LA PRIMERA CITA ES LA QUE CUENTA

11037329_10206118139410153_4219383956138671816_nPara jóvenes solteros cristianos en edad madura y en búsqueda.

Escucha los consejos de este viejo zorro, bueno, ni tan viejo ni tan zorro, pero más experimentado que tú. No en vano estoy casado hace 18 años con una bella mujer y por esos designios de Dios he oficiado las bodas de unas 21 parejas y asesorado a una cantidad considerable de enamorados.

Las mujeres amigo mío responden a ciertos detalles universales, cosillas en apariencia insignificantes para nosotros, pero muy importantes para ellas. Cuando consigues una cita con la chica de tus sueños, ya sabes, aquella que te trae loco, debes procurar darle una buena impresión, tanto porque la primera imagen es la que cuenta como que ella te estará evaluando, sí, tal como leíste, ellas evalúan tu comportamiento, tu caballerosidad, tu espontaneidad, tu sentido del humor y hasta tu vestimenta. Okey, ya sé que la parte espiritual no puede desestimarse, pero verás hombre, en una primera cita no se estima el ponerse a orar, ayunar o reprender demonios, eso déjalo para cuando tengas algunos años de casados (jeje). Estoy tratando de guiarte de manera práctica -y no por eso menos espiritual-, para cuando estés con tu cita, frente a frente sepas que hacer.

AL IR A BUSCARLA
1. Llega a tiempo: No hay nada que deteste más una una mujer que esperar a un hombre. Esto no procede en las reglas de las citas. Ellas pueden darse el tiempo que quieran, pero no en un hombre. Así que llega a tiempo a recogerla o al punto de encuentro, de lo contrario le estarás diciendo que la cita no es muy importante, o peor aún, ella pensará que no vale mucho para ti.

2. Sé un caballero: Si algo se ha perdido hoy es la caballerosidad en el trato hacia una dama. Gestos como abrirle la puerta del carro para que ella se siente es algo que “las derrite”.

3. Llévale una Flor: Las flores “mi pequeño saltamontes” son una pieza clave en la primera cita, y es que a casi todas las mujeres les gustan las flores. No digo que a todas porque he conocido algunas que sencillamente las detestan. Sin embargo, a esta altura seguro tú ya sabes si a tu cita le gustan o no las flores, ¿cierto? Llévale sus preferidas, las rosas rojas nunca fallan.

EN EL RESTAURANTE
1. Llévala a un restaurante: Amigo, si quieres conquistar a la mujer de tu vida te recomiendo la lleves a un buen restaurante, claro, acorde a tus posibilidades financieras, pero has un esfuerzo. Las “cosas buenas cuestan”, y ella es más que una cosa, es la posible futura madre de tus hijos. Ojo: recuerda abrirle la silla para que se siente, luego te sientas tú. Por supuesto que si la llevas a la tienda de doña María a comer un hot dog se pierde ese encanto Emoticono wink

2. Déjala que ella ordene la comida: Algo tan sencillo como permitir que elija su comida puede ser trivial, pero es importante para ella. Déjala por tanto que se tome el tiempo de elegir, y bueno, ve preparado para pagar lo que cuesta comer allí. Si eres sabio seguro habrás averiguado antes cuanto cuesta comer en ese restaurant, eso se hace por medio del internet, una llamada telefónica o ir en persona previamente a ver el lugar “in situ”.

3. Pon atención a lo que diga: Muchacho, escucha, a las mujeres les gusta hablar y en ocasiones muuuuuucho. Será crucial que te concentres en lo que está diciendo. Pon atención a su conversación, ellas percibirán si estás o no estás en la conversación. Sé sincero, o sea, préstale atención no porque debes hacerlo, sino porque en verdad te interesa.

4. Dile lo bonita que es y lo bonita que se ve con ese vestido: Las mujeres por lo general en una relación de pareja preguntan: “Amor, ¿cómo me veo?”. Ellas buscan aprobación de sus parejas. Bueno, en una primera cita es posible que ella no te pregunte cómo se ve por timidez, por tanto tú haz de decírselo. Palabras como “ese vestido resalta aún más tu belleza”, no sólo la hará sonrojar, sino sentirse segura. Pero también en el restaurant debes decirlo lo bonita que es, pero ojo, no abuses con esto, si le dices mucho puedes llegar a cansarla.

AL IR A DEJARLA
Pequeño Saltamontes, pon atención a estos últimos consejos porque pueden asegurarte una conquista, o un chasco.

1. Paga la cuenta: Puede sonar obvio, pero me ha tocado asesorar hombres tacaños que lo han sido incluso al no querer pagar la cuenta en el restaurant. Ahora bien, las mujeres han cambiado y mucho, ellas quieren pagar sus cuentas en los restaurantes pero créeme, aún hay muchas féminas que se sienten a gusto cuando tú pagas la cuenta y ¡cuando no se lo enrostras!

2. Llévala a su casa: Si tienes carro no dudes en llevarla a su casa, y al igual que al inicio, bájate tu primero y apresúrate a abrirle la puerta del auto para que ella salga. Tómale la mano para que la ayudes a salir. Si no tienes carro, paga un taxi y haz lo mismo. Son detalles que ellas agradecen.

3. Déjala en su puerta: Asegúrate de llevarla hasta la puerta de su casa. Allí se despiden, ¿con un beso? Ojo, ella pone las condiciones, no tú. Si es con un beso en la cara, pues que así sea. Si es con un beso en los labios, pues bien, ¡grita aleluya en tu mente y dale! Y por favor, no termines la cita con “vamos a orar para pedir la bendición”, ¡uf! Eso lo puedes hacer después en tu casa, agradeciendo al Padre por la maravillosa experiencia. No arruines el momento con un arrebato de santulería.

4. Si sus padres están en la puerta: Okey, no suele pasar a menos que tu cita o tu mismo aún sean chicos (muy jóvenes), pero este post está dedicado a jóvenes solteros ya grandes. En fin, si sus padres están esperándola en la puerta, dale las gracias a su papá por la oportunidad o a su mamá. Te despides de ella con un beso en la cara, nada más y te retiras (conquista a su madre, repito, ¡conquista a su madre y vencerás!).

Hasta aquí mis humildes consejos. Ya sé que pueden sonar a “poco espirituales”, pero sabes, en las iglesias no se dan estos consejos a los jóvenes maduros en busca de esposa. Los típicos consejos que recibes es orar, ayunar, leer la Biblia y buscar a Dios, lo cual está muy bien, de hecho lo recomiendo. Pero también hace falta la otra parte, “la espiritualidad práctica”, y en esa área me muevo yo. Pues por mucho que dejes este asunto al Señor, si no te mueves en la dirección correcta, otro puede quedarse con la mujer de tus sueños.

Antes de terminar quiero darte estos versículos bíblicos que hablan de cómo debes tratar a la mujer de tu vida, aunque claro, aún no lo es, mucho depende de esa primera cita.

– “Encontrar esposa es encontrar lo mejor: es recibir una muestra del favor de Dios” (Proverbios 18:22).

– “Aun entre sesenta reinas y ochenta concubinas e incontables doncellas, yo todavía elegiría a mi paloma, a mi mujer perfecta” (Cantares 6:8-9).

– “En cuanto a ustedes, los esposos, sean amables con sus esposas. Denles el honor que les corresponde, teniendo en cuenta que ellas son más delicadas” (1ª Pedro 3:7).

Espero estas líneas te hayan servido, de verdad ese es mi deseo.

Gabriel Gil, Mentor de Vidas.
Enseñándote a vivir de manera productiva.la foto (1) copia 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s