DESINTERÉS, DESALIENTO E INSATISFACCIÓN, los Tres enemigos en la Obra de Dios

desrete (6)Texto de estudio, Hageo 1:3-5

  • Reina Valera: “Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: ¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos”.
  • Palabra de Dios para Todos: “Pero el Señor dijo también por medio del profeta Hageo: ¿Pero sí es el momento para que ustedes vivan en casas finamente terminadas, mientras que la casa del Señor está en ruinas? Ahora pues, dice el Señor Todopoderoso: Piensen bien lo que están haciendo.

INTRODUCCIÓN

  • Hageo significa “festivo” y tiene que ver con la tarea del profeta de animar a Zorobabel y al pueblo.
  • Hageo fue un profeta que predicó después del exilio judío. Debemos recordar que los judíos fueron esclavizados y llevados cautivos a Babilonia donde estuvieron por más de 45 años. El libro de Hageo comprende desde el año 520 a.C. en adelante.
  • Finalmente, el rey Ciro el Grande les concedió la libertad a todos los judíos que desearan volver a su tierra a reconstruirla (esto fue en el 538 a.C.), sin embargo, no todos querían regresar, ellos se sentían más cómodos en Babilonia ya que Jerusalén estaba totalmente destruida. Babilonia era la ciudad más grande y moderna de aquella época.
  • No obstante Zorobabel junto con un puñado de judíos, decidieron volver a su país a reconstruir el templo de Dios que estaba en ruinas. Una tarea nada fácil, pero Zorobabel y los que le acompañaron tenían pasión, fuerza y ganas de levantar el templo, símbolo y signo de la fe israelita, así que emprendieron el retorno.
  • Ahora bien, los judíos que volvieron a Jerusalén comenzaron la obra de reconstrucción muy bien, de hecho en los dos primeros años construyeron el cimiento del templo y el altar logrando incluso hacer sacrificios en él. No obstante, algo ocurrió con Zorobabel y sus trabajadores, algo impidió que la obra de reconstrucción siguiera avanzando, de hecho la obra se paralizó por completo por 16 años. Es decir, los 2 primeros años trabajaron duro, luego por 16 años abandonaron la obra.
  • Este es el panorama cuando Hageo llegó a Jerusalén, él se encontró con un templo a  medio terminar, unos trabajadores que ya no trabajaban en la faena y un capataz (Zorobabel) completamente desmotivado.
  • ¿Qué ocurrió? ¿Qué impidió el avance de la obra? ¿Qué pasó con la pasión, fuerza y ganas de los trabajadores? Tanto Zorobabel y los judíos que regresaron a Jerusalén se vieron enfrentados a problemas internos que obstaculizaron la reconstrucción del templo, problemas que impidieron el avance de la obra, problemas a los que Hageo hace frente y ofrece prácticas soluciones.
  • Acompáñeme en esta fascinante historia y descubramos juntos los problemas y soluciones que el libro de Hageo nos presenta.

CUERPO

A. PRIMER PROBLEMA, el Desinterés (1:1-15) / Recomiendo leer todos los versículos para entender bien la historia.

EL PROBLEMA: El pueblo había retornado del exilio con el firme propósito de reconstruir el templo de Jerusalén (Esdras 1:2-4) y había comenzado la tarea asignada; pero la gente se había interesado más en construir sus propias casas, quizás para olvidar el tiempo vivido en tierra extraña (1:4). La gente prefirió ocuparse de sus asuntos, olvidando “los asuntos de Dios”, luego vinieron las consecuencias de esto.

  • LA SOLUCIÓN: Hageo presenta aquí una solución en dos partes. Primero debían reconocer que su vida era infructuosa, porque habían desestimado la Casa de Dios para ocuparse de sus propias casas (1:5-6); Segundo, después de comprender el mal que habían hecho el pueblo debía comprender que Dios aceptaría la obra que fuesen capaces de hacer y lo glorificarían con solo dedicarle aquello que tenían (1:8).

B. SEGUNDO PROBLEMA, el Desaliento (2:1-9) / Recomiendo leer todos los versículos para entender bien la historia.

EL PROBLEMA: Algunos entre las personas mayores dentro del grupo de los exiliados retornados habían visto el templo de Salomón cuando eran niños, así que ningún edificio, por hermoso que haya sido, podía compararse con la gloria del templo anterior. ¡Los ancianos estaban desmotivando a los más jóvenes diciéndoles que nunca podrían construir un templo tan hermoso como el de Salomón! (2:3).

