GORDA O NO…, ESTA SOY YO

12189851_10153765746066473_2081503439570632595_n

 

 

A menudo me encuentro con mujeres que luchan con aceptar el cuerpo con el que vinieron al mundo, ya saben, “el envoltorio que envuelve su ser”; de hecho muchas de ellas dejaron que otros definieran su imagen y hoy luchan internamente pues no saben qué mismo les pasa. Ya sea los estereotipos de Hollywood, los cánones de belleza de la prensa farandulera, o la última tendencia de las pasarelas de moda, todo eso y más empujan constantemente a las mujeres a querer “el cuerpo soñado”, aquel donde sólo “las afortunadas caben”.

Sin embargo, una nueva generación de féminas está surgiendo, un tipo de mujeres renovadas que sin perder su femeneidad, elegancia y coquetería innata han aceptado sus formas, curvas, valles y montañas…, ya sabes a qué me refiero y si no, bueno, creo que te hace falta leer a Neruda (jeje). El asunto es que estas nuevas mujeres se dieron cuenta que “el cuerpo perfecto” simplemente no existe, es una tonta ilusión que algunas aún persiguen, pero que ellas decidieron desechar para aceptar con agradecimiento y alegría “las gracias físicas con que Dios las dotó”. Sí, es que aceptarse a sí mismas -con los excesos y carencias-, es mucho mejor que compararse a modelos que poco o nada tienen que ver con ellas.

Ahora bien, con este escrito no quiero decir que las mujeres, y también los hombres, deben “dejarse estar” con sus cuerpos, ¡no!, al contrario, mientras podamos trabajar nuestro aspecto físico tanto en vestimenta, forma y salud hagámoslo porque la Biblia es clara al señalar que “somos templo del Espíritu Santo” (1ª Corintios 3:16), y por tanto nuestro cuerpo debe estar en óptimas condiciones para albergar a la tercera persona de la Trinidad. Así que no descartes ir al gimnasio como parte de tu rutina para modelar tu cuerpo, ir al médico una vez al año para chequear tu estado de salud, ir a las tiendas de moda para vestirte de manera atractiva pero decorosa…, ¡pero no hagas de todo esto una obsesión!, busca el equilibrio, acéptate tal y como eres. ¿He sido claro? Y si no, bueno, debes entender que aunque esos tacones te hacen ver más alta y respingada, tu altura nunca será más de 1,60 mts; aunque esa faja que usas debajo de la blusa hace que los gorditos desaparezcan, siempre estarán ahí; aunque esa falda disimule tu “humanidad”, es el dote con el que fuiste bendecida, ¿capiche? No dejes de usar todos esos accesorios que te hacen ver tan linda, pero no los uses para “tapar tus imperfecciones”, al contrario, úsalos para resaltar lo que es obvio para todos (menos para ti).

La aceptación de tu cuerpo es un paso liberador, paso que toda mujer debe dar si en verdad quiere optar a una vida de plenitud, gozo y éxitos sin fin. La no aceptación de tu cuerpo provoca en ti miedo, frustración, ansiedad, complejos de inferioridad, tristeza y dolor; deja de compararte con otras, compárate contigo misma, ámate, agradece a Dios por cómo te ha formado y sonríe, sí, sonríe pues allá afuera todavía existen hombres que buscan una sonrisa que los conquiste…, ¡las medidas de barbie no lo son todo! Cuando te aceptas tal y como eres -aunque siempre mejorando-, entregas un mensaje claro al mundo: ¡Gorda o no…, esta soy yo! Y créeme, el príncipe azul que andas buscando llegará y caerá rendido a tus pies, ¿qué hombre podría resistir a una mujer que se acepta así misma, que mira con ojos de pasión, con una sonrisa encantadora y huequitos en sus mejillas?

Sé tú, y no el reflejo de otra.

Finalmente… La chica encantadora de la foto de arriba es conocida mía (Francesca Freire). Ella acepta su cuerpo y lo muestra con libertad. Tendrías que conocerla en persona para ver cómo sus ojos y sonrisa expresan el equilibrio interior del que les estoy hablando. Ella me dijo: “Entiendo que nunca tendré las tallas de una modelo de Victoria’s Secret, así mi hizo Dios. Quizás podré bajar más de peso pero siempre tendré caderas grandes y tendré esa estatura, lo entendí por fin… Y si a otros no les gusta no debo preocuparme”. ¡Bien Fran!

