LABÁN SIEMPRE QUERRÁ GANAR MÁS QUE TÚ

Reflexión para aquellos que ya son emprendedores o están pensando serlo

¡BASTA YA!

Entonces Jacob le gritó a su suegro todo lo que tenía en el fondo de su corazón y que nunca le había dicho, quizá por temor, vergüenza o qué se yo; simplemente se lo había guardado por años. Pero ese día el enojo acumulado hizo erupción en él -bendito sentimiento que bien canalizado puede llevarnos a conseguir más de la vida…, el enojo nos permite expresar ¡basta ya!-. Fue así que le dijo: “tú bien sabes cómo he trabajado, y cómo gracias a mis desvelos han mejorado tus animales. Lo  que tenías antes de mi venida, que era muy poco, se ha multiplicado enormemente. Gracias a mí, el Señor te ha bendecido. Ahora quiero hacer algo por mi propia familia” (Génesis 30:29-30), y podemos imaginarnos que su pecho agitado comenzó a calmarse, las lágrimas que rodaron por sus mejillas ya no estaban y el color rojo de su cara producto del ofusco comenzó a desaparecer…, la bestia que llevaba dentro había salido al fin.

Pero Labán no quería perderlo así que ignoró esa altanería, “sería un imbécil si permito que se vaya” -se dijo para sus adentros-, no en vano su yerno era el mejor de sus trabajadores, con ciertas regalías por ser esposo de sus dos hijas y padre de sus nietos, pero empleado al fin. “¿Cuanto quieres que te pague?” -le dijo-, un tanto desconcertado porque nunca nadie le había hablado así. Pero la respuesta de su interlocutor lo dejó más perplejo aún: “No tienes que pagarme nada, pero hagamos un trato” (v. 31), y el resto de la historia ya la conocemos.

LAS SEÑALES

Empero ahí no termina la aventura de nuestro personaje. Luego de quedarse y comenzar a formar su propio ganado según lo acordado con su ex-jefe y ahora socio, las cosas anduvieron bien algunos años pero llegó un momento en que las circunstancias declaraban a todas luces que era tiempo de salir. ¡Qué importante es poner atención a las señales que te da la vida! Si hiciéramos esto nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza (hay personas que siguen por años en la misma empresa u organización cuando hacía tiempo que debieron salir pero siguen allí como esperando “un cambio”, pobres ilusos incapaces de discernir los estadios y  luego se quejan del porque sus vidas son tan sombrías).

  • Primera señal: Los hijos de Labán andaban diciendo que Jacob se había enriquecido a costa de su padre, sus propios cuñados hablaban mal de ék (31:1). ¿Cómo creen que esto le hizo sentir?
  • Segunda señal: Labán ya no lo trataba como antes (31:2). ¿Te ha pasado esto, cuando percibes que algo se “rompió” en tu empresa, cuando el encanto ya no está en la Organización a la que perteneces?
  • Tercera señal, y la más clara de todas: Dios le habló claramente y le dijo que se fuera a tierra de sus padres (31:3). Sólo los rebeldes y obstinados persisten en algo que Dios ya ha desechado.
  • Cuarta señal: Su suegro y “socio” lo seguía tratando como a un jornalero, además de engañarlo y cambiarle el sueldo muchas veces (31:7). Fue Silvester Stallone quien en la película Rocky VI desafía a su hijo con estas palabras: “Si crees que vales más de lo que te pagan, entonces sal y consigue lo que tú crees que vales, pero debes estar dispuesto a recibir los golpes que la vida te dará”, este diálogo sencillamente me encanta y nos haría bien en anclar.
  • Quinta señal: Sus esposas – Raquel y Lea-, apoyaban cien por ciento a Jacob en la nueva aventura que se estaba gestando, es decir, salir de la sombra de Labán pues “ni ellas mismas recibían buen trato de parte de su padre” (31:14-16). Y debo agregar: Cuando un hombre es respaldado por su esposa en cualquier emprendimiento, ten por seguro que tienes hartas probabilidades de triunfar.

LA DISCUSIÓN FINAL

Finalmente Jacob huye de Labán -un paso no recomendado si deseas comenzar un proyecto propio, es mejor renunciar de frente, con dignidad-. Y es que “el usurpador” estaba acostumbrado a huir, pero alabado sea el cielo pues en Dios incluso “los perros viejos pueden aprender nuevos trucos”, tal fue el caso de Jacob, pero eso es material para otra reflexión.

Para ir terminando ya en Génesis 31:36-43 vemos a Jacob sacando la voz una vez más enfrascándose en otra discusión con su suegro: “Veinte años han pasado desde que llegué por vez primera a tu casa” -le dijo-, (v. 38) y a pesar de que he aprendido el negocio y me he enriquecido… no soy feliz (esta última línea es mía, es parte del guión). Y es que Jacob necesitaba independizarse, ser su propio jefe, expandir su tienda a diestra y siniestra sin tener que pedir permiso de nadie, salvo Dios…, ¡Jacob era un emprendedor y su corazón así lo indicaba! Recomiendo leer los versos 36 al 42, los conmoverá pues allí encontramos el relato de un trabajador cansado de los abusos, la rutina, la poca valoración, la desmotivación, la poca paga, etc., situaciones que quizá más de alguno de ustedes ha vivido en carne propia.

En el verso 43 notamos la arrogancia de Labán al decir, “estas mujeres son mis hijas -refiriéndose a Raquel y Lea-, los muchachos son mis nietos; mías también son las ovejas; todo lo que ves me pertenece”. ¿Todo me pertenece? Jaja, qué arrogancia de este tipo y es que ya se los dije en el título de esta reflexión, “Labán siempre querrá ganar más que tú”. Para él todo era suyo, una mentira tan absurda que ni él mismo podía creer, fue así que para salir del paso y no reconociendo su derrota le ofreció a Jacob un pacto (v. 44), algo así como, “Jacob, permito que renuncies, y que no se diga que soy mal jefe, sigamos en paz, ¿okey?”. ¡Tramposo y embustero!, pero al fin de cuentas dejó en libertad a Jacob, no le quedaba otra, ¿cómo podría retener a uno que estaba destinado a ser grande? ¡imposible! Los emprendedores siempre quedarán en posición de emprender y ningún Labán podrá retenerlos.

¿QUIÉN ES TU LABÁN?

La respuesta a esta pregunta se las daré en una siguiente entrega, ¿cuando? quién sabe (jeje).

p.d. ¡Ánimo emprendedores!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s