¿POR QUÉ IGLESIAS EN CASAS? NUESTRO MODELO

1. Un poco de Eclesiología.

¿Qué es la Iglesia? Difícil pregunta pues en la Biblia no encontramos ningún versículo que nos diga qué es; sí encontramos características de la iglesia, nombres, alegorías, ejemplos, pero no una definición. Ni siquiera en las cartas paulinas hallamos una respuesta para tal pregunta -y eso que Pablo fue el máximo fundador de iglesias-. Como diría un eclesiólogo del siglo XX, “los discípulos estaban más interesados en hacer iglesia que en entenderla” (P. Faynnel, La Iglesia).

A través de la historia se han formulado definiciones de iglesia, según las confesiones, denominaciones u órdenes cristianas. Todas, o la mayoría apuntan a una característica en común: Comunidad.

Entonces, ¿qué es la iglesia? El problema se ahonda cuando nos ponemos a pensar si Cristo quiso realmente fundar la iglesia, al menos como la conocemos en la actualidad (varios eclesiólogos de renombre acusan que nunca fue la intención de Cristo fundar “la iglesia”).

A  mi modo de ver y entender el contexto bíblico-histórico, Cristo nunca tuvo la intención de fundar una iglesia institucional como la que tenemos hoy, al contrario, lo que Cristo sí fundó fue “una comunidad de hombres y mujeres unidos por la fe en Dios y practicantes de los principios del Reino”. Todo lo demás es sólo añadidura; y sin embargo, esto no quiere decir que denominaciones, instituciones cristianas y mega-estructuras eclesiales estén fuera del orden de Dios; son instancias creadas por el hombre, sí, pero que igualmente contribuyen al avance del Reino y por tanto, no debemos “apedrearlas ni ridiculizarlas”, al contrario, aprender de ellas así como ellas de nosotros.

Faynnel, Hans Küng, Dietrich Bonhoefer y otros eruditos del campo de la eclesiología están de acuerdo que Cristo fue un hombre sencillo, y que lo que quiso fundar fue una comunidad de gente sencilla, que viviera una vida sencilla y así impactaran a otros con su ejemplo de vida.

Con respecto a la palabra “impactar”, mucho se ha abusado de este término. Piense conmigo un momento, ¿a qué nos referimos con impactar? Muchas congregaciones, ministerios y fundaciones cristianas incluyen en sus declaraciones de visión y misión la palabra impactar, pero… ¿A qué se refieren? ¿Qué implica el término en sí? Una cosa es clara, nuestro Señor Jesucristo junto con 40 hombres y mujeres, no  más que eso, logró IMPACTAR LA SOCIEDAD DONDE VIVÍAN. Es decir, “transformaron a las personas inmediatas a su contexto”, y con eso cumplieron su misión. 

Debemos preguntarnos, ¿por qué soñamos con impactar al mundo entero si no somos capaces de impactar/transformar a quienes nos rodean? Una iglesia verdadera “es aquella que realmente transforma con el poder del evangelio a sus feligreses en primer lugar, a las familias de éstos en segundo lugar, y a los amigos y compañeros cercanos en tercer lugar”. Si cada congregación se focalizara en hacer esto, la tarea de evangelizar hace rato se hubiera cumplido. Pero la verdad es que soñamos con lo grande, lo apoteósico, lo megalómano, soñamos con grandes construcciones y miles de seguidores, cuando en Cristo, nuestro fundador y Mentor, no aparece ni una pizca de eso. Algo anda mal, algo no entendimos bien cuando quisimos reproducir el modelo de Cristo. Pero vuelvo a insistir, si una iglesia -por ejemplo-, reúne a cinco mil personas en su congregación dominical y estas cinco mil almas están viendo transformar sus vidas y la de quienes las rodean, ¡gloria a Dios! que sigan así, pero que también se de importancia a las iglesias que nunca llegarán a esa cifra y que se concentran en 20, 30 o 100 personas que también están viendo sus vidas transformadas por Dios. ¿Acaso estas iglesias pequeñas no son parte de la missio dei? Respuesta: ¡Claro que sí!

