LAS SIETE PALABRAS DE CRISTO EN LA CRUZ

Se trata de una tradición cristiana de aquecross-thunderllas que valen la pena conservar y que, por desconocimiento, temor, apatía o pereza no lo hacemos. Consiste en un sermón de viernes santo donde el predicador o los predicadores recogen las últimas 7 frases de Jesús agonizando en la Cruz, siete frases que con el tiempo pasaron a llamarse “Las Siete palabras”, y se exhortan de manera sistemática a la audiencia. Es un sermón especialmente conmovedor, tanto porque contiene los dichos de un moribundo y no de uno cualquiera, sino de nuestro Señor.

Pero, ¿de dónde viene esta tradición? ¿cuál es su origen? Los investigadores coinciden en que “fue un ilustre miembro de la Compañía de Jesús, llamado Alonso María quien en la época colonial del siglo XVII; ejerciendo su apostolado en Lima (Perú), tuvo la feliz idea de recoger esas siete palabras o frases tomadas de la última y dolorosa expresión del Nazareno al ser sacrificado y las ordeno para dicha homilía. De allí en adelante se extendió esa práctica católica a algunos países de Sur y Centro América, entre ellos Colombia, pero no a países de Europa ni de otros continentes. Así pues, que la predicación de las “Siete Palabras” es el “aporte de Latinoamérica al Viernes Santos”. Así Sea” (Héctor Palma Mendoza).

1525523_10203515065789973_9196348083753535823_nAlguno de mis lectores protestantes-evangélicos cuestionarán la validez de este sermón por provenir de cuna católica, y están en su derecho; sin embargo, ¿no dice la Biblia que debemos examinarlo todo y retener lo bueno? (1ª Tes. 5:21). Dejémonos de pensar que por el hecho de practicar nuestra fe de forma diferente somos mejores que otros, ¡cuidado! Dios aborrece la altanería pero favorece la humildad, y ser humilde significa -entre muchas cosas-, aprender de otros, copiar sus virtudes, imitar lo bueno. Y déjenme decirle que desde hace años las iglesias que he pastoreado realizamos en Viernes Santo el sermón LAS SIETE PALABRAS, y hoy no no será la excepción. Demás está decirles que esta homilía es tremendamente edificante para los feligreses.

Cada predicador deberá investigar el significado de estas frases y contextualizarlas a su propia iglesia, capilla, ministerio. Éstas son mis conclusiones, aunque muy breves porque el contenido desarrollado será exhortado por 7 diferentes predicadores, todos miembros de nuestra querida iglesia Cristo en Casa – Chile, por tanto ellos tienen desarrollada su frase y debidamente escrita. Las siguientes líneas pueden servir como una guía, pero será vuestra obligación leer, investigar, escribir y desarrollar contenido.

jessenlacruz_nPRIMERA PALABRA: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” / Pater, dimitte illis, quia nesciunt, quid faciunt (Lucas 23:34).  Bendita frase del crucificado quien, a pesar de estar padeciendo fuertes dolores en un castigo insensato por crímenes que no cometió, decidió perdonar a sus verdugos, en realidad a todos nosotros. Así pues su primera frase es de perdón, misericordia, intercediendo por la gracia infinita hacia nosotros. ¿Quién otro sino Jesús podía amar a una humanidad que le rechaza? Y sin embargo, Esteban, el primer mártir de la Iglesia evoca estas mismas palabras antes sus asesinos (Hechos 7). Así mismo nosotros estamos llamados a perdonar y no odiar, incluso a aquellos que merecen nuestro desprecio.

SEGUNDA PALABRA: “Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso” /Hodie mecum eris in Paradiso (Lucas 23:43). Incluso en su agonía Jesucristo se asegura de salvar a cuanta gente podía, y la Cruz no fue impedimento. Le dijo al ladrón -que seguramente merecía el castigo-, “hoy estarás conmigo en el paraíso”…, ¡bendita promesa! Y bien sabemos que cuando Dios promete algo lo cumple. Qué dicha debiósentir ese hombre al haber entrado con el Señor en la presencia de Dios, imagínense, un ladrón caminando lado del Santo de Israel; y sin embargo, ese ladrón nos representa a todos, sí, cada uno de nosotros hoy tiene libre entrada al cielo porque Él así lo quiso.

TERCERA PALABRA: “Mujer, ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre” / Mulier ecce filius tuus […] ecce mater tua (Juan 19:26-27). Vemos aquí a Jesús cumpliendo un deber social, encomienda el cuidado de su madre a su discípulo amado. Bien sabía el Señor que las viudas quedaban desprotegidas, pero eso no ocurriría con María…, ¿cómo podría ocuparse de otros y no de su familia? Con esta acción nos enseña el orden divino: La familia es primero que el ministerio, ¡y así debe ser! Si los predicadores, pastores, líderes y miembros entendiéramos esto seguramente muchos hijos resentidos, esposas descuidadas, padres abandonados, volverían a creer en Dios porque sus hijos/esposos/padres se ocuparon de ellos.

