LA MEJOR INVERSIÓN ES LA EDUCACIÓN

educacion-adultosHace años atrás el hijo adolescente de una de mis alumnas del Seminario me dijo lo siguiente: “Me siento orgulloso que mi mamá haya culminado su Licenciatura en Teología, ahora yo terminaré mi colegio”. Este jovencito hablaba de su madre, una señora de 35 años de edad, casada y con dos hijos adolescentes que había terminado un proceso de estudios superiores de 3 años en el seminario teológico donde yo era profesor. Ella, a pesar de las muchas tareas que a diario enfrentó como madre, esposa, y alumna, logró graduarse. Esto gatilló el motivador interno que su hijo necesitaba para culminar también.

Cuando escuché las palabras de aquel jovencito me puse a reflexionar en la tremenda influencia que ejercemos los padres sobre nuestros hijos, y que lamentablemente a veces no es la mejor. También recordé el viejo dicho que reza: “Tus hechos hablan más fuerte que tus palabras”. Así entonces nuestra actitud será heredada por nuestros hijos, por lo tanto, más vale que tu actitud sea la mejor.

Los Padres, Gestores de la Educación

Los padres, por tanto, somos los principales motivadores, influenciadores, gestadores y mentores de nuestros hijos, somos a quienes  se nos ha encomendado la difícil tarea de educar a las futuras generaciones de niños y niñas de todo el mundo. Pero, ¿se imagina usted si como padres decidiéramos no invertir más nuestro tiempo, dinero y esfuerzo en la educación de nuestros hijos? ¡El mundo sería un caos! Ya no habría esperanza en el presente y menos en el futuro. A veces pensamos que ésta es tarea del colegio o incluso de la iglesia…, no es así. Es nuestra responsabilidad; por eso el proverbista declara: “Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22:6). Pero también los libros apócrifos nos dicen: “Si tienes hijos, edúcalos” (Eclesiástico 7:23).

Así entonces aunque en nuestra sociedad occidental gozamos de innumerables ofertas educativas (escuelas, colegios, universidades, institutos, seminarios, otros), somos los padres los principales educadores de la sociedad. Somos nosotros quienes debemos velar porque nuestros hijos e hijas avancen en su proceso educativo, somos nosotros quienes debemos luchar para que los niños  construyan un país mejor del que nosotros hemos construido, ¿está de acuerdo con esto? ¡Claro que sí?

Tiempo atrás mientras conducía por las ajetreadas calles de Santiago observé un cartel pintado sobre un muro de concreto de uno de los edificios de la ciudad, el cartel contenía una frase que decía más o menos así: “La educación es la mejor herencia que puedes dejar a tus hijos”.

¡Vaya! –exclamé– fue como una brisa de esperanza que inundó mi corazón. Quien haya escrito esto –pensé- tiene toda la razón. Y de hecho nosotros los padres luchamos todos los días para que a nuestros hijos les vaya mejor en la vida que a nosotros; deseamos que sean mejores que nosotros, es la ley de la vida cósmica e irrefutable.

La educación es la mejor inversión que podemos hacer. Es una inversión no a corto, sino a mediano y largo plazo, pues ¿quién dice que el hijo o hija que estamos educando hoy no llegará a ser el próximo presidente que tanto necesitamos? Así es, la educación, por difícil que a veces nos pueda resultar es la mejor inversión que podemos hacer. No te canses pues de animar a tu hijo/a a estudiar, aprender, conocer, esforzarse por ser más; quizá estás educando un futuro médico, abogado, arquitecto, ¿o porqué no un futuro técnico, artesano, artista, pintor? Incluso tienes en tus manos a un próximo y destacado líder espiritual de la Iglesia de Jesucristo.

Comencemos por Nosotros Primero

Lo-compartí-yo-primeroPero, ¿cómo podremos influenciar en nuestros hijos si nosotros mismos hemos truncado nuestro proceso educativo? En mi caminar como profesor y asesor me he encontrado con demasiadas personas que tuvieron que dejar la escuela, colegio o universidad para dedicarse a trabajar; luego estas personas han tenido hijos y luchan para que éstos terminen lo que ellos no pudieron. Al conversar con ellos he notado un sentimiento de frustración escondido, un sentimiento que en algunos casos se ha vuelto depresivo. Mi consejo ha sido siempre el  mismo: ¡Termina la escuela! ¡Obtén tu título universitario! ¡Tú puedes estudiar!