La idea de Cristo era buena, fácil de entender y de aplicar. Repito: “Una comunidad de seguidores, unidos por su fe en Dios, practicantes de los principios del Reino”. ¿Qué tan difícil puede ser esto de entender? Pero nosotros, simples mortales, creemos que cuando algo es muy fácil de entender y aplicar, cuando algo es sencillo o pequeño es mediocre e incluso malo; entonces lo burocratizamos, lo institucionalizamos, lo adoctrinamos, dogmatizamos, idealisamos y agrandamos.

Veamos unas breves definiciones de “iglesia” según algunas denominaciones o confesiones cristianas de importancia:

a.   Para la Iglesia Católica Apostólica y Romana, la iglesia es: “Una sociedad divinamente constituída, compuesta de miembros de cada raza y nación, en la que todos mantienen la misma fe, usan los mismos sacramentos como medios de santidad y salvación, y son gobernados benignamente por el sucesor de San Pedro, el vicario de Cristo, el papa”.

b.   Para la Iglesia Anglicana, “la iglesia visible de Cristo es una congregación de hombres fieles, en la cual se predica la Palabra de Dios, y donde los sacramentos se ministran apropiadamente de acuerdo a la ordenanza de Cristo”.

c.   Para la Iglesia Reformada, “La iglesia católica o universal, la cual es invisible, se compone del número total de los elegidos… La iglesia visible, la cual también es católica o universal bajo el evangelio, consta de todos por los que el mundo profesan la religión verdadera, juntos con sus hijos”.

d.   El concepto Bautista: “La iglesia es una compañía de santos visibles, llamados y separados del mundo por la Palabra y el Espíritu de Dios, a la profesión visible de la fe del evangelio; siendo bautizados en esa fe”.

e. El concepto de iglesia según CRISTO EN CASA: Lo estaremos escribiendo por tercera vez. Los pedagogos sostienen que una de las formas más antiguas de grabar una verdad en la mente es la repetición: “Una comunidad de seguidores de Cristo -hombres y mujeres-, unidos por su fe en Dios, practicantes de los principios del Reino”.

2. Un poco de Historia Eclesiástica.

¿Cómo nació la Iglesia? Antes de responder a esta pregunta debemos afirmar que el fundador de la Iglesia es Jesucristo (Mateo 16:18, “…Sobre esta roca edificaré mi iglesia”). Aunque claro, algunos eclesiólogos como Faynel afirman que el fundador primero es Dios [1]. El asunto es, y creo estar en lo cierto, la iglesia que Cristo tenía en mente poco o nada tiene que ver con la que vemos hoy.

La Iglesia nace por iniciativa divina; es decir, es Dios quien decide crear una comunidad donde los seres humanos puedan congregarse para rendirle culto a Él, donde puedan ofrecer acciones de gracias y donde puedan edificarse mutuamente en la Palabra de Dios. Todo esto es posible cuando Cristo comienza su trabajo en la Tierra [2].

Jesús reunió a poco más de 40 personas (a pesar de que miles le seguían, sólo unos pocos se comprometieron con Él), los cuales tenían como misión predicar el evangelio (eu, alegría, felicidad; angelos, mensaje), que no es otra cosa que “un mensaje que produce felicidad y transformación para la persona que lo recibe y para su entorno” [3] (Marcos 16:15, Mateo 28:19-20; Hechos 1:8).

Cuando Jesús parte de este mundo, sus discípulos comienzan a congregarse en una casa, pero igualmente iban al Templo para cumplir con la ley judía (ellos eran judíos y debían ir al templo a orar, según la Ley). Sin embargo, poco a poco hicieron de esta casa su centro de operaciones.

Es bíblico afirmar que la Iglesia Primitiva; es decir, la Primera Iglesia Cristiana, nace en un hogar (Hechos 1:13-14; Hechos 2:1) y se desarrolla en los hogares de los primeros cristianos (Hechos 2:46; 12:12). Hablaremos de esto a continuación.