AbandonoCUARTA PALABRA: “Eloi, Eloi, ¿Lama sabactani?… ¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado? / Deus meus Deus meus ut quid dereliquisti me (Marcos 15:34, Mateo 27:46). La única de las siete frases que Cristo expresó en arameo antiguo, ¿por qué? porque es una frase muy íntima, muy profunda, de sumo dolor, decepción, congoja. Jesús reservó este episodio sólo para Él y su Padre, usando un lenguaje que ya algunos habían olvidado, por eso ciertos ilusos pensaron que estaba llamando a Elías, pero nada que ver, el Maestro estaba derramando su corazón a Dios, como diciéndole, “¿por qué me has olvidado? No lo entiendo, ¿qué hice mal?”. Esto no debe mirarse con espanto, al contrario, es un descargo muy humano…, ¡¿quién no se ha sentido alguna vez abandonado por todos incluso por Dios?!

QUINTA PALABRA: “Tengo sed” / Sitio (Juan 19:28). Una expresión humana, una necesidad fisiológica que se acrecienta en aquellos que padecen dolor y más en aquel que cuelga de una Cruz. Jesús aquí muestra su humanidad física, su cuerpo le pedía agua porque todo el esfuerzo que estaba haciendo era mucho. Necesita por tanto energizarlo tomando agua, sin embargo, el soldado le ofreció vinagre, ¿por qué? Una vieja tradición romana -quizá un gesto de empatía-, donde se les daba a los moribundos vino mezclado con agua, una especie de vinagre que servía como anestésico para calmar el algo los dolores. Pero Jesús rechazó esta “morfina” porque quería estar consciente durante todo el proceso de dolor, quería enfrentar el dolor, no evitarlo.

SEXTA PALABRA: “¡Consumado es!” ó “¡Todo está cumplido!” / Consummatum est (Juan 19:30). Magnífica frase, sencilla y profunda a la vez, que traducida en un castellano moderno nos dice: “trabajo terminado”. Pero, ¿cómo pudo terminar en apenas 3 años lo que a otros toma toda una vida? Algunos recurrirán a la típica respuesta -y no menos válida-, “¡porque era el Señor!”. Es cierto, pero…, no sanó a todos los enfermos, no hizo todos los milagros, no visitó todas las ciudades, no comió con todos los recaudadores de impuestos, no dignificó a todas las prostitutas, entonces, ¡¿cómo se atreve a decir consumado es?!. Me respondo yo mismo: SE CONCENTRÓ EN LO NECESARIO, no en todos los mendigos, enfermos o necesitados, pues el tiempo no le habría bastado. Cuando aprendes a dedicar tiempo, energía y toda clase de recursos a lo que importa, aún si quedan pendientes en tu escritorio, una sensación de ¡misión cumplida! invadirá tu mente.

joven-mirando-hacia-el-cieloSÉPTIMA PALABRA: “Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu” / Pater in manus tuas commendo spiritum meum (Lucas 23:46). Esta es la última frase del moribundo, él sabe que su fin ha llegado. En su último estado de consciencia recuerda el Salmo 30 y lo verbaliza, por tanto esta escena representa a un justo atormentado que sabe no puede hacer más que entregarse a la bondad de Dios, es como abandonarse a la voluntad de Dios, no se trata de resignación, sino de rendición. El Cristo sabe que lo único que resta es morir y lo acepta con valentía. Esta entrega es en sí un proyecto, pues la muerte en sí misma es parte del gran plan divino, por eso el proverbista nos enseña: “Pon en manos de Dios todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán” (Proverbios 16:3). Jesús lo sabía, por eso hizo lo que todo sabio debería hacer, “encomendarse a Dios”. Bendita enseñanza que nos anima a entregar toda nuestra vida a Dios, porque si hacemos esto de seguro nuestra muerte será gloriosa.

Amén.

Gabriel Gil, Mentor de Vidas – Enseñándote a vivir productivamente.

Contacto para mentorías, prédicas y/ó seminarios: gabriel.g@menthor.cl

 

Anuncios

One thought on “LAS SIETE PALABRAS DE CRISTO EN LA CRUZ

  1. HAYDEE GOMEZ CANTILLANA 3 abril, 2015 / 23:02

    GRACIAS POR TAN LINDO EXPOSICION DE LAS SIETES PALABRAS EN LA CRUZ ME LLEVO A LA CURZ DEL CALVARIO EN CADA PALABRA RECORDABA AL MAESTRO QUE POR MI CULPA TUVO QUE MORIR EN TAN HORRENDO Y CRUEL CASTIGO YO DEBERIA HABER ESTADO AHI PERO EL TOMO MI LUGAR ME PERDONA LO ESCRIBI TODO NI CUANDO ESTUVE EN EL SEMINARIO TUVE ESTE REGALO DIOS LO BENDIGA Y LE DE MA SABIDURIA PARA QUE PUEDA COMPRTIRLO MIL GRACIAS Y BENDICIONES PARA SU MINISTERIO GRACIAS MENTOR ME DEJASTE MEDITANDO

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s