¿SIN SENOS NO HAY PARAÍSO? La Cultura de la Belleza Corporal

tratamientos_estetica_hospitales_san_roque_maspalomas

“Sin senos no hay paraíso”, fue el título de una conocida telenovela colombiana que representa con exactitud lo que ocurre hoy en la cultura de la belleza corporal: Hombres y mujeres luchan por verse bellos, al menos por afuera, sin importar las consecuencias físicas, económicas y relacionales que esto pueda traer. Recuerdo cuando atendí a un hombre cristiano de una iglesia en Ecuador el cual estaba furioso porque su mujer había decidido aumentarse los senos. ¿La razón? Ella argumentaba que al hacer esto  conseguiría un trabajo mejor lo cual reportaría mayores ingresos para la familia. Lo curioso de este episodio es que la señora estaba convencida que la sociedad la “premiaría por verse más voluminosa”…, triste realidad con la que debemos lidiar a diario.  La pregunta que les hago a mis lectores es, ¿la razón que esta mujer argumentó es válida?

Se los pongo así: “La era que vivimos actualmente es la respuesta al fracaso de la modernidad”. Fracaso por cuanto el hombre a pesar de conquistar la ciencia, medicina, artes y letras, no logró conquistarse a sí mismo. Así entonces la posmodernidad es un intento del ser humano por comprender el mundo que lo rodea, interpretarlo, vivirlo y al mismo tiempo, entenderse a sí mismo como un ser único. Pero, ¿lo ha conseguido?

La cultura de lo Estéticoprimeros-días-del-gym
La estética ha venido a reemplazar a la ética, es la afirmación de Antonio Cruz, conocido autor e investigador de la posmodernidad. Su aseveración es muy incisiva.

La fascinación por la belleza corporal es una de las características de la era posmoderna. Así se busca incansablemente ser bello, pues el ser feo -o normal-, es algo “fuera de onda”. Y esto ha sido justificado con interminables discursos antropológicos, sociológicos, filosóficos y hasta teológicos, utilizando incluso la Biblia para justificar este presupuesto posmoderno.

Los ancianos de hoy -asegura Cruz-, buscan llegar a la vejez llenos de vida, pero una vida estética, donde las camisetas, jeans y tintes para el cabello han venido a reemplazar la sabiduría que simbolizaban las canas. Según este investigador, “los ancianos exitosos son aquellos que parecen jóvenes en su apariencia corporal”. Sostiene Cruz: “el hombre de 60 años busca aparentar la edad de uno de 40, el de 40 años desea verse como uno de 30. Lo mismo ocurre con las mujeres a quienes la sociedad posmoderna las ha presionado al extremo que muchas de ellas han recurrido a operaciones quirúrgicas que minimicen u oculten los rasgos propios de su edad”.

Pero, ¿Es malo cuidar nuestra Belleza física? ¡Claro que No!

La primera parte de este artículo habla sobre la reflexión sociológica acerca de la cultura de lo estético, pero no lapidemos a quienes buscan ser bellos. Acompáñeme en las siguientes líneas y verá que esto de la belleza es tanto productiva como plenificante, nomás que hay que saber buscarla en la medida justa.

Me he quedado sorprendido con tan poca información al respecto de este tema. La mayoría de los artículos cristianos que encontré hablan de la belleza física como algo malo, superfluo, casi satánico. Abundan los estudios bíblicos que se toman de versículos como… “Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios” (1ª Pedro 3:3-4), “Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza” (Proverbios 31:30), “¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti!” (Isaías 60:1). Estos versos son una verdad, pero, ¿qué hacemos con aquellos relatos bíblicos que nos mencionan a mujeres bellas como Ester y hombres atractivos como José, por ejemplo? ¿Eran todos personajes vanidosos? No lo creo.

Leamos Cantar de los Cantares y nos daremos cuenta que la sulamita era una mujer que no sólo era bella por dentro, también lo era por fuera, y esa belleza física traía loco a Salomón, era una morena sencillamente linda.

  • Cantares 1:9, “A yegua de los carros de Faraón te he comparado, amiga mía”.
  • Cantares 1:10-11, “¡Preciosas se ven tus mejillas en medio de tus trenzas!¡Bellísimo luce tu cuello entre tan bellos collares! ¡Voy a regalarte joyas de oro, incrustadas de plata!.
  • Cantares 4:3, “Tus labios, como un hilo de grana, Y tu habla hermosa; Tus sienes, como cachos de granada á la parte adentro de tus guedejas.
  • Cantares 4, “¡Eres bella, amada mía! ¡Eres sumamente bella! Son tus ojos dos palomas que se asoman tras el velo. Son tus negros cabellos cabritos que juguetean en los montes de Galaad. Son blancos tus dientes, como ovejas recién bañadas listas para la trasquila. Son rojos tus labios cual cinta escarlata, y melodiosas tus palabras. Tus mejillas, tras el velo, son rojas como manzanas. Tu cuello me recuerda a la torre de David, hecha de piedras labradas y adornada con mil escudos de valientes guerreros. Tus pechos son dos gacelas, ¡son dos gacelas que pastan entre las rosas! Mientras sopla todavía la brisa de la tarde, y las sombras van cayendo, subiré a la colina de las suaves fragancias. ¡Qué bella eres, amada mía! ¡Todo en ti es perfecto! ¡Vamos, novia mía, baja del Líbano conmigo! Baja de las cumbres de los montes, baja de las cuevas de los leones, de los montes de los leopardos”.