3. Desarrollo bíblico del Modelo Iglesias en Casas.

3.1. Las Casas como Iglesias Cristianas

Muchos han pensado que el Templo de Jerusalén era el centro de operaciones de los primeros cristianos, pero esto es un error tanto histórico como bíblico. Dicho templo era administrado por dos sectas judías, los saduceos y los fariseos. Ambas estaban en contra de la naciente familia cristiana, por lo que no iban a permitir que los seguidores de Jesús hicieran de su Templo un lugar de reuniones. Sin embargo, como ya mencioné anteriormente, los primeros cristianos iban al Templo, incluso los apóstoles, pues como judíos que eran debían cumplir con las leyes mosaicas.

3.1.1. La primera Iglesia en Casa.

No obstante, el centro de operaciones de la iglesia fue desde un inicio las casas de los feligreses.

En Hechos 1:13 se menciona “y entrados subieron al aposento alto…”, que en una traducción más moderna significa la casa de dos plantas o la casa donde se alojaban. El versículo nos enseña que en dicho lugar vivían los apóstoles y que hacían reuniones de oración donde asistían los hermanos de Jesús, María la madre de Jesús y otras mujeres.

Nótese que fue en esa misma casa donde descendió el Espíritu Santo bautizando a los asistentes con lenguas. Los eclesiólogos señalan este acontecimiento como el nacimiento de la Iglesia Cristiana [4]. ¡Qué curioso, Dios decidió iniciar su Iglesia no en un Templo; sino en una casa! (Hechos 2:1-4).

¿A quién pertenecía esta casa? Según la tradición, a María, la madre de Juan Marcos o más conocido como Marcos, el autor del primer evangelio. Se cree que era una mujer acaudala y que contribuyó con sus ingresos económicos significativamente a la causa del evangelio. Esta María presumiblemente era la hermana de Bernabé.

3.1.2. Las casas como centros de operaciones para Pablo.

El apóstol Pablo fue conocido en la Iglesia Primitiva no sólo por sus viajes misioneros, o por sus trece cartas; sino también por su gran pasión para abrir iglesias en el Imperio Romano.

Según los misionólogos, Pablo llegó a abrir unas 32 iglesias. ¿Sabe usted dónde fundaba estas iglesias? ¡En las casas! Si bien utilizaba espacios públicos para predicar como sinagogas, plazas, auditorios, etc; luego buscaba a uno de los oyentes que estuviera dispuesto a comprometerse con la causa de Cristo y… ¡en su casa instalaba la Iglesia!. Una vez ahí se dedicaba a discipular a los residentes de esa casa, así como a los invitados de éste. También los animaba a predicar de Cristo a sus familiares, amigos y vecinos. Todo esto ocurría en las casas de los creyentes (Véase Romanos 16:3-5; Filemón 1:2; Colosenses 4:14-15; 1ª Corintios 16:19).

En realidad, ¡Pablo nunca llegó a tener más de 20 personas por casa!

3.2. ¿Qué hacían en las reuniones cristianas en las Casas?

¿Cómo era la vida de los primeros cristianos? ¿Cómo vivían la vida cristiana? ¿Cómo eran sus reuniones? ¿Eran parecidas a las que se celebran hoy en la iglesia tradicional-denominacional-institucional? En Hechos 2:42 se nos enseña claramente lo que los primeros cristianos hacían en las reuniones en las casas:

–   Perseveraban en la doctrina de los apóstoles: Esto es “compartían las enseñanzas de Jesús”. Nótese el orden de prioridad aquí, las enseñanzas de Jesús eran una prioridad porque en ellas encontraban respuestas para la vida diaria. Es decir, la iglesia primera fue una comunidad pertinente, que buscaba respuestas pertinentes en medio de una sociedad agobiante.

–   En la comunión: Esto es el compañerismo, el cuidado fraterno, el amor incondicional que se tenían los unos y los otros. Los primeros cristianos se cuidaban el uno al otro; se conocían, se amaban, se protegían. ¿Ocurre eso en la actualidad?

–   En el partimiento del pan: Constituye probablemente una referencia a la Cena del Señor como parte de una comida regular. Ya hablaremos de eso más adelante.