  • El desaliento de los mayores pronto influenció a los más jóvenes, y a sólo un mes de iniciada la obra cesó la edificación del templo. Nuevamente Hageo trae un mensaje dirigido a enfrentarse enérgicamente al desaliento del pueblo.
  • LA SOLUCIÓN: La solución consta de dos partes: una trata del problema inmediato, la otra ofrece una solución a largo plazo. Por el momento, es suficiente que el pueblo se esfuerce… se esfuerce y trabaje (2:4). La otra clave para superar el desaliento es hacer saber a los constructores que están edificando un templo para que Dios lo llene con su gloria, de tal manera, que éste sobrepasará la antigua gloria del templo de Salomón (2:9).

C. Tercer Problema, la Insatisfacción (2:10-23) / Recomiendo leer todos los versículos para entender bien la historia.

EL PROBLEMA: Ahora que la gente está trabajando esperan recuperar en tres meses los 16 años de inactividad…, simplemente una utopía.

  • LA SOLUCIÓN: El profeta se presenta ante los sacerdotes con una pregunta (2:12-13) sobre las cosas limpias e inmundas. La respuesta de los sacerdotes es que la inmundicia se contagia, la santidad no. La lección es obvia: no esperes que la obra de tres meses compense dieciséis años de negligencia.
  • Seguidamente Hageo les da una palabra de aliento que constituye para el pueblo una sorpresa: “Mas desde este día os bendeciré” (2:19). Es decir, Dios sigue dando oportunidades al pueblo para que éste reconstruya el templo, la misericordia de Dios se muestra aquí en todo su esplendor.

CONCLUSIÓN

¿Qué aprendemos de este libro y de la historia que nos narra? Al menos 4 verdades:

Los problemas que enfrentó Zorobabel y sus trabajadores, desinterés, desaliento e insatisfacción son más comunes de lo que pensamos y pueden ocurrir hoy en nuestra iglesia, en nuestra vida personal, en nuestro matrimonio, en nuestra carrera universitaria, en nuestros proyectos.

Debemos recurrir a Dios en busca de su ayuda para identificar cuáles son aquellos problemas que impiden que nuestra iglesia avance y crezca en todos los sentidos.

Debemos reconocer que Dios nos hace un llamado a dedicarnos a la tarea que Él nos ha asignado. No debemos permitir que las dificultades, los enemigos, o las inclinaciones egoístas, nos aparten de las responsabilidades de la Iglesia.

Con la ayuda del Espíritu Santo la iglesia puede hacer frente a cualquier problema y avanzar en el cumplimiento de la misión de Dios que es predicar de Jesucristo a todas las criaturas de la tierra.

APLICACIÓN

  • Pero, ¿será que Zorobabel logró reconstruir el templo? Pareciera que nuestra historia está inconclusa, pero al leer el libro de Zacarías (otro profeta pos – exílico), nos damos cuenta que el templo de Salomón fue reconstruido en cinco años (esto no aparece en Hageo pero sí en Zacarías).
  • Es decir que el trabajo de Hageo no fue en vano, él logró motivar a Zorobabel y sus trabajadores para terminar el templo en un tiempo corto y a pesar de todas las dificultades que siguieron enfrentando.
  • Recuerde que hay mucho trabajo en la Obra del Señor, pero también mucha oposición. No permita que los problemas paralicen la obra que Dios quiere hacer en esta congregación y en su vida.
  • Leamos juntos Mateo 9:37, “A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos”.
  • ¿Has sentido desinterés por la Obra de Dios? ¿has palpado el desaliento de no querer seguir? ¿te has sentido insatisfecho con tu vida cristiana? Estos tres elementos -desinterés, desaliento e insatisfacción-, son enemigos poderosos del avance cristiano, es hora de ponerles un alto, pero, ¿cómo? ¡Trabajando en la obra de Dios!
  • Oremos

Sermón basado de la Biblia de Estudio Plenitud, Dr. Sam Middlebrook.


Gabriel Gil es Coach integral sistémico y mentor de vidas, dcropped-la-foto-1-copia-21.jpge profesión teólogo, de vocación pastor. Además es escritor (ha escrito tres libros y un cuarto en camino). Su Propósito en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”.

Anuncios

One thought on “DESINTERÉS, DESALIENTO E INSATISFACCIÓN, los Tres enemigos en la Obra de Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s