10154241_10206094782306240_9155660004954333010_nPor último estos son mis humildes consejos para ustedes, los he escrito con temor y temblor. Si no atiné les pido disculpas, recuerden que soy hombre (jeje).

1. Da gracias a Dios por tu cuerpo: El Señor te ha dotado con un cuerpo funcional que te lleva de un lugar a otro, no todas las personas cuentan con un cuerpo sano y con todas sus funciones, pero tú sí. Así que deja de maldecirte y agradece.

2. Acepta tu cuerpo tal y como es: Deja de criticar, maldecir y encontrarte gorda o no muy a gusto contigo misma. Los estereotipos de la moda son eso, un mero espejismo, ¿por qué compararte a ellos? Tu cuerpo es bello aunque te sobre un rollito por aquí o uno por allá. Ahora, si en verdad estás gordita y lo sabes, lee el siguiente consejo.

3. Si puedes mejorar tu cuerpo hazlo: Hazte el propósito de caminar a diario, hacer ejercicio, comer sano, tomar más agua… ¡pero no hagas de esto una obsesión! Todo en su justo equilibrio. No te adelgaces mucho, quizá a tu esposo le gusta que su mujer sea “generosa de cuerpo”, ya sabes a que me refiero.

4. Para Mujeres casadas…, ¡Reconquista a tu marido, así tal y cual eres!: Hay mujeres que no hacen el amor con sus maridos si no es con la luz apagada porque se avergüenzan de ellas… ¡pamplinas! Los ojos de tu hombre se hicieron para ver y él estará gustoso de verte coqueta, sensual y dispuesta a jugar.

5. Todo está en la mente: Si tú te veas fea, entonces actuarás como tal; por el contrario, si te ves como una mujer bella, créeme amiga, comenzarás a actuar así. ¡Echa fuera la depresión!

Termino con esto, no eres una chiquilla de 16 años, ya sabes, con un cuerpo que “está firme y todo en su lugar”; asume tu edad, tu femineidad y tus “gorditos”.

P.D. Si el artículo les gustó pongan “me gusta” y dejen sus comentarios, agreguen valor a este escrito. Gracias.-

Lecturas Recomendadas:

  1. Acepta tu Cuerpo y sé Feliz http://www.cosmopolitan.taconeras.net/2013/04/22/acepta-tu-cuerpo-y-se-feliz/
  2. Viaje Interior: Acepta tu Cuerpo http://www.mermgampsviajeinterior.blogspot.cl/2013/01/acepta-tu-cuerpo.html
  3. La belleza de la mujer: Una perspectiva desde la Biblia https://labellezanohamuerto.wordpress.com/2011/12/29/la-belleza-de-la-mujer-una-perspectiva-desde-la-biblia/

527781_3934342434666_234119350_nGabriel Gil es coach integral sistémico y mentor de vidas, de profesión teólogo. Su propósito en este mundo es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”. Es fundador y director de MENTHOR, Consultora en Desarrollo Humano. A través de esta consultora ha impartido seminarios presenciales, talleres y charlas desde México a Chile; y seminarios virtuales (webinarios) a varias personas en diferentes Continentes. Muchos líderes han logrado subir su nivel de eficiencia personal y organizacional con los programas de entrenamiento que Gabriel ha creado.

Anuncios

2 thoughts on “GORDA O NO…, ESTA SOY YO

  1. maribel campos 5 noviembre, 2015 / 19:53

    Excelentes consejos con buena enseñanza pastor Gil, la vetdad soy una mujer hermosa liberada y feliz, aunque reconozco que debo cuidar mi salud y por amor a mi misma , mi familia y por su puesto al Señor, para poder servirle con libertad y buena condición física, gracias por su aporte que me bendice mucho😃😃

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 5 noviembre, 2015 / 21:02

      Gracias Maribel por leer el artículo y comentarlo. Estoy de acuerdo con tus palabras, y me alegra que te consideres una mujer hermosa, liberada y feliz. Sigue así, dando ejemplo para las demás.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s