–   Y en las oraciones: Se refiere a una liturgia en base a cánticos, himnos, salmodias y por su puesto, oraciones de agradecimiento y peticiones. Los primeros cristianos daban mucha importancia a la vida espiritual individual y colectiva.

Este modelo de reuniones en las casas se siguió hasta el Siglo IV de  nuestra era, pero fue el emperador Constantino quien comienza a construir grandes templos, capillas y catedrales para los cristianos, además, confiscó varios templos paganos para dárselos a los cristianos.

Esto, a juicio personal es el inicio de la decadencia de la Iglesia. Fue a partir del siglo IV que la iglesia de Cristo se institucionalizó, cambiando para siempre la forma de ver, entender y vivir el cristianismo. ¿Será que Cristo pensó alguna vez en edificar su iglesia en templos, locales, salones? ¡No lo creo!

Por más de 300 años la iglesia de Cristo nació, se desarrolló y se multiplicó en las casas de los feligreses. ¡Esos años fueron los mejores que el cristianismo haya vivido! 

3.3. La Cena de Ágape.

¿Se ha preguntado por qué en la actualidad en las iglesias tradicionales-denominacionales-institucionales los servicios litúrgicos son en forma rectangular? Piénselo, la fisonomía de los cultos es así: Adelante, en el templo, se ubica el altar (púlpito, pódium,mesa de comunión, etc), luego viene un espacio vacío y finalmente las sillas o bancas, de manera rectangular hasta el fondo del templo. Los feligreses se sientan en estas sillas mientras que el clero (pastoral o sacerdotal) utilizan la parte de enfrente (altar). ¡Este modelo jamás estuvo en la mente de Cristo! Pero sí en los templos paganos que Constantino confiscó. Dichos templos eran grandes, altos y rectangulares; tal y como se ven hoy en las iglesias de tipo católicas o evangélicas.

Pero cuando Cristo se reunía con los suyos, sus discípulos, no lo hacía en el Templo; sino, en las casas de seguidores. De hecho, “la última cena” registrada en Lucas 22:7-23, ha sido muy mal interpretada por las diferentes hermenéuticas que se han hecho.

Cristo comió con sus discípulos una cena de pascua, pero la “convirtió en una cena de ágape”. La cena de ágape o Santa Cena (Eucaristía para los católicos), tenía como finalidad unir a sus seguidores y transformarlos en “un sólo cuerpo”, unidos por amor, afecto, cuidado, protección y compañerismo. En dicha cena “todos eran iguales”, así lo demostraba la mesa donde estaban reunidos. No era una forma rectangular, sino “circular u ovalada”, mostrando a sus seguidores que efectivamente “ya no eran sus siervos, sino sus amigos”.

La Cena de Ágape de Jesucristo quería mostrar a las futuras generaciones que la iglesia es un grupo de amigos/as, alrededor de una mesa, comiendo juntos, con alegría y sencillez de corazón (Hechos 2:46), compartiendo las enseñanzas del Maestro, cuidándose y orando juntos (Hechos 2:42).

Los apóstoles entendieron muy bien este concepto y así comenzaron a hacerlo. Las reuniones cristianas (cultos, llamados hoy), eran en realidad reuniones de ágape, es decir, de amor. Se reunían en una casa, al rededor de una mesa, comían los alimentos que cada uno traía, escuchaban el mensaje de la Palabra de Dios, todos opinaban, se ministraban mutuamente, se cuidaban y oraban por sus necesidades. Estas reuniones podían durar varias horas y eran practicadas por todas las iglesias en casas existentes. Lastimosamente con el modelo litúrgico de hoy en las iglesias tradicionales-denominacionales-institucionales, no se podrían celebrar dichas reuniones de Cena de Ágape, ¿por qué? Por que hoy estamos más interesados en construir templos “rectangulares” y llenarlos con gran cantidad de gente. Las reuniones ágapes primitivas no buscaban la cantidad, comodidad o espacio físico; sino, la verdadera comunión de los seguidores, ¿y qué mejor que a través de una comida de amor?

