TRES TIPOS DE CRISTIANOS, ¿CUÁL ERES TÚ?

“Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: Te seguiré a donde quiera que vayas. Entonces Jesús le dijo: Las zorras tienen sus madrigueras y las aves tienen sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene un lugar donde descansar la cabeza. Jesús le dijo a otro: Sígueme. Pero el hombre le dijo: Primero déjame ir a enterrar a mi papá. Jesús le contestó: Deja que los muertos entierren a sus muertos, tú ve y anuncia el reino de Dios. También otro hombre le dijo: Yo te seguiré, Señor, pero primero deja que vaya a despedirme de mi familia. Pero Jesús le dijo: Aquel que empieza a arar un campo y mira hacia atrás, no sirve para el reino de Dios” (Lucas 9:57-62).

Cristo nos enseñó a avanzar en la vida, a no detenernos. Dios quiere que prosperemos, que progresemos, que seamos mejores, que crezcamos no sólo en cuestiones espirituales, también en otras áreas de nuestra vida. Ya saben, no somos espíritu solamente. Cristo lo dijo de esta manera: “No sólo de pan vive el hombre”.

En Lucas 9:57-62 Jesús nos ofrece unas hermosas enseñanzas del porqué cierto tipo de personas no logran crecer en sus vidas y otras sí; es que, “de todo hay en la viña del Señor”, y aquí encontramos tres tipos de cristianos. ¿Quieres que tipo de persona eres tú? Aquí van.

1. Primera Enseñanza, el EMOCIONAL que nada Consigue (vv. 57-58).
“Señor, te seguiré a donde quiera que vayas”. Este es el típico “emocional”. Es el tipo de cristiano que dice rápidamente “heme aquí”, sin medir las consecuencias de sus palabras. Es también el entusiasta que se compromete rápidamente con las cosas de Dios, pero su corazón no ha madurado el costo de seguir al Maestro. El verso 58 nos enseña tres verdades:

– Seguir a Jesús implica renunciar a nuestras comodidades si éstas se interponen en nuestra dedicación a Dios. Ser cristiano significa desacomodarme para que el Reino se acomode en mí.

– Jesús nunca dijo que el precio del discipulado sería barato, implica un precio elevado. ¿Estás dispuesto a pagarlo?

– La persona emocional es aquella que emprende cosas, pero no mide el esfuerzo que tendrá que hacer para culminarlas. Por lo general las personas emocionales nunca acaban sus proyectos de vida.

2. Segunda Enseñanza, el ANCLADO que no avanza en la Vida (vv. 59-60).
“Señor, déjame ir a enterrar a mi papá”. Una traducción más acertada del texto diría así: “Señor, debo cuidar de mis padres hasta que éstos mueran, luego te seguiré”. Jesús responde: “Deja a los muertos que entierren a sus muertos”. Aquí encontramos dos verdades interesantes:

– Esta persona es la típica que vive anclada por cuestiones aparentemente importantes, pero que a la larga roban la oportunidad de proyectarse en el futuro. Cristo aquí no se opone al cuidado de nuestros seres queridos, tampoco se opone a los servicios fúnebres; sino, al mal hábito de paralizar el avance de nuestras vidas por cuestiones inevitables.

– Cristo nos da una gran lección: El pasado debe quedar en el pasado. El futuro, con todas las oportunidades de éxito no espera a nadie. De ahí la fuerte respuesta del Maestro: “Deja a los muertos que entierren a sus muertos”.

3. Tercera Enseñanza, el que APLAZA sus tareas (vv. 61-62).
“Señor, te seguiré, pero déjame despedirme de mi familia”. En realidad, esta persona no se refiere a despedirse al estilo occidental: “Bueno, adiós, me voy”, no, sino pasar varios meses con los suyos antes de seguir a Cristo. Por eso el Maestro le responde con un antiguo proverbio judío: “Aquel que empieza a arar un campo y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios”. De este proverbio obtenemos tres verdades:

– Si vas a ser discípulo de Jesús, debes hacer de Él la prioridad en tu vida.

– Si decides ser cristiano, más vale que lo hagas bien y no estés volviendo a tu vieja manera de vivir (2ª Corintios 5:17).

– Deja de aplazar aquellas tareas que debiste terminar hace tiempo: Una decisión ineludible, una carrera universitaria, la compra de una casa propia, el ahorro para tu jubilación, perdonar a esa persona que te hizo daño, dejar ese vicio que te está matando, decirle a tu esposa lo mucho que la amas, dedicar más tiempo a tus hijos, etc. Las tareas inconclusas y los aplazamientos de responsabilidades nos cansan, nos detienen, nos frustran. No nos dejan avanzar en la vida.

CONCLUSIÓN.
Hay personas que avanzan a niveles de superación personal y otras no. Hay personas que consiguen ascensos en su trabajo, otras logran un título universitario, otras se casan con la persona amada, algunas se compran una casa propia, otras logran ser felices y algunas viven una vida espiritual ejemplar. Mientras que otras personas se estancan como barcos anclados a un muelle donde pasan años y nada nuevo ocurre con ellas, se pudren de tanto estar allí.

¿Se ha fijado que hay personas en su círculo de amigos, familiares o compañeros que siempre hablan del pasado como si éste se tratase de algo grandioso, imposible de superar? ¡Esas personas viven estancadas en el pasado! Esas personas viven de las glorias del ayer sin darse cuenta que el pasado ya pasó, y que el futuro no espera. La Biblia nos dice algo muy claro respecto de quienes viven mirando para atrás:

“No es inteligente preguntarse porque todo tiempo pasado fue mejor” (Eclesiastés 7:10).

La Biblia entonces nos da un mensaje futurista, un mensaje progresista, un mensaje que nos invita a vivir el presente extendiéndonos hacia el futuro. ¿Qué dice Filipenses 3:13, “Hermanos, considero que aún no llego a la meta, pero esto hago: Me olvido del pasado y me esfuerzo por alcanzar lo que está delante”.

En todo ambiente encontraremos a los emocionales, los anclados y los que aplazan. Estas personas nunca logran el éxito porque están atadas al pasado.

Hagamos el esfuerzo por salir del “círculo del menor esfuerzo” y decidámonos a avanzar en la vida porque para eso fuimos creados, para ser más de lo que hoy somos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s