maxresdefaultOtro caso es el de la Reina Ester quien salvó a los judíos del exterminio gracias a la ayuda de Dios, pero también porque agradó al rey. ¿Qué significa esto? La interpretación “espiritual” es que el rey se dejó llevar por la “gracia” en Ester. Okey, no lo vamos a discutir pero, ¿no influyó en nada que esta mujer era bella en extremo? ¿No tiene nada que ver el que haya pasado por un riguroso tratamiento de belleza de 12 meses para hacerse más bonita aún? Leamos Ester 2:7, “Mardoqueo tenía una prima llamada Jadasá, conocida también como Ester… tenía una figura atractiva y era muy hermosa”. Ester 2:12, “Ahora bien, para poder presentarse ante el rey, una joven tenía que completar los doce meses de tratamiento de belleza prescritos: seis meses con aceite de mirra, y seis con perfumes y cosméticos”. Ester 3:16-17, “Ester fue llevada al palacio real ante el rey Asuero… el rey se enamoró de Ester más que de todas las demás mujeres y ella se ganó su aprobación y simpatía más que el resto de las vírgenes”. ¿Saben que pienso con estos versículo? ¡Una buena apariencia abre puertas! Cuidar por tanto nuestro cuerpo, nuestro aspecto externo, nuestro rostro, no es algo superfluo, es algo bueno si se lo hace en la medida justa.

el-sedentarismoEl Templo del Espíritu merece ser Cuidado.
Fue el apóstol Pablo quien escribió que nosotros, los hijos de Dios, somos Templo del Espíritu Santo. Por tanto debemos cuidar nuestro cuerpo, al fin de cuentas somos mayordomos de Dios y debemos administrar sabiamente los recursos divinos, entre ellos nuestro cuerpo.

Cuidar nuestro cuerpo significará hacer ejercicio diario, tomar agua en abundancia, comer sano, dormir en los tiempos correctos; y a esto debemos sumarle cuidar nuestra apariencia, nuestra belleza. Sin embargo, debemos llegar a un equilibrio sano y justo sin polarizarnos. Lo espiritual y estético deben caminar juntos pues ambos son importantes para nuestras vidas. Y por favor, no seamos fariseos reprendiendo a las personas que cuidan de su aspecto físico, más bien aprendamos de ellas, así como de las que cultivan una vida espiritual interior.

Por lo demás siempre he admirado a aquellos ministros(as) que además de ejercer un liderazgo de trascendencia cuidan de su figura, de su rostro, de oler y verse bien, poniendo atención no sólo a sus hábitos espirituales, también a su forma de vestir, ¿es malo esto? Recuerdo cuando una ex-alumna, dueña de su propio SPA, me bendijo con varias sesiones de tratamiento de belleza corporal. Esto fue en Quito cuando daba clases en un seminario de teología. Al principio me daba vergüenza ir, ya saben, por prejuicio. Pero después de la primera sesión con cremas, masajes, rayos láser… jajajaja, debo reconocer que me gustó. Además, Rebeca, así se llama esta mujer, era una experta y hacía que en mi hora de sesión me relajara hasta dormir. Mis alumnos de la época dicen que me veía más lindo (broma, en realidad se mofaron bastante… ¡bandidos!).

Para Concluir

La Biblia nos enseña una combinación perfecta que nos ayudará a ser bellos por dentro y por fuera: “El corazón alegre hermosea el rostro…” (Proverbios 15:13). Mientras más nos acerquemos a Dios, más nos embellecerá por dentro, y esto será notorio hacia afuera pues la belleza interior no puede ocultarse, siempre se hace visible en quienes la poseen. Si a esta belleza interior le sumamos cariño por nuestra apariencia física… ¡guau! una combinación potente relucirá en nosotros. Ahora bien, seamos humildes y pidamos ayuda a expertos que nos ayuden en lo uno y en lo otro (en lo espiritual y en lo físico). Cada vez hay más cristianos y cristianas que ejercen como cosmetólogas, asesores de imagen, expertas en estética; son profesiones que lejos de ser “carnales” aportan valor a las vidas de las personas. Escuchémosles, seguro nos ayudarán a “hermosear el templo por fuera”, ya que a algunos como yo nos vendría bien una “manito de gato” (chilenismo).

Siempre es agradable ver en las iglesias, ministerios y fundaciones cristianas hombres y mujeres que cuidan tanto su belleza interna como externa.

Con aprecio…, Gabriel Gil, Enseñándote a vivir Productivamente


la foto (1) copia 2Gabriel Gil es coach integral sistémico y mentor de vidas, de profesión teólogo. Su propósito en la vida es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”. Es fundador y director de MENTHOR, Consultora en Desarrollo Humano. A través de esta consultora ha impartido seminarios, talleres y charlas desde México a Chile de manera presencial, y seminarios virtuales a varias personas en diferentes Continentes. Muchos líderes han logrado subir su nivel de eficiencia -personal y organizacional-, al tomar los programas de entrenamiento que Gabriel ha creado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s