las lecciones que el sufrimiento nos ha dado no se nos olviden, al contrario, sean efectivas para producir en nosotros el crecimiento deseado.

Por cierto mis queridos escuchas, en el libro escrito por su servidor, “Bendito Jeremías”, abordo más el tema del sufrimiento en la vida de quienes trabajan para Dios.


Anuncios

One thought on “EL SUFRIMIENTO, UN MAESTRO EFECTIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s