Hoy existen tantas oportunidades y formas en que los adultos podemos estudiar que la típica excusa “no hay posibilidad para mí” ya no es válida. ¡Nunca es tarde para comenzar de nuevo!

Entonces la educación como inversión no sólo es hacia los hijos, nosotros los padres también debemos invertir en nuestra propia educación. Reanudar los estudios es el mejor ejemplo que les podemos dar. Recuerde que: “Si dejas de aprender hoy, dejas de crecer mañana”.

La Biblia dice esto: “Mi pueblo pereció porque le faltó conocimiento” (Oseas 4:6). A veces pensamos que este versículo es aplicable sólo a un contexto espiritual, ya sabes, “que si no estudiamos la Sagrada Escritura moriremos espiritualmente”. ¿Qué les puedo decir? Sí y no. El versículo en cuestión no sólo apunta a adquirir conocimientos de Dios, sino a la vida misma. Miren, se los pongo así: Muchas oportunidades has perdido porque no has estado listo, porque no hiciste las tareas, porque te has abandonado, porque te estancaste en tu proceso de crecimiento en la vida. Por alguna razón decidiste no avanzar más y te quedaste con las glorias del ayer, ¿pero sabes? es tiempo de hacer correr las aguas en tu cisterna…, ¡tu pozo necesita ser revitalizado! Por tanto, comienza a leer, a estudiar, a tomar cursos de capacitación. Actualízate, revitalízate, infórmate. Karl Barth lo dijo así: “El cristiano debe tener la Biblia en la mano derecha y el periódico en el izquierdo”.

Conclusión.

  • ¿Eres madre de tres hijos y no acabaste la escuela? ¡Ve y termínala!
  • ¿Eres padre y tuviste que asumir temprano el rol de líder del hogar? ¡Has los arreglos para terminar la universidad ya!
  • ¿Estabas cursando una carrera pero debiste dejarla para sacar adelante a tu familia y ahora es muy tarde para retomarla? ¡Pamplinas! Puedes hacerlo, todo es cuestión de acomodar tu agenda.
  • ¿Estás pastoreando o dirigiendo un ministerio eclesiástico y nunca has ido a un Seminario? ¡No sabes lo que te pierdes! En el seminario te entrenarán, te pulirán, harán de ti un mejor líder.
  • ¿Eres un docente y crees que con lo que sabes es suficiente? ¡Epa! ¿Quién te dijo que se acaba de aprender? Avanza, sube a otro nivel, ¡tú puedes ser más!

Una última idea para terminar: “Las tareas inconclusas cansan, te persiguen como un fantasma que arrastra cadenas”. Culmina lo que empezaste y si crees que ya acabaste, no lo olvides, siempre hay algo nuevo para aprender. Invierte en la educación, no te arrepentirás.


 

Por Gabriel Gil Arancibia. 527781_3934342434666_234119350_n

Gabriel es coach integral sistémico y mentor de vidas. Su propósito en la vida es “guiar a las personas hacia Dios ayudándolas a mejorar sus vidas”. Es fundador y director de la Consultora en desarrollo humano MENTHOR (www.menthor.cl), a través de ella ha impartido conferencias y seminarios desde México hasta Chile y webinars a varias partes del mundo. Muchos líderes organizacionales han logrado subir su nivel gracias a los programas de crecimiento que Gabriel imparte.

Sígueme en Facebook: www.facebook.com/gabrielgilarancibia

Anuncios

One thought on “LA MEJOR INVERSIÓN ES LA EDUCACIÓN

  1. Silvia Laola 7 julio, 2015 / 14:17

    Me gustó muchísimo este artículo pastor. Coincido totalmente con lo expuesto, es nuestro deber y responsabilidad como padres incentivar, motivar a nuestros hijos en todos los aspectos. Personalmente y con veintisiete años en la docencia me resisto a dejar de capacitarme. Aprovecho todas las oportunidades que se presentan en temas que me interesan.Es buenísimo que como líderes alentemos no sólo a nuestros hijos sino a todas aquellas personas con las que estamos en contacto. Son de bendición siempre sus artículos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s