Cuando el apóstol Pablo corrige “los abusos en la Cena del Señor” (1ª Corintios 11), nos damos cuenta que lo que estaba haciendo era “poner orden a la hora de la comida, y por ende, la reunión”. Primera de Corintios capítulo once da fe que incluso el apóstol Pablo utilizaba las Cenas Ágape para realizar los servicios cristianos litúrgicos.

Esas reuniones eran sencillas, nada complicadas o elaboradas como las que tenemos hoy.

¿Por qué perdimos el camino? ¿Por qué nos gusta complicarnos tanto la vida y complicar la de otros? Cristo fue sencillo, su vida fue sencilla, su idea de iglesia era sencilla, las reuniones ágapes eran sencillas. ¿Por qué nosotros queremos hacer hacer algo diferente al modelo divino?

3.4. ¿Es el Cristianismo una Religión?

Nuestra respuesta inmediata, casi sin pensar es ¡NO! Parece que esto nos afecta porque no nos gusta que nos digan que “el cristianismo es una religión”. Siempre decimos que “es un estilo de vida”, pero, ¿en verdad practicamos lo que decimos?

¿Qué significa la palabra religión? Esta palabra proviene del vocablo latín “religiare” que etimológicamente significa “volver a unir, volver a juntar”.

El conocido antropólogo y sociólogo suizo, Roger Back, realizó una profunda investigación de todas (o la mayoría) de las religiones del mundo. Este trabajo le tomó 25 años. Él quería investigar cuáles eran las características, o más bien, cuáles son las características que hacen de una creencia una religión. Después de largos de trabajo años publicó un libro titulado FENOMENOLOGÍA DE LA RELIGIÓN.

Así entonces Back nos ofrece las siete características que toda religión posee. Saquemos conclusiones, ¿el cristianismo pertenece a la categoría de religión?

1ª Característica: Toda religión posee un libro sagrado.

2ª Característica: Toda religión tiene un mesías o salvador.

3ª Característica: Toda religión ha escrito sobre un relato de la creación.

4ª Característica: Toda religión ha escrito sobre un relato de un diluvio universal.

5ª Característica: Toda religión posee intermediarios humanos que hablan o se conectan con las deidades (shamanes, gurús, mantas, sacerdotes, pastores, médiums, etc.)

6ª Característica: Toda religión habla de un sacrificio de sangre.

7ª Característica: Toda religión posee un lugar sagrado donde adorar (templos).

En base a esta investigación, nos guste o no, EL CRISTIANISMO ES UNA RELIGIÓN, al igual que las otras. Todos los “ismos” son peligrosos: Judaísmo, islamismo, cristianismo, budismo, mahometanismo, panteísmo, politeísmo, induísmo, etc, etc, etc.

Sin embargo, CRISTO NO VINO A FUNDAR UNA RELIGIÓN. Cristo fundó, ni siquiera una iglesia -tal y como la conocemos hoy-, Él fundó “una comunidad de personas sencillas (hombres y mujeres), practicantes de los principios del Reino y comprometidos a transformar su contexto inmediato a través de su testimonio de vida con el poder del evangelio”. Entendamos bien esto:

1. Una comunidad de gente sencilla: Es decir, una comunidad de amor, cuidado, protección, humildad. Gente no ostentosa, próspera en todos los sentidos, pero no arrogantes; sino, humildes.

2. Practicantes de los Principios del Reino: Es decir, capaces de vivir un estilo de vida diferente (Romanos 12:2), una vida regida por las normas de Dios. Pero, ¿dónde encontramos instrucciones específicas de cómo vivir la vida diaria según el Reino? Leamos en nuestras casas, con detenimiento y pasión Mateo capítulos 5, 6 y 7. Ahí, en el Sermón del Monte encontramos lo que los exégetas han llamado “las enseñanzas de la ética del Reino”.

3. Comprometidos a transformar su Contexto Inmediato: Cristo fue una persona pràctica, Él nos dice, ¿Qué obtenemos con soñar en predicar el evangelio en otros países o continentes si nuestras familias, amigos y cercanos no han sido alcanzados? La iglesia debería ser una comunidad que luche por alcanzar a sus cercanos primeramente (prójimos), luego a los lejanos.

