GATO POR LIEBRE – por Andrés Miranda

cabecera

En algunos lugares lo llaman “mercado de las pulgas”, o flea market, en otros “feria callejera” o incluso “cambalache”. Ahí puedes encontrar unos anteojos quebrados o una obra de arte. Unos zapatos viejos o un disco musical de colección. Así son las redes sociales, como un montón de cosas inútiles e irrelevantes y algunas maravillas y sorpresas. La clave es reconocer la diferencia.

Entender que la frase “al que madruga Dios lo ayuda” no la dijo Paulo Cohelo, tampoco “haz el bien sin mirar a quien” la dijo Mario Benedetti. Comprender que subir ciertas fotos no le agrega nada bueno a la humanidad y que es posible que algún loco enfermo en alguna aparte del mundo colecciona las fotos tiernas de tus hijos o nietos, sobretodo si están con poca ropa. A veces no entiendo por qué mis ojos y oídos virtuales tienen que oír o leer las indirectas, reproches, insultos o mentiras que personas se envían cual misiles unas a otras. Pero así mismo es un mercado de pulgas…, “para encontrar una reliquia de mucho valor tienes que cruzar por una cantidad de cosas irrelevantes”. En el mismo contexto se mueven las personas que oyen o leen a maestros, predicadores, cantantes, apóstoles y profetas en las redes sociales. Hay de todo y para todos los gustos.

He visto unas controversias fenomenales acerca de lo que dijo fulano de tal y lo que respondió mengano, y lo que opina la gente. Voy a confesarlo, sigo a varios predicadores, apóstoles y profetas. Los escucho con atención, aprendo, me edifico y crezco, pero como se dice en mi pueblo, nadie me vende gato por liebre. Ni un político, ni un predicador. Mi fórmula es sencilla: Cuando un político dice que hay que hacer esto y lo otro, le pregunto, ¿y por qué no lo hiciste? Cuando un predicador me dice que hay que hacer esto y lo otro le pregunto, ¿y tú lo haces?

La consecuencia de tanta información y la libertad tan grande del “uso y abuso” del Internet es, a veces, una confusión inmensa y gentes discutiendo por cosas que no saben. Por eso, antes de discutir, opinar y envolverse en una controversia hay que leer la Biblia. Más que leerla, estudiarla. Muchos hablan de lo que no saben, atacan lo que ignoran, defienden lo que no existe. La Biblia, que es la Palabra de Dios es el mejor filtro para saber si algo es verdadero o falso. Si es gato o es liebre, si es oveja o es lobo, si es pescado fresco o pescado podrido. Jesús dijo “y conocerán la verdad y la verdad los hará libres”. Sólo la verdad que conoces te libera. En fin, si andas por las redes, no te enredes.


11088496_10152595331171191_7969366640162528075_o

Andrés Miranda nació en Montevideo, Uruguay. Es pastor, escritor y periodista, especializado en temas de Liderazgo, Plantación de Iglesias y Familia. Es autor de varios libros, entre los cuales destaca “Sueños Grandes, Comienzos Pequeños”, su más reciente publicación. Es pastor- fundador de la Iglesia Luz para las Naciones, una iglesia multicultural con sede en la ciudad de Chattanooga, Tennesee. Es director-fundador de M.E.N.T.O.R. Internacional, una organización de dedicada al entrenamiento y capacitación de Líderes y Emprendedores por medio de conferencias, seminarios y publicaciones. Sitio web: http://www.andresmiranda.org

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s