4. A través de su testimonio de Vida: Cristo quería que sus seguidores predicasen por medio de su ejemplo de vida. Cuando en cierta ocasión San Agustín de Hipona (354 – 430 d.C.) fue con sus discípulos a una ciudad, ellos le dijeron: “Maestro, qué les diremos”. El santo respondió: “Vayan y predíquenles, y si es necesario utilicen palabras”.

5. Con el poder del Evangelio: La palabra evangelio significa “mensaje que produce felicidad”. De ahí que el mensaje de Cristo tiene el poder de transformar y hacer feliz a quien lo escucha y pone en práctica.

La iglesia que hoy vemos, la “iglesia tradicional, institucional, denominacional, NADA TIENE QUE VER con el sueño de Jesucristo. Él le dijo a Pedro: …Edificaré mi iglesia. Pero… ¿A qué tipo de iglesia se refería? Ya lo dijimos: “A una comunidad de personas sencillas, practicantes de los principios del Reino y comprometidos a transformar su contexto inmediato a través de su testimonio de vida con el poder del evangelio”.

Los apóstoles y discípulos lograron entender perfectamente el sueño del Maestro, de hecho, lo reprodujeron a cabalidad durante los primeros 4 siglos de nuestra era.

4. Nuestro Modelo CRISTO EN CASA.

Cristo en Casa es una agrupación de iglesias locales que se reúnen en casas de seguidores. Cada una pastoreada por “pastores laicos”, que a su vez responden a un pastor principal. Estas iglesias conforman CRISTO EN CASA.

Estos grupos de personas reunidos en casas no son células, ni grupos de estudios bíblicos. Son iglesias, con todo el sentido, profundidad e implicancias que este término involucra. Así, las personas que se reúnen en estas casas han hecho de su entorno su iglesia local.

Alguien podrá decir, “¿pero apenas se reúnen 15 o 20 personas? ¡eso no es iglesia!”. Yo les digo, ¿la cantidad de feligreses determina lo que es una iglesia! Absolutamente NO.

5. ¿Estamos en contra de las Denominaciones, Instituciones o Estructuras Eclesiásticas?

Entonces, ¿quiere decir que estamos en contra de las iglesias denominacionales o institucionales? Claro que no. Reconocemos que éstas aportan a la misión y su estructura permite alcanzar lo que la iglesia de hogar no puede; sencillamente nuestro modelo se focaliza en el trabajo “micro” que pensamos es tan importante como lo “mega”. Lo importante es que iglesias institucionales, denominacionales, de hogar o independientes aporten a la expansión del Reino compartiendo el evangelio y facilitando la transformación de la sociedad.

Así entonces reconocemos el valor que las denominaciones, iglesias históricas e instituciones cristianas aportan al Reino. De hecho, las grandes estructuras han permitido -por ejemplo-, la construcción de importantes seminarios teológicos que, de no existir una denominación o institución detrás, habría sido imposible tener. Lo mismo ocurre con las agencias misioneras, ministerios de solidaridad, incidencia social, ONGs, y otras instancias que fueron creadas y se mantienen gracias al soporte de las grandes denominaciones. No reconocer esto sería iluso y hasta arrogante; de ahí que seguimos pensando que en el Reino de Dios todos los que quieran participar, desde lo denominacional o lo independiente pueden hacerlo, sin pasarse a llevar, más bien trabajando juntos con un solo objetivo.

Bibliografía Consultada.

1. Biblia de Estudio Plenitud. Miami, FL. Editorial Caribe, 1994.

2. Bonilla, Yattenciy. Hacia una Ética de la Vida. Quito, Ecuador. Editorial FLEREC-SEMISUD, 2003.

3. Dufour, Leon. Diccionario Teológico.

4. Faynel, P. LA IGLESIA I. Barcelona, España. Editorial Herder, 1982

5. Gonzáles Faus, José Ignacio. Acceso a Jesús. Salamanca, España. Ediciones Sígueme, 1983.

6. Servant, David. La Iglesia en Las Casas. http://www.heavensfamily.org/ss/espanol/dmm_spanish/dmm_spanish_04

—————-

[1] P. Faynel, en su libro La Iglesia I, sostiene que desde el principio de la creación del mundo, Dios concibió a la iglesia como parte de él. Es un error común pensar que la iglesia fue fundada por Cristo, cuando fue Dios mismo quien la concibió desde mucho antes. Incluso en el Antiguo Testamento se pueden encontrar tipos de iglesia.

[2] Es importante señalar que existen muchas y variadas definiciones de “iglesia”, algunas de ellas desde la etimología de la palabra, otras desde una sociología de la misma. La mayoría de los teólogos sistemáticos en sus obras incluyen definiciones del término, sus implicancias y conceptos de iglesia (Ejemplo: Luis Berkhof, Charles Ryrie, Stanley Horton, Dietrich Bonhoefer, entre otros).

[3] Yattenciy Bonilla. Exegeta bíblico. Profesor, escritor y conferencista.

[4] Debemos ser justos al señalar que respecto al momento exacto del nacimiento de la iglesia hay variadas opiniones. Según eclesiólogos renombrados, pueden existir hasta 5 o más eventos históricos del nacimiento de la iglesia. Hechos 2:1-4 es, en opinión de estos eruditos, el “posible” nacimiento de la iglesia.

Gabriel Gil Arancibia, Pastor Principal

CRISTO EN CASA, CHILE: “Somos una comunidad de seguidores de Jesús, unidos por nuestra fe en Dios, practicantes de los principios del Reino”.

Anuncios

3 thoughts on “¿POR QUÉ IGLESIAS EN CASAS? NUESTRO MODELO

  1. Marcelo "Chelo" Cruz 6 junio, 2017 / 13:15

    entonces para que se de este modelo de iglesia es necesario que los pastores que se dedican a tiempo completo (su único medio económico es el sueldo de la iglesia) tengan un trabajo fuera? porque seamos realistas y no solo veamos esta pregunta como “materialista” y no solo respondamos “espiritualmente”; este modelo no se da porque hay plata de por medio (diezmos)
    Posibles de respuestas: 1) quien este al frente de esto deberá tener otro medio de subsistencia. 2) tendrán que ser los mismos miembros de la Iglesia los que sostengan al pastor, ¿Pero cómo? 3) afiliarse a una denominación pero de ser así cual mira este nuevo modelo como “Santo”
    Pastor Gabriel, apreciaría su respuesta ya que su cátedra y manera de enseñar a impactado mi liderazgo.

    Le gusta a 1 persona

    • GabrielGil 6 junio, 2017 / 23:28

      Hola MARCELO “CHELO” CRUZ, gracias por haber leído todo este extenso material. Trataré de responder tus preguntas.

      1. Hay pastores que en este modelo de iglesias en casas tienen otro trabajo extra, sí, es correcto, ocurre, pero no sólo con este tipo de modelo sino también en “iglesias clásicas”. Nada de raro hay en que los pastores ejerzan tanto su oficio pastoral como otro trabajo “secular”. Por supuesto que sería recomendable que el ministro se dedique tiempo completo a su grey y que ésta lo sostenga pero en muchos casos eso no ocurre.

      2. Este modelo ––iglesia en casa–– no es nuevo, nació con Cristo mismo y sí se da, aunque no es popular, vistoso o propagandista pues no busca la cantidad sino la calidad.El modelo de iglesia en casa existe con sustento financiero o sin él, doy fe de ello.

      3. Agradezco que consideres que mi manera de enseñar y mi cátedra haya impactado tu liderazgo.

      Me gusta

  2. Gio Martínez 3 abril, 2016 / 19:26

    Muy interesante!! La iglesia que hoy vemos, la “iglesia tradicional, institucional, denominacional, NADA TIENE QUE VER con el sueño de Jesucristo. Él le dijo a Pedro: …Edificaré mi iglesia. Pero… ¿A qué tipo de iglesia se refería? Ya lo dijimos: “A una comunidad de personas sencillas, practicantes de los principios del Reino y comprometidos a transformar su contexto inmediato a través de su testimonio de vida con el poder del evangelio”.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s